close

Вход

Забыли?

вход по аккаунту

?

478.Informe Sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010

код для вставкиСкачать
CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE COMERCIO Y DESARROLLO
INFORME SOBRE EL COMERCIO
Y EL DESARROLLO, 2010
Empleo,
globalización
y desarrollo
CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE COMERCIO Y DESARROLLO
GINEBRA
INFORME SOBRE EL COMERCIO
Y EL DESARROLLO, 2010
Informe de la secretaría de la
Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo
NACIONES UNIDAS
Nueva York y Ginebra, 2010
ii
Nota
•
Las signaturas de los documentos de las
Naciones Unidas se componen de letras
mayúsculas y cifras. La mención de una de
estas signaturas indica que se hace referencia
a un documento de las Naciones Unidas.
•
Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados
los datos que contiene no implican, de parte
de la Secretaría de las Naciones Unidas, juicio
alguno sobre la condición jurídica de países,
territorios, ciudades o zonas, o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus
fronteras o límites.
•
El material contenido en esta publicación
puede citarse o reproducirse sin restricciones
siempre que se indique la fuente y se haga
referencia al número del documento. Deberá
remitirse a la secretaría de la UNCTAD un
ejemplar de toda publicación en que aparezca
el material citado o reproducido.
UNCTAD/TDR/2010
PUBLICACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS
Nº de venta: S.10.II.D.3
ISBN 978-92-1-312377-5
ISSN 0257-8093
Copyright © Naciones Unidas, 2010
Reservados todos los derechos
iii
Índice
Página
Notas explicativas.........................................................................................................................................xi
Siglas...........................................................................................................................................................xiii
PANORAMA GENERAL...........................................................................................................................I-XV
Capítulo I
DESPUÉS DE LA CRISIS MUNDIAL: UNA RECUPERACIÓN FRÁGIL
Y DESIGUAL...............................................................................................................................................1
A. Tendencias recientes de la economía mundial......................................................................................1
1. Crecimiento mundial y comercio internacional..................................................................................1
2. Tendencias recientes en los mercados de productos básicos..............................................................8
B.
Recuperación y reequilibrio mundial: situación y perspectivas actuales.......................................12
1. Los países en desarrollo a la vanguardia de una posible recuperación...........................................13
2. Los vaivenes de un sector financiero mundial sin restricciones......................................................16
3. Las dificultades de los Estados Unidos, antiguo motor del crecimiento mundial...........................18
4. Europa: inestabilidad y divergencia.................................................................................................20
C. La necesidad de coordinación mundial y precaución al suprimir los estímulos
macroeconómicos.................................................................................................................................23
1. Temor a la inflación, riesgo de deflación.........................................................................................23
2. ¿Funciona el proceso del G-20?......................................................................................................24
3. ¿Volverán a aumentar los desequilibrios mundiales?......................................................................25
D. La tarea pendiente: reformar el sistema monetario y financiero internacional.............................26
1. El problema de los tipos de cambio.................................................................................................26
2. Estabilización del sistema financiero...............................................................................................27
E. Perspectivas..........................................................................................................................................30
Notas.............................................................................................................................................................31
Bibliografía.................................................................................................................................................33
Anexo del capítulo I
Los contratos de permuta de riesgo de crédito.......................................................................................35
iv
Página
Capítulo II
POSIBLES EFECTOS DE UN REEQUILIBRIO MUNDIAL EN EL EMPLEO...............................41
A. Introducción..........................................................................................................................................41
B. Reequilibrio del crecimiento en los Estados Unidos.........................................................................43
1. Relación entre la balanza por cuenta corriente y la demanda de consumo en los
Estados Unidos................................................................................................................................43
2. El gasto de consumo y las importaciones en los Estados Unidos....................................................46
C. Reequilibrio del crecimiento en China: efectos potenciales en el empleo.......................................49
1. Introducción.....................................................................................................................................49
2. El empleo en China y su dependencia de las exportaciones............................................................50
3. El consumo de los hogares y la proporción correspondiente a la remuneración de los
trabajadores en la renta total.............................................................................................................51
4. Perspectivas de aumento del consumo de los hogares en China......................................................56
D. Posible efecto de un reequilibrio mundial en las corrientes comerciales y el empleo....................59
E. Conclusiones: se necesita una reorientación macroeconómica mundial que favorezca
el crecimiento y la creación de empleo................................................................................................65
Notas.............................................................................................................................................................70
Bibliografía..................................................................................................................................................73
Anexo del capítulo II
Simulación de los efectos de un reequilibrio mundial en el comercio y el empleo: nota técnica........77
Capítulo III
ASPECTOS MACROECONÓMICOS DE LA CREACIÓN DE EMPLEO
Y DEL DESEMPLEO................................................................................................................................81
A. Introducción: globalización y empleo................................................................................................81
B.
El papel olvidado del crecimiento de la demanda agregada en la creación de empleo.................84
1. El problema del razonamiento microeconómico acerca del mercado de trabajo............................84
2. Las tendencias macroeconómicas son fundamentales para el empleo.............................................87
3. ¿Tienen las tendencias macroeconómicas la misma importancia en los países en desarrollo?.......90
v
Página
C. Más allá de la sustitución capital-mano de obra: los salarios desde una perspectiva
macroeconómica...................................................................................................................................93
1. El "precio de la mano de obra" y el empleo.....................................................................................93
2. El aumento de la productividad y el empleo....................................................................................95
D. El aumento de los salarios orientado a la productividad respalda la inversión y la
innovación..............................................................................................................................................98
E. Conclusiones........................................................................................................................................100
Notas...........................................................................................................................................................101
Bibliografía...............................................................................................................................................102
Capítulo IV
CAMBIO ESTRUCTURAL Y CREACIÓN DE EMPLEO EN LOS PAÍSES
EN DESARROLLO.................................................................................................................................105
A. Introducción.......................................................................................................................................105
B.
Empleo, aumento de la productividad y cambio estructural en los países en desarrollo............106
1. El reto del empleo en los países en desarrollo...............................................................................106
2. El desempleo en los países en desarrollo: panorama general.........................................................110
3. Calidad del empleo..........................................................................................................................112
4. Cambio estructural y empleo: datos recientes................................................................................114
5. Las industrias extractivas: efectos en el empleo y vínculos con el resto de la economía..............120
C. Efectos de la globalización y las reformas en el empleo en los países en desarrollo....................122
1. América Latina: estancamiento y deterioro de los mercados laborales en los años
ochenta y noventa..........................................................................................................................123
2. África: persistencia de un amplio sector informal pese a las políticas de ajuste estructural.........130
3. Asia meridional, sudoriental y oriental: crecimiento y empleo antes y después de la crisis
financiera de 1997-1998..................................................................................................................133
Notas..........................................................................................................................................................138
Bibliografía................................................................................................................................................140
vi
Página
Capítulo V
REVISIÓN DEL MARCO DE POLÍTICAS PARA EL CRECIMIENTO SOSTENIDO,
LA CREACIÓN DE EMPLEO Y LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA..........................................145
A. Introducción.......................................................................................................................................145
B.
Análisis retrospectivo de la creación de empleo como objetivo de la política económica...........147
1. El pleno empleo en la "edad de oro del capitalismo".....................................................................147
2. Cambio de paradigma en los años ochenta....................................................................................149
3. Ajuste estructural y globalización..................................................................................................152
4. Experiencia con políticas heterodoxas..........................................................................................156
C.
Reorientación de las políticas macroeconómicas hacia la creación de empleo............................157
1. Necesidad de un nuevo enfoque de política...................................................................................157
2. Política fiscal y función del sector público....................................................................................158
3. Políticas monetarias y financieras..................................................................................................159
4. Una política de ingresos para un crecimiento impulsado por los salarios.....................................160
5. La política de ingresos y el control de la inflación........................................................................162
D.
El establecimiento de instituciones y el papel del Estado en los países en desarrollo..................163
1. La negociación colectiva y la función de las organizaciones de trabajadores y empleadores.......163
2. Salario mínimo................................................................................................................................164
3. Planes de empleo público................................................................................................................165
4. Mejora de los ingresos de los pequeños productores....................................................................167
5. Tributación: búsqueda del equilibrio adecuado.............................................................................168
E. La dimensión externa........................................................................................................................172
Notas.........................................................................................................................................................174
Bibliografía...............................................................................................................................................175
vii
Lista de cuadros
CuadroPágina
1.1
Crecimiento de la producción mundial, 1991-2010..........................................................................2
1.2
Volumen de las exportaciones e importaciones de mercancías, en determinadas regiones
y países, 2006-2009...........................................................................................................................6
1.3
Precios mundiales de los productos primarios, 2004-2010.............................................................10
2.1
Resultados de la simulación del GTAP del efecto de un reequilibrio de los Estados Unidos
y China en las corrientes comerciales y los precios de los factores, en determinados países
y grupos de países............................................................................................................................61
2.2
Resultados de la simulación del GTAP de los cambios en la balanza comercial por sectores,
en determinados países y grupos de países......................................................................................62
2.3
Resultados de la simulación del GTAP de los cambios en el empleo sectorial, en
determinados países y grupos de países..........................................................................................64
2.A1 Resultados de la simulación del GTAP del efecto del reequilibrio de china en las corrientes
comerciales y los precios de los factores, en determinados países y grupos de países...................79
4.1
Población total y población activa en determinadas regiones, 1981-2009....................................107
4.2
Tasas de participación en la fuerza de trabajo y proporción de mujeres en la población
activa total en determinadas regiones, 1980-2009.........................................................................108
4.3
PIB real y empleo en determinadas regiones, 1981-2009..............................................................110
4.4
Mano de obra en la agricultura en determinadas regiones, 1981-2009.........................................110
4.5
Tasas de desempleo en determinadas regiones, 1980-2009...........................................................111
4.6 Correlación entre el crecimiento anual del PIB y las tasas de desempleo en determinadas
regiones, 1980-2009
.......................................................................................................................111
4.7
Situación laboral por región, 2008.................................................................................................113
4.8
Indicadores de empleo e ingreso, en determinados países de América Latina, 1980-2008..........127
4.9
Indicadores del empleo en África, 1996 y 2008............................................................................133
4.10
Indicadores del empleo, en determinados países asiáticos, 1985-2008.........................................135
5.1
Tasas de desempleo, en determinadas economías, 1956-2008 .....................................................148
5.2
Proporción correspondiente a los ingresos fiscales del estado en las rentas de las industrias
extractivas, determinados productos básicos y países, 2002-2009................................................169
viii
Lista de gráficos
GráficoPágina
1.1
Comercio mundial, en valor y en volumen, enero de 2000 a abril de 2010......................................7
1.2
Evolución mensual de los índices de precios de los productos básicos, por grupos
de productos básicos, enero de 2000 a mayo de 2010.......................................................................9
1.3 Balanza por cuenta corriente, balanza fiscal y crecimiento real del PIB en determinados
países, 2005-2010
............................................................................................................................14
1.4
Crecimiento real del PIB y contribuciones de las exportaciones netas y la demanda interna
en determinados países, 1995-2010.................................................................................................15
1.5
Evolución de los precios en determinados mercados y países, octubre de 2008
a junio de 2010................................................................................................................................17
1.6
Tipo de cambio efectivo real en determinados países, enero de 2003 a mayo de 2010..................25
2.1
Balanzas del ahorro neto y la inversión neta en los Estados Unidos, 1980-2009...........................44
2.2
Consumo personal en los Estados Unidos, 1950-2010....................................................................44
2.3
Pasivo de los hogares, ingreso personal disponible y remuneración del trabajo en los
Estados Unidos, 1965-2009.............................................................................................................45
2.4 Consumo de los hogares en determinados países y grupos de países, promedio
de 2007-2008
...................................................................................................................................46
2.5
Balanza por cuenta corriente y balanza comercial, por categoría de usos finales en los
Estados Unidos, 1980-2009.............................................................................................................47
2.6
Porcentaje de similitud de la composición de las importaciones de determinados países
con las de los Estados Unidos, 1992-2008......................................................................................48
2.7
Gasto de consumo per cápita de los hogares y proporción del gasto de consumo de los
hogares en el PIB de determinados países, 2008.............................................................................52
2.8
Consumo de los hogares en China, el Japón y la República de Corea desde el comienzo
del despegue económico..................................................................................................................53
2.9
Participación de la formación bruta de capital fijo en el PIB de China, el Japón y la
República de Corea desde el comienzo del despegue económico...................................................54
2.10
Consumo de los hogares, remuneración de los trabajadores, beneficios de las empresas
e ingresos disponibles de los hogares y las empresas en China, 1993-2007...................................55
2.11 Ingreso disponible total, ingreso de diferentes fuentes y ahorro de los hogares en
China, 1992-2006
............................................................................................................................56
2.12
Composición por edad de la fuerza laboral china, 1990-2050........................................................58
ix
GráficoPágina
2.13
Resultados de la simulación del GTAP de los cambios en las exportaciones mundiales
y la densidad de mano de obra, por sector industrial.......................................................................63
3.1
Tasas de desempleo en la UE-6, los Estados Unidos y la zona del euro, 1960-2009......................85
3.2
Aumento del PIB real en la UE-6 y en los Estados Unidos, 1970-2009.........................................86
3.3
Crecimiento del empleo y del PIB real en los países desarrollados, 1970-2009.............................88
3.4 Crecimiento del empleo y formación bruta de capital fijo en los países
desarrollados, 1970-2008
.................................................................................................................89
3.5
Crecimiento del empleo y del PIB real en las economías en desarrollo, 1970-2009.......................91
3.6 Crecimiento del empleo y formación bruta de capital fijo en las economías en
desarrollo, 1970-2008
......................................................................................................................92
3.B1.1 Productividad de la mano de obra, salarios reales y costos laborales unitarios en Francia
y Alemania, 1999-2009
....................................................................................................................96
3.B1.2 Consumo privado y exportaciones en Francia y Alemania, 1999-2009..........................................97
4.1
Producción per cápita por sector, en determinados países y grupos de países, 1995-2008...........116
4.2
Contribución media de cada sector a los incrementos de la productividad del trabajo
en toda la economía, en determinados países y grupos de países, 1995-2008..............................118
4.3
Proporción media del valor añadido y el empleo totales correspondiente a cada sector,
en determinados países y grupos de países, 1995-2008.................................................................119
4.4
Empleo, desempleo, PIB y productividad del trabajo, en determinadas regiones, 1980-2009......125
5.1
Participación de los salarios de los empleados en el ingreso nacional, en determinados
grupos de países, 1980-2008.........................................................................................................153
5.2
Tipos de interés reales y tasas de crecimiento reales del PIB, determinados países
de África, Asia y América Latina, 1990-2009...............................................................................155
5.3
Tasas de crecimiento anual del costo unitario de la mano de obra y de las tasas de
inflación, 1970-2008......................................................................................................................161
x
Lista de recuadros
RecuadroPágina
1.1
Resolución de la crisis de Grecia: limitaciones de política y deficiencias sistémicas.....................21
1.2
Después del rescate: reforma financiera de los Estados Unidos......................................................28
2.1
China: niveles de cualificación de los nuevos solicitantes de empleo.............................................58
2.2
El reequilibrio mundial y la economía de la India...........................................................................69
3.1 El vínculo entre los salarios y el empleo: comparación de las experiencias de Alemania
y Francia
..........................................................................................................................................96
4.1
Aumento de la participación femenina en la población activa......................................................109
5.1
Programas de empleo de última instancia de la Argentina y la India............................................166
xi
Notas explicativas
Clasificación por grupos de países o productos
La clasificación de países utilizada en este Informe se ha adoptado exclusivamente por razones estadísticas o para facilitar los análisis y no implica necesariamente juicio alguno acerca del nivel del desarrollo
de ningún país o zona.
Las principales agrupaciones de países utilizadas en este Informe se ajustan a la clasificación de la
Oficina de Estadística de las Naciones Unidas (UNSO):
» Países desarrollados o industriales o industrializados: los países miembros de la OCDE (excepto
México, la República de Corea y Turquía) más los nuevos países miembros de la Unión Europea
e Israel.
» "Economías en transición": Europa sudoriental y la Comunidad de Estados Independientes (CEI).
» Países en desarrollo: todos los países, territorios y zonas no especificados más arriba.
Los términos "país"/"economía" también se aplican, a territorios o zonas, según el caso.
Las referencias que se hacen a "América Latina" en el texto o en los cuadros incluyen a los países del
Caribe, a menos que se indique otra cosa.
Las referencias que se hacen al "África subsahariana" en el texto o en los cuadros incluyen a Sudáfrica,
a menos que se indique otra cosa.
Salvo indicación en contrario, las agrupaciones regionales y las clasificaciones por grupos de productos utilizadas en el presente Informe con fines estadísticos son en general las empleadas en el UNCTAD
Handbook of Statistics 2009 (publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: E/F.09.II.D.10). Los datos
correspondientes a China no incluyen a la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAE de Hong
Kong), a la Región Administrativa Especial de Macao ni a la Provincia china de Taiwán.
Otras notas
Las referencias que se hacen en el texto al TDR corresponden al Informe sobre el Comercio y el
Desarrollo (de un determinado año). Por ejemplo, el TDR 2009 corresponde al Informe sobre el Comercio
y el Desarrollo, 2009 (publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.09.II.D.16).
Por "dólares" ($) se entiende dólares de los Estados Unidos de América, a menos que se indique otra cosa.
Por "toneladas" se entiende toneladas métricas.
Las tasas anuales de crecimiento y variación son tasas compuestas.
Las exportaciones se valoran f.o.b. y las importaciones c.i.f., a menos que se indique otra cosa.
El guión (-) entre cifras que expresen años, por ejemplo 1988-1990, significa que se trata de todo el
período considerado, ambos años inclusive.
La barra (/) entre dos años, por ejemplo 2000/01, indica un ejercicio económico o un año agrícola.
Un punto (.) indica que los datos no se aplican.
Dos puntos (..) indican que los datos faltan o no constan por separado.
El guión (-) o el cero (0) indican que la cantidad es nula o insignificante.
La suma de los decimales y de los porcentajes no siempre coincide con el total indicado porque se han
redondeado las cifras.
xii
xiii
Siglas
LC
BCE
BERD
CDS
CEI
CEPAL
CIIU
COMTRADE
CUCI
DAES
DEG
EIU
EMA
ETN
FAO
FMI
GTAP
I+D
IED
IPC
OCDE
ODM
OIT
OMC
ONUDI
OPEP
PIB
PNUD
TDR
TI
TIC
UE
UEM
UNCTAD
Asociación Europea de Libre Comercio
Banco Central Europeo
Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo
Contrato de permuta de riesgo de crédito (credit default swap)
Comunidad de Estados Independientes
Comisión Económica para América Latina y el Caribe
Clasificación Industrial Internacional Uniforme
Base de datos estadísticos sobre el comercio de mercaderías
Clasificación uniforme para el comercio internacional
Departamento de Asuntos Económicos y Sociales
Derecho especial de giro
Economist Intelligence Unit
Empresas de municipios y aldeas
Empresa transnacional
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
Fondo Monetario Internacional
Proyecto de análisis del comercio mundial
Investigación y desarrollo
Inversión extranjera directa
Índice de precios al consumo
Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos
Objetivos de Desarrollo del Milenio
Organización Internacional del Trabajo
Organización Mundial del Comercio
Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial
Organización de Países Exportadores de Petróleo
Producto interno bruto
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo
Tecnología de la información
Tecnología de la información y las comunicaciones
Unión Europea
Unión Económica y Monetaria europea
Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo
xiv
I
PANORAMA GENERAL
La reactivación mundial después de lo que se considera la peor crisis económica
y financiera desde los años treinta sigue siendo frágil, y el abandono prematuro de las
políticas macroeconómicas de estimulación de la demanda con el fin de reducir el déficit
fiscal podría frenar la recuperación. Es preciso continuar con las políticas fiscales expansivas
para evitar una espiral deflacionaria y un nuevo empeoramiento de la situación del empleo.
Está cada vez más claro que no todos los países pueden apoyarse en las exportaciones
para promover el crecimiento y el empleo; necesitan más que nunca prestar mayor
atención al fortalecimiento de la demanda interna. Eso es especialmente cierto hoy en
día, porque no es probable que ningún otro país o grupo de países pueda asumir el papel
que antes desempeñaban los Estados Unidos como motor del crecimiento mundial. Es
necesario cambiar de enfoque y optar por un crecimiento impulsado por la demanda
interna tanto en los países desarrollados como en las economías de mercado emergentes
con grandes excedentes por cuenta corriente y un potencial de producción infrautilizado
para que no vuelvan a generarse desequilibrios similares a los que provocaron el estallido
de la crisis financiera mundial. Pero eso es también importante para muchos países
en desarrollo que dependen ahora en gran medida de la demanda externa para lograr
el crecimiento económico y crear empleo para una población activa cada vez mayor.
El desempleo es el problema social y económico más acuciante de nuestro tiempo,
entre otras cosas porque está estrechamente relacionado con la pobreza, sobre todo en los
países en desarrollo. Las secuelas de la crisis mundial han exacerbado la situación de unos
mercados de trabajo que ya eran poco dinámicos en la mayoría de los países incluso antes de
la crisis. Desde 2008, la relación mundial empleo/población ha registrado un fuerte descenso
y muchos países padecen ahora las mayores tasas de desempleo de los 40 últimos años.
Por consiguiente, la creación de empleo tiene que ser prioritaria en la política económica.
En este contexto, es importante reforzar el marco de las políticas macroeconómicas
para fomentar un crecimiento y una creación de empleo sostenibles tanto en los países
desarrollados como en los países en desarrollo. La experiencia y la teoría enseñan que
para aplicar una estrategia de crecimiento sostenible hay que basarse más en la demanda
interna de lo que lo han hecho muchos países durante los 30 últimos años. Con semejante
estrategia, la creación de puestos de trabajo para absorber mano de obra excedentaria
sería resultado de un círculo virtuoso en el que la elevada inversión en capital fijo daría
lugar a un aumento más rápido de la productividad con las consiguientes subidas salariales
que harían posible una expansión constante de la demanda interna. Especialmente en
el caso de los países en desarrollo, esto podría obligarles a reconsiderar el modelo
de desarrollo basado en las exportaciones y en la contención de los costos laborales.
II
La recuperación económica mundial sigue siendo frágil
Se prevé que, tras registrar una contracción de casi el 2% en 2009, el producto interno bruto (PIB) real a
nivel mundial aumente aproximadamente un 3,5% en 2010, gracias a una reaceleración del crecimiento de la
producción en la mayoría de las regiones. Son excepciones la Unión Europea (UE) y algunas economías en
transición, cuya recuperación está resultando mucho más lenta. Pero la salida de la recesión no será duradera
si sigue basándose en factores temporales, como los ciclos de existencias y los programas excepcionales de
estímulo fiscal, y si persisten las deficiencias que provocaron la crisis, como la falta de regulación de los
sistemas financieros, la desigualdad en las rentas y los desequilibrios mundiales. A menos que se encuentren nuevas fuentes de dinamismo económico, es probable que en 2011 las tasas de crecimiento vuelvan a
disminuir en la mayoría de los países.
En los países desarrollados, las medidas de rescate financiero adoptadas por los gobiernos en 2008 y
2009 evitaron el derrumbe de los mercados financieros, mientras que las políticas fiscales y monetarias de
apoyo compensaron en parte la ralentización de la demanda privada. La mayor parte de esas economías
volvieron a registrar tasas de crecimiento positivas entre el segundo y el cuarto trimestre de 2009. Sin
embargo, la demanda interna final se ha mantenido en general débil debido a las elevadas tasas de desempleo
y a la contención del consumo privado. La inversión se ha visto desalentada por la capacidad de producción
no utilizada, las previsiones inciertas de la demanda y la mayor dificultad de acceso al crédito.
Ha habido grandes variaciones entre las economías en desarrollo y en transición en lo que respecta tanto
a la profundidad de la recesión como a la pujanza de la recuperación. El choque financiero afectó gravemente
a las economías de mercado emergentes que tenían déficits por cuenta corriente y dependían mucho de las
entradas netas de capital. En muchos casos se trataba de economías en transición que se vieron obligadas a
reaccionar aplicando políticas macroeconómicas restrictivas, a veces en el marco de programas impulsados
por el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Las turbulencias financieras tuvieron pocas repercusiones directas en los países de renta baja que están
en gran parte excluidos de los mercados financieros internacionales y en las economías de mercado emergentes que habían evitado los grandes déficits externos y acumulado considerables reservas internacionales
en los años anteriores a la crisis. La mayoría de las economías de mercado emergentes de Asia y América
Latina pudieron contener el aumento del desempleo durante la crisis y lograr una rápida recuperación de la
demanda interna. Esto sirvió para impulsar el crecimiento de la producción en 2010. De hecho, en el primer
trimestre de este año algunas de las grandes economías de mercado emergentes de esas regiones alcanzaron
tasas de crecimiento de dos dígitos.
El comercio mundial y los precios de los productos básicos
sostienen el crecimiento de los países en desarrollo
El comercio mundial, que había caído más de un 13% en volumen y hasta un 23% en valor en el
primer semestre de 2009, empezó a recuperarse a mediados de ese año, recuperación que fue mucho más
rápida en los países en desarrollo que en los países desarrollados. En abril de 2010 el volumen del comercio
de las economías de mercado emergentes había recuperado su nivel máximo de abril de 2008. Un mayor
volumen de las exportaciones y un repunte de los precios de los productos primarios con respecto a los
niveles mínimos registrados en el primer trimestre de 2009 dieron un fuerte impulso a la renta nacional y a
los ingresos fiscales, especialmente en África y el Asia occidental.
La tasa de crecimiento prevista para el conjunto de África en 2010 es de alrededor del 5%, y se aproxima
al 6% en el África subsahariana (excluida Sudáfrica). En América Latina, los pronósticos también indican
una expansión del PIB de un 5% aproximadamente en 2010. En algunos países de la región el crecimiento
III
podría superar el 6%, pero probablemente será más moderado en América Central y el Caribe. En el Asia
sudoriental, el PIB debería crecer en torno al 7% en 2010, y en el Asia oriental y meridional la mayoría
de los países llevan camino de volver a alcanzar sus tasas de crecimiento de antes de la crisis. En varios
países de Europa central y oriental y la Comunidad de Estados Independientes (CEI) muy posiblemente la
recuperación sea más lenta debido al elevado desempleo, los recortes salariales y las restricciones del gasto
público.
Los precios de los productos primarios empezaron a aumentar de nuevo en 2009 y el primer semestre
de 2010, sobre todo los metales y minerales, y los productos energéticos, en especial el petróleo crudo. Estos
eran también los productos cuyos precios habían experimentado un mayor descenso en la segunda mitad
de 2008 dado que son los que están más estrechamente vinculados a la producción industrial mundial. Los
precios de los productos básicos agrícolas subieron de manera más moderada, aunque los de las materias
primas agrícolas aumentaron más de un 50% con respecto a su nivel mínimo. Esta tendencia alcista continúa
en parte en 2010 y, a pesar de su fuerte caída en la segunda mitad de 2008, los precios de todos los grupos de
productos básicos durante 2009 y principios de 2010 han estado muy por encima del promedio mantenido
en el primer decenio del siglo XXI. La sólida demanda de las economías de mercado emergentes de rápido
crecimiento, sobre todo de China, ha contribuido a la recuperación de los precios de los productos básicos,
pero, como en años anteriores, la evolución de los precios se ha visto también muy influenciada por el
comportamiento de los inversores financieros.
Los precios de los alimentos se han mantenido relativamente bajos tras la caída registrada en el segundo
semestre de 2008, debido sobre todo a las abundantes cosechas de cereales, aceites vegetales y semillas
oleaginosas, y a la menor presión sobre la producción de cereales y semillas oleaginosas para la obtención
de biocombustible. En los mercados de alimentos, se han repuesto las existencias hasta alcanzar niveles
más convenientes. Sin embargo, aunque se pronostican buenas cosechas para 2010, la seguridad alimentaria
sigue siendo un problema acuciante en muchos países en desarrollo.
Las enérgicas políticas macroeconómicas anticíclicas adoptadas en la mayoría de países desarrollados
y economías de mercado emergentes ayudaron a la economía mundial a salir de la crisis a mediados de
2009, si bien las tasas de recuperación variaron según las regiones y los países. Con todo, durante 2010 se
ha producido un cambio de orientación en Europa con el objetivo de reducir el déficit fiscal, lo que supone
la adopción de políticas fiscales restrictivas y el abandono de los estímulos de la demanda a partir de 2011.
Esta nueva política podría poner en peligro la recuperación ya que, en la mayoría de los países desarrollados, sobre todo en Europa occidental, hasta el momento la demanda privada sólo se ha recuperado en parte
tras su fuerte caída. Por consiguiente, muchos países tendrían que depender en exceso de las exportaciones
para impulsar su crecimiento y podrían volver a producirse desequilibrios en cuenta corriente como los
que habían creado las condiciones que desembocaron en la crisis financiera y económica. En cualquier
caso, si demasiados países grandes confían en incrementar sus exportaciones netas, es imposible que todos
lo consigan.
Las economías en desarrollo están en cabeza
de la recuperación mundial
La recuperación mundial ha sido más o menos sólida según la determinación con que los diferentes
países han aplicado las medidas de estímulo. China, que se vio gravemente afectada por la recesión de sus
mercados de exportación fundamentales en las economías desarrolladas, fue el país que actuó con mayor
decisión a la hora de estimular la demanda interna. El crecimiento de su PIB se aceleró ya en el segundo
trimestre de 2009, al igual que en toda el Asia oriental y sudoriental, y así contribuyó una vez más a incrementar el empleo y la capacidad de producción. China, y en menor medida la India y el Brasil, están en
cabeza de la recuperación, no sólo en sus respectivas regiones sino a nivel mundial.
IV
Como los tipos de interés en los Estados Unidos y otros países desarrollados son casi nulos, y es probable que se mantengan muy bajos al no haber presiones inflacionistas, cualquier restricción de la política
monetaria en las economías de mercado emergentes, de resultas de una recuperación más rápida y para
evitar el peligro de recalentamiento, puede hacer aumentar los diferenciales entre tipos de interés en favor
de estas últimas economías. Si además los inversionistas financieros vuelven a sentir interés por asumir
riesgos, esto podría dar lugar a un incremento de las corrientes netas de capital privado hacia las economías
de mercado emergentes. De hecho, sus índices bursátiles presentan ya una mejora sustancial. Esto, a su vez,
podría empujar al alza sus tipos de cambio y obligar a esos países a intervenir en los mercados de divisas
para impedir una apreciación de la moneda y "autoasegurarse" contra operaciones especulativas de arbitraje
de tipos de interés entre monedas (carry trade).
La recuperación de los países desarrollados sigue pautas
parecidas a las de antes de la crisis
Mientras que los países en desarrollo van a la vanguardia de la recuperación, en los países desarrollados
ésta sigue siendo frágil e irregular. Entre los países desarrollados, en una repetición de las pautas mundiales
imperantes antes de la crisis, los Estados Unidos han experimentado una recuperación más fuerte de la
demanda interna que los países con mayores excedentes por cuenta corriente: Alemania y el Japón. Pero,
para seguir adelante, los Estados Unidos tendrán que afrontar el problema de los 8 millones de empleos
perdidos a causa de la crisis y luchar contra fuerzas adversas cada vez más poderosas a medida que se disipen
los efectos de los estímulos fiscales durante 2010. En 2011, su política presupuestaria general podría ser
incluso restrictiva, ya que se prevén recortes del gasto público a nivel estatal y local. Además, el mercado
inmobiliario y los precios de la vivienda siguen sumidos en la depresión.
La recuperación de Alemania y el Japón sigue basándose sobre todo en las exportaciones. El estímulo de
la demanda de importaciones tiene su origen cada vez menos en los Estados Unidos y más en China y otras
economías de mercado emergentes. Y la debilidad de la demanda interna alemana ya no se ve compensada
por una demanda interna más boyante en otros países de la UE. Europa se ha convertido en el centro de la
crisis global y ha quedado rezagada en la recuperación económica mundial, ya que sus problemas de origen
interno contribuyen a la vulnerabilidad de sus vacilantes mercados financieros.
Inestabilidad e incertidumbre en Europa
En el primer semestre de 2010 se produjo una escalada de tensión en los mercados de la deuda
pública de algunos países europeos. Las autoridades europeas competentes, con la ayuda del FMI,
reaccionaron presentando un paquete de ayudas a Grecia y otros países europeos que podían tener
dificultades, lo que contribuyó a calmar los mercados financieros. Sin embargo, persisten las dudas
acerca de cómo se abordarán los desequilibrios regionales reales subyacentes en materia de competitividad,
y en qué medida la recuperación de la demanda interna se verá afectada por los drásticos recortes del gasto
público y los salarios.
Siguiendo el ejemplo alemán de acometer de manera incondicional una reducción del déficit fiscal a
fin de recuperar la confianza de los mercados, las medidas de austeridad fiscal van a propagarse por toda
Europa en 2011. La perspectiva de un abandono prematuro de las medidas de estímulo en Europa ha intensificado el riesgo de una segunda recesión en esa región, o incluso en todo el mundo. En su afán por ajustar
las cuentas públicas, muchos no se dan cuenta de que una segunda recesión, con el consiguiente impacto
negativo en los ingresos públicos, podría constituir una amenaza mayor para las finanzas públicas que la
expansión continua del gasto público, que, al fomentar el crecimiento de la renta imponible, haría aumentar
a su vez los ingresos públicos.
V
Debilitación de la coordinación mundial y del sistema
del Grupo de los 20
Mantener la coordinación mundial de las iniciativas encaminadas a controlar la crisis y reformar el
sistema sigue siendo un reto acuciante. En la fase actual, el problema primordial de la coordinación es la
actitud de los oportunistas que pretenden beneficiarse sin ofrecer nada a cambio (free-rider). Por regla
general, los gobiernos no deberían cortar los estímulos hasta que se hubiera recuperado plenamente la
demanda privada en el país. Si las medidas de estímulo se retiran prematuramente, los países tienen que
basar su recuperación en las exportaciones y de este modo hacen recaer en los demás la tarea de estimular
la demanda. Lo ideal sería que el abandono de las medidas de estímulo se coordinara de tal manera que
contribuyese a reequilibrar la demanda mundial.
En el punto álgido de la crisis mundial, el Grupo de los 20 consiguió llegar a un acuerdo acerca de
la necesidad de adoptar medidas coordinadas, ya que la misma gravedad de los acontecimientos excluyó
cualquier alternativa posible a las medidas de estímulo. Al parecer ese momento ya ha pasado: hay opiniones muy distintas sobre cómo afrontar los problemas actuales y se han evidenciado otra vez importantes
discrepancias sobre las políticas que deben adoptarse. Los responsables políticos de la eurozona estiman que
la austeridad fiscal no perjudicará sino que favorecerá el crecimiento al devolver la confianza a los mercados. Las autoridades estadounidenses, por otra parte, temen que un estancamiento de la demanda interna en
Europa ponga en peligro la recuperación mundial.
En la situación actual, no es probable que los efectos a corto plazo de la austeridad fiscal, entre ellos
la pérdida de puestos de trabajo, se vean compensados por una fuerte caída de los tipos de interés y una
mayor confianza en las perspectivas a largo plazo. Y la depreciación del euro en el primer semestre de 2010
significa esencialmente que se está exportando desempleo al resto del mundo. La incapacidad para coordinar
las políticas en el Grupo de los 20, con un planteamiento más expansivo, hace pensar en la posibilidad de
que reaparezcan los desequilibrios mundiales, sobre todo entre países desarrollados. Este resultado sería
contrario a los objetivos declarados del Grupo de los 20 y significaría un retroceso en el proceso de la cooperación internacional en dicho Grupo. También supondría un auténtico revés: la coordinación de las políticas
macroeconómicas entre los países del Grupo de los 20 tiene una importancia crucial, porque se espera que se
produzcan importantes ajustes en las tendencias de la demanda en los Estados Unidos y China que tendrán
una influencia considerable sobre las perspectivas del crecimiento y el empleo en la economía mundial.
Ajustes en direcciones opuestas en los Estados Unidos y China
En los Estados Unidos será inevitable un descenso del consumo a menos que aumenten mucho los
salarios, lo que parece poco probable. Durante casi diez años antes de la crisis financiera, el consumo personal en ese país había crecido con mucha mayor rapidez que el PIB, a pesar de la disminución de la parte
proporcional del PIB que corresponde a la remuneración de los trabajadores. Los consumidores pudieron
gastar más reduciendo sus ahorros y endeudándose en una coyuntura financiera en que era fácil conseguir
crédito y en que una serie de burbujas de los precios de algunos activos crearon la ilusión de una mayor
riqueza de los hogares. Pero, tras el hundimiento del mercado inmobiliario de los Estados Unidos, las familias
se vieron obligadas a reducir tanto su endeudamiento como su consumo. Es probable que esta tendencia se
mantenga. Por consiguiente, la economía mundial no puede contar con que los Estados Unidos aporten el
mismo tipo de estímulo que antes de la crisis.
China tiene como uno de sus objetivos oficiales la transformación de un crecimiento económico impulsado por la inversión y la exportación en un crecimiento inducido por el consumo. En ese país, el porcentaje
de la renta total correspondiente a la remuneración de los trabajadores también disminuyó durante algún
tiempo, pero últimamente ha aumentado. Sin embargo, el crecimiento de la renta total fue más rápido que
VI
en cualquier otra economía y el consumo aumentó velozmente, sobre todo durante los dos últimos años, en
que las otras grandes economías registraron un descenso de los ingresos y del gasto de los consumidores.
China ha hecho más que cualquier otra economía de mercado emergente por estimular la demanda interna
mediante el gasto público. Por este motivo, sus importaciones han experimentado un fuerte aumento y su
excedente por cuenta corriente se reducirá de manera significativa en 2010.
Entre 2004 y 2008 se produjo una fuerte disminución de la parte proporcional del PIB de China
correspondiente al consumo de los hogares, que fue sólo del 35%. Sin embargo, en términos absolutos, las
tasas de crecimiento del consumo privado han sido muy elevadas desde 2005. La reducción proporcional
del consumo de los hogares se debió sobre todo a que China se basó principalmente en la inversión y las
exportaciones para alimentar el crecimiento económico y al hecho de que se convirtió en un centro de
producción en gran escala para las empresas transnacionales. Desde 2009, hay cada vez más indicios de que
en el futuro se acelerará el incremento de los salarios reales en comparación con la productividad, y de que
el mayor gasto público en seguridad social y la inversión pública en vivienda pueden reducir los ahorros que
las familias acumulan por precaución. Junto con las nuevas reformas del sector financiero, este fenómeno
podría provocar una aceleración del consumo de los hogares en China y reducir aún más su dependencia de
las exportaciones para impulsar el crecimiento de la producción.
Riesgo de un reequilibrio deflacionario
Sin embargo, no hay muchas razones para creer que en breve el consumo de los hogares de China,
que todavía no es más que una octava parte del de los Estados Unidos, pueda sustituir a éste como motor
del crecimiento mundial. Ambos ajustes, el de los Estados Unidos y el de China, tendrían un efecto neto
deflacionario para la economía mundial, pero no serían suficientes para corregir los grandes desequilibrios
mundiales.
Serán pues otros países los que tendrán que contribuir más al reequilibrio mundial. En la medida en que
esa contribución venga de otras economías con déficit por cuenta corriente, el impacto será deflacionario,
ya que dependerá de una reducción de las importaciones. En cuanto a los grandes países exportadores de
petróleo, sus excedentes por cuenta corriente evolucionan sobre todo en función de los ingresos derivados del
petróleo, que son inestables, y el volumen de su demanda interna no es suficiente para influenciar de manera
significativa las corrientes comerciales y la creación de empleo a nivel mundial. Un mayor crecimiento en
la demanda interna de otras grandes economías de mercado emergentes del Sur contribuiría sin duda a que
la industrialización y el empleo en esos países dependieran menos de los mercados de exportación. También
podría crear un mercado más grande para otros países en desarrollo que producen bienes de consumo. Sin
embargo, el potencial importador conjunto del Brasil, la India, Indonesia y Sudáfrica no equivale siquiera
al de Alemania y, a excepción de Indonesia, estos países no han tenido excedentes por cuenta corriente en
los últimos años.
Así pues, el elemento fundamental de la gestión de la demanda a nivel mundial debería consistir en
efectuar un ajuste expansivo en las economías industrializadas con mayores excedentes, es decir, Alemania
y el Japón. Sin embargo, las posibilidades de que eso ocurra son muy remotas. En el Japón, el crecimiento
de la demanda interna tendría que ser considerablemente mayor, pero persiste la deflación causada por los
recortes salariales. Alemania dispone de un margen considerable para aumentar el consumo de los hogares
mediante subidas salariales, que también tendrían efectos expansivos en el resto de Europa. Esta expansión
podría suponer una contribución importante al reequilibrio mundial, ya que el volumen y la composición de
las importaciones europeas de bienes de consumo son relativamente parecidos a los de los Estados Unidos.
Pero, habida cuenta del interés de los gobiernos de la UE por acometer programas de ajuste fiscal, a lo que
se suman los recortes salariales, es improbable que este bloque regional contribuya de manera significativa al
reequilibrio mundial y dé un estímulo sustancial al crecimiento de la producción y el empleo a nivel mundial.
VII
Así pues, los países en desarrollo y las economías de mercado emergentes cuyas estrategias de desarrollo
orientadas a la exportación estaban centradas en los mercados de las mayores economías desarrolladas
tendrán que reconsiderar esas estrategias.
Los países en desarrollo deben afrontar problemas
específicos de empleo
La creación de empleo es un reto especialmente arduo para los países en desarrollo. Su fuerza de trabajo
sigue aumentando con rapidez y se requiere la generación constante de puestos de trabajo para quienes se
incorporan al mercado laboral, dentro de una estructura económica caracterizada por el dualismo. Muchos
de estos países tienen un sector moderno con una productividad relativamente alta y grandes economías de
escala, que coexiste con un sector tradicional menos dinámico con una baja productividad y rendimientos
constantes a escala de las actividades productivas. El desarrollo económico en general y la creación de empleo
para una población cada vez mayor, en particular, necesitan una expansión de las actividades modernas y la
redistribución de la mano de obra de los sectores tradicionales a los más modernos. Esto tiene que ir acompañado de un incremento de la productividad en todos los sectores de la economía. El sector moderno, en el
que la producción tiene lugar en unidades organizadas con trabajadores asalariados dentro de la economía
formal, ha sido tradicionalmente el sector industrial, en particular el manufacturero, pero también incluye
cada vez más servicios modernos y algunas actividades agrícolas innovadoras.
El crecimiento del sector moderno está relacionado con una mayor inversión privada y pública en capital
fijo así como un mayor gasto público en educación y servicios de salud y también en protección social. Además,
la utilización más productiva de mano de obra antes subempleada que abandona actividades tradicionales
menos remunerativas por empleos mejor pagados en el sector moderno hace aumentar los ingresos y, por
ende, la demanda efectiva. Por ambas razones, la parte de la demanda total correspondiente a los bienes y
servicios no agrícolas irá aumentando con el tiempo y contribuirá a la expansión del sector moderno.
Pero aun cuando las actividades del sector moderno registren una rápida expansión, en los países más
pobres este sector es a menudo demasiado pequeño para crear suficientes puestos de trabajo que puedan
absorber todos los excedentes de mano de obra. Es por tanto necesario que los ingresos aumenten no sólo en
los sectores modernos de mayor productividad, que a menudo dan trabajo tan sólo a una pequeña parte de
la mano de obra, sino también en los sectores tradicionales. Esto puede conseguirse incluyendo a estos últimos, en la medida de lo posible, en las cadenas de producción y distribución, y procurando que los ingresos
también aumenten en el sector agrícola elevando los precios de los productos agrícolas en consonancia con
las subidas salariales en el sector formal. Sin esos vínculos, es posible que las estrategias centradas tan sólo
en el desarrollo del sector moderno tengan el efecto de aumentar las diferencias sociales y económicas y
excluir a una gran parte de la población de un trabajo decente y de unos niveles de consumo y protección
social adecuados.
En los años ochenta y noventa, los países en desarrollo dieron cada vez más prioridad a la producción
destinada al mercado mundial para impulsar la expansión de los sectores modernos de su economía formal.
De este modo se esperaba activar y acelerar un círculo virtuoso de crecimiento de la producción y aumentos
constantes de la productividad y el empleo. Sin embargo, esa esperanza rara vez se hizo realidad. En muchos
países las exportaciones no aumentaron según lo previsto por falta de capacidad de oferta y de competitividad de los productores nacionales en los mercados mundiales. En otros casos en que las exportaciones se
incrementaron, los trabajadores nacionales empleados en las industrias de exportación no se beneficiaron
de los aumentos de la productividad. En cambio, estos aumentos solían traducirse en precios más bajos, de
manera que no creció la demanda interna, que habría hecho posibles unos mayores ingresos en el resto de la
economía. El resultado fue la persistencia, o incluso el empeoramiento, de los problemas del empleo, sobre
todo en América Latina y África.
VIII
Estancamiento y aumento del desempleo en América Latina
durante los años ochenta y noventa
Entre 1980 y 2002, en América Latina el PIB per cápita prácticamente se estancó, aumentó el desempleo
y bajó la productividad media por falta de inversiones en capital fijo. Durante la mayor parte del tiempo las
políticas macroeconómicas se centraron en el control de la inflación por medio de elevados tipos de interés,
lo que desalentó la inversión. Además, la sobrevaloración de las monedas obstaculizó el crecimiento de las
exportaciones y favoreció el uso de componentes importados en la producción industrial, lo que dio lugar a
una "desindustrialización prematura". La liberalización financiera y la apertura de la cuenta de capital agravaron los desajustes cambiarios y la inestabilidad económica, llegando a provocar crisis económicas. Como
la reducción de empleo en la economía formal fue mayor que su creación en los sectores internacionalmente
competitivos, se debilitó el poder de negociación de los asalariados. Además, la compresión salarial efectuada
para recuperar competitividad internacional redujo la participación de los asalariados en la distribución de
la renta, lo que frenó el crecimiento de la demanda interna.
No fue hasta después de la experiencia de la crisis financiera asiática de finales de los años noventa y
la crisis de la deuda argentina de 2001-2002 que tuvo lugar una reorientación bastante radical de las políticas macroeconómicas. Los gobiernos emprendieron políticas monetarias más acomodaticias y una política
de tipos de cambio orientada a mantener la competitividad internacional. En varios países aumentaron los
ingresos fiscales como porcentaje del PIB, lo que les proporcionó el margen de acción necesario así como los
recursos para gastar más en infraestructura y transferencias sociales. Al mismo tiempo, se adoptaron medidas
específicas para el mercado laboral, como aumentos sustanciales del salario mínimo, la reactivación de los
órganos de negociación colectiva y el lanzamiento de programas de obras públicas. El resultado fue que la
situación del empleo mejoró a partir de 2003, también gracias a una situación internacional favorable, en
particular a los precios más altos de los productos primarios y el rápido aumento de las importaciones netas
de los Estados Unidos. Por primera vez en casi 30 años retrocedieron el empleo en el sector informal y el
desempleo y la pobreza se redujo de forma significativa hasta 2008.
Persistencia de un vasto sector informal en África
En África, crear puestos de trabajo, y en particular empleos de elevada productividad y bien remunerados, ha sido aún más difícil. Las políticas macroeconómicas ortodoxas y las reformas practicadas durante
más de 20 años han tenido un éxito limitado en la creación de las condiciones necesarias para un crecimiento
rápido y sostenible, sobre todo en el África subsahariana. Muchos países de esta subregión registraron una
caída del PIB per cápita y de las actividades manufactureras durante los años ochenta y noventa. Al final de
los años noventa, la estructura productiva de la subregión recordaba la del período colonial, ya que consistía
casi exclusivamente en agricultura y minería. La magnitud del impacto en el empleo no se vio plenamente
reflejada en las cifras oficiales del desempleo abierto pero fue evidente en un descenso del 20% en la
productividad del trabajo.
El gran auge de los productos básicos, el alivio de la deuda y el fin de varios conflictos civiles han
contribuido a que los ingresos volvieran a crecer desde 2003, recuperación que se ha mantenido en los
últimos años a pesar de la crisis mundial. Sin embargo, hasta el momento no hay indicios de ningún cambio
significativo en la tendencia del empleo. Las tasas oficiales de empleo se han mantenido elevadas en el
África subsahariana, lo que confirma que el problema pendiente en esa subregión no es la escasez de empleo
en términos absolutos, sino la falta de puestos de trabajo productivos y decentes. El empleo agrícola, generalmente en el sector informal, se ha reducido algo de resultas de la creciente urbanización, pero sigue
representando más del 60% del empleo total. De manera concomitante se ha producido un aumento del
empleo —una vez más sobre todo en el sector informal— en los servicios urbanos y el pequeño comercio.
Los trabajos asalariados en el sector formal constituyen tan sólo un 13% del empleo en esta subregión
IX
(excluida Sudáfrica) y el 60% de los empleados son "trabajadores pobres", lo que significa que los hogares
no pueden satisfacer sus necesidades básicas con los ingresos que perciben. Toda mejora de la situación
del empleo resultante de una continua aceleración del crecimiento del PIB dependerá de la medida en que
el aumento de los ingresos de las industrias de exportación repercuta en el resto de la economía. Pero eso a
su vez estará en función de la demanda de insumos por parte de las empresas, del aumento del consumo de
bienes de producción nacional y/o del aumento de gasto público financiado mediante mayores impuestos
pagados por los exportadores.
En el norte de África, el crecimiento del PIB fue más lento, la productividad del trabajo se estancó y la
composición sectorial del empleo se mantuvo en líneas generales inalterada entre 1980 y 2000. El empleo no
creció con la rapidez suficiente para absorber una mano de obra en rápida expansión. En consecuencia, en los
años noventa las tasas de desempleo llegaron a ser de dos dígitos. El mayor aumento de las cifras oficiales de
desempleo en el norte de África se debe probablemente al hecho de que los asalariados constituyen más de la
mitad de los trabajadores empleados, proporción mucho más elevada que en el África subsahariana. Desde el
año 2000, la aceleración del crecimiento del PIB ha contribuido a reducir el desempleo en el contexto de una
productividad del trabajo creciente. Pero, a un nivel próximo al 10%, el desempleo es elevado en comparación
con otras regiones en desarrollo y sigue siendo un grave problema, en especial para los jóvenes y las mujeres.
Crecimiento de la producción y creación de empleo en Asia
La experiencia de los países del Asia oriental, sudoriental y meridional en lo que respecta a la creación
de puestos de trabajo durante los tres últimos decenios es muy diferente de la de América Latina y África.
Una acumulación de capital más rápida, junto con unos tipos de interés bajos y estables, sentaron las bases
para un rápido aumento de la producción, el empleo y la productividad. Incluso así, el desempleo abierto
aumentó en el Asia meridional y sudoriental, sobre todo en los años noventa, puesto que la creación de
empleo en las zonas urbanas no fue capaz de absorber a todos los inmigrantes de zonas rurales. En China
y la India, a pesar del rápido crecimiento del PIB y de las exportaciones, y a despecho de la creación de
empleo en los servicios modernos y las industrias manufactureras, gran parte de la fuerza de trabajo sigue
empleada en actividades informales y de baja productividad.
En general, las economías asiáticas se abrieron más gradualmente a la competencia internacional y
ese cambio tuvo lugar en un entorno macroeconómico más estable, en que los salarios aumentaban a la par
que la productividad. Sin embargo, cuando la liberalización financiera y de las cuentas de capital en el Asia
oriental y sudoriental abrieron la puerta a las corrientes de capital especulativo, hubo una sobrevaloración
de tipos de cambio reales, lo que repercutió en las balanzas por cuenta corriente desencadenando la crisis
financiera de 1997-1998. Los países afectados por la crisis vieron aumentar bruscamente el desempleo y
disminuir drásticamente las tasas de crecimiento del PIB; y aunque estas últimas se han recuperado, en
particular desde 2002, todavía no han vuelto a alcanzar los niveles anteriores a la crisis. En la mayoría de
los países del Asia sudoriental las tasas de crecimiento de la producción manufacturera no llegan a la mitad
de las registradas antes de la crisis.
El papel subestimado del crecimiento de la demanda interna
para la creación de empleo
Las elevadas tasas de desempleo se atribuyen a menudo a la rigidez del mercado laboral, que impide que
los salarios bajen hasta alcanzar un punto de equilibrio en el que se absorbería toda la mano de obra excedentaria. Sin embargo, no tiene ninguna base empírica la afirmación de que el nivel de empleo depende del precio de
la mano de obra respecto al capital. Por otra parte, puede demostrarse que la creación de empleo guarda una
estrecha relación con el crecimiento de la producción y la formación de capital fijo. Eso significa que los resul-
X
tados insatisfactorios de los mercados de trabajo se deben primordialmente a condiciones macroeconómicas
desfavorables que inhiben la inversión en capital fijo y el aumento de la productividad, así como a un crecimiento insuficiente de las rentas del trabajo, que constituyen la fuente más importante de la demanda interna.
Existen indicios claros de que tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo con
unos sectores formales manufactureros y de servicios relativamente grandes la creación de puestos de
trabajo hay una correlación positiva entre el crecimiento del PIB y a la inversión en capital fijo. Eso hace
pensar que el principal interés de los empresarios, en lo que afecta al empleo, no consiste en elegir entre
diversas combinaciones de capital y mano de obra para un determinado nivel de producción, sino más bien
en decidir si las expectativas de la demanda son tales que harán rentable o no un aumento de la capacidad
de producción. Si las expectativas son positivas, invertirán al mismo tiempo en mano de obra y en capital.
En muchos países en desarrollo, hay una vinculación estadística más débil entre el aumento del empleo, por
una parte, y el crecimiento de la producción y la inversión, por otra. Ello se debe probablemente a que una
proporción mucho mayor de la fuerza de trabajo está empleada en el sector informal o trabaja por su cuenta,
de manera que ocupa una zona gris entre el empleo formal productivo y una situación que puede calificarse
y medirse como desempleo.
Debido a la fuerte competencia mundial y a una dependencia cada vez mayor de la demanda externa,
una de las principales preocupaciones de los gobiernos y de las empresas de los sectores de bienes y servicios
comerciables es el mantenimiento y fortalecimiento de la competitividad internacional. De ahí la tendencia a mantener los costos del trabajo lo más bajos posible. Pero si las exportaciones no aumentan según lo
previsto, porque otros países siguen la misma estrategia, o si la dinámica de la producción en las industrias
de exportación no repercute en otras partes de la economía, como ocurre en muchos países en desarrollo,
sobre todo de África y América Latina, estas medidas pueden resultar contraproducentes para la creación
de empleo sostenible.
En vista de la estrecha vinculación entre empleo, producción y aumento de la demanda, una estrategia de
contención salarial para generar rentas de capital más elevadas con el fin de incentivar la inversión en capital
fijo o de reducir los precios de los productos para ganar competitividad puede estar condenada al fracaso.
Ello se debe a que, si los salarios suben menos que la productividad, el potencial de la oferta puede llegar a
aumentar con mayor rapidez que la demanda interna, desalentando así la innovación y la inversión productiva.
No es probable que una reducción de la participación de los salarios en el ingreso dé los resultados
apetecidos, a menos que la inversión y el crecimiento de la producción sean extremadamente dinámicos. Eso
es lo que ha ocurrido en China durante los últimos años. En ese país, el fuerte aumento de la productividad
estuvo acompañado de tasas de aumento salarial de dos dígitos y de una rápida expansión del consumo
privado. En la crisis iniciada en 2008, como en otras recesiones anteriores —aunque menores— de los
países industrializados, se han evidenciado los límites de una política basada en los mercados externos para
lograr el crecimiento económico y la generación de empleo. Aun cuando la economía mundial continúe
recuperándose en un próximo futuro, no es probable que las condiciones externas sean tan favorables para
los países en desarrollo como en los años anteriores a la crisis.
¿Por qué las rentas del trabajo deberían estar vinculadas
al aumento de la productividad?
En este contexto, para conseguir resultados más satisfactorios en la creación de empleo —y por tanto
también en la reducción de la pobreza—, es preciso ampliar el alcance de los instrumentos de política que
se apliquen más allá de lo que se consideraba apropiado según el modelo de desarrollo de los treinta últimos
años. Hay tres razones que justifican un atento examen de estrategias para fomentar la demanda interna
como motor de la creación de empleo. En primer lugar, la experiencia en materia de empleo de diferentes
XI
grupos de países en desarrollo hace pensar que las recetas del pasado, basadas primordialmente —cuando
no exclusivamente— en la liberalización de los mercados de los productos, las finanzas y el trabajo, no
dieron resultados satisfactorios en cuanto a la creación de puestos de trabajo. En segundo lugar, existe el
peligro de deflación durante el proceso de corrección de los desequilibrios mundiales debido a los ajustes
en el nivel y la estructura de la demanda que probablemente se produzcan en las dos economías mayores,
China y los Estados Unidos. Este hecho ensombrece las perspectivas incluso de los países en desarrollo
y las economías de mercado emergentes que anteriormente lograron basar su crecimiento en la expansión
de las exportaciones y no en la demanda interna. En tercer lugar, diversas consideraciones teóricas indican
que una estrategia de crecimiento centrada en las exportaciones y en la compresión salarial, que hace que
los países dependan en exceso del aumento de la demanda externa, quizás no sea sostenible para un gran
número de países y durante largo tiempo. La razón estriba en que no todos los países pueden seguir con
éxito esta estrategia al mismo tiempo y en que sólo es posible reducir hasta cierto límite la parte de la renta
total correspondiente al trabajo.
Una estrategia prometedora para la rápida generación de empleo podría consistir en dar más prioridad
a la dinámica de las inversiones y asegurarse de que los consiguientes aumentos de la productividad se
distribuyeran entre el trabajo y el capital de tal manera que fomentasen la demanda interna. Esta estrategia
tuvo éxito en la mayor parte de los países desarrollados durante la llamada "edad de oro del capitalismo"
entre 1950 y 1973, en que el desempleo se mantuvo a niveles históricamente bajos. Entonces los mercados
de trabajo estaban mucho más regulados que en la actualidad, pero los bancos centrales de casi todos los
países desarrollados se ocupaban no sólo de mantener la estabilidad en los precios sino también de conseguir
un elevado nivel de empleo. En consecuencia, los tipos de interés reales se mantuvieron bajos, lo que creó
condiciones financieras favorables para la inversión en capital fijo. Estos factores se vieron suplementados
por el apoyo financiero de entidades públicas, junto con garantías estatales para los préstamos bancarios y
la subvención del crédito para determinadas industrias y proyectos de inversión. Asimismo, los mecanismos
centralizados de negociación salarial contribuyeron a que los aumentos de la productividad se tradujeran
en mayores beneficios, que estimulaban la innovación y la inversión, y mayores salarios, que reforzaban el
poder adquisitivo de las masas. Al mismo tiempo, esos mecanismos servían para impedir el aumento de los
costos laborales unitarios y ayudaban así a controlar la inflación.
Aunque en el mundo actual el contexto y las circunstancias son distintos, esta estrategia encierra muchas
enseñanzas útiles para diseñar estrategias macroeconómicas y de desarrollo para los países en desarrollo.
Puede contribuir al aumento de la demanda de bienes y servicios de consumo, que crearía una mayor demanda
de mano de obra por parte de los productores de esos bienes y servicios que sería suficiente para compensar
el posible despido de trabajadores de aquellas empresas cuya productividad hubiese aumentado. Eso tiene
especial importancia para los países en desarrollo, que tienen que importar la mayor parte, si no la totalidad,
de los bienes de capital, de modo que la producción de esos bienes de capital no crea por sí misma puestos
de trabajo a nivel nacional. Sin embargo, debido a su efecto en la demanda agregada, un régimen en que
las rentas del trabajo aumentan a la par que la productividad también favorece la inversión, la innovación
y mayores aumentos de la productividad. Esto se explica porque son la experiencia y la expectativa de una
demanda creciente, y no la reducción de los costos laborales unitarios, lo que impulsa la inversión en la
expansión o la mejora de la capacidad de producción. Esa inversión es condición necesaria para que los
excedentes de mano de obra se absorban en las nuevas actividades productivas.
Los incentivos para que los empresarios dinámicos inviertan en capital fijo y en la innovación de
productos o procesos son aún mayores si los salarios siguen la evolución del crecimiento medio de la productividad de toda la economía, en vez de moverse en cada empresa en función de la productividad de dicha
empresa. En el primer caso habría mayores diferencias entre los beneficios de las empresas capitalistas. Más
empresarios dinámicos verían recompensadas sus inversiones o innovaciones percibiendo mayores rentas
de innovación que si las ganancias resultantes de la mayor productividad de las empresas se transfirieran a
los propios trabajadores o bien a los clientes mediante reducciones de precios.
XII
Mayor alcance de los instrumentos de política utilizados
En plena crisis financiera la mayoría de los gobiernos han vuelto a descubrir la importancia de las
políticas fiscales anticíclicas para estabilizar la demanda agregada, como puede verse en los paquetes de
medidas de estabilización sin precedentes aprobados para evitar otra Gran Depresión. Sería extremamente
beneficioso para el crecimiento y el empleo que los principios que inspiran esas decisiones continuaran
sirviendo de base para una revisión de la política fiscal. El sector público, al ser el mayor adquirente de bienes
y servicios y el mayor empleador, ejerce una considerable influencia sobre la expansión y el funcionamiento
de los mercados de bienes y de trabajo. Así pues, si su conducta se rige por los mismos principios que las
entidades privadas, tiene un efecto amplificador de las fluctuaciones económicas y puede llegar a crear una
crisis de confianza.
Además, los gobiernos pueden cobrar impuestos al sector moderno y a las actividades de exportación muy rentables a fin de apoyar con fondos públicos el aumento de la productividad y la generación
de ingresos en los sectores tradicionales e informales. De este modo pueden establecerse importantes vínculos entre las industrias de exportación prósperas, por una parte, y el resto de la economía, por otra. Eso es
aún más importante cuando tales vínculos no pueden ser creados por las fuerzas del mercado debido a la
estructura heterogénea de las economías en desarrollo. Por ejemplo, gravar efectivamente con impuestos
las utilidades de las industrias extractivas puede ser a menudo la única manera de que los beneficios extraordinarios debidos a una subida de los precios internacionales de los productos básicos puedan encauzarse
hacia la demanda interna y hacia una mayor inversión en la diversificación de la producción y la creación
de empleo.
Políticas monetarias y financieras favorables al empleo
Si bien es sin duda necesario prevenir una inflación excesiva, aplicar una política monetaria y financiera
que promueva la creación de empleo mediante un aumento de la inversión en capital fijo es de especial
importancia para los países en desarrollo en los que la dinámica de las inversiones es débil, pero la expansión
de la capacidad productiva y el incremento de la productividad son condiciones necesarias para absorber los
excedentes de mano de obra. Una política monetaria favorable al empleo tendría como objetivo mantener
bajo el costo del crédito para la inversión en capital fijo y evitar la apreciación de la moneda.
Las políticas financieras deberían permitir orientar el crédito a los sectores y actividades de importancia
estratégica para la transformación estructural del conjunto de la economía. Este apoyo financiero, que ha
sido a menudo un instrumento de la política industrial, podría ayudar también a resolver el problema del
acceso a una financiación suficiente que deben afrontar muchas pequeñas empresas innovadoras, incluidas
las del sector informal y la agricultura. Muchas de estas empresas pueden desempeñar un papel crucial en la
creación de empleo y de vínculos entre las actividades productivas modernas y las tradicionales. Esas políticas pueden consistir, por ejemplo, en la concesión directa de crédito por parte de instituciones financieras
públicas o mediante la intervención en los mercados financieros subvencionando los intereses, refinanciando
préstamos comerciales y dando garantías para determinados tipos de crédito.
Un control más eficaz de la inflación mediante
una política de ingresos
Al orientar más la política monetaria hacia el crecimiento económico y la creación de empleo, se reducirá el margen de que disponen los bancos centrales para perseguir el objetivo de mantener la estabilidad
de los precios o una inflación baja. Por lo tanto, hará falta otro instrumento para controlar la inflación. Una
política de ingresos puede cumplir esta función. De igual manera que puede contribuir a generar una mayor
XIII
demanda interna, una política de este tipo puede impedir que los costos laborales aumenten más que la
productividad y servir así para controlar la inflación.
Dado que los costos de la mano de obra son el principal factor determinante del nivel general de los
costos en una economía de mercado integrada verticalmente, nunca se insistirá lo suficiente en su importancia
para ayudar a estabilizar la inflación. Si mediante una política de ingresos se consiguiera alinear el incremento
de los salarios con el aumento medio de la productividad más una tasa de inflación prefijada (pero no basada
en la indización a partir de tasas de inflación anteriores), entonces podría controlarse la inflación por empuje
de los costos. Se mantendría la inflación baja impidiendo que aumenten los costos de producción reales y
que la demanda crezca más que el potencial de la oferta. De este modo, los bancos centrales no tendrían que
mantener elevados tipos de interés para combatir la inflación y, por consiguiente, habría más margen para
adoptar políticas monetarias orientadas al crecimiento.
Esto vale especialmente para los países en desarrollo, muchos de los cuales han tenido tradicionalmente
una inflación muy alta. La indización retrospectiva de los salarios nominales provocó a menudo episodios
de aceleración inflacionista. Este fenómeno ha resultado extremadamente costoso, porque la única manera
de que los bancos centrales puedan reducir la inflación es sometiendo a la economía a un tratamiento de
choque mediante la subida de los tipos de interés y la revaluación de la moneda. Tales medidas equivalen a
sacrificar la inversión y el empleo reales en aras de una estabilización nominal.
El establecimiento de instituciones y el papel del sector público
en la creación de un nexo entre salarios y empleo
Al adoptar enfoques alternativos para crear empleo con mayor rapidez habrá que tener en cuenta las
enormes diferencias existentes entre los marcos institucionales de los distintos países, incluso entre países
con niveles similares de renta per cápita. Por otra parte, es posible que la creación sostenida de empleo
requiera reformar esas condiciones institucionales.
De hecho, establecer el tipo de instituciones que faciliten un aumento de las rentas del trabajo impulsado
por la productividad podría sentar las bases de una estrategia de desarrollo satisfactoria que diera prioridad a
la creación de empleo y la reducción de la pobreza. Uno de los elementos clave de esa estrategia puede ser la
creación y el fortalecimiento de sindicatos, que no sólo deberían representar los intereses de los trabajadores
sino también contribuir a la dinámica del crecimiento y la estabilidad macroeconómica. Pero a fin de evitar
una aceleración de la inflación, las subidas de los salarios nominales no deberían ajustarse en función de la
inflación pasada de los precios al consumidor que puede haberse debido al aumento de precios de los bienes
importados. La norma debería ser, en cambio, vincular los incrementos de la remuneración de la mano de
obra a aumentos anteriores de la productividad y a un tipo de inflación que se considere aceptable una vez
descontados los aumentos de los precios de las importaciones.
Procediendo de esta manera debería evitarse que disminuyera la parte proporcional de las rentas salariales
dentro de los ingresos totales, como ha ocurrido con frecuencia en muchos países. Sin embargo, pueden
plantearse situaciones en que sea conveniente un aumento de la participación de los salarios en el ingreso.
En tal caso, podrían negociarse explícitamente ajustes más amplios de la remuneración de los trabajadores
como parte de un pacto social. Pero como por lo común será difícil conseguir un cambio de este tipo en la
distribución funcional de los ingresos, los gobiernos quizá tengan que recurrir a toda una serie de instrumentos
para influir en la distribución de la renta personal con el fin de corregir desigualdades sociales perceptibles.
Los acuerdos tripartitos, por ejemplo para poner en práctica recomendaciones de aumentos salariales
hechas por el gobierno, han ayudado a diversos países a lograr un aumento constante de la demanda interna.
Al mismo tiempo, la política económica ha procurado sobre todo fomentar la inversión en capital fijo,
XIV
impedir presiones inflacionistas injustificadas y mantener la competitividad internacional de los productores
nacionales. A falta, o como complemento, de un mecanismo de negociación centralizado de la remuneración
de los trabajadores para toda la economía, la introducción de un salario mínimo y su aumento a lo largo
del tiempo, de acuerdo con el incremento de la productividad, también puede contribuir a que la demanda
interna y el potencial de la oferta interna aumenten paralelamente.
Como los puestos de trabajo fuera de los sectores formales de las manufacturas y los servicios
constituyen una gran parte del empleo total en la mayoría de los países en desarrollo de renta baja, habría
que redoblar los esfuerzos por elevar los ingresos y mejorar las condiciones de trabajo en este segmento
de la economía. Esto podría hacerse, por ejemplo, aplicando planes de empleo público que fijasen un nivel
mínimo efectivo para los ingresos y las condiciones de trabajo facilitando empleos que ofrecieran tales
condiciones mínimas.
Las medidas de fomento de la productividad y protección de los ingresos en la agricultura y el
sector informal son igualmente importantes por varias razones, además de elevar los niveles de renta en
tales actividades: también pueden contribuir a potenciar la capacidad de los pequeños empresarios o los
trabajadores autónomos para invertir en equipo más productivo y aumentar la demanda por parte de este
segmento de la población de bienes de consumo de producción nacional. En este contexto, es esencial
aumentar y estabilizar los ingresos de los agricultores, como han venido haciendo durante decenios casi
todos los países desarrollados, para que los productores y trabajadores agrícolas puedan participar en el
aumento de la productividad y de los ingresos en toda la economía. Para ello hará falta una reactivación
de las instituciones y las medidas de apoyo agrícola que reduzcan el impacto que tienen sobre los ingresos
de los agricultores los productos agrícolas altamente subvencionados que se importan de los países
desarrollados.
La dimensión externa
Todas estas medidas adoptadas conjuntamente ofrecerían un margen considerable para la gestión
de la demanda con objeto de luchar contra el desempleo al tiempo que se mantenía a raya la inflación y se
reducía la dependencia de las exportaciones. Sobre todo en el caso de los países en desarrollo, poder disponer de más instrumentos de política económica e instituciones permitiría no sólo perseguir otros objetivos,
sino también aumentar las combinaciones posibles de instrumentos, que en muchos casos serían decisivas
para el éxito o el fracaso de las estrategias de desarrollo. Sin embargo, una estrategia de generación de
empleo basada en una expansión de la demanda interna ajustada al incremento de la productividad
tendrá más probabilidades de éxito si se inscribe en el marco de unas políticas internacionales favorables
y coherentes.
Los bancos centrales tendrán mayor margen para aplicar políticas monetarias favorables a la inversión cuando se hayan reducido al mínimo las perturbaciones del sector financiero y la inestabilidad y los
desajustes cambiarios provocados por las corrientes internacionales de capital especulativo. Se trata de un
problema sistémico que podría resolverse estableciendo un marco multilateral apropiado para la gestión de
los tipos de cambio que impidiera grandes desequilibrios en cuenta corriente manteniendo los tipos de cambio
reales relativamente estables a un nivel sostenible. Este sistema de gestión de los tipos de cambio reduciría
asimismo el riesgo de pérdida de puestos de trabajo en algunos países debido a la infravaloración del tipo
de cambio real en otros. A falta de acuerdos multilaterales efectivos para la gestión de los tipos de cambio,
la administración de las cuentas de capital puede ayudar a recuperar mayor autonomía en la formulación de
políticas macroeconómicas, como ha ocurrido en diversas economías de mercado emergentes.
Una mayor insistencia en el fomento de la demanda interna como motor de la creación de empleo, y
una menor dependencia de las exportaciones para impulsar el crecimiento de la que muchos países tenían
XV
en el pasado, no deberían considerarse un retroceso en el proceso de integración en la economía mundial.
Los países en desarrollo necesitan ganar las divisas necesarias para financiar las importaciones que precisan,
especialmente de bienes de capital, con las tecnologías avanzadas que éstos llevan incorporadas. Además,
la competencia internacional puede servir también de acicate para la innovación y la inversión por parte de
los productores de bienes comerciables.
Supachai Panitchpakdi
Secretario General de la UNCTAD
XVI
1
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
Capítulo I
DESPUÉS DE LA CRISIS MUNDIAL: UNA
RECUPERACIÓN FRÁGIL Y DESIGUAL
A. Tendencias recientes de la economía mundial
1. Crecimiento mundial y comercio
internacional
La economía mundial parece estar recuperándose de su peor crisis desde la segunda guerra
mundial. Después de una notable desaceleración en
2008 y de una contracción real de casi un 2% en 2009,
se espera que el PIB mundial aumente aproximadamente un 3,5% en 2010 (cuadro 1.1). Ello significaría
una vuelta a las tasas de crecimiento anteriores a la
crisis en la mayoría de las regiones, a excepción de
la Unión Europea (UE) y de algunas economías en
transición, cuya recuperación está resultando mucho
más lenta. No obstante, aun con esta perspectiva,
no hay motivos para la autocomplacencia: aunque
la salida de la recesión parece haber sido rápida, es
probable que no sea ni sólida ni duradera si sigue
basándose en factores temporales, como los ciclos
de existencias y los programas excepcionales de
estímulo fiscal, y si persisten las causas subyacentes
de la crisis, como la falta de regulación de los sistemas financieros, la desigualdad en las rentas y los
desequilibrios mundiales.
La crisis mundial de 2008-2009 fue excepcional
por diversos motivos: se produjo la primera contrac-
ción del PIB mundial desde la guerra, casi todas las
regiones del mundo resultaron afectadas y los efectos
de la conmoción financiera en la economía real se
sintieron en un plazo notablemente breve. Ninguna
región escapó a la crisis. Las economías desarrolladas —en las que se originó la crisis financiera— y
las economías en transición fueron las más afectadas,
pero las economías en desarrollo también sufrieron
una contracción de su PIB, o al menos una desaceleración significativa. De hecho, la mayoría de las
economías desarrolladas y emergentes registraron
tasas de crecimiento muy negativas en el último
trimestre de 2008 y el primer trimestre de 2009,
incluidas varias economías emergentes que habían
crecido a un ritmo acelerado durante el primer semestre de 2008. Incluso las economías emergentes que
evitaron caer en una clara recesión (como China, la
India e Indonesia) no pudieron impedir una ralentización significativa de su crecimiento económico en
ese período (véase TDR 2009, cap. I).
Cabe destacar que numerosos países, en particular de las regiones en desarrollo, se están recuperando
con la misma rapidez con la que se propagó la crisis a
finales de 2008 y principios de 2009. Sin embargo, las
tasas de crecimiento de 2010 son relativamente altas
en parte por los bajos niveles registrados en 2009, lo
2
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Cuadro 1.1
CRECIMIENTO DE LA PRODUCCIÓN MUNDIAL, 1991-2010
(Variación porcentual anual)
19912003a
2004
2005
2006
2007
2008
2009b
2010b
Total mundial
2,8
4,1
3,5
3,9
3,9
1,7
-1,9
3,5
Países desarrollados
2,5
3,1
2,5
2,8
2,5
0,3
-3,4
2,2
1,0
3,3
2,3
2,7
3,6
2,5
1,9
3,1
2,0
2,0
2,7
3,1
2,4
2,1
2,8
-1,2
0,4
0,7
-5,2
-2,4
-4,2
2,5
2,9
1,1
2,1
2,0
1,7
1,6
2,9
2,7
2,2
2,5
1,2
1,5
3,0
5,6
1,7
1,9
0,8
0,7
2,1
4,7
2,9
2,2
3,0
2,0
2,8
6,5
2,7
2,4
2,5
1,4
2,6
6,1
0,6
0,2
1,3
-1,3
0,5
3,9
-4,1
-2,6
-4,9
-5,1
-4,9
-3,3
0,9
1,2
1,5
0,8
1,1
2,0
..
7,7
6,6
8,1
8,5
5,4
-6,3
4,1
..
..
5,5
8,0
4,7
6,8
5,1
8,4
6,1
8,7
4,2
5,5
-3,6
-6,5
1,2
4,4
..
7,2
6,4
7,7
8,1
5,6
-7,9
4,3
4,6
7,3
6,7
7,4
7,8
5,4
2,4
6,9
3,0
3,4
3,0
2,4
2,7
2,4
4,1
3,0
2,5
5,9
4,8
7,6
4,9
6,1
3,9
4,3
4,0
7,2
5,6
5,2
6,5
5,0
5,0
7,6
4,8
3,2
5,6
5,9
5,7
6,3
5,3
5,7
9,4
6,5
4,8
5,8
6,0
5,2
7,2
5,5
5,9
6,1
7,1
3,2
7,0
4,9
5,2
5,3
3,7
4,3
3,3
4,5
1,5
5,5
2,5
3,3
3,8
-1,8
-1,8
0,2
-0,6
-6,6
-0,2
4,8
4,7
5,9
3,0
5,2
2,2
3,0
4,1
5,9
2,5
5,9
7,5
5,7
8,0
8,3
3,2
7,6
8,1
4,0
8,2
9,2
6,1
8,8
10,2
5,1
5,8
6,8
-0,2
4,0
5,3
7,6
7,8
8,9
10,0
5,1
10,1
7,5
10,4
8,1
11,6
8,4
13,0
8,7
9,6
5,0
8,7
5,5
10,0
6,6
5,8
4,6
3,5
8,3
6,6
8,9
9,3
5,9
7,1
9,4
6,2
6,0
9,6
6,6
5,0
5,1
4,0
4,6
6,6
0,8
-0,8
7,9
7,0
5,2
Región/país
de los cuales:
Japón
Estados Unidos
Unión Europea (UE-27)
de la cual:
Zona del euro
Francia
Alemania
Italia
Reino Unido
Unión Europea (UE-12)c
Europa sudoriental y CEI
Europa sudoriental
Comunidad de Estados Independientes (CEI)
de la cual:
Federación de Rusia
d
Países en desarrollo
África
Norte de África, excluido el Sudán
África subsahariana, excluida Sudáfrica
Sudáfrica
América Latina y el Caribe
Caribe
América Central, excluido México
México
América del Sur
de la cual:
Brasil
Asia
Asia oriental
de la cual:
China
Asia meridional
de la cual:
India
Asia sudoriental
Asia occidental
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD a partir de la base de datos National Accounts Main Aggregates del Departamento
de Asuntos Económicos y Sociales (DAES), de las Naciones Unidas, y World Economic Situation and Prospects (WESP)
2010: Mid-Year Update; CEPAL, 2010; OCDE, 2010; y fuentes nacionales.
Nota: Los cálculos de los agregados nacionales se basan en el PIB a dólares constantes del año 2000.
aPromedio.
b Estimaciones preliminares para 2009 y pronósticos para 2010.
c Nuevos Estados miembros de la UE después de 2004.
d Albania, Bosnia y Herzegovina, Croacia, la ex República Yugoslava de Macedonia, Montenegro y Serbia.
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
que produce un efecto estadístico que desaparecerá
en un futuro próximo. A menos que se encuentren
nuevas fuentes de dinamismo económico, es probable
que en 2011 las tasas de crecimiento disminuyan en
la mayoría de los países.
En las economías desarrolladas, las medidas de
rescate adoptadas por los gobiernos en 2008 y 2009
evitaron el derrumbe de los mercados financieros,
mientras que las políticas fiscales y monetarias de
apoyo compensaron en parte la ralentización de la
demanda privada. Salvo algunas excepciones (como
España, Finlandia, Grecia, Irlanda, Islandia, Italia y
los países del Báltico), las economías desarrolladas
volvieron a registrar tasas de crecimiento positivas
entre el segundo y el cuarto trimestre de 2009. Según
las estimaciones, en 2010 Australia, el Canadá, los
Estados Unidos y el Japón tendrán tasas de crecimiento cercanas al 3%, pero es poco probable que
los países desarrollados en su conjunto recuperen un
crecimiento rápido y sostenible en un futuro próximo.
Ello se debe sobre todo a que, en general, la demanda
interna final se mantiene débil a causa de las elevadas
tasas de desempleo y del bajo consumo privado. Las
familias tienden a ahorrar más, en parte por precaución, pero también debido a la disminución de sus
ingresos reales y a la escasez de créditos bancarios.
La inversión se sigue viendo desalentada por la capacidad de producción no utilizada, las previsiones
inciertas de la demanda y la mayor dificultad de acceso al crédito. En efecto, es probable que los ajustes
en los balances en el sector privado financiero y
no financiero sigan conteniendo la demanda interna.
Por el lado positivo, a mediados de 2009 el
ciclo de existencias experimentó un repunte cuando
las empresas comenzaron a reponer sus existencias.
Por ejemplo, en los Estados Unidos uno de los factores que más ha contribuido al crecimiento del PIB
desde entonces ha sido el paso de la liquidación de
las existencias a su reconstitución, seguido del consumo privado; en cambio, la inversión en capital fijo,
el gasto público y las exportaciones netas han contribuido poco o nada. En Alemania, se prevé que la
reposición de las existencias sea la única contribución
positiva al crecimiento sobre la base de la demanda
interna en 2010. No obstante, la contribución de la
reconstitución de existencias es, por su propia naturaleza, únicamente temporal.
Varios países desarrollados parecen estar
promoviendo las exportaciones netas como posible
3
instrumento para impulsar el crecimiento. El crecimiento muy dinámico de la región de Asia y la fuerte
demanda resultante son los factores que más contribuyeron a la recuperación significativa, impulsada por
las exportaciones, del Japón – uno de los países desarrollados gravemente afectado por la crisis.También
en Europa occidental se han adoptado políticas destinadas a acrecentar las exportaciones netas, y la tasa
de crecimiento, aunque más moderada, ha aumentado asimismo gracias principalmente al impulso
de la demanda externa. Por otra parte, a los Estados
Unidos les resultará difícil adoptar una estrategia
de crecimiento basado en las exportaciones tras la
apreciación del dólar. De manera más general, cuando
son demasiados los grandes actores que comienzan
a apoyarse en las exportaciones netas, es imposible
que todos tengan éxito, lo que podría crear tensiones
comerciales entre ellos. Además, existe un elevado
riesgo de que la supresión de los estímulos fiscales
antes de que se restablezcan la inversión y el consumo
internos ponga en peligro la recuperación económica.
Hay grandes variaciones entre las economías
en desarrollo y en transición en lo que respecta tanto
a la profundidad de la recesión como a la pujanza
de la recuperación. En particular, el choque financiero afectó gravemente a las economías de mercado
emergentes que tenían déficits por cuenta corriente
y dependían mucho de las entradas netas de capital.
Esos países (muchos de ellos de Europa central y
oriental y de la Comunidad de Estados Independientes (CEI)) se vieron obligados a reaccionar aplicando
políticas macroeconómicas restrictivas, a veces en
el marco de programas impulsados por el FMI. En
cambio, las turbulencias financieras tuvieron pocas
repercusiones en los países de renta baja que están
en gran parte excluidos de los mercados financieros
internacionales (como los países de Asia meridional
y del África subsahariana) y en las economías de
mercado emergentes que habían evitado los grandes
déficits externos y acumulado considerables reservas
internacionales en los años anteriores a la crisis. Esto
dio a sus gobiernos suficiente espacio de políticas
para adoptar políticas macroeconómicas anticíclicas;
al mismo tiempo, las reservas que habían acumulado
anteriormente permitieron a esos países contrarrestar
las repercusiones financieras y les ayudaron a prevenir crisis cambiarias y bancarias.
En consecuencia, la mayoría de las economías
de mercado emergentes de Asia y América Latina
pudieron contener el aumento del desempleo y
4
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
lograr una rápida recuperación de la demanda interna, y estos parecen ser los principales motores de
su crecimiento en 2010. El aumento de los precios
de los productos básicos desde mediados de 2009
y el crecimiento del volumen de las exportaciones
(especialmente en Asia oriental y sudoriental y en
algunos países de América Latina, como la Argentina,
el Brasil y México) también han contribuido considerablemente al crecimiento del PIB. Se prevé que el
PIB de América Latina aumente alrededor del 5% en
2010, y que el crecimiento en los cuatro países del
MERCOSUR1 y el Perú se acerque al 7%. Probablemente la recuperación será más moderada en México,
América Central y el Caribe, donde en general se
registrarán tasas de crecimiento de entre el 2% y el
4%. Estos países se vieron fuertemente afectados en
2009 por el colapso del comercio exterior, la disminución de la llegada de turistas internacionales y la
caída de las remesas. En la actualidad sus exportaciones de mercancías parecen ser el principal factor
de su repunte económico, ya que la demanda interna
sigue siendo débil.
La mayoría de las economías de Asia sudoriental
registraron rápidas tasas de crecimiento a principios
de 2010, gracias al auge de sus exportaciones y a
la fuerte demanda interna. Aunque es probable que
se produzca cierta desaceleración en el segundo
semestre de 2010 y en 2011, el PIB de la subregión
debería aumentar en torno al 7% en 2010. Los países
de Asia meridional y oriental sólo registraron una
desaceleración de su rápido ritmo de crecimiento a
principios de 2009, y la mayoría llevan camino de
volver a alcanzar en 2010 las tasas de crecimiento de
antes de la crisis. Ello se debe en gran medida a las
políticas adoptadas para impulsar la demanda interna
en China y la India. Las medidas de apoyo fiscal y
la disponibilidad de crédito reforzaron la demanda
interna y dieron lugar a un aumento del consumo y
las inversiones. En China se está llevando a cabo una
reorganización del gasto público para aumentar el
gasto social y reducir las inversiones en infraestructuras. Ello, unido al aumento sostenido de los salarios
reales, puede contribuir a reequilibrar la composición
de la demanda interna y hacer que su aumento sea
más sostenible a largo plazo al incrementar la parte
proporcional del consumo de los hogares y reducir
la de la inversión respecto de su muy elevado nivel
actual. Las remesas a Asia meridional siguieron
aumentando en 2009 (a diferencia de lo ocurrido en
otros países receptores de América Latina, Europa,
África del Norte y la CEI), lo que reforzó la resiliencia
de la demanda interna. Las corrientes comerciales han
repuntado desde mediados de 2009, y ello ha creado
condiciones dinámicas para las economías de esas
regiones y ha contribuido a la recuperación de los
precios de los productos básicos respecto de los bajos
niveles registrados en el primer trimestre de 2009.
El aumento de los precios de los productos básicos ha desempeñado un papel importante en África,
Asia occidental y la CEI: ha contribuido a aumentar
los ingresos nacionales, ha generado ingresos fiscales
adicionales y ha permitido suavizar las restricciones
cambiarias. En los países exportadores de petróleo
de África del Norte y Asia occidental también pudo
aumentarse el gasto público en importantes proyectos
de inversión en 2009 y 2010 gracias a los fondos
acumulados con anterioridad. En varios países africanos, los resultados económicos dependen en parte de
actividades como la agricultura, que apenas se ven
afectadas por las tendencias internacionales a corto
plazo y tienen, en general, perspectivas favorables.
Además, los proyectos de inversión relacionados con
el desarrollo de infraestructuras, telecomunicaciones
y/o industrias extractivas contribuyeron a mantener
un crecimiento positivo de la renta per cápita en
2009 y seguirán impulsando un crecimiento aún más
rápido en 2010. En Sudáfrica, el país de la región
más afectado por la crisis internacional, se prevé un
aumento de la demanda externa en los sectores manufacturero y minero, así como en el sector turístico.
La tasa de crecimiento prevista para la región en su
conjunto es del 5%, y se aproxima al 6% en el caso
de los países subsaharianos (excepto Sudáfrica). Por
último, en la mayoría de los países de Europa central
y oriental y en la CEI es posible que la recuperación
sea más lenta, ya que la demanda interna se ve entorpecida por el desempleo y las restricciones del gasto
público. En 2010 la tasa de crecimiento más elevada
de estos países se registrará probablemente en algunos exportadores de petróleo o gas (por ejemplo,
Azerbaiyán y Turkmenistán). También se prevé que
la Federación de Rusia y Ucrania crezcan más de un
4% y, aunque ello no bastará para restablecer su PIB
a los niveles anteriores a la crisis, dará algún respiro
a otros países de la CEI para los que la Federación de
Rusia es un importante mercado y la principal fuente
de las remesas de los trabajadores.
El comercio internacional, que se contrajo
bruscamente tanto en volumen como en valor, fue
el principal canal por el que la crisis se propagó a
todo el mundo. El volumen del comercio mundial
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
disminuyó más de un 13% en 2009 (cuadro 1.2).
Habida cuenta de la caída general de los precios unitarios del comercio (próxima al 11%), la disminución
del valor del comercio en dólares corrientes fue aún
más pronunciada, alcanzando un 23% ese año.
Aunque la escasez de crédito comercial inducida
por la crisis contribuyó a reducir el comercio en todo
el mundo, la disminución de la demanda interna,
agravada por el deterioro sincronizado de la situación
en todo el mundo a partir de 2008, fue la principal
causa de la desaceleración del comercio mundial en
2009. La brusca merma de la riqueza y las expectativas obligó a las familias y las empresas a reducir o
aplazar el gasto, en especial en bienes de consumo
duraderos y bienes de inversión, que constituyen
una importante proporción del comercio mundial.
La expansión de las cadenas de suministro mundiales, —característica dominante de las empresas
transnacionales en el comercio mundial actual—
también desempeñó un papel importante, aunque
incuantificable, en el desplome del comercio mundial
registrado en 2009. Asimismo, la disminución de
la producción manufacturera redujo la demanda de
energía y materias primas industriales. En conse
cuencia, todos los países y regiones registraron una
disminución significativa de sus exportaciones de
mercancías, siendo la disminución del volumen
mayor en los países desarrollados y en transición que
en los países en desarrollo. Dado que la crisis afectó
primero a la demanda de bienes duraderos y de capital, no sorprende que sus efectos se sintieran más en
países como Alemania y el Japón. Sin embargo, en lo
que respecta al valor de las exportaciones, los países
más afectados fueron los exportadores de petróleo y
productos mineros, en los que no sólo el volumen,
sino, sobre todo, el valor unitario de las exportaciones
cayeron abruptamente.
En todas las regiones disminuyeron tanto las
exportaciones como las importaciones. En algunos
casos, esto se debió en parte a que las manufacturas
exportadas dependían en gran medida de la importación, de manera que los países que experimentaron
una disminución de la demanda de sus exportaciones
automáticamente redujeron su demanda de importaciones. En términos más generales, los movimientos
concurrentes de las exportaciones e importaciones en
todas las regiones indican el carácter sincronizado
de la contracción, o desaceleración, económica, y
contrasta con anteriores episodios de crisis localizadas. En dichos episodios, las economías afectadas
5
por la recesión habían reducido considerablemente
sus importaciones, pero no sus exportaciones y, por
consiguiente, habían encontrado algún estímulo
económico gracias a su comercio exterior. En la crisis
actual, los países con mejores resultados fueron los
que pudieron apoyarse en sus mercados nacionales
o regionales. Así pues, aun cuando tanto las importaciones como las exportaciones disminuyeron
en todo el mundo, lo hicieron en distinta medida
según la región. En América del Sur, la CEI y la
mayoría de los países exportadores de petróleo y
productos mineros, el volumen de las importaciones
disminuyó más que el de las exportaciones debido
a pérdidas en la relación de intercambio. En otros
países, el volumen de las importaciones disminuyó
menos que el de las exportaciones, ya sea porque
una proporción significativa de las importaciones
suele financiarse con ingresos que no proceden de
las exportaciones, por ejemplo donaciones públicas
o remesas privadas (como parece ocurrir en el África
subsahariana y en Asia meridional), o porque los
países tenían importantes excedentes comerciales
y/o abundantes reservas de divisas cuando estalló
la crisis. Por ejemplo, en China la disminución de
las exportaciones redujo el excedente comercial,
pero sólo afectó mínimamente al volumen de las
importaciones.
Aún no se ha producido el temido aumento
del proteccionismo. Las nuevas medidas de restricción de las importaciones impuestas por los países
del G-20 entre noviembre de 2009 y mayo de 2010
han afectado a lo sumo únicamente al 0,7% de las
importaciones de esos países y al 0,4% de las importaciones mundiales de mercancías, lo que representa
aproximadamente la mitad del aumento registrado
en el semestre anterior (UNCTAD, OMC, OCDE,
2010; OMC, 2010). Sin embargo, las incertidumbres asociadas a los mercados de exportación y las
elevadas tasas de desempleo aún podrían provocar
la adopción de políticas proteccionistas en un futuro
no muy lejano.
Dado que la fuerte contracción del comercio
registrada en 2009 obedeció en gran medida al
comportamiento de la demanda, ahora que la demanda se recupera, también debería hacerlo el comercio.
De hecho, el volumen del comercio comenzó a recuperarse a partir del segundo semestre del año, gracias
a la fuerte demanda de los países en desarrollo y a
la demanda relativamente más débil de los países
desarrollados. En efecto, el comercio entre países en
6
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Cuadro 1.2
VOLUMEN DE LAS EXPORTACIONES E IMPORTACIONES DE MERCANCÍAS,
EN DETERMINADAS REGIONES Y PAÍSES, 2006-2009
(Variación porcentual anual)
Volumen de las exportaciones
Región/país
2006
2007
2008
2009
Volumen de las importaciones
2006
2007
2008
2009
Total mundial
9,2
5,8
3,0
-13,7
8,5
6,6
2,2
-13,1
Países desarrollados
de los cuales:
Japón
Estados Unidos
Unión Europea
8,5
3,9
2,8
-14,8
7,2
3,7
0,0
-14,2
11,8
10,5
8,9
6,8
6,8
3,2
4,9
5,5
2,5
-25,3
-14,9
-13,7
4,3
5,4
8,9
0,8
1,1
4,8
-0,9
-3,7
1,1
-12,8
-16,5
-13,7
Europa sudoriental y CEI
6,0
8,6
0,8
-15,5
21,4
26,1
16,0
-28,2
Europa sudoriental
16,1
17,9
-13,3
-20,1
10,5
23,7
-9,5
-19,5
CEI
5,5
8,1
1,6
-15,2
23,6
26,5
18,9
-29,2
10,8
8,7
4,2
-11,7
10,2
10,6
5,3
-9,5
1,3
4,8
-2,8
-10,0
9,9
11,2
11,6
-2,4
Países en desarrollo
África
1,1
4,7
-1,4
-10,3
12,6
8,8
3,7
-5,6
América Latina y el Caribe
África subsahariana
5,6
2,4
-0,6
-9,7
13,2
11,6
8,6
-17,1
Asia oriental
de la cual:
China
18,3
15,6
7,3
-10,2
10,6
10,2
0,6
-4,6
25,4
21,8
10,5
-13,0
13,3
14,1
2,4
-0,2
Asia meridional
de la cual:
India
10,9
6,3
14,9
-18,9
9,9
10,9
7,2
-6,9
11,3
15,2
10,7
-7,9
9,9
16,9
10,4
-7,5
Asia sudoriental
10,3
6,9
2,1
-9,7
7,3
6,7
8,0
-15,9
Asia occidental
3,8
2,0
7,4
-14,4
9,4
16,7
8,4
-12,8
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir del Manual de Estadísticas de la UNCTAD.
desarrollo está aumentando de manera significativa
en 2010. En abril de 2010 el comercio exterior (en
volumen) de las economías de mercado emergentes
ya había recuperado su nivel máximo de abril de
2008. El comercio exterior de los países desarrollados también viene aumentando desde mediados
de 2009, aunque con menos rapidez (gráfico 1.1).
En general, el volumen del comercio mundial de
mercancías podría aumentar más del 10% en 2010, lo
que le permitiría recuperar los niveles anteriores a la
crisis. No obstante, medida en dólares corrientes, la
recuperación llevará más tiempo, ya que los valores
unitarios del comercio internacional siguen estando,
en promedio, claramente por debajo de los niveles
registrados en 2008.
El comercio de servicios ha seguido en general
la misma tendencia que el de mercancías. Por lo que
respecta a los servicios relacionados con los viajes,
se considera que 2009 fue "uno de los períodos más
difíciles en la historia del turismo" (Organización
Mundial del Turismo, 2010a). Ese año el número
de llegadas de turistas internacionales disminuyó
un 4,3% respecto de 2008, que había sido un año
sin precedentes. Entre las regiones del mundo, la
disminución de la afluencia de turismo internacional
fue superior a la media en Europa (-5,6%), en parte
debido a la fortaleza que entonces tenía el euro, en
Asia occidental (-5,4%) y en las Américas, cuyo
sector turístico sufrió un nuevo golpe a causa del
virus gripal A (H1N1). Los ingresos generados por
7
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
Gráfico 1.1
COMERCIO MUNDIAL, EN VALOR Y EN VOLUMEN, ENERO DE 2000 A ABRIL DE 2010
(Índices, 2000 = 100)
450
Valor de las exportaciones
450
400
400
350
350
300
300
250
250
200
200
150
150
100
100
50
50
0
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
300
Volumen de las exportaciones
0
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
300
250
250
200
200
150
150
100
100
50
50
0
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
Total mundial
Valor de las importaciones
Volumen de las importaciones
0
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
Países desarrollados
Economías de mercado emergentes
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos sobre el comercio mundial del CPB Netherlands Bureau
of Economic Policy Analysis.
el turismo disminuyeron un 5,8% a nivel mundial, lo
que indica que los turistas también redujeron su gasto
medio en el lugar de destino (Organización Mundial
del Turismo, 2010b). La disminución de la afluencia
de turismo internacional fue más pronunciada en los
tres primeros trimestres de 2009, coincidiendo con
el período en que la crisis financiera alcanzó a la
economía real, con un aumento del desempleo y una
disminución de la confianza de los consumidores. Esa
afluencia se reactivó en el último trimestre de 2009,
aunque de manera desigual e insuficiente. El repunte
también coincidió con la recuperación económica
general iniciada durante ese período.
La evolución de los servicios de transporte internacional también está directamente relacionada con
el comportamiento general de la economía mundial
y del comercio total de mercancías. El volumen del
comercio marítimo (que abarca el 80% de todas las
mercancías comercializadas) disminuyó un 4,5% en
20092. El mayor descenso se registró en el transporte
en contenedores a finales de 2008 y en 2009. El sector
del transporte a granel se vio menos afectado gracias
a las grandes importaciones de China, que aprovechó
los bajos precios de los productos básicos y los fletes
para aumentar sus existencias de materias primas. Las
tarifas de los fletes marítimos disminuyeron abruptamente a finales de 2008, cuando el Índice de carga
seca del Báltico cayó un 90% respecto del nivel sin
precedentes registrado en mayo de ese año. A mediados de 2009 se habían recuperado parcialmente,
situándose en alrededor del 40% del nivel máximo
de 2008 (UNCTAD, 2010). La capacidad de la flota
mercante mundial creció un 6,7% en 2008 y otro
8
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
7% en 2009. Dadas las entregas de buques previstas, esa capacidad seguirá aumentando en 2010. En
consecuencia, no es probable que la recuperación del
comercio de mercancías provoque una nueva subida
de las tarifas de los fletes a corto plazo.
2. Tendencias recientes en los mercados
de productos básicos
Tras el colapso de la demanda y los precios de
los productos básicos en el segundo semestre de 2008
a raíz de la crisis financiera y económica mundial,
los precios de la mayoría de los productos básicos
repuntaron en 2009. Esta tendencia alcista se mantuvo en parte en 2010, aunque el comportamiento de
los precios durante los primeros meses del año fue
bastante errático, con algunas correcciones a la baja
en enero, febrero y mayo de 2010 (gráfico 1.2). Los
precios de un gran número de productos básicos
aumentaron considerablemente a lo largo de 2009,
pero sin alcanzar el promedio registrado en 2008
(cuadro 1.3) —un promedio muy elevado debido a
la subida de los precios en el primer semestre de ese
año. En general, a pesar de su fuerte caída en la segunda mitad de 2008, los precios de todos los grupos
de productos básicos durante 2009 y principios de
2010 se mantuvieron muy por encima del promedio
registrado en el primer decenio del siglo XXI.
Las subidas de precios más significativas experimentadas en 2009 y en el primer semestre de 2010
fueron las de los metales y minerales y las de los
productos energéticos, en especial el petróleo crudo.
Éstos eran también los productos cuyos precios
habían experimentado un mayor descenso en la
segunda mitad de 2008. En abril de 2010, el precio
del petróleo crudo había aumentado a más del doble,
en comparación con el nivel mínimo registrado a
principios de 2009, mientras que el índice de precios
de los metales y minerales había crecido un 83%,
hasta situarse cerca de sus niveles máximos de principios de 2008. Los precios de los productos básicos
agrícolas subieron de manera más moderada, aunque
los de las materias primas agrícolas aumentaron más
de un 55% con respecto a su nivel mínimo (gráfico
1.2). Así pues, los productos básicos que experimentaron las mayores variaciones de los precios fueron
los que más dependían de la evolución del ciclo
mundial de la producción industrial.
La sólida demanda de los países en desarrollo
de rápido crecimiento, sobre todo de China, ha sido
el principal motor de la recuperación de los precios
de los productos básicos, en particular de los metales
y minerales y del petróleo crudo, y también en parte
de las materias primas agrícolas. En China, el fuerte
crecimiento de la demanda de minerales y metales y
de productos energéticos se debió en gran medida al
éxito del paquete de medidas de estímulo fiscal y a la
relajación de la política monetaria en respuesta a la
crisis, así como a la política de reforzar las existencias de productos básicos. Las autoridades chinas
aprovecharon la disminución de los precios para
aumentar sus reservas estratégicas de cara al futuro,
mientras que las empresas privadas trataron de reponer sus existencias. A modo de ejemplo, en 2009 la
demanda china de los principales metales comunes
(aluminio, cobre, plomo, níquel, estaño y zinc) aumentó
un 23%, mientras que en el resto del mundo esa demanda descendió un 13,5% (Banco Mundial, 2010).
El promedio mensual de los precios del petróleo
crudo, que suele influir en la evolución de otros
mercados de productos básicos, cayó abruptamente a
aproximadamente 40 dólares por barril en el período
de diciembre de 2008 a febrero de 2009, después
de haber superado los 130 dólares en julio de 2008.
Al mes de abril de 2010, el promedio mensual de
los precios del Brent, el Dubai y el West Texas
Intermediate se situaba en 84 dólares por barril. La
recuperación de los precios del petróleo en 2009 fue
impulsada en cierta medida por los recortes del suministro de los miembros de la Organización de Países
Exportadores de Petróleo (OPEP), que cumplieron
estrictamente con los contingentes de producción en
respuesta a la disminución mundial de la demanda.
En general, en 2009 la demanda mundial de petróleo
fue un 1,4% inferior a la del año anterior, sobre todo
a causa de la merma del 4,4% en la demanda en los
países miembros de la Organización de Cooperación
y Desarrollo Económicos (OCDE). En cambio, la
demanda de petróleo en los países no miembros
de la OCDE aumentó un 2,3% y el crecimiento del
consumo de petróleo en China se situó en un 7,6%
(Agencia Internacional de Energía, 2010).
La demanda mundial de petróleo ha comenzado
a recuperarse a partir del tercer trimestre de 2009,
principalmente gracias al aumento del consumo en
los países no pertenecientes a la OCDE, mientras que
el consumo de petróleo en los países miembros de
la OCDE ha seguido siendo moderado. Por ello, los
9
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
Gráfico 1.2
precios del petróleo se han mantenido por lo general
alrededor de los 70 a 80 dólares por barril desde
entonces. En general, los productores consideran
que estos precios son suficientemente elevados para
incentivar la inversión en nueva capacidad de producción, y al mismo tiempo suficientemente bajos para
no obstaculizar la recuperación económica mundial,
ya que una recuperación lenta afectaría negativamente a la demanda. A fines de 2009 y principios de
2010, los miembros de la OPEP relajaron el cumplimiento de los contingentes de producción gracias
a la subida de los precios. Además, la producción ha
aumentado en los países no miembros de la OPEP. El
consumo de petróleo ha seguido creciendo en 2010,
pero la presión de la demanda sobre los precios
está siendo absorbida por las grandes existencias y
la capacidad sobrante. La Agencia Internacional de
Energía (2010) pronostica que la demanda mundial
de petróleo aumentará un 1,9% en 2010.
Aunque la evolución de la demanda en las
economías de mercado emergentes ha contribuido
sin duda al repunte de los precios de un gran número
de productos básicos, no explica la magnitud de las
subidas de los precios, que parece excesiva dada la
fragilidad de la recuperación de la economía mundial durante 2009. Otro importante factor que puede
haber impulsado los precios de los productos básicos
hasta niveles superiores a los valores fundamentales
del mercado es la fuerte presencia de inversores
financieros en esos mercados. Tras su salida de los
mercados de productos básicos en el segundo semestre de 2008, los inversores financieros regresaron en
2009, motivados por su inclinación cada vez mayor
a asumir riesgos en respuesta a las indicaciones de
mejores perspectivas para la actividad económica
mundial. El creciente atractivo de los productos
básicos como un tipo de activo también se ha visto
reforzado por la abundante liquidez y los bajos tipos
de interés.
En 2009, el volumen del comercio de derivados
aumentó un 132,8% en el caso de los metales no
preciosos, un 12,9% en el de los productos energéticos y un 3,7% en el de los productos agrícolas.
El comercio de derivados de productos básicos está
creciendo con especial rapidez en China, donde la
Bolsa de Futuros de Shanghai, en la que se negocian
principalmente futuros de metales industriales,
triplicó su volumen en 2009 (Burghardt y Acworth,
2010). Asimismo, según Barclays Capital (2010), en
2009 los activos de productos básicos administrados
EVOLUCIÓN MENSUAL DE LOS ÍNDICES DE
PRECIOS DE LOS PRODUCTOS BÁSICOS,
POR GRUPOS DE PRODUCTOS BÁSICOS,
ENERO DE 2000 A MAYO DE 2010
(Índices, 2000 = 100)
500
450
400
350
300
250
200
150
100
50
0
2000
2002
2004
2006
2008
2010
Todos los productos básicos
Todos los productos básicos (en euros)
Minerales, menas y metales
Petróleo crudo
500
450
400
350
300
250
200
150
100
50
0
2000
2002
2004
2006
2008
2010
Alimentos
Bebidas tropicales
Semillas oleaginosas y aceites vegetales
Materias primas agrícolas
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la
base de datos Estadísticas de precios de productos
básicos en línea de la UNCTAD.
Nota: El precio del petróleo crudo es el promedio simple del
Dubai/Brent/Texas. Salvo indicación en contrario, los
precios se expresan en dólares corrientes.
10
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Cuadro 1.3
PRECIOS MUNDIALES DE LOS PRODUCTOS PRIMARIOS, 2004-2010
(Variación porcentual con respecto al año anterior, a menos que se indique otra cosa)
Grupo de productos básicos
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010a
Ene.-dic.
2009b
Todos los productosc
20,0
11,6
30,2
13,0
24,0
-16,8
13,0
29,4
Todos los productos (en DEG)c
13,5
12,0
30,5
8,6
19,5
-14,6
14,7
23,6
Todos los alimentos
13,2
6,3
16,3
13,3
39,2
-8,5
2,5
18,3
13,2
8,8
17,8
8,6
40,4
-5,4
1,6
17,7
6,4
25,5
6,7
10,4
20,2
1,9
9,1
24,9
Café
Cacao
Té
19,8
-11,8
2,1
43,8
-0,7
9,1
7,1
3,5
11,7
12,5
22,6
-12,3
15,4
32,2
27,2
-6,9
11,9
16,5
9,0
12,8
-1,5
15,3
33,2
42,7
Alimentos
13,9
7,2
19,0
8,5
42,5
-6,0
0,9
17,0
1,1
17,8
5,0
6,8
23,1
39,9
37,9
4,1
-12,0
-1,4
17,1
9,9
49,4
-2,4
24,4
26,6
5,5
18,5
-31,7
1,9
38,2
34,3
9,5
-0,9
26,9
2,6
34,0
27,5
110,7
24,6
41,8
-1,2
-24,4
-31,4
-15,8
0,7
12,6
25,5
-2,8
-13,7
-8,3
-3,2
86,9
11,4
1,4
-14,2
-1,5
-1,6
13,2
-9,5
5,0
52,9
31,9
-28,4
9,6
23,0
16,1
-10,4
-2,2
43,0
36,1
-16,6
-5,2
8,9
Materias primas agrícolas
Cueros y pieles
Algodón
Tabaco
Caucho
Maderas tropicales
13,4
-1,7
-3,3
3,6
19,2
19,2
3,2
-2,1
-11,6
1,8
16,7
0,3
13,3
5,1
5,9
6,4
40,6
-4,7
12,0
4,5
10,2
11,6
9,5
19,5
20,5
-11,3
12,8
8,3
16,9
39,3
-17,5
-30,0
-12,2
18,1
-27,0
-20,6
28,3
54,3
34,4
-2,2
79,0
1,0
32,2
65,6
31,7
16,4
88,3
-5,5
Minerales, menas y metales
Aluminio
Fosfato en bruto
Mineral de hierro
Estaño
Cobre
Níquel
Mineral de tungsteno
Plomo
Zinc
Oro
40,7
19,8
7,8
17,4
73,8
61,0
43,6
22,9
72,0
26,5
12,6
26,2
10,6
2,5
71,5
-13,2
28,4
6,6
120,7
10,2
31,9
8,7
60,3
35,4
5,3
19,0
18,9
82,7
64,5
36,2
32,0
137,0
35,9
12,8
2,7
60,5
9,5
65,6
5,9
53,5
-0,6
100,2
-1,0
15,3
6,2
-2,5
387,2
65,0
27,3
-2,3
-43,3
-0,3
-19,0
-42,2
25,1
-30,2
-35,3
-64,8
-28,2
-26,7
-26,3
-30,6
-8,9
-17,7
-11,7
11,6
30,0
30,3
-8,5
26,1
29,5
41,5
47,3
0,0
25,8
35,3
17,4
55,3
54,3
-66,0
0,0
36,8
116,8
51,0
0,0
104,9
100,0
32,2
Petróleo crudo
30,7
41,3
20,4
10,7
36,4
-36,3
26,6
70,6
8,3
2,5
3,4
7,5
4,9
-5,6
..
..
Alimentos y bebidas tropicales
Bebidas tropicales
Azúcar
Carne de vacuno
Maíz
Trigo
Arroz
Bananos
Semillas oleaginosas y aceites vegetales
Habas de soja
Partida pro memoria:
Manufacturasd
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de las Estadísticas de precios de productos básicos en línea de la UNCTAD;
la base de datos International Financial Statistics del FMI y el Monthly Bulletin of Statistics de la División de Estadística de
las Naciones Unidas, varios números.
Nota: En dólares corrientes, a menos que se indique lo contrario.
a Variación porcentual entre el promedio de enero a mayo de 2010 y el promedio de 2009.
b Variación porcentual entre enero y diciembre de 2009.
c Con la excepción del petróleo crudo.
d Valor unitario de las exportaciones de bienes manufacturados de países desarrollados.
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
aumentaron hasta alcanzar un valor sin precedentes
de 257.000 millones de dólares al cierre del año
—lo que representa el mayor incremento anual jamás
registrado—, con entradas de 68.000 millones de
dólares. Ello contribuyó a que los activos de productos básicos administrados se multiplicaran por 42 en
el último decenio. Se espera que la tendencia al alza
de las inversiones en productos básicos se mantenga
a lo largo del próximo decenio. Otro indicador del
efecto de la inversión financiera en estos mercados
es que en 2009 las existencias de productos básicos,
en particular de metales y minerales, aumentaron
junto con los precios.
Por consiguiente, los movimientos de los precios
de los productos básicos siguen estando fuertemente
influenciados por la percepción de la evolución de
los mercados que tienen los inversores financieros.
En enero, febrero y mayo de 2010 hubo ajustes en
los precios, tras las ventas de productos básicos
realizadas ante la preocupación por una caída de la
demanda a causa de la crisis de la deuda soberana en
Europa. El endurecimiento de la política monetaria
de China con objeto de evitar un recalentamiento de
la economía, en particular en el sector inmobiliario,
también influyó en la retirada de los inversores de
los mercados de productos básicos, que contribuyó
a la caída de los precios3. Al mismo tiempo, el oro
se ha beneficiado de la incertidumbre acerca de la
recuperación económica mundial: como atrae cada
vez más inversores que buscan un refugio seguro,
su precio ha alcanzado niveles sin precedentes en
términos nominales.
Otro factor que ha influido en las variaciones
de los precios de los productos básicos ha sido la
evolución del tipo de cambio del dólar, la moneda
en que suelen expresarse los precios de los productos básicos. Así pues, el aumento de los precios en
2009 estuvo asociado a la depreciación del dólar,
del mismo modo que en 2010 la caída de los precios
ha coincidido con un fortalecimiento del dólar, en
particular por la debilitación del euro a causa de la
crisis en Grecia. Las variaciones de los precios de los
productos básicos en euros son menos extremas que
las variaciones en dólares. De hecho, en los primeros
meses de 2010, el índice agregado de precios de todos
los productos básicos disminuyó en dólares, pero
siguió aumentando en euros (gráfico 1.2).
Los precios de los productos básicos agrícolas,
en particular de los alimentos y las bebidas tropicales,
11
a los que no suele afectar tanto la evolución de las
variables macroeconómicas, se han visto enormemente influidos por las condiciones de la oferta, en
particular por las condiciones meteorológicas. Los
precios de los alimentos, que contribuyeron en gran
medida a la crisis alimentaria de 2008, no se han recuperado mucho desde la caída registrada en el segundo
semestre de ese año, debido sobre todo a las abundantes cosechas de cereales, aceites vegetales y semillas
oleaginosas. Además, la disminución del precio del
petróleo asociada a la crisis mundial contribuyó a
aliviar la presión sobre la producción de cereales y
semillas oleaginosas para la obtención de biocombustible. Ese alivio ha sido menor en el caso de las
semillas oleaginosas debido a la fuerte demanda, en
particular de habas de soja en China. En general, la
situación de los mercados de alimentos ha mejorado,
al haberse repuesto las existencias hasta alcanzar
niveles más convenientes. Además, se pronostican
buenas cosechas para 2010 (FAO, 2010). Aunque
esto permite aliviar en cierta medida la crisis mundial
de alimentos a corto plazo, la seguridad alimentaria
sigue siendo un problema acuciante en muchos países
en desarrollo. Por lo tanto, es fundamental proseguir
los esfuerzos para eliminar las causas estructurales
de la crisis alimentaria (TDR 2008, cap. II).
Los mercados de bebidas tropicales han estado
sometidos a tensiones debido a las malas cosechas
y al aumento de la demanda. En el caso del cacao,
la producción se ha visto afectada por el recurrente
déficit de inversiones, los trastornos internos y los
problemas de gobernanza en Côte d'Ivoire, que representa alrededor del 35% del suministro mundial.
Los precios del azúcar aumentaron notablemente
en 2009, y en enero de 2010 alcanzaron el máximo
registrado en 30 años. En 2009, las malas condiciones
meteorológicas afectaron gravemente a la producción
azucarera en importantes países productores de caña
de azúcar como el Brasil y la India, pero las expectativas de buenas cosechas para 2010 han provocado
un fuerte repunte de los precios (FAO, 2010). En
cambio, las condiciones de la oferta no han influido
tanto en los precios de las materias primas agrícolas,
que habían disminuido considerablemente a finales de
2008 y principios de 2009 debido al descenso de la
demanda mundial causado por la recesión mundial.
Los precios del caucho natural han aumentado en
2010 gracias a la recuperación de la producción y
la demanda de automóviles en China, así como al
aumento de los precios del petróleo, que ha encarecido
el caucho sintético. Del mismo modo, los precios del
12
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
algodón han aumentado debido a que el consumo ha
superado a la producción, principalmente gracias a
la recuperación del sector textil en China.
En general, los precios de los productos básicos han seguido siendo muy volátiles y existe una
enorme incertidumbre sobre su evolución futura.
Mientras no se logre contener debidamente la especulación excesiva en los mercados de productos
básicos, la fuerte presencia de inversores financieros
seguirá desestabilizando dichos mercados, ya que
los inversores tienden a reaccionar rápidamente ante
cualquier noticia financiera y económica, aunque no
guarde relación alguna con los aspectos fundamentales de los mercados de productos básicos4. A corto
plazo, la evolución de esos mercados dependerá
fundamentalmente del ritmo de recuperación de la
actividad económica mundial. Dadas las abundantes existencias de la mayoría de los productos básicos con que se cuenta en la actualidad, debería ser
razonablemente fácil dar respuesta a cualquier
aumento de la demanda, por lo que no es probable
que se produzca una presión significativa al alza de
los precios.
A más largo plazo, sin embargo, se prevé que
la demanda de China y otros países en desarrollo en
rápido crecimiento seguirá siendo fuerte, gracias a su
constante proceso de industrialización y urbanización
y a la correspondiente necesidad de desarrollo de las
infraestructuras. Por otra parte, existe el peligro de
que, cuando las existencias y la capacidad sobrante
comiencen a disminuir en respuesta a esa demanda,
vuelvan a surgir las limitaciones de la oferta que
contribuyeron al auge de los precios de los productos básicos registrado en 2003-2008 y que no han
sido solucionadas de forma adecuada debido a la
crisis económica mundial de 2008-2009. De hecho,
lo más probable es que la crisis haya agravado las
limitaciones de la oferta a medio plazo, en particular
en las industrias extractivas. La caída de la demanda
y de los precios y la contracción del crédito dieron
lugar a la cancelación o el aplazamiento de varios
proyectos en ese sector. En 2009, los presupuestos
de exploración de yacimientos de metales no ferrosos
en todo el mundo disminuyeron un 42% respecto de
los niveles máximos registrados en 2008 (Metals
Economics Group, 2010). Por consiguiente, aunque
se ha reactivado la inversión gracias al repunte de los
precios, debido al retraso en la respuesta de la oferta
a la demanda en aumento se prevé que los precios
se mantengan elevados a mediano y largo plazo5.
También se prevé que el crecimiento económico y
demográfico sostenido de las economías de mercado
emergentes y el continuo aumento de la producción
de biocombustibles en respuesta al incremento de
los precios de la energía (que depende de decisiones
gubernamentales) aumente la presión alcista sobre
los precios de los productos básicos alimentarios
durante el segundo decenio de este siglo, por lo que
no puede descartarse el riesgo de otra crisis alimentaria (OCDE-FAO, 2010).
B. Recuperación y reequilibrio mundial: situación
y perspectivas actuales
Cuando se produjeron las primeras enormes
perturbaciones en los mercados financieros mundiales a mediados de 2007, las autoridades tardaron en
general en reconocer la verdadera naturaleza y magnitud de la inminente catástrofe. Muchos observadores
habían temido que los importantes desequilibrios
mundiales amenazaran gravemente la estabilidad
mundial, pero las conmociones que sacudieron a los
mercados con toda su fuerza en agosto de 2007 pillaron desprevenidas a la mayoría de las autoridades.
Algunas incluso siguieron mostrando preocupación
por supuestos riesgos de inflación y, salvo contadas
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
excepciones, sólo abandonaron su autocomplacencia
y su reticencia a actuar cuando la economía mundial
cayó en picado en el último trimestre de 2008. La
relajación coordinada de las políticas por parte de
los principales bancos centrales fue una medida muy
justificada, pero también una importante muestra de
solidaridad mundial ante lo que por entonces se había
por fin reconocido como una crisis mundial que podía
tener proporciones catastróficas.
En las reuniones del G-20 celebradas en
noviembre de 2008 en Washington y en abril de
2009 en Londres, los Jefes de Estado y de Gobierno
se comprometieron a aplicar importantes paquetes
de medidas de estímulo macroeconómico y amplios
programas de apoyo en sus respectivos sectores
financieros. El tipo y la magnitud de las medidas de
política aplicadas variaron significativamente según
el país o la región, y no siempre en proporción a la
gravedad de la recesión en la zona (TDR 2009). Al
final, el efecto normativo global de esas políticas
resultó suficiente para impedir que la economía
mundial sucumbiera a fuerzas que podían causar otra
Gran Depresión (Aiginger, 2009).
A mediados de 2009, la economía mundial
pareció tocar fondo (véase el cuadro 1.1) y desde
entonces viene mostrando signos de recuperación,
aunque en diferente medida según las regiones y
los países. A título de evaluación preliminar, sería
justo decir que la aplicación de poderosas políticas
macroeconómicas anticíclicas permitió a las autoridades mundiales ganar el primer asalto en la lucha
contra la crisis. No obstante, la persistencia de las tensiones y la reaparición de desequilibrios, así como los
nuevos temores e inestabilidades que han surgido en
los mercados financieros mundiales desde el primer
trimestre de 2010, indican que aún no se ha ganado
la guerra contra la depresión mundial.
Pese a ello, cada vez se escuchan con más
fuerza los llamamientos a un "pronto abandono" de
la política macroeconómica orientada a estimular la
demanda, en particular entre las autoridades europeas, que en su mayoría sólo acordaron en el último
momento, y con gran reticencia, contribuir al esfuerzo
mundial de lucha contra la crisis. De hecho, ya en
2009 algunos países europeos pusieron en marcha
programas de recorte en lugar de estímulo, y en el
primer semestre de 2010 se anunció la adopción de
nuevas medidas de austeridad destinadas a equilibrar
los presupuestos públicos lo antes posible. Desde
13
una perspectiva mundial se trata de una empresa
arriesgada, porque es precisamente en Europa donde
la recuperación parece ser más frágil. De hecho a
mediados de 2010 resulta cada vez más evidente que
el centro de la crisis mundial originada en los Estados
Unidos en 2008 ha pasado a situarse en Europa, lo
que crea un nuevo foco de inestabilidad.
Por consiguiente, es importante destacar que
en este momento todo abandono de las políticas
de estímulo parece bastante prematuro, puesto que
en muchos países la demanda privada sigue siendo
frágil y sólo se ha recuperado parcialmente tras su
fuerte caída, sin que haya ningún indicio de que
siquiera se esté acercando a los niveles anteriores a
la crisis. Por lo tanto, ese abandono corre el riesgo de
socavar la incipiente recuperación mundial y agita el
espectro de una doble recesión, que podría sumir a la
economía mundial en un círculo vicioso de deflación
por sobreendeudamiento. También existe el peligro
de que los países o regiones que abandonen prematuramente las políticas de apoyo a la demanda interna
pasen a depender en exceso de las exportaciones
para impulsar su crecimiento. Ello podría dar lugar
a la aparición de nuevas divergencias y tensiones a
nivel regional y/o mundial y provocar la adopción
de medidas de retorsión en forma de proteccionismo
que, si se convierte en una práctica extendida, podría
agravar cualquier efecto constrictivo y detener la
recuperación. Hoy en día, un número cada vez mayor
de países sufren la presión de los mercados financieros para que adopten políticas que sólo debilitarían
aún más sus economías. Ello simplemente aumentaría
la carga que suponen las medidas de estímulo para
los demás países a nivel regional o mundial. En la
actualidad, la mayor tendencia a la recuperación se
manifiesta en los países en desarrollo.
1. Los países en desarrollo a la
vanguardia de una posible
recuperación
La crisis mundial se propagó a un gran número
de países en desarrollo en el tercer trimestre de 2008,
y la posterior caída libre del crecimiento del PIB, en
especial de la producción manufacturera, prosiguió
en 2009 en la mayoría de los países y regiones.
Según las estimaciones, el volumen del comercio
mundial disminuyó más de un 13% en 2009 (véase el
14
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Gráfico 1.3
BALANZA POR CUENTA CORRIENTE, BALANZA FISCAL Y CRECIMIENTO
REAL DEL PIB EN DETERMINADOS PAÍSES, 2005-2010
(En porcentajes)
Alemania
Estados Unidos
14
12
10
8
6
4
2
0
-2
-4
-6
-8
-10
14
12
10
8
6
4
2
0
-2
-4
-6
-8
-10
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2005
2006
Japón
2007
2008
2009
2010
2008
2009
2010
China
14
12
10
8
6
4
2
0
-2
-4
-6
-8
-10
14
12
10
8
6
4
2
0
-2
-4
-6
-8
-10
2005
2006
2007
2008
2009
2010
Balanza por cuenta corriente como porcentaje del PIB
2005
2006
2007
Balanza fiscal como porcentaje del PIB
Crecimiento real del PIB
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, basados en el Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010 (TDR 2010),
cuadro 1.1; OCDE, 2010; FMI, base de datos Perspectivas de la economía mundial, abril de 2010; y Economist Intelligence
Unit, base de datos CountryData.
cuadro 1.2). El contagio mundial afectó a algunos
países más que a otros. Se vieron especialmente
afectadas varias economías en transición de Europa
oriental y Asia central que habían generado importantes déficits por cuenta corriente y habían acumulado un considerable nivel de deuda externa antes
de la crisis6.
Preso del miedo y el pánico, el sector financiero
mundial actuó de manera bastante indiscriminada,
huyendo de los que repentinamente se percibían
como activos de riesgo excesivo para refugiarse en
los que se consideran convencionalmente activos
seguros. Las interrupciones (o inversiones) súbitas
de las corrientes de capital privado provocaron la
depreciación de las monedas frente al dólar, con tan
sólo unas pocas excepciones. China logró limitar su
exposición directa a "activos tóxicos" gracias a la
administración prudente de las cuentas de capital y
a la estricta reglamentación de su sistema financiero.
Este último elemento, unido a las importantes reservas de divisas, proporcionó el espacio de políticas
necesario para que China pudiera mantener un tipo
de cambio estable respecto del dólar durante la crisis
y aplicar un importante programa de medidas de
estímulo macroeconómico. Ello contribuyó a que
China comenzara a recuperarse ya en el segundo
trimestre de 2009.
15
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
Gráfico 1.4
CRECIMIENTO REAL DEL PIB Y CONTRIBUCIONES DE LAS EXPORTACIONES
NETAS Y LA DEMANDA INTERNA EN DETERMINADOS PAÍSES, 1995-2010
(En porcentajes)
Alemania
14
Estados Unidos
14
12
12
10
10
8
8
6
6
4
4
2
2
0
0
-2
-2
-4
-4
-6
-6
1995
1998
2001
2004
2007
2010
Japón
14
1995
1998
12
10
10
8
8
6
6
4
4
2
2
0
0
-2
-2
-4
-4
-6
2004
2007
2010
2004
2007
2010
China
14
12
2001
-6
1995
1998
2001
2004
Crecimiento real del PIB
2007
2010
1995
Contribución de las exportaciones netas
1998
2001
Contribución de la demanda interna
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir del cuadro 1.1; Annual macro-economic database (AMECO) de la Comisión
Europea; la base de datos OECD Stat de la OCDE; el Anuario estadístico 2009, de la Oficina Nacional de Estadística de
China, y China Quarterly Update, del Banco Mundial, junio de 2010.
En general, la solidez de la recuperación varió
según el país en función de la agresividad de sus
respectivas medidas de estímulo (gráfico 1.3). China,
que se vio gravemente afectada por la crisis de los
países desarrollados que constituyen sus principales
mercados de exportación, actuó con la mayor determinación para impulsar la demanda interna mediante
medidas de estímulo7. El crecimiento del PIB de
China siguió acelerándose en el segundo semestre de
2009 y, desde entonces, el crecimiento se ha extendido por toda Asia oriental y sudoriental. Mientras
que algunas grandes economías desarrolladas siguen
lidiando con problemas en el sector financiero y
con una escasa demanda interna debido a la falta de
convicción con que aplicaron las medidas de estímulo, China y, en menor medida, la India han vuelto a
alcanzar tasas de crecimiento del PIB suficientemente
elevadas para convertirse en líderes mundiales de la
recuperación. Su PIB volvió a crecer antes que en
cualquier otro país gracias al aumento de la demanda
interna e incluso se prevé una aceleración de dicho
crecimiento en 2010, lo que, una vez más, impulsará
el empleo y el aumento de las capacidades productivas. En China, las medidas de estímulo compensan
plenamente los efectos negativos de la disminución
de las exportaciones netas en el crecimiento del PIB
y, al igual que en los Estados Unidos, la recuperación
está siendo impulsada principalmente o casi en su
16
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
totalidad por la demanda interna, a diferencia de lo
que ocurre en Alemania y el Japón (gráfico 1.4)8.
Como ya se mencionó en la sección A, el crecimiento se ha reanudado en todas las regiones en
desarrollo. En el primer trimestre de 2010 rozó o
alcanzó tasas de dos dígitos en varias economías,
como el Brasil, China, la India, Malasia, la Provincia china de Taiwán, Singapur, Tailandia y Turquía.
Aunque esos resultados se deben en parte a la deficiente base de comparación utilizada, pueden dar
lugar a la eliminación, al menos parcial, de los estímulos a la demanda interna. Las políticas monetarias
también pueden hacerse más restrictivas (o menos
expansivas), por ejemplo en el Brasil, China, la India,
Malasia y el Perú, y, en algunos casos, podrían reducirse las medidas de estímulo fiscal. Sin embargo, la
principal causa de ello no es la preocupación por la
balanza fiscal sino, más bien, el temor a un posible
recalentamiento. De hecho, el costo de las medidas
de estímulo fiscal en términos de la balanza fiscal
sigue siendo moderado, ya que esas medidas han
acelerado la actividad económica y, por consiguiente,
han aumentado los ingresos fiscales del Estado.
2. Los vaivenes de un sector financiero
mundial sin restricciones
A partir de marzo de 2009, las corrientes privadas netas a los mercados emergentes pasaron a ser
positivas, tras su brusca interrupción —o, en muchos
casos, incluso inversión— a mediados de 2008. El
repunte se debió principalmente a que las corrientes
de inversiones accionariales de cartera volvieron a
registrar entradas netas en 2009, después de que haber
tenido salidas netas en 2008. Se prevé que las corrientes netas de capital privado volverán a aumentar en
2010 (Instituto de Finanzas Internacionales, 2010).
La aversión al riesgo dio paso gradualmente a un
interés en asumir nuevos riesgos, combinado con el
comportamiento gregario habitual de los inversores.
Ello hizo que volviera a establecerse una correlación
muy estrecha entre los movimientos de los precios en
mercados muy diferentes (gráfico 1.5, véase también
el TDR 2009, cap. I, secc. C). La reducción de los
tipos de interés oficiales a cero o prácticamente a cero
en los Estados Unidos, la eurozona, el Japón, Suiza
y el Reino Unido, sumada al desbloqueo gradual de
los mercados de crédito que ocupan un lugar central
en el sector financiero mundial, creó las condiciones
para el regreso de los inversores a los mercados de
activos de riesgo y la reanudación de las corrientes
de capital privado a los mercados emergentes.
En el momento álgido de la crisis, las presiones
sobre sus tipos de cambio y la reducción drástica del
crédito exterior limitaron en general la capacidad de
las economías de mercado emergentes para relajar sus
políticas monetarias de manera inmediata. La mejora
de las condiciones financieras internacionales en el
curso de 2009 hizo que el espacio de políticas de
estas economías se abriera progresivamente, lo que
les permitió reducir sus tipos de interés a mínimos
sin precedentes. Puesto que, por lo general, el sector
financiero y las condiciones macroeconómicas de esas
economías eran más saludables y sus perspectivas de
crecimiento eran más favorables que las de los países
desarrollados, además de que los diferenciales de
sus tipos de interés respecto de los países desarrollados
eran positivos y, en algunos casos, iban en aumento,
las economías de mercado emergentes comenzaron
nuevamente a atraer inversores financieros.
En el primer trimestre de 2010, el repunte de
las entradas netas de capital privado después de la
fuerte caída de 2009, aunque sin aproximarse siquiera
a los niveles máximos de 2007, resultó ser suficientemente fuerte como para presentar riesgos y limitar
las opciones de política de que disponían los países
receptores9. Cuando se reducen drásticamente los
tipos de interés locales y existe una gran liquidez
interna, muchas economías de mercado emergentes
no necesitan entradas de capital privado como fuente
de financiación. Más bien, las entradas de capital
especulativo actúan como un factor difícil de controlar que contribuye a empujar al alza los precios de
los activos, incluido el tipo de cambio.
Tras haberse visto afectadas por las fluctuaciones de las corrientes de capital de los años noventa,
que provocaron numerosas crisis, muchas economías
de mercado emergentes optaron por intervenir en los
mercados de divisas ante el nuevo aumento de las
entradas de capital registrado después de 2002. Dicha
intervención tuvo por objeto evitar la apreciación
de la moneda derivada de los excedentes por cuenta
corriente y/o las entradas netas de capital privado y
contener los riesgos asociados a un exceso de liquidez. Esta estrategia, comúnmente denominada de
autoseguro, consiste en la acumulación de grandes
reservas de divisas. En los países con excedentes por
17
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
Gráfico 1.5
EVOLUCIÓN DE LOS PRECIOS EN DETERMINADOS MERCADOS
Y PAÍSES, OCTUBRE DE 2008 A JUNIO DE 2010
(Índice, 1º de octubre de 2008 = 100)
Mercados de valores
Mercados de productos básicos
175
175
150
150
125
125
100
100
75
75
50
50
25
25
0
1/10/2008 1/2/2009 1/6/2009 1/10/2009 1/2/2010 1/6/2010
0
1/10/2008 1/2/2009 1/6/2009 1/10/2009 1/2/2010 1/6/2010
Índice Bolsa de Valores de Budapest (Hungría)
Índice compuesto de Yakarta (Indonesia)
FTSE/JSE Africa All Shr (Sudáfrica)
IPyC de la Bolsa Mexicana de Valores
S&P GSCI-Índice de cierre oficial del algodón
S&P GSCI-Índice de cierre oficial del crudo Brent
S&P GSCI-Índice de cierre oficial del cobre
Mercados de bonos nacionalesa
Mercados de divisas
175
175
150
150
125
125
100
100
75
75
50
50
25
25
0
1/10/2008 1/2/2009 1/6/2009 1/10/2009 1/2/2010 1/6/2010
0
1/10/2008 1/2/2009 1/6/2009 1/10/2009 1/2/2010 1/6/2010
Japón
Nueva Zelandia
Reino Unido
Estados Unidos
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD basados en Bloomberg.
a Rendimientos de bonos a diez años.
Dólar australiano a yen japonés
Dólar neozelandés a yen japonés
Real brasileño a yen japonés
18
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
cuenta corriente, las entradas de capital privado no
proporcionan una financiación adicional que pueda
utilizarse para aumentar las importaciones. Además,
cuando los bancos centrales intervienen en los mercados de divisas para evitar una apreciación de la
moneda, las entradas de capital privado se contrarrestan con salidas de capital oficial, ya que las reservas
están constituidas por activos extranjeros, principalmente bonos del Tesoro de los Estados Unidos.
Es probable que los efectos de la crisis mundial
refuercen la tendencia de los países en desarrollo a
tratar de "autoasegurarse". Esto podría ser criticado
por impedir que las economías de mercado emergentes
con excedentes por cuenta corriente contribuyan aún
más al reequilibrio que tanto necesita la demanda
mundial. Pero esas críticas no vienen al caso. En
primer lugar, el recurso a estrategias de autoseguro
es una respuesta a las deficiencias sistémicas del
actual sistema financiero y monetario mundial. La
forma correcta de abordar la cuestión no es culpar
a los países más vulnerables a estas fallas sistemáticas por sus respuestas defensivas, sino reformar la
estructura mundial de manera que las estrategias de
autoseguro resulten innecesarias. En segundo lugar,
estas estrategias redujeron la vulnerabilidad de las
economías de mercado emergentes y las ayudaron a
recuperarse de una crisis mundial que se originó en
algunas importantes economías desarrolladas, que
también son en gran medida responsables de los
actuales desequilibrios globales.
Al reducir los bancos centrales de muchos
países desarrollados los tipos oficiales a cero o prácticamente a cero, aumentaron las corrientes de capital
por arbitraje hacia las economías de mercado emergentes, ejerciendo presión sobre sus tipos de cambio y
reduciendo su margen de maniobra en la formulación
de la política macroeconómica. Al mismo tiempo,
no hubo mucha presión para realizar ajustes en las
economías desarrolladas, en las que aún persisten
grandes desequilibrios. La prolongada debilidad de
la demanda interna y la fuerte dependencia de las
exportaciones son particularmente pronunciadas en
Alemania y el Japón (véase el gráfico 1.4). Además,
cabe señalar que Suiza, si bien fue algo más eficaz
en la reactivación de la demanda interna, intervino
ampliamente en los mercados de divisas para contener la apreciación del franco suizo. Como resultado
de ello, sus reservas se cuadruplicaron entre el
comienzo de la crisis y mediados de junio de
2010 (Garnham, 2010). Alemania se benefició
considerablemente de la depreciación del euro, que
se produjo a causa de las divergencias internas en la
eurozona y de los problemas de la deuda asociados.
Esto es justo lo contrario de lo que se necesita para
restablecer el equilibrio mundial.
Aunque los países en desarrollo no son responsables de la crisis mundial, pueden desempeñar un
papel importante en la recuperación. Pero por sí solos
no pueden generar el estímulo necesario para la
demanda mundial ni restablecer el equilibrio
mundial; también deben contribuir otros países,
particularmente los países superavitarios industrializados (véase también el capítulo II del presente TDR).
Entre los países desarrollados, en una repetición
de las pautas mundiales imperantes antes de la
crisis, los Estados Unidos han experimentado una
recuperación más fuerte de la demanda interna que
los países desarrollados con mayor superávit (véase
el gráfico 1.4). Pero, para seguir adelante, es probable que los Estados Unidos tropiecen con graves
dificultades.
3. Las dificultades de los Estados
Unidos, antiguo motor del
crecimiento mundial
Tras la fuerte contracción de la demanda interna
en el segundo semestre de 2008, la economía de los
Estados Unidos comenzó a recuperarse después de
mediados de 2009. Esta recuperación ha sido impulsada por medidas de estímulo monetario y fiscal, y los
estabilizadores fiscales automáticos sólo han operado
libremente a nivel federal. Desde el último trimestre
de 2009, la reposición gradual de las existencias ha
contribuido en gran medida al crecimiento del PIB. Es
probable que este proceso se complete para el tercer
trimestre de 2010. Entonces deberán abandonarse
también las medidas de estímulo fiscal y es posible
que en 2011 el ajuste fiscal comience nuevamente
a debilitar la economía. La cuestión crucial, por
lo tanto, es si la demanda privada podrá tomar el
relevo como fuerza impulsora de la continuación de
la recuperación.
Los Estados Unidos fueron uno de los países
que optaron por luchar contra la crisis mundial con
un programa sustancial de estímulo fiscal, mediante
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
la Ley de recuperación y reinversión de los Estados
Unidos (ARRA). Desde el inicio de la crisis, las
finanzas públicas de los Estados Unidos se han deteriorado drásticamente, en gran medida a consecuencia directa del funcionamiento de los denominados
estabilizadores fiscales automáticos (Bilmes, 2010).
Cuando una economía entra en recesión, disminuye
la recaudación fiscal y aumenta el gasto en redes de
protección social sin que haya ningún cambio en
los tipos impositivos ni en los parámetros del gasto.
Además, las medidas discrecionales contenidas en el
paquete de estímulo fiscal han representado el 5,5%
del PIB a lo largo de 2009 y 2010 (TDR 2009). Sin
embargo, las finanzas públicas podrían haberse deteriorado aún más si el estímulo hubiera sido menor
o, peor aún, si se hubiera intentado adoptar medidas
de austeridad desacertadas. De no haberse adoptado
las medidas adecuadas para contrarrestar la crisis, los
efectos en los ingresos fiscales y los compromisos de
gasto del Estado habrían sido mucho mayores.
También se ha sugerido que el efecto positivo
neto del estímulo fiscal de la ARRA puede haberse
exagerado, ya que, gracias a lo que parece haber
sido un efecto expansivo a nivel federal, se evitó la
adopción de medidas de austeridad que, de no haberse
introducido la ARRA, habrían sido necesarias a nivel
estatal y local (Aizenman y Pasricha, 2010). Esto se
debe a que el endeudamiento público a nivel estatal
y local en todos los estados de los Estados Unidos,
excepto Vermont, está constitucionalmente limitado
por una obligación de equilibrio presupuestario que
exige que los ingresos de explotación cubran los
costos de explotación. Hoy en día, cada vez más estados y municipios se ven obligados a aplicar medidas
de austeridad fiscal en forma de recortes del gasto y
aumentos de los impuestos que acabarán debilitando
sus economías10. Los estabilizadores automáticos
sólo operan libremente a nivel federal, a través del
sistema tributario federal y, en particular, a través de
redes de protección social federales.
El programa de estímulo fiscal también opera
únicamente a nivel federal, puesto que la obligación
de equilibrio presupuestario no se aplica al Gobierno
federal de los Estados Unidos. El programa incluye
subvenciones federales a los estados para que no se
vean obligados a adoptar medidas de austeridad. A
menos que se acuerden y adopten nuevas medidas, en
general el programa de estímulo dejará de apoyar la
recuperación hacia finales de 2010. Así pues, la austeridad a nivel estatal, que probablemente aumente
19
en 2011 (McNichol y Johnson, 2010; Leachman,
Williams y Johnson, 2010), sólo podrá suavizarse
posteriormente mediante estabilizadores automáticos
a nivel federal.
Otros factores también podrían plantear dificultades. La evolución del mercado inmobiliario
sigue siendo fundamental. Si bien los incentivos
fiscales temporales a la primera adquisición, la
compra por la Reserva Federal de títulos con garantía
hipotecaria y las modificaciones de hipotecas han
proporcionado cierto apoyo provisional, los ajustes
en el mercado inmobiliario aún no han finalizado y
amenazan con perdurar. El elevado número de viviendas sin vender y la posibilidad de que haya nuevas
oleadas de ejecuciones hipotecarias mantendrán la
presión sobre los precios. Y mientras los precios de
la vivienda sigan cayendo y las ejecuciones hipotecarias aumentando, los balances de los prestamistas
y prestatarios continuarán debilitándose y alimentarán la espiral descendente que ha sido uno de los
elementos centrales de la crisis en los Estados Unidos.
Los mercados inmobiliarios comerciales plantean un
riesgo adicional.
Es probable que el mercado de trabajo se mantenga débil en los próximos años. Aunque los datos
que apuntaban a un crecimiento del empleo fueron
una señal esperanzadora en marzo y abril de 2010,
después de la destrucción de más de 8 millones de
puestos de trabajo desde el inicio de la crisis, la
continua precariedad del mercado de trabajo seguirá
conteniendo la subida de los salarios y la renta disponible. Al mismo tiempo, los créditos han seguido
experimentando un escaso crecimiento. Parece decididamente poco probable que el sistema financiero,
que aún está en fase de recuperación, vuelva a aumentar el poder adquisitivo de los hogares mediante
políticas liberales de generación de crédito, como
hizo en la época anterior a la crisis. En resumen, el
antiguo motor del crecimiento mundial no parece
estar en condiciones de recuperar en breve la fortaleza
que tenía antes de la crisis (véase también el capítulo
II del presente Informe).
Esa es la razón principal de que las autoridades de los Estados Unidos tengan puestas sus
esperanzas de recuperación en un fuerte aumento
de las exportaciones. Un debilitamiento del dólar
ayudaría a seguir esta estrategia, que también permitiría restablecer el necesario equilibrio mundial.
Pero Europa, que es el principal mercado para las
20
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
exportaciones estadounidenses y tardó en beneficiarse de la prosperidad mundial de 2002-2007, está
rezagada también ahora en la actual recuperación
económica mundial11. Esto limita las posibilidades
de acelerar el crecimiento de las exportaciones en
los Estados Unidos. Además, la fuerte depreciación
del euro frente al dólar en el primer semestre de 2010
no contribuirá ciertamente a un reequilibrio mundial
armonioso.
4. Europa: inestabilidad y divergencia
A mediados de 2009 se inició una recuperación
muy moderada en Europa, principalmente gracias a
una reactivación del comercio mundial, y a mediados
de 2010 el escaso crecimiento del PIB, en la eurozona
en particular, sigue dependiendo enormemente de las
exportaciones. Aunque el ciclo de existencias está
impulsando temporalmente la actividad económica,
el crecimiento de la demanda interna final sigue
siendo débil. Los estabilizadores fiscales automáticos,
que están teniendo efectos relativamente importantes
en la mayoría de los países de Europa occidental, han
sido la principal causa del deterioro de las finanzas
públicas desde el inicio de la crisis. En Europa, por
lo general, las políticas de estabilización proactivas
están mal consideradas, especialmente por las autoridades de la eurozona. Por ello, en esta zona las
medidas temporales de estímulo fiscal en respuesta
a la crisis se aplicaron a regañadientes y de forma
desigual. Algunos de los nuevos países miembros
de la UE de Europa central y oriental que se vieron
particularmente afectados por la crisis respondieron
a ésta con políticas contractivas. Entre los miembros
más antiguos de la UE de Europa occidental, España,
Grecia, Irlanda y Portugal pasaron a recortar el gasto
público en el primer semestre de 2010. Sólo algunos
de los primeros miembros de la UE optaron por
adoptar una política fiscal de estímulo moderado en
2010, pero esa política desaparecerá para dar lugar a
una austeridad fiscal en todo el continente en 2011.
La inestabilidad en la eurozona es sobre todo un
problema de origen interno. La crisis de las hipotecas
de alto riesgo en los Estados Unidos simplemente
desencadenó una serie de acontecimientos que
provocaron la crisis de la deuda en Europa en 201012.
Aunque sin duda las reducciones del valor contable de los activos relacionadas con la crisis de las
hipotecas de alto riesgo aumentaron las presiones a
favor del desapalancamiento que se está produciendo
actualmente en los sistemas bancarios europeos, la
principal causa de la crisis europea radica en las
graves divergencias existentes dentro de la región
y en la consiguiente aparición de desequilibrios
regionales que tanto los participantes en los mercados como los responsables de las políticas llevaban
tiempo ignorando negligentemente.
Al adherirse a la Unión Monetaria Europea,
los países miembros renunciaron al control nacional
sobre la política monetaria, así como a la posibilidad de alinear los tipos de cambio nominales para
restablecer las balanzas comerciales. A cambio, el
BCE estableció que su principal mandato, relativo a
la estabilidad de los precios, consistía en mantener
en la zona una tasa de inflación anual medida por el
índice armonizado de precios al consumo "inferior
pero cercana" al 2%. Para mantener un equilibrio
en la competitividad y el comercio intrarregionales,
habría sido necesario que la evolución salarial de
los países miembros ajustara el aumento del costo
unitario nominal de la mano de obra a nivel nacional
a la evolución de la inflación, fijada para la zona en
un 2% (Flassbeck, 2007).
En realidad, la evolución salarial nacional se ha
apartado sistemáticamente de esta norma de estabilidad implícita desde la puesta en circulación del
euro en 1999. Esto ha sido más patente en Alemania,
donde los salarios reales apenas han aumentado desde
1999 y el costo unitario nominal de la mano de obra
se ha mantenido prácticamente invariable (véase
también el capítulo III, recuadro 3.1). Mientras que
en Francia la evolución de los salarios nominales y
del costo unitario de la mano de obra se ajustó a la
norma de estabilidad implícita, otros países, como
España, Grecia, Irlanda, Italia y Portugal, se desviaron de dicha norma por exceso, aunque en mucho
menor medida que la desviación de Alemania por
defecto. En consecuencia, con el tiempo se ha ido
perdiendo gradualmente la competitividad interna y
se han disparado los desequilibrios comerciales en la
eurozona, con grandes superávits en Alemania y los
Países Bajos y grandes déficits en sus interlocutores
intrarregionales del sur de Europa.
Los desequilibrios comerciales acarrean las
consiguientes corrientes intrarregionales de recursos
financieros desde los países superavitarios hacia
los deficitarios. En su mayor parte se ha tratado de
21
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
Recuadro 1.1
RESOLUCIÓN DE LA CRISIS DE GRECIA: LIMITACIONES DE POLÍTICA
Y DEFICIENCIAS SISTÉMICAS
Como miembro de la eurozona, Grecia ha renunciado en la práctica a todos los instrumentos de política macroeconómica que
podrían haberle ayudado a hacer frente a su actual crisis. En primer lugar, debido a las restricciones impuestas por los tratados de la UE y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, así como a las crecientes presiones de sus asociados europeos y de los
mercados financieros, el Gobierno de Grecia aplicó drásticos recortes del gasto público —precisamente lo contrario de lo que
debía hacerse, que era aplicar una política fiscal anticíclica. En segundo lugar, el banco central del país, que por ley no puede
prestar ningún apoyo monetario al Tesoro griego, tampoco está en condiciones de apoyar a la economía ni al sistema bancario.
En tercer lugar, ya no es posible restablecer la competitividad del país mediante una devaluación del tipo de cambio nominal.
Esta última limitación coloca a Grecia en una posición aún peor que la de los países en desarrollo y las economías de
mercado emergentes que se han enfrentado a crisis financieras. En estos países, la depreciación de la moneda ha servido
de catalizador para cambiar su suerte, al restablecer la competitividad e impulsar las exportaciones netas. En el caso de
Grecia, la única forma de restablecer la competitividad en la eurozona es mediante ajustes en los salarios nominales, que
reducirían el costo unitario de la mano de obra en el país respecto del de sus asociados europeos. Dado que en la principal
economía de la región, Alemania, el crecimiento de los salarios nominales es prácticamente nulo, este tipo de ajuste daría
lugar a una clara deflación de los precios y salarios.
Un proceso prologado de deflación de los precios y salarios no sólo es mucho más doloroso que una devaluación única
de la moneda; también se plantea el problema de que, mientras que los precios e ingresos corrientes disminuyen en dicho
proceso, el valor de la deuda, fijado en alguna unidad monetaria nominal, permanece invariable, de manera que aumenta la
carga real de la deuda. Al tratar los deudores de mantener el servicio de su deuda mediante ventas a precios desfavorables en
mercados de productos y/o activos, la situación de la deuda empeora aún más y se desencadena un proceso autosostenido de
"deflación por sobreendeudamiento" (Fisher, 1933:337-357) con la propagación de quiebras entre las unidades económicas
interconectadas y posibles repercusiones en otros países.
A mediados de 2010, las medidas acordadas en Europa para apoyar a la economía griega todavía no habían logrado restablecer
el orden en los mercados financieros mundiales, por lo que aún parece existir una posibilidad real de que Grecia y otros
países periféricos de la UE lleguen a una situación de impago. Ello ocurre cuando una entidad ya no puede cumplir todas
sus obligaciones de pago a otras entidades, en particular no puede hacer frente al servicio de sus deudas. En las empresas
u hogares hay impago cuando la suma de los ingresos corrientes y futuros y de los activos disponibles como garantía o
para la reventa no convence a los acreedores potenciales de que se mantendrá la solvencia durante el plazo que reste hasta
el vencimiento de la deuda pendiente. No obstante, en el caso de los gobiernos la situación es bien distinta.
En los casos de impago de la deuda soberana debe distinguirse entre las deudas expresadas en moneda nacional y las
expresadas en divisas. En los países en desarrollo suele producirse un impago de la deuda soberana cuando no pueden
cumplirse las obligaciones de pago en divisas. Las dificultades que pueden dar lugar al impago de la deuda externa pueden
deberse a una disminución repentina de los ingresos procedentes de las exportaciones, las remesas o las entradas netas de
capital extranjero, o a un aumento súbito de los tipos de interés extranjeros. Cuando los ingresos en divisas se agotan o no
permiten cubrir los desembolsos en divisas, la capacidad del gobierno soberano de aumentar la recaudación tributaria en
moneda nacional o de emitir moneda nacional no sirve de mucho para subsanar la escasez de divisas. En cuanto a la deuda
soberana en moneda nacional, puede parecer un contrasentido hablar de impago: dado que la soberanía nacional entraña la
potestad de gravar y emitir una moneda soberana, no se entiende cómo podría un gobierno soberano incurrir en impago.
La posición de un gobierno soberano es diferente de la de un deudor privado puesto que, al menos en teoría, puede ya sea
aumentar sus ingresos mediante impuestos o emitir más moneda. No obstante, en una sociedad democrática, la medida en
que el gobierno puede hacer uso de esa prerrogativa es una cuestión de viabilidad política.
El Eurosistema prevé un tipo de gobernanza muy especial con respecto a la soberanía y al espacio de políticas de sus Estados
miembros: esos Estados deben renunciar a su soberanía nacional sobre las cuestiones monetarias y compartir la soberanía
monetaria supranacional sobre el euro. El sistema también limita gravemente su soberanía fiscal a nivel nacional, pero al
mismo tiempo no establece una soberanía fiscal común a nivel supranacional. En consecuencia, los Estados miembros ya no
pueden acceder a préstamos de sus respectivos bancos centrales, pero el BCE tampoco puede conceder préstamos directos
ni adquirir directamente valores emitidos por los gobiernos de los Estados miembros. Además, los déficits presupuestarios
y la deuda pública pendiente de los Estados miembros están sujetos a límites y existe una "cláusula de no intervención",
que significa que ningún Estado miembro será responsable de la deuda pública emitida por otros miembros.
En la práctica, ha habido una intervención limitada e indirecta, ya que el BCE ha comprado una cantidad considerable de
bonos griegos en el mercado secundario. Con todo, la evolución de la crisis europea indica claramente que es necesario
revisar las disposiciones sobre políticas macroeconómicas y financiación de los gobiernos.
22
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
corrientes de deuda facilitadas por el sistema financiero europeo integrado. Al menos así ocurrió hasta
que se desataron graves tensiones en el corazón de los
principales centros financieros internacionales, que
afectaron también a los grandes bancos universales
de Europa occidental que operan en todo el mundo y
se dedican tanto a la banca tradicional como a actividades de inversión. Como consecuencia de la crisis
de las hipotecas de alto riesgo en los Estados Unidos,
comenzaron a aparecer desequilibrios regionales en
Europa al tiempo que se agotaban las corrientes de
crédito en el continente. Fuera de la eurozona, en los
países de la UE con importantes déficits por cuenta
corriente, los tipos de cambio se vieron afectados por
una interrupción súbita de las corrientes de capital.
En la eurozona, en cambio, los mercados financieros
se concentraron en los mercados de deuda pública.
El primer objetivo de los especuladores fue Irlanda
en febrero de 2009, lo que provocó un despiadado
recorte del gasto público en el país. Posteriormente,
a principios de 2010, se produjeron ataques especulativos a la deuda soberana de los países miembros de
la eurozona con importantes déficits presupuestarios
y por cuenta corriente, siendo Grecia su principal
objetivo.
En muchos aspectos la situación de Grecia en
la última crisis mundial se asemeja a las experiencias
de varias economías de mercado emergentes en crisis
anteriores. Ello pone de relieve los problemas de
ajuste a que se enfrenta un país cuando su espacio
de políticas macroeconómicas se ve muy restringido
(recuadro 1.1).
Cabe señalar que, aparte de Grecia, otros países
que han sido objeto de ataques tenían déficits presupuestarios inferiores al 3% del PIB antes de la crisis;
España e Irlanda incluso tenían excedentes fiscales. Al
final, las autoridades europeas competentes respondieron con bastante retraso a lo que inicialmente eran
inestabilidades a nivel local, y únicamente cuando
los responsables de las políticas de todo el mundo
se dieron cuenta de que existía una seria amenaza de
contagio regional y de aparición de nuevas tensiones
financieras mundiales. Primero se acordó un paquete
de ayuda financiera de 110.000 millones de euros
para Grecia, con la condición de que su Gobierno
realizara un firme recorte del gasto público. Posteriormente, en mayo de 2010, se acordó un mecanismo
temporal para la eurozona, la Facilidad Europea de
Estabilidad Financiera, dotado con 750.000 millones
de euros, que incluye una importante contribución
del FMI, así como pequeñas compras esterilizadas
de bonos soberanos en mercados secundarios por el
BCE (Reuters, 2010).
A mediados de 2010, las medidas acordadas
en Europa todavía no habían logrado restablecer
el orden en los mercados financieros mundiales
y el tipo de cambio real efectivo del euro seguía
depreciándose. Aún subsisten dudas en cuanto a
un posible impago de la deuda soberana de Grecia
(véase también el recuadro 1.1) y a si se solucionarán
los desequilibrios intrarregionales reales que son la
causa básica del problema. También se cuestiona la
eficacia de los drásticos recortes del gasto público
para lograr la sostenibilidad fiscal en un momento
en que los países se ven arrastrados a una profunda
recesión, en particular cuando los recortes introducidos en los países con déficits por cuenta corriente
no se compensan con una expansión simultánea en
los países superavitarios de la región. Siguiendo el
ejemplo alemán de acometer una reducción del déficit
fiscal a fin de recuperar la confianza de los mercados,
las medidas de austeridad fiscal se propagarán por
todo el continente en 2011. La perspectiva de un fin
prematuro de las políticas de estímulo en Europa ha
intensificado el miedo a una posible recesión doble
en la región, o incluso en todo el mundo.
La crisis europea hace pensar que quizás la
actual política de la eurozona sea insostenible, y que
la falta de coordinación entre las políticas nacionales
de los países miembros puede llevar a un conflicto. A
ello se debe principalmente que Europa sea hoy en día
un foco mundial de inestabilidad y divergencia. La
crisis mundial, que se originó en los Estados Unidos,
se centra ahora en Europa y, dada su importancia
en el comercio mundial, la región está frenando la
recuperación mundial.
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
23
C. La necesidad de coordinación mundial y precaución
al suprimir los estímulos macroeconómicos
En una economía integrada a nivel mundial, es
esencial que exista una coordinación entre las políticas económicas. En el TDR 2009 ya se observó que
"para que la financiación del gasto mediante déficit
sea viable en todos los países, sería esencial que
ningún país se beneficiase indebidamente del exceso
de demanda unidireccional derivada de los programas
de financiación del gasto mediante déficits de otros
países sin que él mismo efectúe una contribución
acorde al estímulo de la demanda mundial" (TDR
2009, cap. I, secc. D). Ese es un problema también
en 2010, y lo seguirá siendo en el futuro a medida
que la comunidad internacional comience a cosechar
los primeros frutos de una recuperación impulsada
por medidas de política.
En la coyuntura actual, en la que hay un afán
por ajustar las cuentas públicas sin ninguna coordinación, se suele olvidar que una doble recesión,
que podría producirse por el abandono prematuro
de las políticas expansionistas, es con mucho la
mayor amenaza para las finanzas públicas. Actuar
coordinadamente no significa que todos los países
deban retirar sus programas de estímulo al mismo
tiempo; el problema primordial es la actitud de los
oportunistas que pretenden beneficiarse sin ofrecer
nada a cambio (free-riders). Por regla general, los
gobiernos deberían cortar los estímulos en el momento en que se recupere la demanda privada en el país.
Si las medidas de estímulo a la demanda interna se
retiran antes, será preciso basar la recuperación en
las exportaciones y de este modo hacer recaer en los
demás la tarea de estimular la demanda. Lo ideal
sería que el abandono de las medidas de estímulo se
coordinara de tal manera que contribuyese a reequilibrar la demanda mundial. Desde esta perspectiva, los
actuales debates sobre la supresión de los estímulos
no sólo evidencian discrepancias sobre las políticas
que deben adoptarse, sino que también sugieren un
desconocimiento de las verdaderas amenazas.
1. Temor a la inflación, riesgo de
deflación
En el punto álgido de la crisis, la mayoría de
los responsables de las políticas coincidieron en que
la deflación representaba la amenaza más grave. Al
repuntar los precios de los productos básicos, en general también lo hizo la inflación global de los precios
al consumidor. No obstante, en muchas economías la
elevada tasa de desempleo y la baja tasa de utilización
de la capacidad hacen que una tendencia a la disminución de los salarios y del costo unitario de la mano
de obra pueda seguir ejerciendo una presión a la baja
sobre la inflación básica, que ya es mínima. En el
Japón, la deflación firmemente afianzada ha supuesto
un enorme costo económico para el país durante
más de un decenio, experiencia que las autoridades
estadounidenses y europeas tal vez deberían tener en
cuenta al evaluar los riesgos macroeconómicos en la
situación actual. Esto es especialmente importante
en la eurozona, donde, en el período 2005-2007, el
aumento de la inflación global debido a la subida de
24
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
los precios internacionales de los productos básicos
se percibió como un aviso del riesgo de inflación,
pese a que las presiones sobre la inflación básica
estaban debidamente contenidas. Esto provocó un
endurecimiento excesivo de la política monetaria y
frenó el crecimiento de la demanda interna.
A este respecto, surge la cuestión de las adquisiciones de bonos del Estado por los bancos centrales,
que en opinión de algunos plantean un riesgo de
inflación o desplazan a los bancos que desean financiarse mediante la emisión de bonos o a las empresas
que tienen planes de inversión (Barber, 2010; BCE,
2010a; Posen, 2010). En general, puede surgir una
amenaza de inflación cuando una economía que
está al borde del recalentamiento se encuentra ante
estrangulamientos de la oferta, o cuando importantes
elementos del costo o las pretensiones de beneficios
no se ajustan al crecimiento de la productividad. La
provisión de liquidez de emergencia a los mercados
financieros en desorden o las ayudas a las finanzas
públicas en términos razonables por los bancos
centrales no plantean en sí ningún riesgo de inflación,
cuando hay una considerable capacidad sobrante.
Por otra parte, está aumentando el riesgo de
inflación en algunos países en desarrollo con una
fuerte dinámica de crecimiento. En algunos de esos
países, el aumento de los precios de la energía y de los
alimentos también está teniendo un impacto relativamente fuerte en la inflación global. Sin embargo, un
endurecimiento de la política monetaria no lograría
estabilizar los precios frente a presiones inflacionarias ocasionadas por los costos, y el aumento de los
tipos de interés atraería aún más entradas de capital
y amenazaría con desestabilizar sus economías. Otra
opción para anclar la inflación básica a un nivel bajo
podría ser la adopción de una política de ingresos
(véase el capítulo V).
2. ¿Funciona el proceso del G-20?
El G-20 se creó inicialmente en respuesta a las
crisis financieras de los últimos años noventa. Posteriormente, su función como foro de cooperación
internacional se vio reforzada en el contexto de la
crisis mundial de 2008 y, desde entonces, ha venido
celebrando reuniones periódicas bajo presidencias
rotatorias. En la Cumbre de Pittsburgh celebrada en
septiembre de 2009, los dirigentes del G-20 designaron al Grupo como el principal foro de cooperación
económica internacional, que sustituía al G-8 en esa
función para reflejar mejor las nuevas realidades de la
economía mundial. En su declaración señalaron que
su "enérgica respuesta había contribuido a detener el
peligroso y fuerte descenso de la actividad mundial y
a estabilizar los mercados financieros" (G-20, 2009a)
y anunciaron un acuerdo de poner en marcha un
nuevo marco para un crecimiento fuerte, sostenible
y equilibrado. El objetivo de ese marco es que los
miembros se comprometan a "trabajar juntos para
determinar cómo encajan nuestras políticas, evaluar
si colectivamente son compatibles con un crecimiento
más sostenible y equilibrado y hacer lo necesario para
cumplir nuestros objetivos comunes"13.
En la Reunión Ministerial del G-20 celebrada
en Busan (República de Corea) a principios de junio
de 2010 para preparar el programa económico de la
Cumbre de dirigentes que tendría lugar en Toronto a
finales de ese mes, se observó una clara reorientación
en la forma en que el G-20 está manejando la crisis y
con respecto a la cuestión del abandono de los estímulos. Las informaciones de los medios sobre esa
reunión pusieron de manifiesto discrepancias entre
los miembros sobre las políticas que deben adoptarse.
Efectivamente, en el comunicado se revocó la posición anterior de que debían mantenerse los estímulos
fiscales hasta que la recuperación estuviera asegurada, y en su lugar se estableció la reducción del
déficit fiscal como nueva prioridad de política. Según
el comunicado, "los acontecimientos recientes han
puesto de relieve la importancia de contar con unas
finanzas públicas sostenibles y la necesidad de que
nuestros países adopten medidas creíbles y favorables
al crecimiento para lograr la sostenibilidad fiscal, en
forma diferenciada y adaptada a las circunstancias de
cada país. Los países con graves problemas fiscales
deben acelerar el ritmo de la reducción del déficit"
(G-20, 2010).
Europa se ha puesto a la cabeza de la carrera
hacia la salida: justo después de la reunión del G-20
en Busan, Alemania aprobó un plan de austeridad que
está previsto poner en marcha en 2011, e invitó a sus
asociados europeos a seguir su ejemplo. La reorientación hacia una austeridad incondicional parece estar
en contradicción con lo acordado en el informe de
situación elaborado en la Cumbre de St. Andrews en
noviembre de 2009, a saber, "cooperar y coordinar
teniendo en cuenta los efectos indirectos que puedan
25
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
Gráfico 1.6
TIPO DE CAMBIO EFECTIVO REAL EN DETERMINADOS
PAÍSES, ENERO DE 2003 A MAYO DE 2010
(Basado en el IPC; índice, 2005 = 100)
130
120
110
100
90
80
70
01/2003
10/2003
China
07/2004
04/2005
Alemania
01/2006
10/2006
Japón
07/2007
04/2008
Reino Unido
01/2009
10/2009 05/2010
Estados Unidos
Fuente: Base de datos estadísticos del Banco de Pagos Internacionales.
tener nuestras estrategias…" (G-20, 2009b). La austeridad aplicada en toda Europa no puede sino tener
efectos indirectos fuera del continente, pero ya no
parece posible llegar a un acuerdo sobre esta cuestión.
En el punto más grave de la crisis mundial, los
miembros del G-20 consiguieron llegar a un acuerdo
acerca de la necesidad de adoptar medidas coordinadas para dar un fuerte impulso a la demanda, ya que
la misma gravedad de los acontecimientos excluía
cualquier alternativa posible. Al parecer ese momento
ya ha pasado: lo ocurrido a mediados de 2010 recuerda el proceso de Consulta Multilateral sobre los
Desequilibrios Mundiales puesto en marcha en 2006,
en el que se confió al FMI la tarea de facilitar los debates y la cooperación entre la Arabia Saudita, China,
los Estados Unidos, la eurozona y el Japón. Dichas
consultas resultaron infructuosas en ese momento:
esos países sistémicamente importantes no lograron
"ponerse de acuerdo sobre los desequilibrios mundiales" y, por consiguiente, acordaron estrategias para
sus respectivos países que no se diferenciaban en
nada de las políticas que en su día habían dado lugar
a los desequilibrios mundiales.
Actualmente existe la firme convicción entre
los responsables políticos de la eurozona de que la
austeridad fiscal no perjudicará sino que favorecerá el
crecimiento al devolver la confianza a los mercados.
Las autoridades estadounidenses, por otra parte, temen
que un estancamiento de la demanda interna en
Europa ponga en peligro la recuperación de las exportaciones de los Estados Unidos14. La incapacidad para
coordinar las políticas en el G-20 hace pensar en la
posibilidad de que reaparezcan los desequilibrios
mundiales, sobre todo entre países desarrollados.
3. ¿Volverán a aumentar los
desequilibrios mundiales?
Los desequilibrios mundiales comenzaron a
aparecer a principios de los años noventa, cuando
el aumento de la demanda interna en los Estados
Unidos se vinculó con la prolongada debilidad de
la demanda interna en el Japón y en gran parte de
Europa occidental (FMI, 2001 y 2002). Desde el principio, los Estados Unidos compensaron las fuerzas
deflacionarias originadas en la mayoría de los países
del mundo alentando el endeudamiento y el gasto,
en particular en los hogares. La implosión de los
desequilibrios internos resultantes en los hogares y en
26
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
el sector financiero de los Estados Unidos comenzó
con el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2006.
Los países en desarrollo, por otra parte, reorientaron sus políticas de manera significativa después de
la crisis financiera asiática. Muchos adoptaron la
estrategia de evitar los déficits por cuenta corriente
favoreciendo unos tipos de cambio competitivos y
acumulando reservas de divisas. Después de 2002, el
excedente por cuenta corriente de China se disparó,
y en los años siguientes, el auge de los precios del
petróleo infló los excedentes de los países productores
de petróleo.
Las políticas formuladas en respuesta inmediata
a la crisis mundial dieron lugar a una fuerte reducción
de los desequilibrios mundiales en cuenta corriente
(gráfico 1.3). No obstante, si vuelven a aparecer
las fuerzas económicas mundiales causantes de
los desequilibrios existentes antes de la crisis, esos
desequilibrios volverán a aumentar en su momento.
En principio, el sólido crecimiento de la demanda
interna en los países en desarrollo, encabezados por
China, sumado al fortalecimiento de las monedas,
contribuye a restablecer el equilibrio mundial. No
obstante, su experiencia con la crisis mundial bien
podría convencer a los países en desarrollo de que no
les conviene volver a mantener importantes déficits
por cuenta corriente como antes de la crisis asiática.
Ello podría reavivar las fuerzas que contribuyeron
a los desequilibrios mundiales. Al mismo tiempo,
podrían aumentar los desequilibrios entre los países
desarrollados, y la constante debilidad del euro
también dificulta el restablecimiento del equilibrio
mundial. Mientras que el tipo de cambio efectivo real
de China aumentó en el primer semestre de 2010, el
de Alemania disminuyó (gráfico 1.6).
Contrariamente a lo que ocurría antes de
la crisis, las autoridades estadounidenses tienen
poco margen para aplicar una política monetaria
expansiva; por lo tanto para lograr la recuperación
sostenida del país en condiciones mundiales adversas
será necesario aumentar y prolongar el apoyo a las
políticas fiscales, con déficits presupuestarios y deuda
pública en lugar de los déficits privados financiados
con deuda y la deuda privada de la situación anterior
(Bibow, 2009). La historia demuestra que las autoridades estadounidenses consideran el elevado nivel de
desempleo ocasionado por la recesión mucho menos
tolerable que sus homólogos europeos. Alternativamente, si las autoridades de los Estados Unidos
también sucumbieran a la especie de ortodoxia
fiscal que ha vuelto a imponerse rápidamente en las
principales economías europeas, el resultado más
probable sería una deflación mundial o un proteccionismo comercial.
La reaparición de los desequilibrios mundiales
sería contraria a los objetivos declarados del G-20 y
reflejaría el fracaso del proceso de cooperación internacional del Grupo. Hasta ahora ese proceso no ha
puesto en marcha ninguna reforma seria del sistema
monetario y financiero internacional.
D. La tarea pendiente: reformar el sistema monetario
y financiero internacional
1. El problema de los tipos de cambio
Un motivo de gran preocupación es el hecho de
no poder confiar en que los mercados sin restricciones
puedan determinar unos tipos de cambio que reflejen
los parámetros económicos fundamentales y permitan un comercio equilibrado. Aparte de generar una
excesiva volatilidad a corto plazo, los mercados de
divisas sufren sistemáticamente reajustes excesivos
o insuficientes, que provocan graves desequilibrios
comerciales y acarrean inestabilidad. No obstante, las
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
políticas adoptadas por los gobiernos para dar respuesta a esta amenaza pueden resultar en una estabilidad
excesiva de los tipos de cambio nominales, que podría
tener consecuencias económicas similares. La reglamentación unilateral de los tipos de cambio también
puede provocar tensiones políticas, ya que contradice el carácter multilateral de los tipos de cambio.
Por consiguiente, un acuerdo multilateral sobre
la regulación de los tipos de cambio podría aumentar
la estabilidad de la economía mundial y mejorar la
coherencia entre el sistema multilateral de comercio
y la gobernanza financiera internacional. Como se
ha examinado más a fondo en anteriores TDR, esto
podría conseguirse gracias a un sistema de tipos de
cambio flexibles y dirigidos que apuntara a establecer
un tipo compatible con una posición sostenible en
cuenta corriente. Los tipos de cambio nominales, que
se guiarían principalmente por la condición implícita
de la paridad de poderes adquisitivos, se ajustarían
periódicamente para compensar los diferenciales de
inflación. También sería necesario tener en cuenta
otros factores, como los trastornos de la relación de
intercambio y el estado de desarrollo de los países,
para garantizar un esfuerzo de todo el sistema que
permitiera lograr un comercio equilibrado.
Un sistema cambiario convenido internacionalmente con el fin de garantizar tipos de cambio
reales estables y sostenibles para todos los países
contribuiría a que quedara menos margen para las
corrientes de capital especulativo. Dado que los
tipos de cambio nominales se ajustarían según los
diferenciales de inflación, la contención de esos
diferenciales contribuiría aún más a limitar los diferenciales de los tipos de interés, que son el principal
incentivo para las desestabilizadoras estrategias
de arbitraje de tipos de interés entre monedas.
Asimismo, las obligaciones de intervención simétrica
existentes en virtud de la norma del tipo de cambio
real estable reducirían enormemente la necesidad de
las economías de mercado emergentes de mantener
reservas internacionales para autoasegurarse contra
las crisis cambiarias.
La falta de orden que hay actualmente en los
mercados monetarios obliga a los países en desarrollo
a adoptar estrategias defensivas contra los altibajos
de los mercados y permite a los países desarrollados
seguir estrategias de empobrecimiento del vecino, con
una dependencia de las exportaciones que compensa su incapacidad para gestionar la demanda interna.
27
La norma del tipo de cambio real estable podría ser la
base del marco multilateral necesario para responder
a ambos problemas.
2. Estabilización del sistema financiero
Un problema estrechamente relacionado con la
inestabilidad y los desajustes de los tipos de cambio
es el de las corrientes de capital desestabilizadoras.
La apertura a la financiación internacional implica
una pérdida de facto de autonomía política nacional
para los países en desarrollo (TDR 2006, cap. II,
secc. F; Akyüz, 2007; Mayer, 2008). Las condiciones
financieras externas, que dependen principalmente
de las políticas monetarias y de los participantes
en los principales mercados financieros mundiales,
determinan en gran medida el alcance de las políticas
macroeconómicas nacionales. Las condiciones financieras establecidas en los mercados internacionales
no sólo tienen pocas probabilidades de corresponder
a las necesidades locales, sino que también suelen
cambiar constantemente con avalanchas de entradas
de capital y repentinos cambios de dirección que
causan distintos tipos de problemas.
Entre las medidas que podrían adoptarse para
solucionar este problema figuran los impuestos
sobre las transacciones financieras internacionales
y diversas técnicas de administración de las cuentas
de capital que pueden aplicarse tanto a la cuantía
como a la composición de las entradas. En muchos
casos, también puede resultar apropiado combinar y
complementar instrumentos que se aplican directamente a las corrientes de capital privado con normas
financieras internas prudenciales. Por ejemplo, la
República de Corea ha adoptado recientemente una
serie de medidas para limitar el riesgo cambiario de
los bancos mediante operaciones a término (Song
Jung-a, 2010).
La crisis mundial ha puesto claramente de manifiesto que redunda en el interés legítimo de los países
contener los riesgos incontrolables asumidos por sus
sectores privados en mercados financieros mundiales
sin restricciones. La denominada Comisión Stiglitz
destacó que, en su enfoque de la reglamentación y
supervisión de los mercados financieros, los países
debían guiarse por el principio del país anfitrión
(UNPGA, 2009). Confiar ciegamente en la buena
28
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Recuadro 1.2
DESPUÉS DEL RESCATE: REFORMA FINANCIERA DE LOS ESTADOS UNIDOS
La última crisis financiera y económica obligó al Gobierno de los Estados Unidos a comprometer su propio crédito
para la supervivencia del sistema financiero. El Programa de recompra de activos en problemas, con una dotación
de 700.000 millones de dólares, sólo fue una, aunque una muy importante, de las medidas de apoyo para evitar
una debacle financiera. El costo financiero del rescate, que tuvo enormes efectos redistributivos en detrimento
de los contribuyentes, está disminuyendo actualmente gracias a la recuperación de la economía y de los precios
de los activos, ya que el reembolso de las inyecciones de capital recibidas por los bancos está generando una
ganancia para el Tesoro. El verdadero costo real de la crisis es la pérdida de producción ocasionada por ésta y,
en particular, los altos niveles de desempleo. Este costo seguirá aumentando mientras la economía no retome su
trayectoria potencial de crecimiento con pleno empleo. Aparte de provocar la adopción inmediata de medidas de
emergencia que lograron impedir una debacle, la crisis también desencadenó un proceso de reforma financiera
destinado a dotar al sistema de una base más sólida para prevenir mejor futuras crisis financieras y su impacto
en los contribuyentes. La Ley de restablecimiento de la estabilidad financiera de los Estados Unidos de 2010,
promulgada en julio, se basa en cinco pilares:
1. Mejorar la protección del consumidor mediante la creación de una Oficina de protección del consumidor
de servicios financieros dirigida a los particulares, que podrá elaborar y aplicar reglamentaciones relativas
a productos financieros como hipotecas y tarjetas de crédito.
2. Hacer frente al problema de las entidades "demasiado grandes para quebrar", permitiendo que las
entidades reguladoras impongan una relación entre el capital y los activos que aumente según el tamaño
del banco y estableciendo una facultad de intervención por la que el Gobierno podrá intervenir y liquidar
ordenadamente cualquier gran institución financiera en dificultades cuya quiebra pueda perjudicar al
sector financiero global. La nueva legislación también impone límites a las transacciones por cuenta
propia realizadas por instituciones de depósito y restringe la propiedad de fondos de cobertura y fondos
de capital riesgo por los bancos al 3% de su capital de nivel 1.
3. Regular los instrumentos financieros derivados, exigiendo que la negociación de productos financieros
derivados uniformes se lleve a cabo en bolsas de valores organizadas. Los bancos podrán seguir negociando
instrumentos derivados sencillos (como en el caso de las permutas de tipos de interés y de divisas), pero
deben confiar la negociación de instrumentos derivados más complejos a filiales especializadas.
4. Evitar el arbitraje regulador y establecer un sistema de alerta temprana que vigile los riesgos del sistema
financiero en su conjunto mediante la creación de un nuevo Consejo de Supervisión Financiera, y racionalizar
y coordinar las responsabilidades de las actuales entidades reguladoras. El Consejo está integrado por las
entidades reguladoras existentes (la Reserva Federal, la Corporación Federal de Garantía de Depósitos y la
Oficina del Contralor de la Moneda, pero no por la Oficina de Supervisión de las Cajas de Ahorro, que fue
suprimida durante el proceso) y presidido por el Secretario del Tesoro.
5. Abordar el problema de los incentivos en el sector financiero, estableciendo normas para limitar las
compensaciones excesivas y dando a los accionistas el derecho a expresar opiniones no vinculantes sobre
los sueldos del personal directivo. Los inversores podrán demandar a las agencias de calificación crediticia
en caso de errores "deliberados o imprudentes" en sus evaluaciones.
En lo esencial, la ley vuelve a reglamentar el sistema vigente sin modificar fundamentalmente su estructura
(Reich, 2010). Confiere a las entidades reguladoras importantes facultades nuevas sin apenas exigirles la
aplicación de normas más estrictas. Este enfoque tiene la ventaja de dotar de mayor flexibilidad al sistema,
pero el inconveniente de debilitar a las entidades reguladoras al no darles suficiente respaldo político. En
consecuencia, la orientación ideológica de esas entidades y del gobierno que las nombre influirá en la calidad
de la reglamentación. Sólo se han abordado algunas de las causas fundamentales de la peligrosa fragilidad
del sistema financiero moderno (TDR, 2009); los legisladores no se atrevieron a eliminar los componentes de
casino del sistema financiero, o al menos proteger al sistema bancario de sus peligrosa.
a
La indulgencia de la ley se tradujo en una rápida subida de los precios de las acciones de los bancos en la bolsa.
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
conducta de entidades extranjeras que sólo son objeto
de reglamentación y supervisión en sus países de
origen puede resultar muy arriesgado, especialmente
en vista de que no se ha avanzado mucho en lograr
que los sistemas financieros de los principales países
desarrollados sean más seguros.
Un aspecto importante de la reforma de la
reglamentación y supervisión financieras debería
ser garantizar la eficiencia funcional (o social) del
sistema en su contribución al crecimiento y la estabilidad de la economía real. Al mismo tiempo, la
reforma debe eliminar los productos que no prestan
ningún servicio real aparte de la posibilidad de
especular y aumentar el apalancamiento, que es lo
que suelen hacer los derivados financieros (véase
también el TDR 2009, cap. II). Por ejemplo, se supone
que los contratos de permuta de riesgo de crédito
(CDS) prestan servicios de cobertura. Pero cuando
los CDS emitidos alcanzan diez veces el riesgo que
se ha de cubrir, resulta evidente que el 90% de esos
CDS no está prestando ningún servicio de cobertura
(o seguro), sino que se utiliza con fines especulativos.
Por ello es necesario contar con una reglamentación
que limite la emisión de CDS a la cuantía del riesgo
subyacente y prohíba otros tipos de instrumentos
financieros que se prestan a la especulación (véase
el anexo del presente capítulo).
Hasta ahora, sólo se ha intentado reformar la
reglamentación y supervisión financieras a nivel
nacional, sin tener debidamente en cuenta la necesidad de una estructura mundial que garantice un
cierto grado de coherencia. En este momento, la
reforma financiera en los Estados Unidos está más
29
avanzada que en Europa (véase el recuadro 1.2).
Además, los bancos estadounidenses también han
tenido más éxito que los europeos en restablecer sus
balances generales y su capital.
La globalización financiera requiere una
gobernanza mundial adecuada y, oficialmente, los
miembros del G-20 siguen resueltos a coordinar
sus políticas con objeto de crear un sistema financiero mundial más seguro utilizando el Consejo de
Estabilidad Financiera como plataforma de coordinación15. No obstante, en algunas esferas los avances
están resultando lentos y el simple hecho de que las
reformas financieras nacionales procedan a ritmos
diferentes y sigan procedimientos distintos parece
indicar que también en esta esfera las diferencias de
intereses y opiniones en cuanto a las políticas que
deben adoptarse impide al Consejo de Estabilidad
Financiera desempeñar adecuadamente su labor de
coordinación. Además, sería importante investigar a
fondo por qué las principales instituciones internacionales encargadas de detectar los riesgos para la
estabilidad financiera mundial no señalaron los signos
de alerta temprana en el período que precedió a la
crisis financiera mundial.
En este contexto, las economías de mercado
emergentes y otros países en desarrollo pueden
verse obligados a protegerse aún más contra un
sector financiero sin restricciones, preferiblemente
mediante políticas que no consistan en un aumento
del autoseguro, ya que ello conlleva presiones sobre
los principales países cuyas monedas se utilizan como
divisas de reserva, lo que puede tener sus propios
riesgos sistémicos.
30
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
E. Perspectivas
La economía mundial está en un momento
crítico. Gracias a su respuesta coordinada a la crisis
económica y financiera, las autoridades han ganado
una importante batalla al impedir que la gran recesión
se convierta en otra Gran Depresión. Sin embargo,
la recuperación actual sigue siendo muy desigual y
frágil. El ciclo mundial de existencias industriales
puede dar la impresión errónea de que la recuperación
es dinámica y sostenible. En realidad, debería ser una
advertencia de que las empresas siguen recelando de
la solidez y durabilidad del repunte. Por lo tanto, las
autoridades del mundo deben permanecer vigilantes y
bien preparadas para adoptar otras medidas de apoyo
en caso necesario.
El crecimiento mundial es vital para la creación
de empleo, especialmente en los países en desarrollo,
que deben no sólo evitar un aumento de las tasas de
desempleo, sino también continuar luchando contra
la pobreza mediante la absorción de una fuerza de
trabajo en constante aumento, especialmente en la
industria manufacturera y en los servicios modernos.
Si la recuperación mundial flaqueara, aumentarían el
desempleo y el subempleo y la pobreza y —casi con
seguridad— no se lograría cumplir los Objetivos de
Desarrollo del Milenio.
La recuperación estadounidense impulsada
por medidas de política, que ha sido bastante fuerte
hasta mediados de 2010, se ralentizará probablemente en la segunda mitad del año y tendrá que
luchar contra graves dificultades. En Europa,
donde la situación es más precaria, la demanda
interna sigue estancada y las medidas de austeridad
fiscal que se aplicarán en todo el continente a partir
de 2011 podrían paralizar la recuperación de la región
incluso antes de que se haya iniciado. Por ello, la
recuperación mundial sigue siendo sumamente
desequilibrada y frágil.
Es preciso mantener políticas de estímulo para
conservar el impulso y, en este contexto, es fundamental coordinar las políticas macroeconómicas
a nivel mundial. Las políticas deben centrarse en
reforzar la recuperación y reequilibrar la demanda
agregada mundial. Aún no se ha logrado un crecimiento autosostenido del gasto privado y del empleo,
y las fuerzas que provocaron los desequilibrios
mundiales en el pasado parecen estar resurgiendo.
El estímulo de la demanda que las economías de
mercado emergentes de Asia, encabezadas por China,
están proporcionando a la economía mundial gracias
a su fuerte recuperación de la crisis será crucial,
aunque insuficiente, para volver a situar a la economía
mundial en su trayectoria de crecimiento anterior a
la crisis, aun cuando los grandes países exportadores
de productos primarios logren ampliar su expansión
en Asia. Los países en desarrollo deben estudiar
cuidadosamente todas sus opciones para impedir que
sus estrategias de desarrollo se vuelvan a ver desbaratadas por las inestabilidades que están surgiendo en
los principales países desarrollados. En particular,
los países en desarrollo con estrategias de desarrollo
orientadas a la exportación deben prepararse para la
posibilidad de que la demanda siga debilitándose en
los mercados de los países desarrollados. Con ese
fin, les convendría reforzar la demanda interna y
regional para alcanzar sus objetivos de crecimiento
y empleo, cuestión que se examina con más detalle
en el capítulo III.
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
31
Notas
1
2
3
4
5
6
Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.
El volumen del comercio marítimo se mide en toneladas. Esta medida difiere del "volumen del comercio"
a que se hace referencia en otras partes del presente
capítulo, que equivale al valor de las importaciones o
exportaciones deflactado según los correspondientes
precios unitarios.
Según los datos de J. P. Morgan (2010), el crecimiento de la inversión china en capital fijo, en
particular en cifras reales, ha disminuido de manera
significativa en 2010, y con ello ha disminuido
también el crecimiento del volumen de las importaciones de productos básicos.
Véase un análisis detallado de los efectos de la financiarización de los mercados de productos básicos en
el TDR 2009, cap. II.
A medio plazo, las perspectivas de producción
petrolera en el mar podrían verse afectadas por
el hundimiento de la plataforma de perforación
Deepwater Horizon en el Golfo de México en los
Estados Unidos. El desastre ecológico resultante
puede provocar cambios normativos, con normas
más estrictas que posiblemente encarezcan o retrasen
los nuevos proyectos (aunque es poco probable que
se prohíba totalmente la perforación mar adentro).
Esto puede afectar a las perspectivas del mercado de
petróleo, ya que la perforación en aguas profundas
representa aproximadamente el 13% de la producción en el mar, que por sí sola constituye cerca de
la quinta parte de las reservas petroleras mundiales
(véase Le Figaro, "Forage en mer: le casse-tête des
pétroliers", 9 de junio de 2010).
El FMI organizó programas de estabilización para
Armenia, Belarús, Bosnia y Herzegovina, Costa
Rica, El Salvador, Georgia, Guatemala, Hungría,
Islandia, Letonia, Mongolia, el Pakistán, Rumania,
Serbia y Ucrania (FMI, 2009). El déficit por cuenta
corriente de esos países iba del 5% a más del 20%
del PIB.
7
El 9 de noviembre de 2008, China anunció un paquete
de estímulo económico por un valor de 4 billones
de renminbi (RMB) (586.000 millones de dólares),
que representaba un 14% de su PIB en 2008, o
aproximadamente un 7% del PIB en los dos años
abarcados por el plan. La medida principal incluía
un aumento del gasto del gobierno central de 1,180
billones de RMB (172.000 millones de dólares)
y también un aumento del gasto de los gobiernos
locales, así como un amplio programa de créditos
de los bancos estatales. Según las estimaciones del
TDR 2009, las medidas discrecionales de estímulo
fiscal (excluidos los estabilizadores automáticos)
representaron un 6,2% del PIB. El saldo presupuestario de China sólo empeoró de un superávit del 0,6%
en 2007 a un pronóstico de déficit del 3,1% del PIB
para 2010 (gráfico 1.3), lo que demuestra que un
estímulo fiscal anticíclico suficientemente preventivo
puede en parte amortizarse (Barboza, 2008; Dyer, 2008;
y Yu, 2010).
8 Véase un análisis de los efectos de la crisis mundial
en el empleo en Jansen y von Uexkull, 2010.
9 En los mercados de activos, el tamaño de las corrientes netas puede no reflejar plenamente un posible
aumento de la fragilidad. Por ejemplo, si en términos
generales los participantes en los mercados comparten las mismas opiniones e intentan realizar ajustes
de cartera y posicionamientos en el mercado similares, pueden producirse importantes movimientos
de los precios de los activos incluso cuando las
corrientes de capital son relativamente modestas.
10 En referencia a los desafortunados intentos de la
Administración Hoover de equilibrar el presupuesto
federal durante la Gran Depresión, Krugman (2008)
afirmó que "por mucho que Washington trate de
rescatar la economía, el país no se habrá recuperado
de las acciones de 50 Herbert Hoover".
1 1 La UE es el principal destino de las exportaciones
de mercancías de los Estados Unidos, con una
32
12
13
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
participación del 21,2% en 2008, en comparación
con un 20,1% del Canadá y un 5,5% de China; en el
caso de los bienes y servicios, la participación de la
UE en 2008 fue superior al 25%, mientras que la de
China fue inferior al 5% (UNCTAD, base de datos
Manual de Estadísticas; y base de datos de la Oficina
de Análisis Económico de los Estados Unidos).
Lo que empezó siendo una crisis de las hipotecas de
alto riesgo en los Estados Unidos se convirtió rápidamente en una crisis mundial principalmente a causa
de la gran vulnerabilidad de los bancos europeos.
A menudo se atribuye al Banco Central Europeo
(BCE) el mérito de haber respondido rápidamente a
las tensiones que surgieron en el mercado monetario
de la eurozona en agosto de 2007 debido a problemas bancarios que habían pasado desapercibidos. El
Industrie Kredit Bank (IKB) en Alemania y el BNP
Paribas en Francia fueron destacados ejemplos de
bancos con una considerable exposición al mercado
hipotecario estadounidense. McGuire y von Peter
(2009) señalan que, además, la amplia expansión
internacional iniciada por los bancos europeos a
partir de 2000 había generado un enorme déficit de
financiación en dólares. La necesidad de renovar
los créditos con frecuencia en los mercados mayoristas y la utilización de los mercados de permuta
de divisas con ese fin causaron los trastornos en los
mercados monetarios de la eurozona, que obligaron
al BCE a inyectar liquidez de emergencia en euros,
y después también en dólares, mediante acuerdos
de intercambio entre los bancos centrales. Fender y
McGuire (2010) informan de que a finales de 2009
persistía el déficit de financiación en dólares y los
bancos alemanes registraban el mayor déficit de
todos los sistemas bancarios europeos.
En las reuniones ministeriales del G-20 celebradas en
St. Andrews en noviembre de 2009 y en Washington,
D.C., en abril de 2010 se concretaron nuevos detalles
del proceso consultivo de evaluación mutua de los
marcos normativos, programas y proyecciones nacionales y regionales. Se encargó al FMI que elaborara
un documento sobre los diversos escenarios de
política a partir de las aportaciones de los miembros,
a fin de examinarlo en la Cumbre de los dirigentes
del G-20 que se celebraría en Toronto a finales de
junio de 2010.
14
15
Giles (2010) y Giles y Oliver (2010) informaron
acerca de las divergencias de opiniones existentes en
cuanto a las políticas que debían adoptarse durante
la Reunión Ministerial de Busan celebrada en junio.
En un artículo de opinión publicado en el Financial
Times el 23 de junio de 2010, el Ministro de Hacienda alemán Schäuble dijo que podía afirmarse que
Alemania estaba "siguiendo una vía de 'reducción
expansiva del déficit fiscal'". Esta idea de reducción
expansiva del déficit fiscal también ocupa un lugar
central en el análisis realizado por el BCE de las
pasadas experiencias de reducción del déficit fiscal
en Bélgica, España, Finlandia, Irlanda y los Países
Bajos (BCE, 2010b; a este respecto, véase también
Alesina y Ardagna, 2009). En este caso se da una
importante "falacia de composición" (Keynes, 1936),
ya que las experiencias de distintos países pequeños
no son pertinentes cuando la UE en su conjunto está
aplicando una política de austeridad fiscal incondicional. Las discrepancias sobre las políticas que
debían adoptarse se hicieron aún más patentes en el
período que precedió a la Cumbre del G-20 celebrada
en Toronto en junio de 2010, encontrándose los Estados Unidos y Alemania en los extremos opuestos
del debate entre estímulo y austeridad (Walker y
Karnitschnig, 2010). En la Declaración de la
Cumbre de Toronto del G-20 se afirma que "la primera prioridad del G-20 es salvaguardar y afianzar la
recuperación y sentar las bases de un crecimiento
fuerte, sostenible y equilibrado, y reforzar nuestros
sistemas financieros contra los riesgos", pero
también se anuncia que "las economías avanzadas
se han comprometido a aplicar planes fiscales que
reduzcan los déficits en al menos un 50% para 2013
y estabilicen o reduzcan la relación entre deuda
pública y PIB para 2016".
El Consejo de Estabilidad Financiera fue creado en
la Cumbre del G-20 celebrada en Londres en abril
de 2009 para sustituir al Foro de Estabilidad Financiera establecido en 1999. Se encarga de coordinar a
nivel internacional la labor de las autoridades financieras nacionales y las instituciones internacionales
de normalización, así como de elaborar políticas
eficaces de reglamentación y supervisión y otras
políticas para el sector financiero y de promover su
aplicación.
Después de la crisis mundial: una recuperación frágil y desigual
33
Bibliografía
Aiginger K. (2009). The Great Recession vs. the Great
Depression: Stylized facts on siblings that were given
different foster parents. WIFO Working Paper 354,
Austrian Institute of Economic Research, Vienna.
Aizenman J. y Pasricha G. K. (2010). On the ease of
overstating the fiscal stimulus in the US, 2008-9.
NBER Working Paper 15784, National Bureau of
Economic Research, Cambridge, MA.
Akyüz Y. (2007). Global rules and markets: Constraints
over policy autonomy in developing countries.
Global Economy Series 10. Penang, Third World
Network.
Alesina A. F. y Ardagna S. (2009). Large changes in fiscal
policy: Taxes versus spending. NBER Working Paper
15438, Cambridge, MA, October.
Banco Mundial (2010). Global Economic Prospects,
Summer 2010: Appendix. Washington, DC.
Barber T. (2010). Markets rally runs out of steam.
FT.com, 10 May.
Barboza D. (2008). China unveils $586 billion stimulus
plan. New York Times, 10 November.
Barclays Capital (2010). The commodity refiner: Ghost
in the machine. London. January.
BCE (2010a). Financial Stability Review. Frankfurt,
European Central Bank, June.
BCE (2010b). Fiscal consolidations: past experiences,
costs and benefits. Monthly Bulletin, June: 83–86.
Bibow J. (2009). Toward Bretton Woods 3? Prospects for
global rebalancing. New America Contract Policy
Paper, New America Foundation, Washington, DC,
7 October.
Bilmes L. J. (2010). The fiscal crisis in state government –
and what should be done about it. Next Social
Contract Policy Paper, New America Foundation,
Washington, DC, 17 June.
Burghardt G. y Acworth W. (2010). Volume trends: Decline
in the West, surge in the East. Futures Industry
Magazine, March.
CEPAL (2010). Economic Survey of Latin America and
the Caribbean 2009-2010. Santiago de Chile,
Economic Commission for Latin America and the
Caribbean, July.
DAES, Naciones Unidas (2010). World Economic Situation
and Prospects 2010 (update as of mid-2010). New
York, NY, United Nations.
Dyer G. (2008). Beijing offers just quarter of stimulus
funds. FT.com, 14 November.
FAO (2010). Food Outlook. Rome, Food and Agriculture
Organization of the United Nations, June.
Fender I. y McGuire P. (2010). European banks' US dollar
funding pressures. BIS Quarterly Review, June:
57–64.
Fisher I. (1933). The debt-deflation theory of great
depressions. Econometrica, 1, October: 337–357.
Flassbeck H. (2007). Wage divergences in Euroland:
Explosive in the making. In: Bibow J. and Terzi A.,
eds. Euroland and the Global Economy: Global
Player or Global Drag? Basingstoke, Palgrave
Macmillan.
FMI (2001). World Economic Outlook. Washington, DC,
May.
FMI (2002). World Economic Outlook. Washington, DC,
September.
FMI (2009). Review of recent crisis programs, 14 September. Available at: http://www.imf.org/external/
np/pp/eng/2009/091409.pdf.
G-20 (2009a). Leaders' Statement, the Pittsburgh Summit,
24–25 September.
G-20 (2009b). Progress report on the economic and
financial actions of the London, Washington and
Pittsburgh G20 Summits. Prepared by the United
Kingdom Chair of the G20, St Andrews, United
Kingdom, 7 November.
G-20 (2010). Communiqué of the Meeting of Finance
Ministers and Central Bank Governors, Busan,
Republic of Korea, 5 June.
34
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Garnham P. (2010). Swiss central bank emerges as key
supporter of euro. FT.com, 9 June.
Giles C. (2010). G20 countries aim to reach consensus on
global recovery. FT.com, 4 June.
Giles C. y Oliver C. (2010). G20 drops support for fiscal
stimulus. FT.com, 5 June.
IEA (2010). Oil market report. Paris, International Energy
Agency, June.
IIF (2010). Capital flows to emerging market economies.
IIF Research Note, Institute of International Finance,
Washington, DC, 15 April.
J. P. Morgan (2010). Global Data Watch, 18 June.
Jansen M. y von Uexkull E. (2010). Trade and employment
in the global crisis. Geneva, International Labour
Office and New Delhi, Academic Foundation.
Keynes J. M. (1936). The General Theory of Employment,
Interest and Money. London, Macmillan.
Krugman P. (2008). Fifty Herbert Hoovers. The New York
Times, 29 December.
Leachman M., Williams E. y Johnson N. (2010). Failing
to extend fiscal relief to states will create new budget
gaps, forcing cuts and job loss in at least 34 states.
Washington, DC, Center on Budget and Policy
Priorities, 10 June.
Mayer J. (2008). Policy space: What, for what, and where?
UNCTAD Discussion Paper no. 191. Geneva,
UNCTAD, October.
McGuire P. y von Peter G. (2009). The US dollar shortage
in global banking and the international policy response.
BIS Working Papers, no 291. Basel, October.
McNichol E. y Johnson N. (2010). Recession continues
to batter state budgets; state responses could slow
recovery. Washington, DC, Center on Budget and
Policy Priorities, 27 May.
Metals Economics Group (2010). World exploration
trends. A special report from Metals Economics
Group for the Prospectors and Developers Association of Canada (PDAC) International Convention
2010, Toronto.
OCDE (2010). Economic Outlook No. 87, May.
OCDE-FAO (2010). Agricultural Outlook 2010–2019.
Paris and Rome.
OMC (2010). Report to the TPRB from the DirectorGeneral on Trade-related developments. WT/TPR/
OV/W/3, World Trade Organization, Geneva,
14 June.
Organización Mundial de Turismo (2010a). World
Tourism Barometer, 8(1). Madrid, January.
Organización Mundial de Turismo (2010b). World
Tourism Barometer, Interim update. Madrid, April.
Posen A. (2010). When central banks buy bonds:
Independence and the power to say no. Speech
delivered to Barclays Capital 14th Annual Global
Inflation-Linked Conference, New York, NY, 14
June.
Reich R. (2010). The Senate finance bill merits two cheers.
Financial Times, 24 May.
Reuters (2010). EU announces 750 billion euro crisis
shield with IMF, 10 May.
Song Jung-a. (2010). South Korea restricts currency forwards. FT.com, 13 June.
UNCTAD (2010). Review of Maritime Transport 2010,
Geneva (forthcoming).
UNCTAD (various issues). Trade and Development
Report. United Nations Publication, New York and
Geneva.
UNCTAD, OMC, OCDE (2010). UNCTAD-OECD-WTO
Report on G-20 Trade and Investment Measures.
Paris and Geneva, 9 March.
UNPGA (2009). Report of the Commission of Experts
of the President of the United Nations General
Assembly on Reforms of the International Monetary
and Financial System. Final Report, 21 September.
Available at: http://www.un.org/ga/ econcrisissummit/docs/FinalReport_CoE.pdf.
Walker M. y Karnitschnig M. (2010). Merkel rejects
Obama's call to spend. Wall Street Journal, 23 June.
Yu Y. (2010). Asia: China's policy responses to the global financial crisis. Journal of Globalization and
Development, 1(1).
35
Los contratos de permuta de riesgo de crédito
Anexo del capítulo I
LOS CONTRATOS DE PERMUTA DE RIESGO
DE CRÉDITO
Un contrato de permuta de riesgo de crédito
(CDS) es un instrumento financiero derivado en el
que una parte compra protección frente al impago de
un determinado instrumento de deuda. En el presente
anexo se describen las principales características
de los CDS y se examinan sus costos y beneficios
potenciales.
El origen del mercado de CDS se remonta a
principios de los años noventa cuando, a raíz del
derrame de petróleo del Exxon Valdez en marzo de
1989, el banco estadounidense J. P. Morgan compró
al Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo
(BERD) protección contra un posible impago de
Exxon. Ese contrato redujo la exposición de J. P.
Morgan a Exxon y aumentó la rentabilidad de las
reservas del BERD que sólo podían utilizarse para
conceder préstamos a prestatarios con buena calificación crediticia (Tett, 2009).
En la segunda mitad del decenio de 1990, las
entidades reguladoras y los gestores de riesgos internos convinieron en la eficacia de los CDS para dispersar el riesgo y autorizaron a los bancos a utilizar
esos instrumentos para reducir su capital. En consecuencia, el mercado de CDS empezó a crecer muy
rápidamente: en 2005, el valor hipotético de todos
los CDS de los que tenía constancia el Banco de
Pagos Internacionales (BPI) era de unos 10 billones
de dólares de los Estados Unidos y a finales de 2007
ese valor había superado los 58 billones de dólares
(alrededor de 3 billones de dólares más que el PIB
mundial de ese año).
Antes de la última crisis financiera, muchas
entidades reguladoras, especialmente en los Estados
Unidos, estaban entusiasmadas con las propiedades
de diversificación del riesgo de los CDS. Por ejemplo,
en 2006, Alan Greenspan sostuvo que lo que hacían
los CDS era "traspasar todo el riesgo de instituciones
fuertemente apalancadas... a instituciones estadounidenses e internacionales estables" (citado en Das,
2008). Sin embargo, muchas de esas instituciones
resultaron no ser tan estables como se esperaba y
ahora están en quiebra o luchando por sobrevivir. En
consecuencia, numerosos observadores comparten
ahora el escepticismo inicial de la UNCTAD sobre
el valor social de instrumentos financieros innovadores (TDR 2009), y la regulación de los CDS y otros
instrumentos derivados ocupa un papel prominente
en el debate mundial sobre la reforma financiera1.
Descripción y terminología
En un CDS, el comprador paga periódicamente
una suma (la prima de riesgo) al vendedor para
protegerse frente al impago (evento de crédito) de un
instrumento de deuda (la obligación de referencia)
por un prestatario determinado (la entidad de referencia). La diferencia entre la prima de riesgo de un
bono y la del CDS suele denominarse base2.
La entidad de referencia puede ser un prestatario empresarial o un Estado soberano. Los CDS de
Estados soberanos se denominan generalmente CDS
soberanos. La ejecución de un CDS de un prestatario
empresarial puede deberse a la quiebra de la entidad
de referencia. Como el concepto de quiebra no se
aplica a los Estados soberanos, los CDS soberanos
36
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
sólo pueden ejecutarse en uno de los tres siguientes
casos: i) el impago de los intereses o del principal
de un bono o préstamo, ii) el anuncio de la intención
de suspender los pagos (moratoria), o iii) un cambio
de las condiciones contractuales que coloque a los
acreedores en situación de desventaja (por ejemplo,
un cambio en la moneda de denominación del instrumento de deuda o una prórroga del vencimiento del
instrumento de deuda).
Si se produce un evento de crédito, el CDS
puede liquidarse ya sea mediante entrega física o en
efectivo. Cuando se liquida mediante una entrega
física, el comprador entrega el instrumento de deuda
impagado al vendedor y recibe un pago igual al valor
nominal del instrumento (ese es el monto hipotético
del principal del CDS). Cuando se liquida en efectivo, el vendedor hace un pago al comprador igual
a la diferencia entre el valor nominal y el precio de
mercado de la obligación de referencia. Los CDS
especifican la forma en que debe calcularse el precio
de mercado de la obligación de referencia. Inicialmente, los CDS se adaptaban a las necesidades
específicas de sus compradores y vendedores; ahora
la mayoría de los CDS siguen modelos uniformes
diseñados por la Asociación internacional de permutas y derivados.
Cuando se utiliza un CDS para cubrir o transferir un riesgo de crédito existente, la parte que
compra la protección elimina (o reduce) su riesgo de
crédito y la parte que vende el CDS aumenta su riesgo
de crédito total. En cambio, el CDS en descubierto
es un contrato que no lleva aparejado un riesgo de
crédito subyacente. Una vez concluida la transacción,
el comprador tiene una posición corta con respecto
al riesgo de crédito y el vendedor tiene una posición
larga. Por lo general, los CDS en descubierto se utilizan para adoptar una posición corta con respecto al
instrumento subyacente a fin de obtener una ganancia
si disminuye el valor del instrumento o se produce
un impago.
Los CDS y los contratos de seguro
Los contratos de seguro y los CDS se parecen
en que, en ambos casos, el comprador realiza pagos
periódicos y recibe una suma de dinero mucho mayor
si se produce un determinado evento.
Aunque los CDS funcionan como los contratos
de seguro, no están clasificados como un seguro
y, por lo tanto, no están sujetos a regulación3. Así
pues, los CDS están exentos de la reglamentación
que exige la existencia de un interés asegurable (que
haría que los CDS en descubierto fueran ilegales) y
que el asegurador cuente con suficientes reservas
sobre la base del riesgo actuarial. Dado que, al no
haber reglamentación, los vendedores de CDS no
necesitan mantener reservas y no utilizan modelos
actuariales para fijar el precio de sus instrumentos,
tratan de cubrir su riesgo con otras operaciones de
mercado y fijan el precio y el valor de los CDS sobre
la base del precio del mercado mediante relaciones
de arbitraje con otros instrumentos del mercado.
Ahora bien, los CDS pueden transferir el riesgo de
crédito, pero no eliminarlo. Por lo tanto, el riesgo de
crédito permanece en el sistema, aunque resulta más
difícil de rastrear y determinar. En consecuencia, los
CDS pueden reducir la transparencia y aumentar el
riesgo de contraparte y la volatilidad de los precios,
sobre todo porque las fluctuaciones de las primas
de riesgo de los CDS repercuten en los precios del
mercado, lo que conduce a un círculo vicioso de gran
inestabilidad.
El precio de los CDS y los riesgos de
impago
La suposición de que señales del mercado como
las primas de riesgo de los CDS (o las primas de
riesgo de los bonos) son una medida representativa
del riesgo de impago plantea varios problemas. El
más fundamental es que las primas son demasiado
volátiles para reflejar los cambios de parámetros
fundamentales de lenta evolución4. La volatilidad
de los precios obedece tanto a las variaciones de
la pérdida prevista a causa del impago como a las
variaciones de las primas de riesgo global, y estas
últimas representan aproximadamente cuatro
quintas partes de la volatilidad de todas las primas de
riesgo (Remolona, Scatigna y Wu, 2007). En el caso
de la deuda soberana, las primas de riesgo se basan
principalmente en factores mundiales y tienen
poco que ver con los parámetros fundamentales
nacionales (González-Rozada y Levy Yeyati, 2008).
Por consiguiente, es difícil concluir que las primas
soberanas son una medida representativa del riesgo
de impago.
Los contratos de permuta de riesgo de crédito
Además, la formación de los precios en el
mercado de CDS se ve limitada por el hecho de que
se trata de un mercado de escasa negociación. Aunque
el arbitraje impone una estrecha relación a largo plazo
entre las primas de riesgo de los CDS y las de los
bonos, a corto plazo la relación entre ambas primas
(medida por la base) dista de ser estable, ya que en
ella influyen la liquidez de los dos mercados y los
detalles del contrato (como la definición del evento
determinante y la obligación de entrega). Basándose
en las observaciones de que las primas de los CDS
son más volátiles que las de los mercados al contado
y de que el volumen de actividad de los mercados de
CDS está correlacionado con el nivel de las primas,
un estudio realizado recientemente por Barclays
Capital (2010) llega a la conclusión de que las primas
de riesgo de los CDS no son buenos indicadores del
riesgo de impago.
Al examinar los CDS soberanos del Reino
Unido o de los Estados Unidos, se ve claramente que
las primas de riesgo de los CDS no son una medida
representativa del riesgo de impago. Estos CDS
tuvieron un valor positivo en febrero de 2009 (cuando
la prima de los CDS soberanos del Reino Unido
alcanzó un máximo de 175 puntos básicos y la de los
CDS de los Estados Unidos llegó a un máximo de
100 puntos básicos), lo que indica que había agentes
económicos dispuestos a pagar hasta 17.500 dólares
anuales por un contrato que entregaría 1 millón de
dólares en caso de que el Gobierno del Reino Unido
incurriera en impago. Sin embargo, habida cuenta de
que casi toda la deuda del Reino Unido está expresada
en libras esterlinas, moneda que el Gobierno de ese
país puede emitir, la probabilidad de que el Reino
Unido no pague es básicamente nula. (En el peor
de los casos, el país puede utilizar la inflación para
reducir su propia deuda; sin embargo, una devaluación de la moneda no se considera un evento de
crédito.) En los Estados Unidos, el hecho de que las
primas de riesgo de los CDS soberanos tengan un
valor positivo es aún más desconcertante. En ese
caso, no sólo la probabilidad de que se produzca un
evento de crédito es insignificante, sino que además
el riesgo de contraparte es casi infinito. Si los Estados
Unidos no pagaran su deuda, el consiguiente desastre
financiero conduciría probablemente a una situación
general de impago en todo el mundo. Los CDS se
convertirían en un instrumento completamente inútil,
porque ningún vendedor de CDS podría dar cumplimiento a su obligación5. En resumen, los mercados
están dando un valor positivo a un instrumento que
37
debe realizar un pago si se produce un evento cuya
probabilidad es casi nula, a sabiendas de que si
ocurriera el evento la contraparte no cumpliría su
obligación de pagar. Incluso el casino más turbio
de Las Vegas parece ofrecer más probabilidades de
ganancia.
Dado que el valor fundamental de un activo
es el valor actual neto previsto de los ingresos generados por el activo, el valor de los CDS soberanos
de los Estados Unidos debería ser cero. Y, sin embargo, en febrero de 2009 se negociaban a una prima
de 100 puntos básicos. ¿Cómo es posible? Si bien
existen modelos teóricos que justifican burbujas
racionales en las que los activos tienen un precio
muy superior a su valor fundamental (Blanchard,
1979), estos modelos requieren un cierto grado de
incertidumbre sobre el momento preciso en que
se conocerá el verdadero valor del activo. En el
caso de un CDS sin ningún valor fundamental no
existe tal incertidumbre, porque todos los participantes en los mercados saben que se conocerá
el verdadero valor en la fecha de expiración del
CDS. Cabe entonces preguntarse por qué los
inversores están dispuestos a pagar un precio positivo
por un activo sin ningún valor.
La respuesta a este enigma radica en el hecho
de que la mayoría de los bancos tienen una normativa
interna destinada a limitar su exposición al riesgo
empresarial y al riesgo país. Un banco europeo con
una elevada exposición al sector empresarial de los
Estados Unidos puede reducir su exposición mediante
la adquisición de CDS privados, pero también necesita comprar CDS soberanos para reducir su exposición
al riesgo general de los Estados Unidos. Aunque esos
CDS soberanos son completamente inútiles (por las
razones expuestas más arriba), el banco los comprará
de todos modos para cumplir su propia normativa
interna y reducir la necesidad de mantener reservas
internas6. Esto indica que la demanda de CDS con
buena calificación crediticia se debe únicamente a la
existencia de un arbitraje regulador (interno)7. Una
vez que la demanda de este tipo de instrumentos se
afianza, los participantes en los mercados tienen un
incentivo para comenzar a negociarlos y a apostar
sobre su evolución a corto plazo. De hecho, la popularidad de los CDS en descubierto indica que el gran
éxito del mercado de CDS no se debe a la necesidad
de cubrir un riesgo determinado, sino al deseo de
apostar por la volatilidad a corto plazo de las primas
de riesgo de los países.
38
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Hay problemas de valoración aún más graves
con respecto a determinadas categorías de CDS
privados. En tales casos, existe poca o ninguna negociación del CDS o de la obligación de referencia (que
también puede ser un instrumento derivado, como
una obligación de deuda garantizada). Por consiguiente, no existe ninguna formación de precios y
éstos se ajustan totalmente a un modelo, aunque hay
una importante retroacción desestabilizadora que se
refuerza a sí misma, amplificada por el hecho de que,
en muchos casos, el valor hipotético de los CDS de
un determinado instrumento es un múltiplo del valor
nominal de la obligación de referencia.
En resumen, las primas de riesgo de los CDS
reaccionan de forma desmedida a la información
y el estado de ánimo de los mercados, y tienden
más a exagerar las fluctuaciones que a proporcionar información exacta sobre un riesgo de
impago.
¿Tienen los CDS una utilidad social?
La crisis crediticia ha provocado un debate
sobre los beneficios sociales de la innovación financiera (TDR 2009) en el que los CDS ocupan un
lugar central. Aunque la mayoría de los economistas
coinciden en que la estructura actual del mercado de
CDS plantea varios problemas (sobre todo su falta
de transparencia y la inexistencia de una compensación centralizada), discrepan sobre la cuestión de
los beneficios sociales de los CDS, especialmente
de los CDS en descubierto. Ambas corrientes de
opinión parten de la observación de que un CDS en
descubierto es el mejor instrumento para los participantes en los mercados interesados en ponerse cortos
con respecto a un activo8. Quienes destacan los
beneficios de los CDS sostienen que la posibilidad
de tomar una posición corta facilita la formación de
los precios y puede impedir la aparición de burbujas
o hacer que éstas estallen antes (Zingales, 2010).
Esa corriente compara los CDS a pruebas médicas
cuyos resultados, aunque pueden ser malos, es mejor
conocer cuanto antes. Quienes destacan los costos de
los CDS en descubierto sostienen que esos instrumentos aumentan la volatilidad y se prestan más
fácilmente a operaciones apresuradas coordinadas,
ataques especulativos y manipulaciones a la baja
(Portes, 2010; y Soros, 2010). Dado que las primas de
riesgo de los CDS se guían sobre todo por el estado
de ánimo a corto plazo de los mercados y no ayudan
mucho a descubrir y medir el riesgo de impago, la
segunda corriente de opinión parece más acertada
que la primera.
Además, aunque a menudo se elogia a los
CDS por aumentar la liquidez de los mercados, hay
pruebas de que en épocas de dificultades financieras
generalizadas los especuladores utilizan más liquidez de la que aportan (Das, 2010). Por todas estas
razones, en un análisis que aplica la teoría de redes a
los mercados financieros, Haldane (2009) señala que
los CDS se asemejan a redes horizontales que, como
se sabe, aumentan la interconectividad y reducen la
estabilidad del sistema9.
Aunque la mayor parte del debate actual se
ha centrado en los supuestos costos y beneficios de
los CDS en descubierto, la utilización de los CDS
con fines de cobertura también puede plantear
problemas.
Litan (2009) argumenta que estos instrumentos
derivados ofrecen varias ventajas en lo que respecta
a la distribución del riesgo, ya que permiten a los
bancos reducir la concentración de crédito sin
romper su relación con los buenos clientes. Aunque
este argumento tiene cierta validez, también habría
que considerar que los bancos suelen tener mucha
información sobre sus clientes y que, cuando un
banco hace un préstamo y luego compra un CDS, está
transfiriendo efectivamente el riesgo a una parte que
tiene menos información que él (Baker, 2010). Esto
parece más un tráfico de información privilegiada que
una transacción susceptible de aumentar la eficiencia
económica y la distribución del riesgo.
Los CDS también pueden ser una fuente de
riesgo moral. Una de las dificultades del modelo de
creación y distribución de crédito es que los bancos
que no prevén mantener un crédito en sus libros no
tienen mucho interés en invertir en procedimientos
de control del crédito y pueden tener unas normas de
otorgamiento de préstamos más laxas (TDR 2009).
Lo mismo puede decirse de los prestamistas que
deciden utilizar CDS para transferir su riesgo de
crédito a terceros no sometidos a reglamentación.
Por consiguiente, los CDS emitidos con fines de
cobertura pueden ocasionar problemas sistémicos
Los contratos de permuta de riesgo de crédito
por tres vías: i) un aumento del riesgo total asumido;
ii) la transferencia del riesgo a entidades menos
informadas, sometidas a una reglamentación menos
estricta y, posiblemente, menos capitalizadas; y iii)
un aumento de la opacidad.
39
Por último, los CDS pueden aumentar la inestabilidad porque, en caso de impago, los acreedores asegurados no tienen ningún incentivo para evitar una liquidación de la garantía que puede resultar socialmente
costosa y suponer una destrucción de valor.
Notas
1
2
3
4
Por ejemplo, la Declaración del G-20 sobre el fortalecimiento del sistema financiero, de 2 de abril de
2009, contiene el compromiso de "promover la
normalización y la resiliencia de los mercados de
derivados de crédito, en particular mediante el establecimiento de cámaras centrales de compensación
sujetas a una reglamentación y supervisión eficaces".
Sin embargo, la iniciativa del G20 aún no ha dado
ningún resultado concreto, sobre todo porque desde
entonces la coordinación mundial ha cedido el paso
a iniciativas nacionales descoordinadas.
Si el tipo libre de riesgos de los préstamos a cinco
años es del 5% y los bonos a cinco años emitidos
por la entidad de referencia x dan un 7%, la prima
de riesgo de los bonos de la entidad x es del 2%. Si
la prima del CDS a cinco años para la entidad de
referencia x es del 2,3%, la base para la entidad de
referencia x es del 0,3%. La base no se arbitra totalmente debido al riesgo de contraparte, a la liquidez
y a las preferencias de los inversores. De hecho, hay
casos en que la base aumenta debido a que las primas
de riesgo de los bonos y las de los CDS evolucionan
en direcciones opuestas.
El sector de los servicios financieros ejerció presiones contra todo intento de hacer extensiva la reglamentación relativa a los seguros al mercado de los
CDS, o de que otro organismo reglamentase los
CDS. El mercado de esos instrumentos creció muy
rápidamente después de que la Ley de modernización de futuros de productos básicos de 2000 de los
Estados Unidos los eximiera de la reglamentación
y supervisión de la Comisión de Valores y Bolsa de
los Estados Unidos.
Shiller (1981) fue el primero en demostrar que
los precios de las acciones son mucho más volá-
5
6
7
8
9
tiles que el valor corriente de los dividendos
realizados.
Nassim Taleb lo explicó bien en una entrevista con
el Wall Street Journal (Heard on the Street, 17 de
mayo de 2004), cuando dijo que comprar CDS soberanos de los Estados Unidos era como comprar un
seguro sobre el Titanic a alguien que fuera a bordo
del buque.
Alternativamente, en el caso de un banco con exposición a una empresa estadounidense en dificultades
que se considere demasiado grande para quebrar, es
probable que los CDS de esa empresa en dificultades
tengan primas de riesgo elevadas pero, si la empresa
es efectivamente demasiado grande para quebrar,
los gestores de riesgos internos podrán equiparar un
CDS soberano mucho más barato al CDS privado
más costoso.
Las normas del Acuerdo de Basilea II no afectan a
la demanda de CDS de deuda soberana con buena
calificación crediticia porque dicha deuda no tiene
cargas de capital.
Sin CDS, tomar una posición corta con respecto a
un activo resulta complicado y requiere capital. Un
CDS permite hacerlo pagando simplemente la prima
de riesgo del CDS.
La quiebra del fabricante de componentes de automóviles Delphi es un buen ejemplo de esos efectos
de red. Cuando se produjo el impago, la deuda de
Delphi ascendía aproximadamente a 4.000 millones
de dólares de los Estados Unidos y se estimaba
que los CDS de la deuda de Delphi oscilaban entre
20.000 y 30.000 millones de dólares. Una cámara de
compensación centralizada habría resuelto algunos
de los problemas asociados a las grandes posiciones
brutas en CDS.
40
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Bibliografía
Baker D. (2010). Financial innovation: What is it good
for (II)? Credit default swaps. TPM blog, 11 March.
Barclays Capital (2010). Sovereign CDS. The canary or
the cat? Barclays Capital Global Rates Strategy,
15 February.
Blanchard O. J. (1979). Speculative bubbles, crashes
and rational expectations. Economics Letters, 3:
387–389.
Das S. (2008). CDS market may create added risk. Financial Times, 5 February.
Das S. (2010). Swap tango, a derivative regulation dance.
Eurointelligence, 3 March.
Haldane A (2009). Rethinking the financial network.
Speech delivered at the Financial Student Association, Amsterdam, April.
González-Rozada M. y Levy Yeyati E. (2008). Global
factors and emerging market spreads. Economic
Journal, 118(533): 1917-1936.
Litan R. (2009). In defense of much, but not all, financial
innovation. Washington, DC, Brookings Institution.
Portes R. (2010). Ban naked CDS. Eurointelligence,
18 March.
Remolona E., Scatigna M. y Wu E. (2007). Interpreting
sovereign spreads. BIS Quarterly Review, March:
27-39.
Shiller R. (1981). Do stock prices move too much to be
justified by subsequent changes in dividends? American Economic Review, 71(3): 421–36.
Soros G. (2010). America must face up to the dangers of
derivatives. Financial Times, 22 April.
Tett G. (2009). Fool's Gold. New York, NY, Free Press.
UNCTAD (2009). Trade and Development Report. United
Nations Publication. New York and Geneva.
Zingales L. (2010). Credit default swaps on trial. Project
Syndicate, 19 April. http://www.project-syndicate.
org/commentary/zingales2/English.
41
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
Capítulo II
POSIBLES EFECTOS DE UN REEQUILIBRIO
MUNDIAL EN EL EMPLEO
A. Introducción
Hay acuerdo general en que los grandes desequilibrios que persisten en la economía mundial
—importantes déficits por cuenta corriente en algunos países, particularmente los Estados Unidos, e
importantes excedentes por cuenta corriente en otros,
especialmente Alemania, China, el Japón y varios
países exportadores de petróleo— contribuyeron al
estallido de la actual crisis económica y financiera y
facilitaron su propagación mundial (véase también el
TDR 2009, cap. I). Las opiniones también concuerdan
en que es indispensable una reducción armoniosa
y no deflacionaria de esos desequilibrios para que
la reciente reactivación económica mundial pueda
continuar. El presente capítulo se centra en los
efectos del reequilibrio mundial en la estructura de
la demanda y las corrientes comerciales mundiales.
Aunque en 2007, antes de la crisis, los Estados
Unidos tenían alrededor del 50% de los déficits
agregados por cuenta corriente de la economía
mundial, y China aproximadamente el 22% de todos
los excedentes, los desequilibrios mundiales distan
mucho de ser sólo un problema bilateral entre los
Estados Unidos y China. China comenzó a mostrar
un fuerte excedente por cuenta corriente sólo a partir
de 2003 (Yu, 2007); antes de esa fecha, las principales contrapartes del prolongado déficit por cuenta
corriente de los Estados Unidos eran los excedentes
de Alemania y el Japón. Sin embargo, si bien hasta
ahora hay pocos indicios de que los ajustes en ambos
países puedan contribuir a producir un reequilibrio
mundial, en los Estados Unidos parece no haber otra
opción que la de ajustar el consumo de los hogares, a
menos que se esté dispuesto a permitir la creación de
otra burbuja de activos; y en China se ha reconocido
oficialmente la necesidad de emprender una profunda
transformación estructural para pasar del crecimiento
impulsado por la inversión y las exportaciones a un
crecimiento inducido por el consumo1. Teniendo
en cuenta estos antecedentes, el presente capítulo
se centra en los ajustes en los Estados Unidos y
China para demostrar los efectos de un reequilibrio en las corrientes comerciales y el empleo
internacionales2.
Las trayectorias de crecimiento recientes de
los Estados Unidos y China parecen haber avanzado en direcciones opuestas. El consumo, medido
como proporción del producto interno bruto (PIB),
aumentó en los Estados Unidos pero disminuyó en
China; la inversión creció espectacularmente en
China, al tiempo que su importancia se reducía en
los Estados Unidos. Así, el actual déficit por cuenta
corriente de los Estados Unidos ha sido vinculado a
una baja tasa de ahorro nacional y a una proporción
constantemente creciente del consumo privado en
el PIB, mientras que China, además del excedente
por cuenta corriente, ha tenido una tasa de ahorro
42
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
nacional muy elevada y una proporción muy baja
del consumo de los hogares en el PIB. No obstante
estas diferencias, la posición externa de ninguno de
estos dos países es sostenible.
Unidos; la creciente importancia de la inversión y
las exportaciones en el crecimiento de los grandes
países asiáticos en desarrollo, particularmente China;
y el aumento sin precedentes en los precios de los
productos primarios después de 2002. En particular,
el rápido crecimiento de la demanda de consumo
en los Estados Unidos proporcionó un mercado en
expansión para las exportaciones manufacturadas de
los países en desarrollo en curso de industrialización.
La consiguientemente rápida industrialización de
estos países, a su vez, proporcionó oportunidades
de exportación para los productos primarios de otros
países en desarrollo. La índole expansiva general
de estos tres acontecimientos contribuyó al crecimiento sostenido de la producción en la economía mundial durante varios años, lo cual facilitó la
combinación de una inversión destinada a mejorar
la productividad con una expansión general del
empleo.
Una corrección de los desequilibrios por cuenta
corriente y —lo que constituye su imagen reflejada—
de los desequilibrios entre el ahorro y la inversión en
ambos países afectará a toda la economía mundial.
Una razón de que ello ocurra es, naturalmente, el gran
tamaño de estas dos economías. Pero en el resultado
general tiene igual importancia la gran diferencia
existente en sus niveles de ingreso per cápita, puesto
que el nivel y la estructura del comercio mundial
están influenciados por la importancia relativa de
los países ricos y los países pobres en el crecimiento
económico mundial. Mientras el crecimiento del
ingreso per cápita en los países ricos impulse el
crecimiento mundial, los patrones de su demanda
determinarán en gran medida la estructura del
comercio mundial: debido a sus niveles ya elevados
Este entorno económico externo generalmente
de industrialización e ingreso per cápita, el creci- favorable, unido a políticas prudentes, también
miento de la demanda en estos países irá dirigido permitió a algunos países en desarrollo emerger como
principalmente a servicios no comerciables y bienes impulsores del crecimiento mundial, con lo cual se
de consumo manufacturados, mientras que las eliminó, por lo menos temporalmente, la divergencia
materias primas industriales, la energía y los anteriormente observada en el desempeño económico
alimentos figurarán más
de los países industrializados
prominentemente en la
y los países en desarrollo.
estructura de la demanda
Actualmente se acepta en geneUna reducción no deflacionaria
de los países en desarrollo
ral que, para volver a crear un
de los desequilibrios mundiales
que se están industrializando
entorno externo favorable al
es indispensable para que
rápidamente. Por lo tanto, si
desarrollo, los responsables de
continúe la recuperación
estos últimos adquieren un
las políticas tienen que lograr
mundial.
mayor peso en la economía
un reequilibrio no deflaciomundial, los cambios resulnario y duradero de la demanda
tantes en las modalidades del
en la economía mundial. Este
crecimiento de la demanda
reequilibrio probablemente
mundial probablemente influirán en las tendencias de tendrá que incluir una disminución de la proporción
los precios de los productos básicos y en la relación del consumo en el ingreso agregado de los Estados
de intercambio. Ello, a su vez, orientará las decisiones Unidos, y un aumento de dicha proporción en China.
de inversión y producirá cambios en la concentración Tal proceso de reequilibrio mundial indudablemente
sectorial del crecimiento de la inversión, la produc- causará un cambio en el nivel y la composición del
tividad, la producción y el empleo.
comercio internacional, que tendrá consecuencias
para el cambio estructural y el empleo en todos
Es probable que los importantes aconteci- los países. En el presente capítulo se analizan esas
mientos ocurridos en la economía mundial desde consecuencias para la demanda y el empleo.
el comienzo del actual milenio hayan influido
marcadamente en el crecimiento de la producción
En este capítulo se tratan en primer lugar las
y el empleo en determinados sectores de los países cuestiones relacionadas con la evolución en los Estaen desarrollo. Los tres principales acontecimientos dos Unidos, que está vinculada con la crisis (secc. B),
fueron: la caída del ahorro nacional y el rápido antes de abordar los acontecimientos en China
aumento del consumo de los hogares en los Estados (secc. C),que están más estrechamente relacionados
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
con un cambio gradual en la composición sectorial de la producción y el empleo. Luego de esta
presentación se hace una simulación de los efectos
probables del reequilibrio de los Estados Unidos y
China en las corrientes comerciales mundiales y en
los cambios sectoriales en el empleo (secc. D). Los
resultados de esta simulación dejan entrever que tal
reequilibrio en estos dos países no bastará por sí
solo para producir una corrección de los desequilibrios mundiales de manera no deflacionaria. En
43
la sección E se extraen conclusiones relativas a las
políticas, que ponen de manifiesto que para que el
reequilibrio mundial se produzca conjuntamente con
un crecimiento económico sostenido, también serán
necesarios ajustes a nivel de la composición de la
demanda en otras economías importantes, y que sería
conveniente que los países en desarrollo tengan en
cuenta estos cambios mundiales al definir o revisar
sus estrategias posteriores a la crisis para incrementar
el crecimiento y el empleo.
B. Reequilibrio del crecimiento en los Estados Unidos
del ahorro público3. En la segunda mitad de los años
noventa, una mejora considerable de la posición
fiscal pública impidió que la caída de la tasa del
ahorro de los hogares redujera el ahorro nacional
general. El aumento del ahorro público fue acompaSi bien hay diferentes opiniones sobre las causas ñado de un aumento equivalente de la inversión
y efectos de los desequilibrios mundiales, no cabe privada, vinculado con el auge de la tecnología de la
duda de que la estructura del ahorro y el consumo información y las comunicaciones y con las expectade los hogares en los Estados
tivas conexas de un crecimiento
Unidos ha sido un factor clave
más rápido de la productividad.
de dichos desequilibrios.
Esta situación cambió radicalEl aumento del consumo de
mente en 2001. Entre 2001
los hogares en los Estados
Un desglose de las
y 2003, la inversión disminuyó
Unidos fue insostenible
cuentas de los ingresos y el
abruptamente. Al mismo
porque no estuvo respaldado
producto nacional en la balanza
tiempo, el deterioro del déficit
por una expansión similar de
ahorro/inversión, desagregando
presupuestario de los Estados
la remuneración de los
los componentes del ahorro
Unidos redujo el ahorro naciotrabajadores.
nacional neto, pone de maninal. Dado que el aumento de
fiesto la caída prolongada de
los déficits fiscales y la contila tasa de ahorro de los hoganua reducción del ahorro de los
res en los Estados Unidos
hogares fueron superiores a la
desde el comienzo de los años ochenta, y una caída caída de la inversión, el déficit por cuenta corrienparticularmente acentuada alrededor del año 2000 te de los Estados Unidos siguió siendo elevado.
(gráfico 2.1). Este análisis también indica que la
estructura de la cuenta corriente de los Estados
La caída de la tasa de ahorro de los hogares en
Unidos a partir de 1992 guarda correlación con los los Estados Unidos ocurrió a la par de una rápida
patrones del ahorro de los hogares más que con los expansión del consumo privado. Desde fines de los
1. Relación entre la balanza por cuenta
corriente y la demanda de consumo
en los Estados Unidos
44
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Gráfico 2.1
BALANZAS DEL AHORRO NETO Y LA INVERSIÓN NETA EN LOS ESTADOS UNIDOS, 1980-2009
(Porcentaje del PIB)
15
10
5
0
-5
-10
1980
1982
1984
1986
1988
1990
1992
1994
1996
1998
2000
2002
2004
2006
Ahorro de los hogares
Ahorro de las empresas
Ahorro público
Ahorro externo
Inversión
Ahorro nacional
2008 2009
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos de la Oficina de Análisis Económico de los Estados
Unidos.
Gráfico 2.2
CONSUMO PERSONAL EN LOS
ESTADOS UNIDOS, 1950-2010
(Porcentaje del PIB)
75
70
65
Promedio, 1975-2000
60
55
1950 1955 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 2000 2005 2010
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la
base de datos de la Oficina de Análisis Económico de
los Estados Unidos.
Nota: Los datos de 2010 se refieren al primer trimestre.
años noventa, la proporción del consumo personal
en el PIB ha excedido considerablemente de la
tendencia media a largo plazo de alrededor del 66%,
y a comienzos de 2009 alcanzó su nivel máximo
llegando al 71% del PIB (gráfico 2.2).
Más importante aún, el aumento del consumo
de los hogares en los Estados Unidos se financió
en gran medida con deuda. La facilidad de obtener
crédito para el consumo, las laxas normas para la
concesión de préstamos, la proliferación de productos
hipotecarios exóticos, el crecimiento de un mercado
mundial de préstamos titulizados y el gran aumento
de los precios de la vivienda impulsaron una proliferación del gasto de los hogares que dio origen a una
deuda en rápido aumento y produjo una notable caída
de la tasa de ahorro de los hogares en los Estados
Unidos, que llegó a ser casi nula4. El coeficiente
deuda/ingreso personal disponible llegó a una marca
histórica en 2007, al superar el 130%. Como resultado
de ello, el apalancamiento de los hogares se situó
27 puntos porcentuales por encima de donde habría
estado de haberse mantenido su tendencia de 1975
a 2000 (gráfico 2.3). Esta diferencia, que representa
aproximadamente 2,8 billones de dólares, indica la
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
45
Gráfico 2.3
PASIVO DE LOS HOGARES, INGRESO
PERSONAL DISPONIBLE Y
REMUNERACIÓN DEL TRABAJO EN
LOS ESTADOS UNIDOS, 1965-2009
(En porcentajes)
140
130
120
110
100
90
80
70
60
50
1965 1969 1973 1977 1981 1985 1989 1993 1997 2001 2005 2009
Pasivo de los hogares como proporción del ingreso
personal disponible
Ingreso personal disponible como proporción del PIB
Remuneración del trabajo como proporción del PIB
Tendencia del pasivo de los hogares como proporción
del ingreso personal disponible, 1975-2000
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la
base de datos Flow of Funds de la Reserva Federal de
los Estados Unidos (cuadros B100, F6 y F7).
Nota: Los datos relativos a 2009 son preliminares.
magnitud potencial del desapalancamiento de los
hogares de los Estados Unidos que podría lograrse
mediante la reducción de la deuda y el aumento del
ahorro.
El aumento del consumo privado fue insostenible porque no estuvo respaldado por una expansión
similar de la remuneración de los trabajadores en
el sector privado. En comparación con expansiones
anteriores, la que terminó con el comienzo de la crisis actual se caracterizó por un débil incremento del
empleo —fenómeno que a veces se denomina "crecimiento sin empleo"— y por el relativo estancamiento
de los salarios reales. Por consiguiente, en el sector
privado la remuneración del trabajo creció a un ritmo
extraordinariamente lento y estuvo por debajo de la
trayectoria de los cuatro ciclos económicos anteriores
en más de 800.000 millones de dólares, en valores
reales (Roach, 2009: 14). Los hogares de ingresos
bajos y medios que querían mantener sus niveles
relativos de consumo pasaron a financiar sus gastos
con deudas, al no poder hacerlo con los ingresos. En
tanto que la proporción del crédito al consumo en el
ingreso personal disponible se había situado en una
media de alrededor del 18% entre mediados de los
años sesenta y mediados de los noventa, la década
de 2000 alcanzó un nivel máximo superior al 25%,
debido a una tasa media anual de crecimiento del
crédito al consumo del 8% entre 1992 y 2006 (Barba y
Pivetti, 2009: 115). Los bajos tipos de interés, la inflación de los precios de los activos (inicialmente los
valores mobiliarios y más adelante la vivienda) y la
desregulación financiera fueron los causantes de este
cambio en las fuentes del poder adquisitivo, que se
desplazaron del ingreso salarial al ingreso no salarial
(es decir, la renta de los bienes y las transferencias
públicas) y los préstamos, cada vez más utilizados por
los hogares de ingresos bajos y medios. Al valerse de
ingresos no salariales, los hogares pudieron mantener
la proporción del ingreso personal disponible en el
PIB en torno al 74%, pese al prolongado descenso de
la proporción de la remuneración del trabajo en el PIB
desde comienzos de los años ochenta (interrumpida
sólo por una breve alza a fines de los años noventa)
(gráfico 2.3). El empeño por mantener los niveles
relativos de consumo pese al lento crecimiento de la
remuneración del trabajo impulsó a muchos hogares
a disminuir sus ahorros o aumentar sus deudas, lo
cual produjo una marcada caída de la tasa de ahorro
de los hogares5.
En los últimos dos trimestres de 2008, el gasto
de consumo personal real cayó abruptamente, distanciándose de la tendencia al aumento constante
de la tasa de consumo observada desde los años
ochenta. Después se recuperó nuevamente, pero es
muy probable que ello se haya debido a los efectos
específicos de las transferencias vinculadas con los
diversos programas públicos tales como "cash-forclunkers" ("dinero por cacharros", plan de canje de
automóviles obsoletos), los cupones para alimentos y
las prestaciones ampliadas por desempleo, así como
a los recortes impositivos. Esto hace pensar que la
recuperación es sólo temporal. De hecho, hay buenos
motivos para creer que la reducción del consumo
de los hogares como proporción del PIB apenas ha
comenzado. Ha disminuido en sólo alrededor de 1% a
partir de su nivel máximo de 71,5%, o sea que todavía
se encuentra más de cinco puntos porcentuales por
46
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Gráfico 2.4
encima de su media anterior a la burbuja, que fue del
66% en el período 1975-2000. Esta merma representa sólo aproximadamente un 20% del cambio que
devolvería el consumo de los hogares como porcentaje en el PIB a su promedio histórico. En general
se prevé que la baja de los precios de los activos y
sus efectos conexos en la riqueza de los hogares,
las condiciones mucho más difíciles para obtener
créditos y un gran aumento del riesgo de desempleo
tendrán un efecto a la baja en el gasto de los hogares
durante largo tiempo. Según estimaciones recientes
(Lee, Rabanal y Sandri, 2010: 3), es probable que los
cambios actuales en las proporciones respectivas del
consumo y el ahorro de los hogares en el ingreso total
se estacionen en los niveles de comienzos de los años
noventa, lo cual "significa una participación considerablemente menor (en aproximadamente 3 puntos
porcentuales) de la demanda del sector privado en
el PIB en comparación con el promedio anterior a la
crisis (2003-2007)"6.
2. El gasto de consumo y las
importaciones en los Estados Unidos
La boyante demanda de consumo en los Estados Unidos fue el principal motor del crecimiento
económico mundial durante largos años antes de la
actual crisis económica mundial. Una disminución
del nivel de ahorro de los hogares de los Estados
Unidos a alrededor del 4% del ingreso disponible
—el promedio de mediados de los años noventa, es
decir de antes de que los hogares se entregaran a un
gasto desenfrenado— representaría una reducción del
consumo de los hogares de aproximadamente el 3%
del PIB de ese país. Dado que antes de la crisis el consumo de los hogares en los Estados Unidos equivalía
a un 16% aproximadamente de la producción mundial
y que las importaciones representaban una proporción
considerable de dicho consumo, tal reducción supondría tanto una merma de la producción mundial como
una disminución de las oportunidades de exportación
de otros países. Desde 2000 hasta 2007, la proporción
de las importaciones de los Estados Unidos en su PIB
aumentó del 15% al 17%, elevando la demanda agregada en el resto del mundo en 937.000 millones de
dólares, en valores nominales. Además, como resultado de la distribución de la producción mundial, el
gasto de consumo en los Estados Unidos aumenta
las actividades económicas mundiales también de
CONSUMO DE LOS HOGARES EN
DETERMINADOS PAÍSES Y GRUPOS DE
PAÍSES, PROMEDIO DE 2007-2008
(En miles de millones de dólares)
10 000
9 000
8 000
7 000
6 000
5 000
4 000
3 000
2 000
1 000
Alemania
0
Estados
Unidos
UE-15
Japón
China
India Principales
exportadores
de petróleo de
Asia orientala
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de
la base de datos del Manual de Estadísticas de la
UNCTAD.
a Arabia Saudita, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Iraq,
Kuwait, Omán, Qatar y República Árabe Siria.
muchas maneras indirectas (por ejemplo, inversiones
de empresas en países como Alemania y el Japón con
el fin de fabricar maquinaria para exportarla a China,
donde se utiliza para manufacturar productos que
luego se exportan a los Estados Unidos). En resumen,
el rumbo futuro del gasto de consumo en los Estados
Unidos tendrá consecuencias macroeconómicas no
sólo para la recuperación económica de ese país sino
también para el crecimiento mundial7.
Cabe preguntarse de qué país podría provenir
una demanda que pueda compensar la caída de la
demanda de consumo en los Estados Unidos. Esto
plantea por lo menos dos cuestiones: la importancia
en el plano mundial del nivel absoluto de consumo de
los hogares estadounidenses, y la composición de las
importaciones de los Estados Unidos, especialmente
de bienes de consumo. Por ejemplo, los debates sobre
la desvinculación del desempeño económico de los
países en desarrollo del de los países desarrollados a
menudo se han centrado en considerar si China podría
complementar a los Estados Unidos como motor del
47
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
Gráfico 2.5
BALANZA POR CUENTA CORRIENTE Y BALANZA COMERCIAL, POR CATEGORÍA
DE USOS FINALES EN LOS ESTADOS UNIDOS, 1980-2009
(En miles de millones de dólares)
100
0
- 100
- 200
- 300
- 400
- 500
- 600
- 700
- 800
- 900
1980 '81 '82 '83 '84 '85 '86 '87 '88 '89 '90 '91 '92 '93 '94 '95 '96 '97 '98 '99 2000 '01 '02 '03 '04 '05 '06 '07 '08 '09
Alimentos, piensos y bebidas y exportaciones e importaciones n.e.p.a
Energía
Bienes de consumo (no alimenticios), incl. automotores
Suministros y materiales industriales, excl. la energía
Bienes de capital
Balanza por cuenta corriente
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos de la Oficina de Análisis Económico de los Estados
Unidos.
a n.e.p. = no especificado en otra parte.
crecimiento mundial, y cuándo podría hacerlo. El contraste con el de China, donde ha sido relativaresto de esta sección se ocupa de estas cuestiones. mente bajo y se sitúa en torno al 20% (por ejemplo,
La principal constatación de este análisis, que se porque casi todos los automóviles se venden al
apoya en pruebas empíricas, es que el fomento del contado) (Lardy, 2009: 6). Esto significa que es
crecimiento del consumo en China, que probable- probable que la demanda en los Estados Unidos
mente sería propicio a los intereses de desarrollo de se contraiga —no simplemente que se ralentice su
ese país, no podrá reemplazar al
crecimiento— y que crezca
estímulo que los Estados Unidos
rápidamente en China. Por
proporcionaron en el pasado al
consiguiente, la aportación de
crecimiento mundial.
China al consumo mundial en
Un aumento del consumo
el futuro será, con toda probabien China o en otros países
La demanda de consumo
lidad, considerablemente mayor
en desarrollo no puede
en los Estados Unidos es con
de lo que puedan indicar las
compensar la disminución de
mucho la mayor del mundo en
extrapolaciones de los datos
las importaciones de bienes
valores absolutos (gráfico 2.4).
representados en el gráfico.
de consumo en los Estados
Cabe observar que dicho gráfico
Unidos.
da una impresión algo distor¿Cuál sería la repercusión
sionada, porque los datos en que
de una reducción de la demanse basa se refieren al período
da de consumo en los Estados
que en los Estados Unidos se caracterizó por un Unidos en la balanza por cuenta corriente del país?
gasto de consumo en gran escala financiado con El deterioro de la balanza por cuenta corriente
deuda, muy apalancado e insostenible. Como resul- de los Estados Unidos hasta 2006 y su reciente
tado de ello, la relación deuda de los hogares/PIB mejora han sido impulsados en gran medida
es de alrededor del 100%, nivel que está en marcado por los cambios en la cuenta comercial8. De hecho,
48
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Gráfico 2.6
PORCENTAJE DE SIMILITUD DE LA COMPOSICIÓN DE LAS IMPORTACIONES DE
DETERMINADOS PAÍSES CON LAS DE LOS ESTADOS UNIDOS, 1992-2008
100
90
80
Alemania
Japón
70
60
50
Brasil
República de Corea
China
40
30
20
Federación de Rusia
India
10
0
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos COMTRADE de las Naciones Unidas.
el comercio de mercancías es sobradamente
el componente más importante de la cuenta
corriente de los Estados Unidos. El déficit
comercial, de aproximadamente 800.000 millones de dólares —monto que corresponde al 6%
del PIB— ha representado un promedio de alrededor
del 110% del déficit por cuenta corriente en los últimos cinco años9.
Sin embargo, estos datos agregados ocultan
características relevantes que tienen importancia
particular para el vínculo entre el consumo de los
hogares y los desequilibrios por cuenta corriente.
Aunque los bienes de capital y los suministros y
materiales industriales (con exclusión de la energía)
son las categorías más importantes en ambos lados
de la cuenta comercial de los Estados Unidos,
un desglose del déficit comercial de ese país por
principales categorías de usos finales muestra que
los bienes de consumo, en particular del sector
automotriz, representaron más del 85% del aumento
del déficit comercial no energético entre 1997 y
2008 (gráfico 2.5). Una pérdida de competitividad
puede explicar parcialmente el empeoramiento de
la balanza comercial de bienes de consumo, pero
el consumo de los hogares en rápida expansión ha
sido muy probablemente la causa principal del vasto
y creciente déficit en las categorías de consumo del
comercio de los Estados Unidos y por consiguiente
en su cuenta corriente.
Es improbable que la pronunciada caída de las
importaciones de bienes de consumo en los Estados
Unidos pueda verse compensada por un aumento del
gasto de consumo y las importaciones conexas de
bienes de consumo por parte de China o cualquier
otro país en desarrollo. Puesto que el consumo de
China era apenas un octavo del consumo de los
Estados Unidos y que su PIB a los tipos de cambio
corrientes sólo alcanza a un tercio del estadounidense,
no hay buenos motivos para pensar que el consumo
de los hogares en China pueda reemplazar próximamente al consumo de los hogares en los Estados
Unidos como impulsor del crecimiento mundial. Para
que el consumo chino pudiera compensar la reducción del consumo estadounidense, la proporción del
gasto de consumo en el PIB de China tendría que
aumentar en al menos 10 puntos porcentuales, lo
cual es improbable que ocurra en un futuro previsible10. La demanda interna también podría aumentar
en otros países en desarrollo relativamente grandes
y en rápido crecimiento, especialmente el Brasil y la
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
India. Sin embargo, en comparación con la economía
de los Estados Unidos las economías de estos países
siguen siendo pequeñas, lo que hace improbable que
puedan compensar plenamente el descenso del consumo en los Estados Unidos. En cambio, el consumo
de los hogares en los países desarrollados de la
Unión Europea (UE), particularmente Alemania, así
como en el Japón, estaría en mejor situación para
lograrlo.
Además, el contenido importado del consumo
interno de China es inferior al 8%, o sea tres veces
menor que en los Estados Unidos (Akyüz, 2010: 11).
Más importante aún es tal vez el hecho de que la
composición de las importaciones de bienes de
consumo en los Estados Unidos difiere mucho de
49
la de otros países. Un índice de similitud de las
importaciones basado en 428 bienes de consumo diferentes indica que la canasta de bienes de
consumo importados en China coincide con la de
los Estados Unidos sólo en aproximadamente el
45% (gráfico 2.6)11. Este índice también señala que
la composición de las importaciones de bienes de
consumo en los principales países desarrollados con
excedentes por cuenta corriente, es decir Alemania y
el Japón, es muy parecida a la de los Estados Unidos.
Este dato, unido a la cuantía del consumo de los
hogares que se indica en el gráfico 2.4, demuestra
que estos dos países desarrollados estarían en mejores
condiciones que China para compensar la caída de las
importaciones de bienes de consumo en los Estados
Unidos.
C. Reequilibrio del crecimiento en China: efectos
potenciales en el empleo
1.Introducción
La hábil gestión de los procesos de crecimiento
en una economía en vías de globalización y un uso
pragmático de políticas económicas a veces no
convencionales han permitido a China alcanzar un
aumento de más de cinco veces en la renta real per
cápita desde 1990 y hacer salir de la pobreza a unos
390 millones de ciudadanos (Chen y Ravallion,
2008; TDR 2005). Sin embargo, aún persisten algunos importantes retos internos, como la necesidad
permanente de generar puestos de trabajo y elevar
los niveles de vida de todos los sectores de la población y en todas las regiones del país. Así pues, se ha
sugerido que, para mantener su rápido crecimiento
económico y su avance en la reducción de la pobreza
y las disparidades del ingreso, China podría tener
que hacer frente a estos desequilibrios internos, con
independencia de las conmociones de la actual crisis
económica y financiera mundial y de los esfuerzos
por lograr un reequilibrio mundial (Yu, 2007).
Los desequilibrios internos han surgido paralelamente a la insistencia de China en seguir la senda
de un crecimiento impulsado por la inversión y
las exportaciones, que tal vez los haya exacerbado
en ocasiones; esta senda se ha vinculado también
con los considerables excedentes comerciales y la
acumulación de enormes reservas de divisas. En
la presente sección se procura determinar cuáles
son los retos principales que enfrenta China para
corregir sus desequilibrios internos y externos, las
posibles compensaciones y secuencias de las diferentes opciones políticas, y el efecto potencial del
reequilibrio chino en otros países en desarrollo. La
intención no es prescribir políticas; lo que se pretende es contribuir a una mejor comprensión de una
50
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
diversidad de cuestiones relacionadas con el ajuste,
en particular la posible repercusión tanto en China
como en otros países en desarrollo de las políticas
propuestas en los recientes debates internacionales
sobre los desequilibrios mundiales.
El análisis que figura en el presente capítulo se
basa en el reconocimiento de que el mayor desafío
para el mantenimiento del camino al desarrollo de
China es fomentar la integración interna mediante
una expansión de los mercados internos basada en un
crecimiento mucho más rápido del consumo que el
que se ha producido desde el comienzo del decenio
de 2000. Un aumento del gasto de consumo que
compense el crecimiento más lento de las exportaciones también reduciría la vulnerabilidad del país a
los cambios negativos en la demanda externa12.
Teniendo presentes estas consideraciones, en
esta sección se examinan en primer lugar la medida en
que el empleo en China depende de las exportaciones
y, en segundo término, los motivos que explican la
proporción relativamente pequeña —y que recientemente ha disminuido aún más— del consumo de los
hogares en la demanda agregada. Luego se pasa a
considerar dos esferas de política que se mencionan
frecuentemente en el debate sobre el reequilibrio:
una revaluación de la moneda y la gama de medidas
encaminadas más directamente a aumentar el ingreso
disponible total de los hogares, en particular las transferencias públicas y la reforma del sistema financiero.
2. El empleo en China y su dependencia
de las exportaciones
principales mercados de exportación. Por lo tanto, no
sorprende que las exportaciones chinas hayan caído
bruscamente cuando comenzó la crisis económica
mundial. Esto ha provocado nuevos llamamientos
a que se reequilibre la composición de la demanda
agregada, para dar menos importancia a la inversión
y las exportaciones y apoyarse más en el consumo
interno.
Un motivo importante de que los responsables
de las políticas chinas hicieran mayor hincapié en la
demanda externa fue el nivel relativamente bajo de la
renta per cápita y, por lo tanto, de la demanda interna,
que existía cuando el país comenzó su crecimiento
económico convergente. Mientras que la importancia
de las exportaciones para el crecimiento de la producción de China es bien sabida, su contribución a la
creación de puestos de trabajo ha sido menos clara.
La estrecha vinculación entre las exportaciones y la
inversión extranjera directa (IED) permitió un acceso
relativamente fácil a la tecnología de avanzada y un
rápido crecimiento de la productividad del trabajo.
Esta alta productividad laboral se tradujo en una
disminución de los precios. La consiguiente ventaja
competitiva dio un fuerte impulso a la demanda
externa, y por lo tanto a la producción y el empleo
internos. Por otro lado, las exportaciones de China
contienen una proporción considerable de bienes
intermedios importados. Por lo general se estima
que el valor añadido interno, que es la parte comparable con el PIB, representa sólo aproximadamente
la mitad de los ingresos brutos totales (véanse, por
ejemplo, Koopman, Wang y Wei, 2008; y Chen y
otros, 2009)13.
Esta participación relativamente baja del valor
añadido interno en los ingresos provenientes de las
exportaciones indica una contribución correspondienLa característica más visible a nivel internacio- temente menor de las exportaciones a la generación
nal del camino al desarrollo de China ha sido el fuerte de puestos de trabajo en China, aunque sí ha tenido
crecimiento de sus exportael efecto de generar empleo en
ciones. El valor nominal de las
otros países de Asia oriental y
exportaciones chinas ha crecido
sudoriental. Los datos de un
El empleo en China depende
en más de cien veces desde la
reciente estudio realizado por
mucho menos de las
apertura económica del país en
Feenstra y Hong (2007) indican
exportaciones
que
lo
que
1979, y sus exportaciones repreque sólo alrededor de 70 millocomúnmente se supone.
sentaron más de un tercio de su
nes de puestos de trabajo están
PIB en el período 2005-2008.
dedicados en China a activiTal insistencia en depender de la
dades de exportación; esta cifra
demanda externa para lograr el
incluye los puestos de trabajo
crecimiento económico aumentó inevitablemente la relacionados indirectamente con las exportaciones
vulnerabilidad de China ante una contracción de sus mediante la producción de insumos intermedios de
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
origen interno14. Esto corresponde a menos del 10%
del empleo total, pero puede equivaler a aproximadamente el 20% del trabajo asalariado15. También se ha
estimado que la caída de la producción orientada a
la exportación en 2008 y 2009 provocó la pérdida de
aproximadamente 40 millones de puestos de trabajo
en China, 14,6 millones de ellos en el sector agrícola y
15,1 millones en el sector manufacturero. Esta última
cifra corresponde a alrededor del 4% del empleo no
agrícola en 2007 (Cai, Wang y Zhang, 2010).
Es probable que la contribución directa de
las exportaciones a la generación de puestos de
trabajo en China haya seguido siendo pequeña en
relación con el empleo total en ese país. La evolución a largo plazo del índice de exportaciones
chinas es difícil de pronosticar a partir de comparaciones entre países, porque China es mucho más
vasta que los siguientes países más grandes, con
excepción de la India, que aún mantiene una
economía relativamente cerrada. No obstante, a
nivel mundial el contenido de valor añadido interno
en las exportaciones representa como promedio sólo
aproximadamente la quinta parte del PIB, y es mucho
más bajo en los países grandes que en los pequeños16.
En los países desarrollados, el valor añadido por
trabajador es muy similar en los sectores comercializados y no comercializados. En su conjunto, ello
indica que a largo plazo los sectores orientados a las
exportaciones emplearán en torno al 10% de todos los
trabajadores en China. En otras palabras, el empleo en
ese país depende mucho menos de las exportaciones
que lo que comúnmente se supone.
3. El consumo de los hogares y la
proporción correspondiente a la
remuneración de los trabajadores
en la renta total
El gasto de consumo privado en China es
bajo en comparación con los niveles internacionales, ya sea que se lo mida en valores per cápita o
como proporción en el PIB (gráfico 2.7). En 2008,
el consumo per cápita fue de sólo 758 dólares (en
valores reales de 2000), nivel muy inferior al de
muchos otros países en desarrollo, también de Asia.
No obstante, una participación baja y decreciente del consumo privado en la demanda agregada
51
es una característica que se observa frecuentemente
en economías en proceso de rápida industrialización
durante su etapa temprana de despegue económico.
Las experiencias de industrialización del Japón y la
República de Corea indican que la proporción del
consumo privado en el PIB suele disminuir durante
aproximadamente los primeros 20 años contados a
partir del despegue económico, antes de pasar a una
lenta tendencia alcista a partir de ese punto. Esto
puede suceder a despecho de tasas de crecimiento
positivas y estables del gasto de consumo privado
(gráfico 2.8). La razón estriba en la importancia
clave de la acumulación de capital para una industrialización efectiva y la alta e inicialmente creciente
participación conexa de la formación bruta de capital
fijo en el PIB (gráfico 2.9)17. Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en el Japón y la República de Corea
en etapas similares de desarrollo industrial, China ha
experimentado una brusca caída de la proporción del
consumo privado en el PIB y un marcado aumento
de la participación de la inversión (en parte a causa
de la intensa entrada de IED) desde aproximadamente mediados del decenio de 2000, o sea unos 25
años después de que el país comenzara su despegue
económico (gráficos 2.8 y 2.9).
Con el fin de explicar las dos características que
se observan desde mediados del decenio de 2000 en el
gasto de consumo privado de China —su crecimiento
relativamente lento en un período de cinco años,
y la disminución de su participación en el PIB—,
algunos observadores han centrado sus análisis en
la conducta de los hogares privados con respecto al
ahorro. Un argumento que esgrimen es que la propensión marginal de los hogares al ahorro ha sido alta y
se ha elevado aún más en el último decenio debido a
la evolución demográfica (por ejemplo, el aumento
de la proporción de la población en edad de trabajar
en la población total), las reformas de las empresas
estatales desde mediados de los años noventa (que
aumentaron la incertidumbre de muchos hogares con
respecto al futuro de sus pensiones y de sus gastos en
salud y educación) y el limitado suministro público
de atención sanitaria, educación y pensiones (véase,
por ejemplo, Modigliani y Cao, 2004; y Blanchard
y Giavazzi, 2006)18.
Estos factores indudablemente constituyen
explicaciones importantes del aumento de la tasa de
ahorro de los hogares chinos (véase, por ejemplo,
McKinsey Global Institute, 2009). Pero es mucho
menos probable que hayan tenido un papel
52
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Gráfico 2.7
GASTO DE CONSUMO PER CÁPITA DE LOS HOGARES Y PROPORCIÓN DEL GASTO
DE CONSUMO DE LOS HOGARES EN EL PIB DE DETERMINADOS PAÍSES, 2008
A. Gasto de consumo per cápita de los hogares
(En miles de dólares constantes de 2000)
Estados Unidos
Japón
Reino Unido
Rae de Hong Kong (China)
Alemania
Singapur
Taiwán (Provincia china de)
Corea (República de)
Argentina
México
Chile
Polonia
Mauricio
Brasil
Malasia
Sudáfrica
Federación de Rusia
Tailandia
China
India
0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
20
22
24
26
28
30
75
80
B. Proporción del gasto de consumo de los hogares en el PIB
(En porcentajes)
Egipto
Mauricio
Estados Unidos
Filipinas
México
Reino Unido
Marruecos
Taiwán (Provincia china de)
Polonia
Brasil
Sudáfrica
Chile
Japón
Argentina
Alemania
India
Corea (República de)
Federación de Rusia
Malasia
China
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
50
55
60
65
70
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos del Manual de Estadísticas de la UNCTAD.
53
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
Gráfico 2.8
CONSUMO DE LOS HOGARES EN CHINA, EL JAPÓN Y LA REPÚBLICA DE
COREA DESDE EL COMIENZO DEL DESPEGUE ECONÓMICO
(Índices en escala logarítmica, año inicial = 100; y proporción porcentual)
A. Valor absoluto
B. Participación en el PIB
90
1 600
1 400
Índices
1 000
800
China (1979)
600
Japón (1957)
400
80
Proporción porcentual
República de Corea (1965)
1 200
República de Corea (1965)
70
Japón (1957)
60
50
China (1979)
40
200
30
0
1
4
7 10 13 16 19 22 25 28 31 34 37 40 43 44
Número de años desde el comienzo del despegue económico
1
4
7 10 13 16 19 22 25 28 31 34 37 40 43 44
Número de años desde el comienzo del despegue económico
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos del Manual de Estadísticas de la UNCTAD; Global
Development Finance y la base de datos World Development Indicators, del Banco Mundial; y Annual Report on National
Accounts of 2010, Parte 1.1, del Instituto de Investigación Económica y Social del Japón.
Nota: Los años entre paréntesis indican el inicio del despegue económico. La definición de estas fechas está dada en la nota de
pie de página 17.
determinante en la reducción de la participación del la participación de los beneficios de las empresas
consumo en la demanda agregada. Los cálculos basa- en el ingreso nacional ha aumentado (gráfico 2.10).
dos en análisis de regresión señalan que el aumento Por cierto, estos datos no indican que haya caído la
de 5 puntos porcentuales en el ahorro de los hogares remuneración del trabajo en China, sino solamente
de China desde comienzos de los años noventa sólo que el ingreso de los hogares y la remuneración de los
ha provocado una novena parte
trabajadores han crecido a un
de la disminución en 9 puntos
ritmo más lento que el PIB20.
porcentuales de la proporción
El gasto de consumo privado en
del consumo en el PIB. Los
A primera vista, estos
China
es
bajo
en
comparación
mismos cálculos indican que la
datos parecen indicar que la
con los niveles internacionales.
reducción de la proporción del
proporción baja y decreciente
ingreso disponible de los hogadel consumo de los hogares en
res en el PIB ha sido en gran meel PIB refleja un desequilibrio
dida la causa de la disminución
entre la remuneración de los
relativa de la demanda de consumo (Aziz y Cui, 2007). trabajadores y los beneficios de las empresas (Hung,
2009). Sin embargo, es probable que dichos datos
La proporción de la renta del trabajo en el ingre- sean el resultado de un número mayor de factores
so nacional llegó a un nivel máximo a mediados de posiblemente superpuestos cuya importancia relativa
los años noventa y ha disminuido constantemente es difícil de cuantificar.
desde entonces19. Esta disminución se ha reflejado
casi exactamente en la reducción de la proporción del
Aunque factores estadísticos21 explican la caída
consumo de los hogares en el PIB. Simultáneamente, singular de la participación de la remuneración del
54
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Gráfico 2.9
PARTICIPACIÓN DE LA FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO EN EL PIB
DE CHINA, EL JAPÓN Y LA REPÚBLICA DE COREA DESDE
EL COMIENZO DEL DESPEGUE ECONÓMICO
(En porcentajes)
45
China (1979)
40
35
Japón (1957)
30
25
20
República de Corea (1965)
15
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44
Número de años desde el comienzo del despeque económico
Fuente: Véase el gráfico 2.8.
Nota: Véase el gráfico 2.8.
trabajo en el PIB entre 2003 y 2004, el cambio participación del empleo en el sector industrial ha
estructural ha sido probablemente una causa clave de sido un factor amplificador desde mediados de los
la tendencia descendente de esa participación desde años noventa. Gran parte de la reducción de la propormediados de los años noventa. Un estudio reciente ción correspondiente a los salarios en este sector a
desglosa el cambio en la proporción agregada de la fines de los años noventa y a comienzos de los años
remuneración del trabajo en el PIB haciendo una 2000 se ha debido casi con seguridad a la reforma
distinción entre los cambios derivados de las modi- de las empresas estatales. Además, durante todo el
ficaciones de la estructura de la
período de 15 años la tasa de
producción agregada y aquellos
inversión excepcionalmente
causados por diferencias en las
elevada, la importante entrada
La proporción de la renta
proporciones sectoriales del
de IED y la consiguiente estrucdel
trabajo
en
el
ingreso
empleo (Bai y Qian, 2009b).
tura de fuerte utilización de
nacional de China ha
Sobre la base de este análisis,
capital en la producción indusdisminuido desde mediados
sus autores afirman que la causa
trial, sumadas al rápido progrede
los
años
noventa...
principal de la proporción
so tecnológico y a las tasas
decreciente del ingreso dispomuy elevadas de productivinible de los hogares y la remudad laboral en el sector manuneración del trabajo en el PIB
facturero chino, deben de haber
desde mediados de los años noventa ha sido la dismi- contribuido marcadamente al ritmo relativamente
nución de la importancia de la agricultura en el valor lento de crecimiento del empleo en dicho sector,
añadido total y la creciente importancia de la industria y por lo tanto de la remuneración total del trabajo22.
y los servicios, siendo la proporción correspondiente
al empleo mucho más grande en el primer sector que
Otro factor que puede haber ralentizado la
en los dos últimos. También demuestran que la menor tasa de crecimiento de la remuneración total de los
55
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
Gráfico 2.10
CONSUMO DE LOS HOGARES, REMUNERACIÓN DE LOS TRABAJADORES,
BENEFICIOS DE LAS EMPRESAS E INGRESOS DISPONIBLES DE
LOS HOGARES Y LAS EMPRESAS EN CHINA, 1993-2007
(Porcentaje del PIB)
68
64
60
56
52
48
44
40
36
32
28
24
20
16
1993
1994
1995
1996
1997
Consumo de los hogares
Remuneración de los trabajadores
1998
1999
2000
2001
2002
Excedente de explotación del sector empresarial
Ingreso disponible de los hogares
2003
2004
2005
2006
2007
Ingreso disponible del sector empresarial
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos de la Oficina Nacional de Estadística de China; y Bai
y Qian, 2009a: cuadro 4.
trabajadores es la oferta continua y abundante de ingreso de la inversión y las transferencias públicas
trabajadores de muy bajo costo, lo que a menudo son muy pequeños (gráfico 2.11)23. Como corolario
se considera como una característica típica de la de ello, una vasta proporción del ingreso disponible
economía china. No cabe duda de que los exceden- de los hogares chinos está compuesta por los salates de mano de obra dificultan a los trabajadores rios. La renta del ahorro de los hogares se ha visto
(y en particular, a los migrantes) la negociación de afectada negativamente por el bajo nivel —con una
aumentos salariales. Si bien esta circunstancia puede reducción aún mayor entre mediados de los años
explicar el crecimiento relativamente lento de los noventa y mediados de la década de 2000— de los
salarios (véase más adelante), resulta más difícil tipos de interés de los depósitos bancarios, que han
comprender por qué debiera
sido el principal receptor del
haber impedido un rápido creciahorro de los hogares en China.
miento del empleo y contribuido
Además, no existe una estrecha
... al igual que la proporción
así a la caída en la participación
vinculación entre el ingreso de
del consumo de los hogares
de la remuneración de los trabalos hogares y la evolución de las
en
el
PIB.
jadores en el PIB. La merma de
bolsas de valores, debido a que
la proporción correspondiente
los dividendos que pagan son
de la remuneración del trabajo
exiguos y a que sólo un pequeño
en la renta agregada tuvo un
porcentaje de los hogares chinos
efecto tan considerable en el ingreso disponible de los posee acciones de empresas de ese país, ya sea direchogares chinos porque los componentes no salariales tamente por intermedio de las bolsas de valores o
del ingreso de los hogares tenían sólo importancia indirectamente por conducto de inversores instituciomarginal. Si el ingreso disponible de los hogares se nales y fondos de pensión (Aziz y Cui, 2007). La
desglosa en ingreso salarial, ingreso de la inversión reciente caída de la remuneración del trabajo ocurrió
y transferencias públicas, se puede apreciar que el en paralelo con cierto aumento, aunque de poca
56
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Gráfico 2.11
INGRESO DISPONIBLE TOTAL, INGRESO DE DIFERENTES FUENTES
Y AHORRO DE LOS HOGARES EN CHINA, 1992-2006
(Como porcentaje del PIB, a menos que se indique lo contrario)
70
60
50
40
30
20
10
0
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
Ingreso disponible total
Ahorro (como porcentaje del ingreso disponible)
Remuneración del trabajo
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
Transferencias públicas corrientes netas
Renta del ahorro
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos de la Oficina Nacional de Estadística de China.
Nota: La remuneración del trabajo y el ingreso disponible total se refieren a las cuentas de flujo de fondos.
importancia, en la propensión al ahorro de los hogares (gráfico 2.11), especialmente desde comienzos
de los años 2000, tras las reformas de las empresas
estatales, a causa de una mayor incertidumbre con
respecto a las pensiones de vejez y a los servicios
de salud y educación que dichas empresas habían
brindado anteriormente. En su conjunto, estos datos
enseñan que, para aumentar el ingreso disponible
de los hogares y por consiguiente la demanda de
consumo, podrían ser necesarias transferencias presupuestarias más importantes. Un aumento del gasto
público en salud, educación y vivienda puede resultar
útil para luchar contra las tendencias al aumento del
ahorro preventivo.
4. Perspectivas de aumento del consumo
de los hogares en China
Frecuentemente se afirma que una fuerte
apreciación del renminbi sería la medida política más
importante, o quizá la única, para lograr el equilibrio
en China. Dicha medida reduciría pronunciadamente
el excedente externo del país y también, como efecto
colateral, el déficit por cuenta corriente de los Estados Unidos (por ejemplo, Krugman, 2010). Esta
opinión es evidentemente demasiado simplista, por
lo menos por dos motivos. En primer lugar, aunque
la mayoría de los observadores concuerda en que la
sólida posición externa de China se ha apoyado en
un tipo de cambio competitivo, no resulta claro que
el renminbi esté, como se da a entender a menudo,
muy subvalorado: un estudio reciente indica que
la moneda china podría estar subvalorada en un
porcentaje de entre un 2,5% y un 27,5% (Evenett,
2010). Difícilmente podría ello servir de base para
una clara orientación de política sobre una cuestión
tan controvertida. En segundo lugar, el mismo estudio
respalda conclusiones de simulaciones anteriores (por
ejemplo, el TDR 2005) que señalan que una pequeña
apreciación del renminbi —de alrededor del 5%—
podría eliminar el excedente comercial de China
pero mejoraría muy poco el déficit comercial de los
Estados Unidos y que incluso una apreciación más
importante, de alrededor del 10%, no bastaría para
eliminar el déficit comercial de los Estados Unidos
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
57
con China. Esta última conclusión tiene que ver con bancos chinos quizá hayan proporcionado incenlos costos conexos más elevados que tendrían que tivos exagerados a la inversión y un rendimiento
pagar los productores estadounidenses que compran insuficiente a los depósitos de ahorro de los hogares,
piezas y componentes a China, lo cual provocaría como se analiza con cierto detalle, por ejemplo, en Yu
importantes efectos negativos en los Estados Unidos (2007)24. La reforma del sector financiero es tal vez la
tanto para las exportaciones como para el empleo. esfera donde más claramente se percibe la dificultad
Esto muestra que, aunque los ajustes en los tipos de de equilibrar la necesidad de un rápido crecimiento
cambio pueden facilitar el reequilibrio mundial, son económico a corto plazo con el apoyo a un proceso
incapaces de resolver el problede reequilibrio estructural a
ma de los desequilibrios; para
largo plazo.
lograrlo, son necesarias otras
medidas políticas.
El análisis anterior también
Por sí solos, los ajustes
indica que la tendencia decrede los tipos de cambio no
Hay acuerdo general en
ciente de la participación del
pueden resolver el problema
que medidas tales como el
consumo en el PIB obedece
de los desequilibrios.
aumento del gasto público en
principalmente a la merma de la
seguridad social (en particular
remuneración del trabajo como
las pensiones, la salud y la
proporción del PIB. A su vez,
educación) y la inversión pública en la vivienda este último hecho guarda una estrecha vinculación
podrían contribuir a reducir el ahorro preventivo de con el cambio estructural, que supone una transición
los hogares y a aumentar el gasto de consumo en de actividades con una alta proporción de empleo
China. El gasto público adicional podría financiarse (particularmente la agricultura) a actividades induspor lo menos en parte mediante el pago de dividendos triales con una participación generalmente más baja
de las empresas públicas (Oficina del Banco Mundial del empleo y a una producción con gran densidad
en Beijing, 2006: 15 a 17; Yu, 2007; McKinsey de capital en el sector manufacturero. Sin embargo,
Global Institute, 2009). Estas medidas contribuirían lograr dicho cambio estructural —que es un proceso
a eliminar los efectos negativos resultantes de las natural en el desarrollo económico de un país— puede
amplias reformas de las empresas estatales en los años resultar cada vez más difícil, si los salarios reales no
noventa, que redujeron sustanaumentan más rápidamente
cialmente la provisión pública
que hasta ahora en relación con
de atención sanitaria, educación,
la productividad. Es probable
Resultará difícil mantener
pensiones y vivienda y transmique un crecimiento económico
una
industrialización
tieron esa responsabilidad a los
rápido y sostenido, sumado a
acelerada sin un crecimiento
particulares. Por ejemplo, la
un incremento más lento de la
más rápido de los salarios
proporción del gasto de salud de
población en edad de trabajar
reales.
los hogares aumentó de menos
debido a la política de un solo
del 20% en los años ochenta a
hijo establecida a comienzos
más del 60% en los años 2000
de los años ochenta, dé lugar
(Blanchard y Giavazzi, 2006),
en China a una situación en que
a pesar de que a mediados de esta última década el la demanda de mano de obra comience a aumentar
gasto público en salud había aumentado entre un más rápidamente que la fuerza laboral y en que el
125% y un 140% (Hong, Vos y Yao, 2008: 46).
excedente de mano de obra rural crezca con menos
rapidez que en el pasado (Cai, 2007; véase también
Una mayor reforma del sector financiero el recuadro 2.1).
también puede contribuir a estimular el consumo de
los hogares. La medida más importante adoptada
Una manera de apreciar la evolución del excehasta ahora ha sido la recapitalización en gran escala dente laboral es analizar la composición por edad de
de los bancos comerciales estatales, que eliminó los la fuerza laboral de un país25. Si bien es probable que
considerables montos pendientes que representaban el tamaño de la fuerza laboral total de China (o sea,
los créditos morosos en los balances de los bancos. la población de 15 o más años de edad) llegue a su
No obstante, la estructura institucional del sector punto máximo sólo a mediados del decenio de 2030,
financiero y la política crediticia de los principales se prevé que su fuerza laboral en edad anterior a la
58
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Recuadro 2.1
CHINA: NIVELES DE CUALIFICACIÓN DE LOS NUEVOS SOLICITANTES DE EMPLEO
El número de trabajadores adicionales que ingresa en el mercado laboral es sólo un elemento del equilibrio
entre la oferta y la demanda en dicho mercado; el nivel de cualificación de los trabajadores es otro elemento. El
número de graduados universitarios está aumentando fuertemente en China, y para estos solicitantes de empleo
muy cualificados podría no siempre resultar fácil cumplir sus expectativas de carrera. Algunas experiencias de
convergencia anteriores en Asia oriental enseñan que los cambios en la estructura sectorial de una economía,
por ejemplo vinculados a la modernización tecnológica del sector de las exportaciones, pueden absorber
una parte del aumento de la oferta de trabajadores cualificados (TDR 2003). Es probable que ello también
ocurra en China: el crecimiento más lento del excedente laboral podría encarecer relativamente la mano de
obra no cualificada, y el aumento de la oferta de mano de obra cualificada podría abaratar relativamente el
trabajo cualificado. Por consiguiente, la ventaja comparativa del país podría desplazarse hacia manufacturas
y servicios con mayor densidad de cualificación, con lo que absorbería una parte del aumento de la oferta
laboral cualificada. Este mecanismo tiene manifiestas consecuencias no sólo para China sino también para
otros países en desarrollo, particularmente los que participan en cadenas de suministro verticales en toda Asia
oriental y sudoriental. Por otra parte, hay indicios de que en las zonas rurales (de donde procede otro segmento
importante de solicitantes de empleo), la calidad de la educación es relativamente baja (Knight, Li y Deng,
2009). Sin embargo, es probable que un levantamiento gradual del sistema de registro de grupos familiares
(cuestión que se debatió intensamente en los medios de información chinos antes de la conferencia del Partido
en la primavera de 2010 y se reflejó en docenas de artículos y columnas de opinión en China Daily) y, en
particular, una mayor demanda de actividades de servicios simples vinculadas con la urbanización y con la
creciente importancia del consumo de los hogares para el crecimiento económico absorban una gran parte de
estos trabajadores relativamente poco cualificados.
Gráfico 2.12
COMPOSICIÓN POR EDAD DE LA FUERZA LABORAL CHINA, 1990-2050
(En millones)
A. Fuerza laboral total y fuerza laboral
en edad anterior a la jubilación
B. Población que se incorpora
a la fuerza laboral
300
1 200
1 100
250
15 o más años
1 000
200
15 a 24 años
15 a 64 años
900
150
100
800
15 a 19 años
700
1990
2000
2010
2020
2030
2040
2050
50
1990
2000
2010
2020
2030
2040
2050
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos.
Nota: Los datos relativos a 2010 son estimaciones.
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
jubilación (es decir, la población de entre 15 y 64 años
de edad) alcanzará su punto culminante alrededor
de 2015 (gráfico 2.12). Un hecho que tal vez revista
mayor importancia es que el tamaño de la población
que ingresa en la fuerza laboral definida en sentido
lato (o sea, el grupo de edad de 15 a 24 años) llegó
a su nivel máximo de 224 millones de personas en
2009, y que la población que ingresa en la fuerza
laboral definida en sentido estricto (es decir, el grupo
de edad de 15 a 19 años) alcanzó su punto máximo de
125 millones de personas en 2005. En su conjunto,
estos datos dan indicios de una fuerza laboral que está
envejeciendo y que por lo tanto tenderá a ser menos
móvil. En consecuencia, los empleadores tendrán que
pagar una mayor prima salarial para atraer y retener
a los trabajadores26, de modo que es probable que los
59
salarios reales crezcan más rápidamente que en el
pasado en relación con la productividad. De hecho,
según informes periodísticos, los salarios mínimos
han subido acusadamente en varias provincias
(Mitchell y Dyer, 2010). Estos datos, que indican
una tendencia general al aumento de los salarios,
deben interpretarse de manera prudente. Parte de la
tendencia puede deberse a una reacción ante políticas
agrícolas más propicias, tales como la derogación
del impuesto a la agricultura (Knight, 2007). Pero en
todo caso, aunque no fuera por razones demográficas,
este fenómeno habría aumentado la prima que deben
pagar los empleadores para inducir a los trabajadores
a migrar de las zonas rurales a las urbanas. En su
conjunto, todos estos factores pueden constituir un
poderoso estímulo al consumo interno.
D. Posible efecto de un reequilibrio mundial en las
corrientes comerciales y el empleo
En las dos secciones anteriores se examinaron
las cuestiones relativas a un reequilibrio en el contexto de las economías nacionales de los Estados Unidos
y China. La presente sección se centra en las consecuencias de esos procesos para otros países. Estas
consecuencias se infieren mediante una simulación
de las repercusiones de una reducción del gasto de
consumo en los Estados Unidos y de un aumento de
dicho gasto en China (en ambos casos, medidos como
proporción del PIB) en las corrientes comerciales y el
empleo sectoriales. El anexo de este capítulo brinda
detalles sobre la forma en que se llevó a cabo esa
simulación y presenta algunos resultados adicionales.
Puede entenderse que los resultados de la simulación
expresan los efectos a mediano plazo (es decir, en
un período de cinco a diez años) de un reequilibrio
limitado a los Estados Unidos y China. Sin embargo,
debe tenerse en cuenta que los resultados de la simulación son sólo parciales y no pretenden describir el
resultado general de un reequilibrio mundial. Por
añadidura, deben interpretarse con mucha prudencia, dado que no tienen en cuenta una diversidad
de factores, como las dificultades para desplazar la
mano de obra entre sectores, las subvenciones y los
problemas del acceso a los mercados. No obstante, las
simulaciones son útiles para determinar qué países y
sectores son vulnerables a un reequilibrio mundial y
para formarse una idea de los órdenes de magnitud
que lleva aparejados.
La simulación se basa en la hipótesis de que,
tanto en China como en los Estados Unidos, la parte
proporcional del consumo de los hogares en el PIB
volverá a sus niveles históricos y de que el ajuste en
este último país producirá una desaceleración de la
tasa de crecimiento de su PIB. La simulación indica
que así se eliminaría el estímulo a la demanda que,
antes del estallido de la crisis actual, los Estados
Unidos proporcionaban a la economía mundial,
y que esta situación no estará compensada por un
60
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
estímulo de igual magnitud proveniente del aumento
del consumo en China.
seguida de México, el Japón (que experimentaría la
mayor disminución porcentual de las exportaciones),
Alemania y Singapur. En la mayoría de los países,
Los resultados de la simulación se presentan particularmente los países asiáticos en desarrollo
como cambios en relación con 2008. Con respecto a —en especial China, la India y Tailandia—, el
los desequilibrios mundiales en su totalidad, los resul- deterioro de la balanza comercial sería provocado
tados obtenidos señalan que los ajustes hipotéticos primordialmente por la disminución de las exportaen China y los Estados Unidos causarían cambios ciones y no por el aumento de las importaciones,
sustanciales en las cuentas comerciales de ambos como lo demuestra la diferencia en las tasas de crecipaíses. En el caso de China, el excedente comercial miento que aparecen en la cuarta y quinta columna
como proporción del PIB disminuiría en más de 8 del cuadro. El fuerte aumento de las exportaciones de
puntos porcentuales, con lo
los Estados Unidos (que en gran
cual sólo se mantendría una
parte estaría compuesto por
posición excedentaria bastante
maquinaria y equipo electrópequeña, en tanto que la balannico, así como servicios) y
El efecto neto en la economía
za comercial de los Estados
la fuerte disminución de sus
mundial de los ajustes en
Unidos como proporción del
importaciones se verían faciliChina y los Estados Unidos
PIB mejoraría en más de 5
tados por la marcada depreserá deflacionario...
puntos porcentuales y pasaría
ciación del dólar (columna 7
a presentar un pequeño excedel cuadro 2.1)28. Resultados
dente (columnas 2 y 3 del
adicionales (que no se muestran
cuadro 2.1). Sin embargo, persistirían importantes aquí) indican que el grueso del aumento de las
desequilibrios comerciales en otros países: por exportaciones de los Estados Unidos iría dirigido a
ejemplo, los excedentes comerciales disminuirían los países desarrollados, es decir los miembros de
sólo en pequeña medida en Alemania, en varios la UE y el Japón, en tanto que la mayor parte de la
países en desarrollo de Asia oriental y sudoriental y disminución de sus importaciones afectaría particuen los países del grupo que abarca Asia occidental y larmente a los miembros de la UE, China y el Japón.
África septentrional. Como se mencionó en las dos
secciones anteriores, ello obedece a que el valor absoEn cuanto a las modificaciones en la estructura
luto del gasto de consumo de los hogares de China sectorial del comercio, los cambios porcentuales de
es mucho más pequeño que el de los hogares de los la balanza comercial de los Estados Unidos serían
Estados Unidos, su contenido importado es menor y particularmente acentuados en los rubros de la maquila composición de las importaciones chinas de bienes naria y equipo y del equipo electrónico (cuadro 2.2).
de consumo difiere notablemente de su equivalente Esta mejora tendría su equivalente en un deterioro
estadounidense27. El efecto neto de estos dos ajustes considerable de la balanza comercial de estos sectoen su conjunto sería deflacionario para la economía res en todas las economías asiáticas que figuran en
mundial, sin que resultara suficiente para corregir los el cuadro, así como México y Alemania. La fuerte
grandes desequilibrios mundiales.
mejora de la balanza comercial estadounidense en
cuanto a los productos químicos (en particular, los
Si se examinan por separado la evolución de las farmacéuticos, que es el rubro más importante de las
exportaciones y la evolución de las importaciones importaciones de bienes de consumo en los Estados
(columnas 4 y 5 del cuadro 2.1),
Unidos) se reflejaría en un
los resultados indican que
deterioro sustancial de la balanuna fuerte disminución de las
za comercial de los mismos
importaciones en los Estados
productos en China, Alemania
... pero insuficiente para
Unidos iría acompañada de un
y Singapur. La marcada mejora
corregir los desequilibrios
aumento aún más acentuado
de la balanza comercial de los
mundiales.
de sus exportaciones. Fuera de
Estados Unidos en los rubros
China, cuya balanza comercial
de automotores y otro equipo
sufriría un deterioro princide transporte tendría eco en un
palmente debido a sus propios esfuerzos de ajuste, deterioro considerable de la balanza comercial de
la mayor reducción se produciría en Tailandia, dichos productos en la Argentina, el Brasil, México,
61
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
Cuadro 2.1
RESULTADOS DE LA SIMULACIÓN DEL GTAP DEL EFECTO DE UN REEQUILIBRIO
DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CHINA EN LAS CORRIENTES COMERCIALES
Y LOS PRECIOS DE LOS FACTORES, EN DETERMINADOS
PAÍSES Y GRUPOS DE PAÍSES
Cambio en
la balanza
comercial
Proporción Cambio en Cambio en
de la
el volumen el volumen
balanza
de las
de las
comercial
exportaimportaen el PIB
ciones
ciones
(Puntos
porcentuales)
(1)
Cambio
en la
relación
de inter- Apreciacambioa
ciónb
Cambio en los salariosc
TrabajaTrabajadores no
dores
cualificados cualificados
(En porcentaje)
(2)
(3)
(4)
(5)
(6)
(7)
(8)
(9)
China
Estados Unidos
-8,2
5,2
1,8
0,6
-17,6
41,9
3,7
-15,4
2,9
-7,2
7,1
-8,2
6,6
-8,1
8,8
-8,5
RAE de Hong Kong (China)
-1,4
14,9
-1,2
0,6
-0,1
2,3
2,3
2,2
Taiwán (Provincia china de)
Indonesia
Malasia
Filipinas
República de Corea
Singapur
Tailandia
Resto de Asia oriental y sudoriental
-1,0
-1,1
-1,6
-1,3
-1,6
-1,7
-3,7
-1,6
14,3
0,8
42,4
3,6
1,5
-2,6
5,8
2,0
-0,6
-2,8
-0,5
-1,4
-3,4
-0,3
-3,7
-2,2
1,4
1,0
1,3
0,8
1,5
1,3
1,9
0,1
0,3
0,3
0,3
-0,1
0,8
0,5
0,4
-0,1
2,1
2,7
2,3
2,1
2,9
2,7
2,9
2,1
2,1
2,7
2,1
2,1
3,1
2,7
2,9
2,0
2,0
2,7
1,9
2,0
2,9
2,7
2,9
1,7
India
Asia meridional, excl. la India
-1,2
-1,2
-7,7
-17,1
-6,6
-6,7
2,7
1,7
1,1
0,8
3,6
3,3
3,8
3,2
3,8
3,3
Asia occidental y África septentrional
África subsahariana
-1,5
-1,7
13,8
1,2
-1,7
-2,5
2,6
3,1
0,7
0,7
2,8
3,1
2,9
3,2
2,6
3,3
Argentina y Brasil
México
Resto de América en desarrollo
-1,8
-2,1
-1,6
0,8
-2,1
-1,8
-7,7
-6,0
-3,8
5,2
4,9
3,4
2,1
3,3
1,5
4,1
3,2
2,7
4,0
3,3
2,8
4,1
3,4
2,9
Canadá
-1,7
-2,7
-2,9
5,7
3,1
2,3
2,4
2,4
Alemania
Resto de la UE-25 y AELCd
-1,9
-1,6
3,8
-3,5
-3,8
-3,6
2,3
2,0
0,6
0,7
3,2
3,2
3,1
3,2
3,1
3,2
Australia y Nueva Zelandia
-1,5
-1,8
-5,5
3,8
1,5
3,6
3,7
3,6
Japón
-2,0
-1,0
-12,7
5,7
2,3
4,3
4,3
4,4
CEI, excl. la República de Moldova
-0,8
6,6
-1,2
1,4
0,4
2,9
3,0
2,8
Resto del mundo
-1,8
-9,6
-2,3
1,7
0,3
2,9
2,9
2,6
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD.
Nota: Todos los cambios son en relación con 2008.
a Una mejora de la relación de intercambio indica que el precio de las exportaciones aumentó más (o disminuyó menos) que
el precio de las importaciones.
b Una apreciación indica un aumento del precio de los factores primarios, que puede equipararse a una apreciación del tipo
de cambio real.
c La definición de mano de obra cualificada y mano de obra no cualificada y la relación entre el salario de los trabajadores
cualificados y los trabajadores no cualificados se explican en la nota 2 del anexo del presente capítulo.
d AELC – Asociación Europea de Libre Comercio.
Alemania, el Japón, la República de Corea y Singapur
(aunque en lo que atañe a Singapur la mayor parte
de estos efectos probablemente se deberían al
transbordo, como lo indica el importante deterioro
de la balanza comercial de este país en los rubros de
servicios comerciales y comercio y transporte).
-0,02
-0,62
-0,09
-0,11
-0,08
-0,33
-0,20
-0,25
-1,38
-2,05
-0,58
-0,02
-0,47
-0,15
-0,17
Derivados del petróleo y el carbón
Productos químicos, de caucho y de plástico
Productos minerales, n.e.p.
Metales ferrosos
Metales, n.e.p.
Productos de metal
Automotores y piezas
Equipo de transporte, n.e.p.
Equipo electrónico
Maquinaria y equipo, n.e.p.
Productos manufacturados, n.e.p.
Servicios públicos y construcción
Comercio y transportes
Servicios comerciales
Otros servicios
1,40
0,20
0,03
0,34
0,51
0,29
0,01
0,68
0,05
0,04
0,07
0,12
0,40
0,37
0,68
0,07
0,00
0,05
0,05
0,14
0,10
0,11
0,05
0,11
0,11
-0,45
-0,02
-0,02
-0,07
-0,12
-0,08
-0,01
-0,21
-0,04
-0,06
-0,05
-0,04
-0,15
-0,20
-0,13
-0,06
0,00
-0,01
-0,07
-0,11
-0,03
-0,01
-0,03
-0,08
-0,06
Argentina
y Brasil
-0,17
-0,01
-0,03
-0,11
-0,10
-0,10
-0,01
-0,13
0,00
0,02
-0,09
0,00
-0,02
-0,10
-0,02
-0,01
0,01
-0,01
-0,02
-0,01
0,00
0,00
0,01
0,00
-0,01
CEIa
-0,66
-0,02
-0,01
-0,08
-0,13
-0,10
0,00
-0,34
-0,01
0,00
-0,02
-0,03
-0,18
-0,17
-0,18
-0,01
0,00
-0,01
0,00
-0,02
-0,01
0,00
0,00
-0,02
-0,03
-0,64
-0,03
-0,02
-0,09
-0,11
-0,07
0,01
-0,23
-0,01
-0,02
-0,01
-0,03
-0,32
-0,10
-0,49
-0,01
0,00
-0,02
0,00
-0,02
-0,01
0,00
0,00
-0,02
-0,02
Alemania Japón
-0,54
0,01
-0,01
-0,10
-0,11
-0,16
0,00
-0,33
0,03
0,03
0,02
0,00
0,00
-0,24
-0,77
0,00
0,03
0,02
0,01
0,16
0,05
-0,07
-0,01
0,02
-0,01
Malasia
-0,71
-0,02
0,00
-0,11
-0,10
-0,13
0,00
-0,28
-0,04
-0,02
-0,06
-0,11
-0,41
-0,03
-0,36
-0,10
0,00
0,04
-0,08
-0,19
-0,14
-0,11
0,02
-0,13
-0,08
-0,38
-0,02
0,00
-0,09
-0,22
-0,13
0,01
-0,22
-0,01
0,01
0,00
-0,02
-0,26
-0,20
-0,33
-0,02
0,00
0,00
-0,01
-0,01
-0,02
-0,02
0,01
-0,01
-0,04
-0,45
0,01
-0,01
-0,15
-0,47
-0,14
0,07
-0,42
-0,01
0,01
-0,01
-0,02
-0,04
-0,67
-0,23
0,00
0,00
-0,09
0,00
0,00
0,05
-0,02
0,01
-0,01
-0,04
-1,10
-0,22
-0,01
-0,32
-0,19
-0,14
0,00
-0,37
-0,03
-0,07
0,02
-0,08
-0,11
-0,15
-0,72
0,06
0,00
-0,14
-0,01
-0,16
-0,01
-0,17
0,01
-0,09
-0,03
República
México de Corea Singapur Tailandia
-0,37
-0,04
-0,02
-0,15
-0,17
-0,16
-0,01
-0,14
-0,01
-0,04
-0,12
-0,03
-0,11
-0,15
-0,10
-0,09
0,00
-0,08
-0,01
-0,05
-0,02
-0,06
0,00
-0,01
-0,02
África
subsahariana
1,85
-3,87
4,27
-0,21
1,10
3,85
-0,29
-0,72
0,35
0,46
0,27
-0,52
-1,23
4,18
0,04
1,46
1,03
-0,18
0,34
-0,93
-1,85
-4,95
-4,30
-3,41
0,09
Recordatorio:
Cambio en las
exportaciones
mundiales con
respecto al año
base
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD.
Nota: La balanza comercial se refiere a volúmenes. Las proporciones porcentuales de los volúmenes y los valores del comercio en el PIB en el año base son idénticas, pues se supone que
los precios equivalen a la unidad.
n.e.p. = No especificados en otra parte.
a Excluida la República de Moldova.
-0,22
-0,02
-0,08
-0,13
-0,24
-0,51
-0,40
-0,42
-0,31
-0,11
Estados
China Unidos
(Como porcentaje del PIB en 2008)
RESULTADOS DE LA SIMULACIÓN DEL GTAP DE LOS CAMBIOS EN LA BALANZA COMERCIAL
POR SECTORES, EN DETERMINADOS PAÍSES Y GRUPOS DE PAÍSES
Cereales y cultivos
Silvicultura y pesca
Minería
Ganado y productos cárnicos
Alimentos elaborados
Productos textiles
Prendas de vestir
Artículos de cuero
Productos derivados de la madera
Productos de papel y actividades de edición
Cuadro 2.2
62
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
63
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
Gráfico 2.13
RESULTADOS DE LA SIMULACIÓN DEL GTAP DE LOS CAMBIOS EN LAS EXPORTACIONES
MUNDIALES Y LA DENSIDAD DE MANO DE OBRA, POR SECTOR INDUSTRIAL
Cambio porcentual simulado en las exportaciones mundiales
por el sector industrial (porcentajes en relación con 2008)
(En porcentajes)
5
etn
4
3
2
men
1
mf
gpc
0
dpc
mne
ale
-1
pmn
ppe
qcp
eel
pdm
ayp
-2
-3
mad
-4
tex
man
adc
-5
10
15
20
25
pdv
30
35
Densidad de mano de obra por sector industrial (sueldos y salarios como porcentaje del valor añadido)
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de simulaciones del GTAP; y la Base de Datos Estadísticos Industriales
de la ONUDI, CD-ROM 2009.
Nota: La densidad de mano de obra se mide como el promedio mundial no ponderado de la participación de los sueldos y salarios
en el valor añadido sectorial durante el período 1995-2005.
adc = Artículos de cuero
ale = Alimentos elaborados
ayp = Automotores y piezas
dpc = Derivados del petróleo y el carbón
eel = Equipo electrónico
etn = Equipo de transporte no especificado en otra parte
gpc = Ganado y productos cárnicos
mad = Productos derivados de la madera
man = Productos manufacturados no especificados
men = Maquinaria y equipo no especificados en otra parte
en otra parte
mf = Metales ferrosos
mne = Metales no especificados en otra parte
pdm = Productos de metal
pdv = Prendas de vestir
pmn = Productos minerales no metálicos
ppe = Productos de papel y actividades de edición
qcp = Productos químicos, de caucho y de plástico
tex = Productos textiles
Para determinar de qué manera los cambios
en las balanzas comerciales sectoriales afectarían al
empleo, puede ser útil vincular estos cambios con
las diferencias sectoriales en la densidad de mano
de obra. Si se dirige la atención a los cambios en las
exportaciones mundiales de productos industriales
(que aparecen en la última columna del cuadro 2.2),
se podrá apreciar que los ajustes simulados en las
economías de China y los Estados Unidos producirían
considerables repercusiones negativas en el empleo
en el conjunto de la economía mundial. Esto queda
indicado por el hecho de que las exportaciones mundiales se reducirían en la mayoría de los sectores
industriales29. Un aspecto quizá aún más importante
es que las mayores caídas ocurrirían en los sectores
industriales de mayor densidad de mano de obra
(gráfico 2.13)30.
La reducción de las exportaciones mundiales
de bienes industriales con alta densidad de mano de
obra tendrá distintas consecuencias para cada país,
en función de su estructura sectorial, de producción
y comercio. Los resultados de la simulación de los
cambios en el empleo sectorial indican que en China
el empleo disminuiría en la mayoría de los sectores
industriales (pero aumentaría sustancialmente en la
agricultura, los servicios públicos y los servicios en
general) (cuadro 2.3). En cambio, en los Estados
Unidos el empleo se incrementaría en la mayoría de
los sectores industriales así como en la agricultura,
-5,7
0,4
5,8
0,3
-0,2
-1,6
-1,4
-1,3
-0,4
-0,9
-2,1
-6,7
-4,3
-4,1
1,2
-2,8
-1,8
-2,5
-4,5
-0,6
0,8
-5,2
-2,2
-3,8
0,1
-10,3
Argentina y
Brasil
-0,3
1,3
-0,2
-0,5
-0,1
0,7
0,0
-0,1
0,0
-0,3
-2,4
-2,8
0,3
1,0
-0,6
0,1
0,2
0,4
0,9
-0,5
-0,2
0,2
2,9
0,5
-7,7
CEIa
0,3
5,4
-0,6
0,4
-0,5
0,3
0,3
-0,3
0,2
0,3
-2,7
-3,3
-0,7
1,8
-0,8
-0,8
0,4
1,2
-0,3
0,6
-2,3
0,3
1,4
1,0
-8,3
Alemania
-0,2
5,7
0,4
0,2
-1,3
-0,1
-0,6
0,2
-0,1
-1,6
-4,1
-4,9
-2,8
1,6
-0,9
-4,7
0,6
2,0
-5,4
0,3
-5,7
-1,7
-0,4
0,7
-10,4
Japón
-0,7
4,2
-0,2
-0,5
-0,1
1,1
0,5
0,1
1,8
0,9
1,1
-2,0
2,6
3,0
-0,7
0,1
1,5
0,6
1,1
0,0
-2,2
1,5
-3,1
-6,3
-12,5
Malasia
0,2
1,5
-0,8
-0,6
-0,3
0,3
3,0
0,6
3,5
0,9
-1,8
1,7
3,6
3,0
1,8
-4,1
-2,4
-6,6
0,4
-1,0
-3,0
-4,1
5,4
-3,5
-0,8
México
-0,4
3,8
-0,5
-0,3
-0,5
0,4
1,0
-0,8
-0,2
-1,2
-1,7
-3,0
0,1
2,3
-1,9
-1,6
0,2
0,7
-2,1
-0,7
-1,7
-1,2
1,4
-1,4
-8,8
República
de Corea
0,0
4,4
-0,1
-0,9
-0,2
0,3
1,8
0,7
0,6
0,2
1,0
-1,9
4,7
3,8
-1,2
0,5
1,3
1,6
4,0
3,0
1,3
3,5
2,6
-4,7
-6,7
Singapur
-0,1
8,8
0,3
-0,8
-0,9
-0,6
1,4
0,5
-0,9
-0,4
-3,0
-3,7
1,0
4,1
-1,8
-2,1
0,0
-3,5
4,0
-3,2
-4,0
-1,3
1,0
-2,6
-9,9
Tailandia
-0,1
5,2
0,1
-0,3
-0,6
0,5
-0,3
0,5
-0,2
0,3
-4,4
-1,6
0,3
2,2
-0,4
1,1
1,8
0,5
1,5
-0,5
-0,8
-0,2
2,2
-1,9
-8,7
África
subsahariana
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de simulaciones del GTAP; y la Base de Datos Estadísticos Industriales de la ONUDI, CD-ROM 2009.
Nota: La balanza comercial se refiere a volúmenes. Las proporciones porcentuales de los volúmenes y los valores del comercio en el PIB en el año base son idénticas, pues se supone que
los precios equivalen a la unidad.
n.e.p. = No especificado en otra parte.
a Excluida la República de Moldova.
8,6
3,3
1,6
1,6
Servicios públicos y servicios en general
Servicios públicos y construcción
Comercio y transporte
Servicios comerciales
Otros servicios
7,7
3,7
6,8
3,6
3,9
-2,3
-2,4
-1,5
-0,6
-2,7
-3,7
-1,3
30,4
14,7
21,2
7,8
3,3
27,2
12,2
4,9
4,1
17,3
21,3
13,7
29,6
4,2
22,4
Estados
Unidos
1,1
4,8
7,2
-11,7
-7,4
-5,7
-0,6
-3,1
-11,4
-7,4
-11,7
-2,3
-9,5
-10,3
-8,6
-12,9
-4,4
-7,1
China
(En porcentajes)
RESULTADOS DE LA SIMULACIÓN DEL GTAP DE LOS CAMBIOS EN EL EMPLEO SECTORIAL,
EN DETERMINADOS PAÍSES Y GRUPOS DE PAÍSES
Bienes industriales
Derivados del petróleo y el carbón
Alimentos elaborados
Ganado y productos cárnicos
Metales, n.e.p.
Productos químicos, de caucho y de plástico
Metales ferrosos
Productos minerales no metálicos, n.e.p.
Productos de papel y actividades de edición
Equipo electrónico
Productos de metal
Productos derivados de la madera
Automotores y piezas
Productos manufacturados, n.e.p.
Maquinaria y equipo, n.e.p.
Productos textiles
Artículos de cuero
Prendas de vestir
Equipo de transporte, n.e.p.
Recordatorio:
Agricultura y minería
Cereales y cultivos
Silvicultura y pesca
Minería
Cuadro 2.3
64
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
pero disminuiría en los servicios públicos y los
servicios en general. Asimismo, los Estados Unidos
es el único país incluido en el cuadro (con excepción
de Singapur) que tendría un aumento del empleo
en los dos sectores de alta densidad de mano de
obra para los cuales las estimaciones señalan un
aumento de las exportaciones mundiales (véase el
gráfico 2.13): "maquinaria y equipo no especificados
en otra parte", y "equipo de transporte no especificado
en otra parte". Esta situación presenta un contraste
con los resultados obtenidos con respecto a la
mayoría de los países, especialmente los asiáticos, para los que las simulaciones indican que los
efectos negativos en el empleo probablemente se
concentrarían en los sectores con mayor densidad
65
de mano de obra. Por ejemplo, entre los países que
aparecen en el cuadro 2.3, el Japón, Malasia, la
República de Corea y Tailandia podrían sufrir una
reducción (o sólo un aumento muy leve) del empleo
en sectores de gran densidad de mano de obra,
tales como los de las prendas de vestir, el equipo de
transporte, los productos textiles y la maquinaria y
equipo (que abarca los aparatos electrodomésticos).
Como ya se ha señalado, estos resultados no deben
considerarse como previsiones cuantitativamente
precisas. No obstante, brindan información cualitativa útil, que muestra las tendencias generales de
los posibles efectos en el empleo de un reequilibrio
mundial producido sólo con ajustes en China y los
Estados Unidos.
E. Conclusiones: se necesita una reorientación
macroeconómica mundial que favorezca
el crecimiento y la creación de empleo
Antes del estallido de la crisis financiera y
económica, el fuerte gasto de consumo de los hogares
de los Estados Unidos y el pronunciado aumento
conexo de las importaciones de bienes de consumo
de ese país habían conducido a un rápido crecimiento
de su déficit por cuenta corriente, pero también imprimían un importante estímulo a la demanda en la
economía mundial. Sin embargo, gran parte de ese
gasto de consumo estaba financiado por deuda y
resultó insostenible. Al principio, los hogares pudieron soportar cargas crecientes de deuda y mantener,
o incluso aumentar, el gasto de consumo pese a la
participación decreciente de la remuneración del
trabajo en el ingreso. Esto se debió a que una serie de
burbujas en los precios de los activos contribuyeron a
aumentar su riqueza. Cuando ocurrió el hundimiento
del mercado inmobiliario en los Estados Unidos, los
hogares se vieron obligados a corregir sus posiciones
de deuda y recortar sus gastos de consumo. Es muy
probable que esta tendencia continúe, a menos que se
produzca otra burbuja. Por consiguiente, la economía
mundial no puede contar con el tipo de estímulo que
proporcionaban los Estados Unidos antes de la crisis.
China ha sido el otro motor principal del crecimiento de la economía mundial desde el comienzo
del milenio. En este país también disminuyó la
proporción de la remuneración de los trabajadores
en el ingreso, pero en el contexto de un crecimiento
mucho más rápido del ingreso total. Tanto el ingreso
disponible como el consumo real de los hogares
aumentaron a tasas medias anuales de aproximadamente el 8% en los últimos dos decenios. Por lo tanto,
el crecimiento del consumo y del ingreso en China ha
sido más rápido que en todas las demás economías,
ya sea desarrolladas o en desarrollo, particularmente
durante los últimos dos años en que muchas de
ellas registraron tasas negativas de crecimiento en
estas esferas. A pesar de eso, la parte proporcional
del consumo de los hogares en el PIB de China se
66
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
ha reducido, debido a la estrategia de crecimiento
y desarrollo del país. Dicha estrategia ha hecho
mucho hincapié en la inversión y las exportaciones
como los principales propulsores del crecimiento
económico, en gran medida debido al nivel relativamente bajo del ingreso per cápita en el país
cuando comenzó el despegue económico. Al igual
que el crecimiento del consumo y del ingreso, el
crecimiento del empleo en China ha ido a la zaga de
la tasa de crecimiento anual promedio del PIB, que
ha sido de aproximadamente un 10% en los últimos
dos decenios.
El análisis que figura en este capítulo, que considera en su conjunto los ajustes en las dos grandes
economías de China y los Estados Unidos, indica
que el efecto neto en la economía mundial será deflacionario, pero al mismo tiempo insuficiente para
producir una corrección de los importantes desequilibrios mundiales. La razón de ello estriba en que
no sólo el valor absoluto de los bienes de consumo
adquiridos por los hogares chinos sino también su
contenido importado son muy inferiores a los de los
bienes comprados por los hogares estadounidenses.
Además, la composición de los bienes de consumo
importados en China difiere considerablemente de
En los Estados Unidos, la desaceleración la composición de los importados en los Estados
del gasto de consumo entre 2007 y fines de 2009 Unidos. Por consiguiente, habrá una tendencia al
redujo marcadamente las impordeterioro de la balanza comertaciones de bienes de consumo
cial de muchos otros países
en el país, lo cual contribuyó
en la economía mundial, a
Algunas economías
a una notable disminución de
menos que los ajustes necesaeuropeas
podrían
sustituir
su déficit por cuenta corrienrios en los Estados Unidos y los
a los Estados Unidos en
te. Ello provocó una caída
cambios estructurales en China
su función de estimular el
—o, por lo menos, un crecise acompañen de esfuerzos en
crecimiento
de
la
economía
miento considerablemente más
otras economías para lograr
mundial...
lento— de las exportaciones
un reequilibrio. Por otra parte,
de varias economías en desalos precios de los productos
rrollo y emergentes, partiprimarios y las perspectivas de
cularmente China. Sin embarexportación de muchos de los
go, en este último país hay indicios de que un socios comerciales de China podrían no verse afectacrecimiento más rápido de la demanda interna dos negativamente por el cambio estructural de este
podría sustituir en gran parte, si no en su totalidad, país hacia una mayor concentración en el crecimiento
el estímulo al crecimiento económico y la creación de la demanda interna. Ello obedece a que dicho
de empleo que brindaban anteriormente las expor- cambio probablemente no modifique la trayectoria de
taciones a los Estados Unidos. El estímulo de una crecimiento de las importaciones chinas de productos
política macroeconómica expansiva en China ha primarios mientras pueda mantenerse el ritmo de
logrado elevar rápidamente el nivel del PIB por crecimiento de su producción total.
encima de su cresta anterior a la crisis, y el crecimiento del PIB ha regresado a su alta trayectoria
Puesto que es muy probable que las exporanterior a la crisis. Debido al estímulo proporcio- taciones mundiales, especialmente de bienes
nado por esta política, las importaciones chinas han industriales, se reduzcan, y que las mayores dismicrecido muy por encima de sus
nuciones se produzcan en los
exportaciones, con el resultado
sectores industriales de mayor
de que su excedente externo ha
densidad de mano de obra, los
...
mediante
políticas
registrado una brusca caída. El
ajustes en China y los Estados
monetarias y fiscales
cambio estructural de la demanUnidos bien podrían tener un
expansivas y el aumento del
da, de las exportaciones al
considerable efecto neto negaconsumo
interno.
consumo, está contribuyendo
tivo sobre el empleo en todo
a que la economía de China se
el mundo. La repercusión será
recupere de la crisis, y al mismo
diferente según los países, en
tiempo indica un cambio de su
función de su estructura sectoestrategia de crecimiento para el futuro. Este hecho rial, de producción y comercio. En la misma China,
tendrá un efecto a más largo plazo en el papel de el empleo disminuirá probablemente en la mayoría
China en la economía mundial.
de los sectores industriales, pero aumentará de forma
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
67
sustancial en la agricultura, los servicios públicos y de desarrollo desequilibrado que ha producido el
los demás servicios. En la mayoría de los países en proceso de globalización. El hecho de que en el
desarrollo, especialmente de Asia, los efectos nega- mundo globalizado actual el capital y la tecnología
tivos en el empleo probablemente se harán sentir en tengan libre movilidad transfronteriza y la mano de
los sectores con alta densidad de mano de obra. Por obra carezca de esta libertad de circulación ha dado
lo tanto, es posible que disminuya (o aumente muy como resultado la localización de la producción
marginalmente) el empleo en países como Malasia, destinada a los mercados mundiales en un conjunto
la República de Corea, Singapur y Tailandia, además seleccionado y cambiante de países, en busca de
del Japón. La repercusión posicostos laborales más bajos y
tiva en los puestos de trabajo en
otras ventajas. En años recientes,
otros sectores, particularmente
China ha sido el más popular de
Es improbable que los
los extractivos, será relativaesos destinos. Asimismo, sus
cambios
en
la
estructura
mente débil, dado que esos
empresas nacionales han imporde la demanda de China
sectores emplean poca mano
tado tecnologías y desarrollado
afecten adversamente sus
de obra. Con respecto a los
capacidades para la producimportaciones
de
productos
servicios, la experiencia de la
ción destinada a los mercados
primarios.
India enseña que es improbable
mundiales. No debe sorprender
que la rápida expansión de los
que sus exportaciones hayan
servicios de las empresas modercrecido rápidamente, junto con
nas basadas en la tecnología de
el aumento de su excedente
la información cree un gran número de puestos de comercial y por cuenta corriente. Sin embargo, el gran
trabajo, y que esos puestos requerirán un nivel de excedente por cuenta corriente de China se produjo
cualificación relativamente alto (Nayyar, 2009).
hace relativamente poco tiempo: sólo comenzó a
aumentar fuertemente después de 2003, fecha en que
Las respuestas políticas expansivas de China y todavía era similar al de Suiza.
los Estados Unidos a la crisis económica y financiera
han brindado un apoyo esencial a la recuperación
Sin embargo, cabe señalar que los países en
mundial. En particular, la vigorosa reactivación de desarrollo con bajos salarios como China no son los
la producción industrial encabezada por China ha únicos beneficiarios de la globalización. Por ejemplo,
contribuido considerablemente a la firmeza de los Alemania, donde la innovación y el progreso técnico
precios de los productos básicos y, por lo tanto, a han llevado aparejados unos sueldos reales estancala recuperación de los países, tanto desarrollados dos o incluso decrecientes, ha podido aumentar sus
como en desarrollo, que producen esos bienes, como exportaciones tanto dentro como fuera de la zona del
Australia, el Brasil, el Canadá, la Federación de euro. A varios miembros de esa zona, que ya no tienen
Rusia y Sudáfrica. Sin embargo, aunque China redu- la posibilidad de devaluar la moneda para abaratar
jera aún más la contribución de las exportaciones las exportaciones y encarecer las importaciones,
y aumentara la del consumo
les resulta cada vez más difícil
de los hogares al crecimiento
competir con Alemania y sosde la producción y el empleo,
tener su crecimiento.
Los
países
en
desarrollo
no
este ajuste no podría sustituir el
deberían confiar solamente
estímulo al crecimiento mundial
Las dos grandes econoen el crecimiento de las
que proporcionaban los Estados
mías industrializadas de Alemaexportaciones: también
Unidos en el pasado.
nia y el Japón también han
deberían dar mayor
registrado unos excedentes por
impulso al crecimiento de la
Conviene volver a recalcar
cuenta corriente considerables
demanda
interna.
que el crecimiento desequilibray de mayor duración como
do entre los países desarrollados
contrapartida del déficit de los
fue la causa fundamental de los
Estados Unidos. En 2007, la
desequilibrios mundiales antes
proporción del excedente agrede la crisis. De hecho, estos desequilibrios no fueron gado mundial, por cuenta corriente que correspondió
un fenómeno bilateral entre China y los Estados a Alemania fue de aproximadamente el 16%, y la del
Unidos. No puede pasarse por alto la forma peculiar Japón del 14%. Estos dos países se han destacado
68
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
por el lento crecimiento de su demanda interna y
ocupan nuevamente el centro de los desequilibrios
entre los países desarrollados en el contexto de la
recuperación en curso.
La evolución de los excedentes por cuenta
corriente de la Federación de Rusia, la Arabia Saudita y otros países exportadores de petróleo ha sido
determinada en gran medida por la evolución del
precio del petróleo; además, el tamaño de la demanda
interna de dichos países no es suficientemente grande
para influir en las corrientes comerciales y la creación
de empleo en el plano mundial. Asimismo, el precio
del petróleo, como el de otros productos primarios,
es sumamente inestable, y en todo caso es probable
que los excedentes de estos países se contraigan en
el contexto del actual crecimiento más lento de las
economías del G-7. Entre los destinos que a menudo
se mencionan como posibles mercados futuros para
los países que aplican estrategias de crecimiento
orientadas a la exportación figuran algunas grandes
economías con mercados emergentes del Sur, particularmente la India, que cuenta con la segunda
población más grande del mundo y ha registrado un
crecimiento rápido y estable a lo largo de muchos
años (recuadro 2.2). Una expansión de la demanda
interna en estos países contribuiría ciertamente a que
su industrialización fuera menos dependiente de los
mercados de exportación y podría también crear un
mayor mercado para otros países que producen bienes
de consumo. Sin embargo, el potencial importador
combinado del Brasil, la India, Indonesia y Sudáfrica
ni siquiera equivale al de Alemania; y, con excepción
de Indonesia, estos países no han tenido excedentes
por cuenta corriente en los últimos años.
China ha hecho más que cualquier otra economía de mercado emergente para estimular la demanda
interna, y en consecuencia sus importaciones se
han incrementado considerablemente. El consumo
privado aumentó en más del 15% en valores reales
en 2009, y se pronostica que crecerá más de un 20%
en 2010 (CLSA, 2009: 37), superando ampliamente
los intentos de todas las demás economías principales
de reactivar sus mercados internos. La economía
china está creciendo de nuevo vigorosamente y sus
costos laborales unitarios han aumentado más que en
otras partes, debilitando su ventaja competitiva aun
con un tipo de cambio nominal fijo. Por lo tanto, toda
aportación adicional al reequilibrio mundial tendrá
que provenir de otros países con déficits y excedentes
importantes. En la medida en que estas aportaciones
se originen en otras economías deficitarias, su repercusión será deflacionaria, puesto que tendrá que
basarse en el recorte de las importaciones. Por ende,
a fin de lograr la recuperación del crecimiento de la
producción y la creación de empleo mundiales sin
volver a provocar los grandes desequilibrios que
se acumularon en el período anterior a la crisis, el
elemento clave en la gestión de la demanda en el
plano mundial tendría que ser un ajuste expansivo
de las principales economías excedentarias industrializadas, es decir Alemania y el Japón.
El Japón sufrió la contracción más marcada del
PIB entre las grandes economías en 2009, por causa
de su dependencia de las exportaciones. Desde entonces, su recuperación se ha visto impulsada también
principalmente por las exportaciones, junto con cierta
reactivación del consumo privado. Debido al crecimiento sólo moderado de los Estados Unidos, que
anteriormente era el principal mercado de sus exportaciones, el Japón reorientó sus exportaciones hacia
los mercados de Asia oriental, donde la demanda ha
crecido con rapidez tras su expedita recuperación.
Pero el Japón podría hacer una aportación mucho
más importante a la recuperación de la producción
y el empleo mundiales si superara su deflación. Se
pronostica que la demanda interna en el Japón crecerá
a un ritmo moderado de entre el 1,5% y el 2% en
2010 y 2011 (OCDE, 2010). A fin de contrarrestar la
brusca caída del estímulo que prestaban los Estados
Unidos a la demanda mundial, el crecimiento de la
demanda interna del Japón tendría que ser considerablemente más fuerte para compensar los efectos
negativos temporal de sus exportaciones netas en el
crecimiento, a menos que el ajuste se vea facilitado
por una nueva apreciación del yen.
Alemania podría compensar una parte importante de la caída del estímulo a la demanda en la
economía mundial mediante un fuerte crecimiento del
consumo de los hogares y los efectos expansivos consiguientes en el resto de Europa. Las importaciones
europeas de bienes de consumo son relativamente
similares a las de los Estados Unidos, tanto en tamaño
como en composición por productos. Pero, aún más
que en el Japón, la recuperación de Alemania hasta
mediados de 2010 ha sido impulsada enteramente por
las exportaciones, mientras que la demanda interna,
especialmente el consumo privado, se ha contraído.
Además, no hay indicio alguno de que Alemania
vaya a cambiar en un futuro próximo su crecimiento
impulsado por las exportaciones por un crecimiento
69
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
Recuadro 2.2
EL REEQUILIBRIO MUNDIAL Y LA ECONOMÍA DE LA INDIA
La India se ha beneficiado de las oportunidades que brinda la globalización, principalmente como exportador de
servicios comerciables, en tanto que el crecimiento de su sector manufacturero ha sido impulsado primordialmente
por la demanda interna, a tasas muy inferiores pero aceptables. La industria manufacturera india ha crecido mucho
más lentamente que la china, pero su crecimiento ha sido considerable y relativamente estable incluso después
de la crisis asiática de 1997. Durante los períodos 1980-1989, 1990-1996 y 1997-2003 (los años posteriores a la
crisis financiera asiática), el valor añadido de las manufacturas chinas creció unas tasas medias anuales del 2,1%,
el 11,8% y el 14,1%, respectivamente, en tanto que las cifras correspondientes de la India fueron del 5,6%, el
8,7% y el 4,7%a.
En la India, durante el período 1997-2003 hubo menos sectores tan dependientes de las exportaciones como
los de China. Todos ellos eran industrias tradicionales, como las del vestido, los artículos de cuero y los
productos textiles. En la mayoría de las categorías manufactureras (al nivel de tres dígitos de la CUCI), las
exportaciones representaron menos de la quinta parte de la producción. Pero el consumo aparente (que tiene en
cuenta las importaciones) fue considerablemente superior a la producción interna, lo cual indica una importante
participación de las importaciones en el consumo interno. Este fenómeno puede atribuirse a la demanda de
bienes suntuarios importados resultante de la liberalización del comercio, la creciente clase media y alta de
consumidores y la incapacidad de los productores indios de satisfacer dicha demanda. Por lo tanto, la India
ofrece un mercado para una diversidad de importaciones manufacturadas y semimanufacturadas, y continuará
haciéndolo.
Desde esta perspectiva estructural, puede decirse que si el crecimiento se mantiene a un nivel elevado o se
sigue acelerando en este país, podría tener un efecto positivo en la demanda mundial. Esto significa que la
India puede desempeñar un papel tanto o más importante que el de China como futuro motor de crecimiento y
de creación de empleo en otros países. No obstante, por ahora dista mucho de ser un motor poderoso debido al
tamaño relativamente pequeño de su mercado interno de productos manufacturados y a la tasa de crecimiento
de ese mercado, que es muy inferior a la de China. Además, la India, a diferencia de China, presenta déficits
comerciales y por cuenta corriente en su balanza de pagos, por lo cual el crecimiento de su demanda interna
no debería contribuir a corto plazo al reequilibrio mundial.
a
Cálculos de la secretaría de la UNCTAD a partir de la base de datos TradeProd del Centre d'Etudes Prospectives
et d'Informations Internationales (CEPII).
impulsado por la demanda interna, a pesar de su
dependencia de las exportaciones, su baja tasa de
inversión y el estancamiento del consumo en los
últimos años. Los requisitos mencionados anteriormente para que el Japón pueda hacer una aportación
al reequilibrio mundial son aún más válidos en el caso
de Alemania, donde se prevé que la demanda interna
se reduzca en un 0,3% en 2010 y aumente en sólo un
1% en 2011 (OCDE, 2010).
A medida que los principales mercados europeos para las exportaciones de Alemania son castigados por las medidas de austeridad fiscal que se
extienden por la región, la fuerte orientación del
país hacia las exportaciones se está desplazando a
los mercados de China y otros países en desarrollo.
La acusada depreciación del euro, impulsada por
las crisis endógenas de la región y las inadecuadas
respuestas de política, puede apoyar esta estrategia.
Sin embargo, esto no contribuirá al reequilibrio
mundial necesario, especialmente porque Europa es
el principal mercado para las exportaciones de los
Estados Unidos.
Como ya se mencionó, debido a la magnitud y
la composición de sus importaciones, China no puede
sustituir a los Estados Unidos en el papel que desempeñaban con anterioridad a la crisis, que era el de
proporcionar estímulo al crecimiento de la economía
mundial. Las principales economías de la UE podrían
70
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
cumplir esta función, pero para ello tendrían que
mantener su posición expansiva en materia de política
monetaria y fiscal así como aumentar la demanda
de consumo interna, especialmente mediante el
aumento de los salarios en Alemania. Sin embargo,
la condición de Alemania de principal economía
excedentaria en la zona del euro se ha basado en
gran medida en la moderación de los salarios (véase
también el capítulo III), y también persiste su grave
problema de desempleo. Asimismo, el estancamiento
del consumo privado en Europa, exacerbado por la
tendencia de los gobiernos de la UE, especialmente
el de Alemania, a apresurarse a aplicar programas de
consolidación fiscal, hace que sea improbable que
las economías excedentarias europeas aporten una
contribución importante al reequilibrio mundial y un
estímulo sustancial al crecimiento de la producción
y el empleo mundiales.
Esto significa que los países en desarrollo
exportadores que habían centrado sus estrategias
de desarrollo orientadas a las exportaciones en los
mercados de las principales economías desarrolladas deberían quizá adaptarse a la nueva situación.
China brinda un ejemplo destacado no sólo de un
apoyo efectivo de la política fiscal a la demanda
interna para hacer la transición de las exportaciones
hacia la demanda interna sin dejar de mantener
una alta tasa de crecimiento del PIB, sino también
de una expansión rápida y sostenida del consumo
privado real basada en un fuerte crecimiento de
la productividad y en aumentos salariales de dos
dígitos.
Una reorientación hacia el consumo privado,
acompañada de una correspondiente insistencia en
el gasto de inversión, reduciría la dependencia de
los países en desarrollo del crecimiento del PIB en
los países desarrollados. La manera de reorientar las
estrategias de desarrollo a fin de que el crecimiento
del ingreso y la creación de empleo puedan basarse
en la demanda interna en mayor medida que en el
pasado se trata con más detalle en los siguientes
capítulos de este Informe.
Notas
1
2
3
Véase el 11º Plan Quinquenal de China, promulgado
en 2006.
En FMI 2010 figura un examen general de las
cuestiones que comporta pasar de un excedente
por cuenta corriente a una posición externa más
equilibrada.
Debe señalarse que la sostenibilidad de una posición
deficitaria depende en gran medida de si corresponde
al sector público o al sector privado. La dinámica de
la deuda pública afecta la tasa de crecimiento de la
renta agregada, pero los cambios en el endeudamiento de los hogares no influyen en la evolución de su
nivel de ingresos. Además, el sector público puede
recurrir al banco central o aumentar los impuestos
para pagar su deuda, mientras que los hogares pueden
verse forzados al incumplimiento cuando aumenta su
relación deuda/ingreso (véase también Palley, 2006).
4
5
6
Glick y Lansing (2010) indican que los grandes
aumentos en el apalancamiento de los hogares
(medido por la relación deuda/renta personal disponible) y la burbuja inmobiliaria no fueron exclusivos
de los Estados Unidos; también ocurrieron en otros
países desarrollados.
En Barba y Pivetti, 2009 figura un examen más extenso de la evolución de la desigualdad de ingresos y
de la relación entre la distribución del ingreso y el
mantenimiento de los niveles de consumo relativos
—más que absolutos— en los Estados Unidos.
Carroll y Slacalek (2009) utilizan un modelo de
simulación diferente pero llegan a conclusiones
similares. También observan que las ventas minoristas han caído de manera particularmente abrupta y
considerablemente más que en todas las recesiones
anteriores desde la segunda guerra mundial.
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
7
8
9
10
11
El efecto negativo para la demanda en el resto del
mundo también se produciría si el consumo de los
hogares fuera reemplazado por el consumo público.
Esto obedece a que gran parte del consumo público
se relaciona con actividades de los servicios que
presta dicho sector, que tienen un bajo contenido
importado.
La cuenta corriente es la suma de la balanza comercial, la balanza de la renta del trabajo, la balanza de
la renta de la inversión internacional y las transferencias unilaterales (ayuda externa y remesas).
Si bien la balanza de las transferencias corrientes
unilaterales ha sido levemente negativa, la balanza
de la renta y del comercio de servicios ha sido
positiva, de modo que el déficit comercial supera al
monto del déficit por cuenta corriente en su conjunto
(las estadísticas que se presentan en el texto se han
calculado a partir de las bases de datos sobre la renta
agregada y las transacciones internacionales de la
Oficina de Análisis Económico).
Según el Banco de Pagos Internacionales (BIS, 2007:
56), "los bienes de consumo finales representan sólo
el 4% del total de las importaciones de China, y los
cálculos indican que la elasticidad de la demanda
de sus importaciones ordinarias (es decir, aquéllas
no utilizadas en los procesos productivos del sector
exportador) con respecto al gasto interno es
insignificante".
Para este análisis, los bienes de consumo se identifican con arreglo a la Clasificación por Grandes
Categorías Económicas (CGCE) de las Naciones
Unidas, códigos 61, 62 y 63, que abarcan los bienes
de consumo duraderos, semiduraderos y no duraderos, respectivamente (Naciones Unidas, 1971).
Utilizando tablas de concordancia, estos códigos
se tradujeron en 428 productos del nivel de cinco
dígitos de la Clasificación uniforme para el comercio
internacional (CUCI, Rev. 3). El índice de similitud
de las importaciones de ambas economías j1,2 es:
2
100∑ s(i, j1 )s(i, j2 ) /( ∑ s(i, j1 )
2
∑ s(i, j2 ) ) ,
i
i
i
en el que s(i,j) representa la proporción correspondiente al bien i en las importaciones del país j.
12 Han expresado una opinión similar autoridades
prominentes de China, como el Primer Ministro
Wen Jiabao, y destacados eruditos chinos como Yu
(2007) y Cai y Wang (2010), así como una amplia
gama de observadores internacionales, en particular
Blanchard y Giavazzi (2006), la Oficina del Banco
Mundial en Beijing (2006), Aziz y Cui (2007) y
Akyüz (2010).
13 Según Koopman, Wang y Wei, (2008), las exportaciones chinas "relativamente sofisticadas", como los
aparatos electrónicos, tienen un contenido externo
particularmente alto, que representa alrededor del
80% de su valor nominal de exportación.
71
14 Esta cifra se ha obtenido combinando los datos de
las exportaciones y los coeficientes de empleo que
figuran en los cuadros 2 y 3 de Feenstra y Hong
(2007), que utilizaron coeficientes de empleo tomados de una versión anterior de Chen y otros (2009).
El número estimado de puestos de trabajo puede ser
bajo debido a que las estadísticas oficiales excluyen
a ciertos trabajadores migrantes empleados en los
sectores exportadores. Sin embargo, es improbable
que la inclusión de tales migrantes en los datos pueda
alterar considerablemente estas estimaciones.
15 Este porcentaje corresponde a alrededor del 28%
del empleo urbano en 2002. Sin embargo, es casi
seguramente una sobreestimación, puesto que es
improbable que la totalidad de los 70 millones de
puestos de trabajo estuviera en las zonas urbanas a las
que se refieren los datos sobre el trabajo asalariado.
Si bien esta estimación se basa en datos relativos a
2002, es improbable que haya aumentado sustancialmente desde entonces. La razón estriba en que
el aumento de la proporción de las exportaciones
en el PIB desde 2002 casi con seguridad ha ido a la
par de un aumento en la productividad relativa de
los trabajadores del sector, de modo que el efecto
neto en la participación del empleo en los sectores
exportadores habrá cambiado sólo marginalmente.
16 Esta cifra de un quinto se obtiene ajustando hacia
abajo el coeficiente mundial promedio exportaciones/PIB (que es de alrededor de un cuarto) por
la proporción mundial promedio del valor agregado
interno en el valor bruto de las exportaciones, utilizando datos de Nicita y Olarreaga (2007). Véase
TDR 1998, cuadro 48, donde figura un ejemplo de
las numerosas regresiones en corte transversal que
confirman que la relación comercio/PIB disminuye
con el tamaño del país.
17 El TDR 2005 brinda un tratamiento más detallado de estas comparaciones para los primeros 20
años contados a partir del comienzo del despegue
económico (es decir, entre 1979 y 1999 para China).
Las fechas que se utilizan en el presente Informe
para determinar el inicio del despegue económico
son las del TDR 2005, que se obtuvieron mediante
un análisis del punto de interrupción de la serie de
crecimiento de la productividad medido por las tasas
de crecimiento del PIB por trabajador, como se suele
hacer en las publicaciones acerca de la convergencia y la integración (Maury y Pluyaud, 2004; FMI,
2004). Estas fechas guardan una correspondencia
estrecha con las utilizadas por el FMI (2005) para el
despegue del crecimiento, aunque no coinciden con
ellas. Sin embargo, el estudio del FMI determina
el comienzo del despegue económico a partir del
inicio de la integración rápida de una economía en el
comercio internacional; ese comienzo está definido
por el FMI (2004) como el momento a partir del
cual el promedio trienal móvil del crecimiento de
72
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
las exportaciones a precios constantes supera por
primera vez el 10%.
18 Un enfoque más innovador indica la existencia de
una estrecha vinculación entre el aumento del ahorro
de los hogares y la política china de un solo hijo y el
excedente de hombres, porque produjo un mercado
nupcial muy competitivo (Wei y Zhang, 2009).
1 9 En Aziz y Cui, 2007 figura también un análisis detallado de los datos utilizados para estos cálculos.
20 Cabe observar que los análisis de las tendencias
salariales en China adolecen de "una falta de datos
agregados sistemáticos y coherentes que abarquen
los salarios y la remuneración del trabajo con una
base amplia y por un período extenso" (Yang, Chen
y Monarch, 2009: 5). Probablemente por este motivo
los titulares sobre el crecimiento de dos dígitos de
los salarios en China (por ejemplo, JP Morgan, 2010;
EIU, 2010: 27) suelen causar confusión, porque
hacen referencia al crecimiento del 13% entre 1998
y 2007 o a la tasa de crecimiento del 12% de los
salarios reales entre 2003 y 2009 calculados sobre la
base de datos relativos a los sueldos y salarios urbanos. Estos datos no sólo presentan el problema de
excluir a las actividades manufactureras no urbanas
(como las de las empresas de municipios y aldeas
(EMA)), donde los salarios son muy inferiores, sino
que también abarcan principalmente la fuerza laboral
urbana que trabaja en las empresas estatales, donde
los salarios suelen ser superiores a los del sector
privado (Yang, Chen y Monarch, 2009: 9). Quizá el
estudio más detallado sobre la evolución del costo
de la mano de obra en China sea el de Lett y Banister
(2009: 36), que toma en cuenta las unidades manufactureras tanto urbanas como de los municipios y
aldeas. Este estudio constató que entre 2002 y 2006
la remuneración de los empleados (que incluye los
salarios, los aportes de bienestar social, la vivienda
y otras prestaciones) creció a una tasa media anual
del 12%, en las unidades manufactureras urbanas y
del 7% en las empresas de municipios y aldeas; dado
que dos tercios de los empleados manufactureros
están en la categoría de trabajadores de las EMA, "la
remuneración total de la mano de obra manufacturera
en China refleja más estrechamente el costo de la
remuneración de los trabajadores de las EMA que el
costo de la remuneración de las unidades urbanas".
Otro estudio (Park, Cai y Du, 2010) aporta datos
que lo corroboran, porque también indica una tasa
anual media de crecimiento del salario real en las
actividades manufactureras urbanas de aproximadamente el 11,4% entre 2002 y 2006, lo que supera
considerablemente el aumento de alrededor del 4,7%
percibido por los trabajadores migrantes rurales entre
2003 y 2006.
21 Según la práctica internacional (como la que se sigue
en el sistema de cuentas nacionales de las Naciones
Unidas), los ingresos del trabajo autónomo se
consideran excedentes de explotación (es decir, renta
del capital), a menos que el trabajador autónomo
reciba sueldos de su propia empresa o cree su
propia empresa. En vista de la dificultad de discernir
la renta del capital de la renta del trabajo en los
ingresos del trabajador autónomo, las estadísticas
nacionales chinas habitualmente clasificaban a
ambas como renta del trabajo (Aziz y Cui, 2007).
Una razón para hacerlo podría estribar en el
hecho de que en los países pobres los trabajadores autónomos suelen proporcionar casi exclusivamente servicios de mano de obra. Esta situación cambió en 2003-2004: desde este último
año, la renta de los trabajadores autónomos que
se dedican a actividades no agrícolas se computa como renta del capital (Bai y Qian, 2009a).
Como resultado de ello, probablemente más de
la mitad de la abrupta caída en 2004 de la parte
proporcional de la remuneración de los trabajadores (la línea de color naranja en el gráfico 2.10)
se debió a este cambio en el enfoque de la información estadística (Bai y Qian, 2009b).
22 Según la teoría económica tradicional, una tasa
de inversión elevada y creciente y una densidad
creciente de capital en la producción reducen el
rendimiento del capital. Como resultado de ello, la
renta total que devenga el capital disminuiría, y la
que devenga el trabajo aumentaría. En China ocurrió
todo lo contrario. Una posible explicación es que el
rápido progreso tecnológico que acompañó a la utilización intensiva de capital impidió que la inversión
adicional se volviera menos eficiente.
2 3 Las series de datos sobre el ingreso disponible total y
la remuneración de la mano de obra que se muestran
en este gráfico difieren de las que aparecen en los
gráficos anteriores. Ello se debe a que la información
que figura aquí se basa en datos nacionales, en tanto
que la de los gráficos anteriores se elaboró a partir de
datos provinciales agregados. En Bai y Qian (2009a)
y Aziz y Cui (2007) se examinan estas cuestiones
relativas a los datos.
24 Algunos informes recientes en los medios de comunicación indican que la política crediticia de los
principales bancos de China puede haber contribuido
también a la reaparición de créditos improductivos
en los últimos meses (Anderlini, 2010).
25 Una medida complementaria se relaciona con la
tendencia del desempleo. Ahora bien, los datos disponibles en China brindan indicios contradictorios
de esta tendencia: en tanto que los datos del censo
de 2000 y del minicenso de 2005 indican una disminución del desempleo del 8,1% al 5,2% durante este
período, los datos de encuestas sobre la fuerza laboral
en el mismo período muestran que en 2002 se invirtió
el signo de la reducción inicial de desempleo, pero
que a pesar de ello éste disminuyó del 7,6% en 2000
al 7% en 2005 (Park, Cai y Du, 2010).
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
26. Estos datos no significan que la oferta laboral total de
China se esté reduciendo ni que el país deba enfrentar
en breve tiempo una escasez de mano de obra. Por
otra parte, los profundos cambios en la estructura
de edad de la fuerza laboral significan que casi con
seguridad los salarios aumentarán con mayor rapidez
en relación con el aumento de la productividad que
en los últimos veinte años.
27 El ejercicio de simulación de Zhang, Zhang y Han
(2010) también se basa en los primeros dos de estos
tres elementos; el resto de la simulación se centra en
las vinculaciones financieras, en vez de las vinculaciones comerciales que se examinan en el presente
capítulo.
28 La estructura del modelo del Proyecto de análisis del comercio mundial (GTAP) supone que se
eliminan los desequilibrios externos causados por
una conmoción exógena y se restablece el equilibrio externo mediante cambios en los precios de
los factores primarios, a la baja para estimular las
exportaciones y reducir las importaciones, o al alza
para lograr el efecto contrario. La relación existente
entre los precios de los factores primarios en diferentes países podría equipararse a un tipo de cambio.
Las modificaciones en los tipos de cambio reales y
nominales coinciden debido a que el GTAP, al igual
que la mayoría de los modelos informatizados de
equilibrio general, se ocupa de variables reales y
no de dinero.
29 Este análisis se basa en la metodología propuesta por
Rajan y Subramanian (2006), que mide la densidad
de mano de obra de un sector a partir del promedio
no ponderado entre los países de la proporción
30
73
de los sueldos y salarios en el valor agregado de
determinados sectores industriales. Los promedios
utilizados aquí se refieren al período 1995-2005 y
abarcan a todos los países sobre los cuales figuran
datos en el CD-ROM de 2009 de la Base de Datos
Estadísticos Industriales, de la Organización de
las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial
(ONUDI). La vinculación de los sectores industriales
a nivel de tres dígitos de la Clasificación Industrial
Internacional Uniforme (CIIU), Rev.3, con los sectores utilizados en las simulaciones del GTAP se basa
en el cuadro de concordancia que puede consultarse
en el sitio web del GTAP (https://www.gtap.agecon.
purdue.edu/databases/contribute/concordinfo.asp).
Los puntos de datos que figuran en el gráfico 2.13
representan promedios no ponderados basados en un
total de 10.210 observaciones de sectores de países,
de las cuales 5.227 se refieren a países desarrollados,
4.573 a países en desarrollo y 410 a economías en
transición. La distribución de dichos puntos en el
gráfico 2.13 cambia sólo ligeramente si el período
se limita a 2000-2005 o si los promedios se calculan
sólo para los países desarrollados o en desarrollo.
El período de la muestra termina en 2005 porque
no se dispone de datos completos para años más
recientes.
Hay dos excepciones al respecto: i) la categoría
"maquinaria y equipo no especificados en otra parte",
que incluye, por ejemplo, máquinas, aparatos electrodomésticos, instrumentos ópticos y relojes; ii) la
categoría "equipo de transporte no especificado en
otra parte", que incluye material rodante ferroviario,
aeronaves y equipo conexo, así como barcos y botes.
Bibliografía
Aizenman J. (2007). Large hoarding of international reserves and the emerging global economic architecture. Working Paper No. 13277, National Bureau of
Economic Research. Cambridge, MA, July.
Akyüz Y. (2010). Global economic prospects: the recession
may be over but where next? Research paper No. 26,
South Centre, Geneva.
Anderlini J (2010). Chinese banks forced to increase
reserves. Financial Times, 3 May.
Aziz J. y Cui L. (2007). Explaining China's low consumption: the neglected role of household income.
Working Paper No. 07/181, International Monetary
Fund, Washington DC, July.
Bagnai A. (2009). The role of China in global external
imbalances: some further evidence. China Economic
Review, 20(3): 508-526.
Bai C. y Qian Z. (2009a). Who is the predator, who the
prey? An analysis of changes in the state of China's
74
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
national income distribution. Social Sciences in
China, 30(4): 179-205.
Bai C. y Qian Z. (2009b). Changes in factor income
distribution in China: Facts, reasons, and policy
responses. Presentation made at the Stanford Center
for International Development's China Mirror
Conference 2009, Tsinghua University, 13 April.
Available at: //scid.stanford.edu/ system/files/shared/
Factor_Income_Share_English. pdf.
Banco de Pagos Internacionales (BIS) (2007). Annual
Report 2007. Basel.
Banco Mundial, Beijing Office (2006). China Quarterly
Update, November.
Barba A. y Pivetti M. (2009). Rising household debt: its
causes and macroeconomic implications – a longperiod analysis. Cambridge Journal of Economics,
33(1): 113 137.
Bernanke B. (2005). The global saving glut and the US
current account deficit. Speech delivered for the Sandridge Lecture, Virginia Association of Economists,
Richmond, VA, 10 March.
Blanchard O. y Giavazzi F. (2006). Rebalancing growth
in China: A three-handed approach. China & World
Economy, 14(4): 1-20.
Cai F. (ed.) (2007). The China Population and Labor
Yearbook, Vol. 1: The Approaching Lewis Turning
Point and its Policy Implications. Beijing, Social
Sciences Academic Press.
Cai F. y Wang M. (2010). Growth and structural changes
in employment in transition China. Journal of
Comparative Economics, 38(1): 71-81, March.
Cai F., Wang D. y Zhang H. (2010). Employment
ef-fectiveness of China's economic stimulus
package. China & World Economy, 18(1): 33-46.
Carroll C. D. y Slacalek J. (2009). The American consumer: reforming, or just resting? Working Paper
No. 2009/12. Frankfurt, Center for Financial Studies,
Frankfurt University, June.
Chen S. y Ravallion M. (2008). China is poorer than we
thought, but no less successful in the fight against
poverty. Working Paper No. 4621, World Bank,
Washington DC, May.
Chen X. y otros (2009). Domestic value added and employment generated by Chinese exports: A quantitative
estimation. Working Paper 09/07, University of
California at Santa Cruz, Santa Cruz Institute for International Economics. Available at: http://sciie.ucsc.
edu/ workingpaper/2009/KC_ PaperforReStat.pdf.
Chinn M. D. e Ito H. (2007). Current account balances,
financial development and institutions: Assaying
the world "savings glut". Journal of International
Money and Finance, 26(4): 546-569.
CLSA (Credit Lyonnais Securities Asia) (2009). Eye on
Asian Economies, 1st quarter 2010, Hong Kong
(China).
Cooper R. (2008). Understanding global imbalances. In:
Little J. S., ed. Global Imbalances and the Evolving
World Economy. Boston, MA, Federal Reserve Bank
of Boston.
Dimaranan B. V. y Narayanan B. G. (2008). Skilled and
Unskilled Labor Data. In: Center For Global Trade
Analysis, ed. GTAP 7 Data Base Documentation.
West Lafayett, IN, Purdue University. Available
at: https://www.gtap.agecon.purdue.edu/resources/
download/4183.pdf.
Dooley M. P., Folkerts-Landau D. y Garber P. (2004).
The revived Bretton Woods System: the effects of
periphery intervention and reserve management on
interest rates and exchange rates in center countries.
Working Paper No. 10332, National Bureau of Economic Research. Cambridge, MA.
EIU (Economist Intelligence Unit) (2010). Country Forecast: China. London, April.
Evenett S. (ed.) (2010). The US-Sino Currency Dispute:
New Insights from Economics, Politics and Law.
London, Centre for Economic Policy Research (a
VoxEU.org publication).
Feenstra R. C. y Hong C. (2007). China's exports and
employment. Working Paper No. 13552, National
Bureau of Economic Research, Cambridge, MA,
October.
FMI (2004). The global implications of the U.S. fiscal
deficit and of China's growth. World Economic
Outlook, chapter 2, April.
FMI (2005). Globalization and external imbalances. World
Economic Outlook, chapter 3, April.
FMI (2010). Getting the balance right: Transitioning out of
sustained current account surpluses. World Economic
Outlook, chapter 4, April.
Glick R. y Lansing K. J. (2010). Global household leverage, house prices, and consumption. Economic Letter
2010-01, Federal Reserve Bank of San Francisco,
11 January.
Hertel T. W. (ed.) (1997). Global Trade Analysis: Modeling
and Applications. Cambridge, Cambridge University
Press.
Hong P., Vos R. y Yao K. (2008). How China could
contribute to a benign global rebalancing? China &
World Economy, 16(5): 35-50.
Hung H. F. (2009). America's head servant? New Left
Review, 60: 5-25, November-December.
J. P. Morgan (2010). China: Rising wages not expected
to trigger spike in CPI. Economic Research Note,
Global Data Watch, 5 March.
Knight J. (2007). China, South Africa and the Lewis model.
Research Paper No. 2007/82, United Nations University, World Institute for Development Economics
Research, Helsinki.
Knight J., Li S. y Deng Q. (2009). Education and the
poverty trap in rural China: Setting the trap. Oxford
Development Studies, 37(4): 311-332.
Koopman R., Wang Z. y Wei S. J. (2008). How much of
Chinese exports is really made in China? Assessing
domestic value-added when processing trade is per-
Posibles efectos de un reequilibrio mundial en el empleo
vasive. Working Paper No. 14109, National Bureau
of Economic Research, June.
Krugman P. R. (2010). Taking on China. New York Times,
15 March.
Lardy N. (2009). Statement at the Hearing before the U.S.China Economic and Security Review Commission
on China's Role in the Origins of and Response to the
Global Recession, Washington, DC, 17 February.
Lee J., Rabanal P. y Sandri D. (2010). U.S. consumption after the 2008 crisis. IMF Staff Position Note SPN/10/01,
International Monetary Fund, Washington, DC.
Lett E. y Banister J. (2009). China's manufacturing
employment and compensation costs: 2002-06.
Monthly Labor Review: 30-38, April.
Mann C. (2002). Perspectives on the U.S. current account
deficit and sustainability. Journal of Economic Perspectives, 16(3): 131-152.
Maury T. y Pluyaud B. (2004). Breaks in per capita productivity trends in a number of industrial countries.
Working Paper No 111, Banque de France, Paris.
McKinsey Global Institute (2009). If you've got it,
spend it: Unleashing the Chinese consumer. Seoul,
McKinsey & Company, August.
Mitchell T. (2010). 'Invisible fetters' cling to migrants.
Financial Times, 16 April.
Mitchell T. y Dyer G. (2010). Inflation surge spurs
fears of Chinese wage increases Financial Times,
8 February.
Modigliani F. y Cao S. (2004). Chinese saving puzzle
and the life-cycle hypothesis. Journal of Economic
Literature, 42(2): 145-170.
Naciones Unidas (2010). World Economic Situation and
Prospects 2010. Update as of mid-2010. New York,
NY. Available at: http://www.un.org/esa/policy/
wess/wesp2010 files/wesp10update.pdf.
Naciones Unidas (1971). Classification by Broad Economic
Categories. Statistical Papers, Series M, No. 53.
Sales No. E.71.XVII.12. New York, NY.
Narayanan B. y Walmsley T. L. (eds.) (2008). Global
Trade, Assistance and Production: The GTAP 7
Data Base. West Lafayett, IN, Center for Global
Trade Analysis, Purdue University. Available at:
https://www.gtap.agecon.purdue. edu/databases/v7/
v7_doco.asp.
Nayyar G. (2009). The nature of employment in India's
services sector: Exploring the heterogeneity. Dis-
75
cussion Paper 452, Department of Economics, University of Oxford, Oxford, September.
Nicita A. y Olarreaga M. (2007). Trade, production, and
protection database, 1976-2004. The World Bank
Economic Review, 21(1): 165-171.
OCDE (2010). OECD Economic Outlook No. 87, Paris,
June.
Palley T. (2006). The fallacy of the revised Bretton Woods
hypothesis: Why today's international financial
system is unstable. Public Policy Brief No 85, Levy
Economics Institute of Bard College, Annandaleon-Hudson, NY.
Park A., Cai F. y Du Y. (2010). Can China meet her employment challenges? In: Oi J. C., Rozelle S. y Zhou
X., eds. Growing Pains: Tensions and Opportunity in
China's Transformation. Stanford, Walter H Shorenstein Asia-Pacific Research Center Books.
Rajan R. y Subramanian A. (2006). What undermines
aid's impact on growth? Working Paper No. 11657,
National Bureau of Economic Research, Cambridge,
MA, September.
Roach S. (2009). Statement at the Hearing on China's Role
in the Origins of and Response to the Global Recession before the U.S.-China Economic and Security
Review Commission, Washington, DC, 17 February.
Roubini N. y Setser B. (2005). The sustainability of the US
external imbalances. CESifo Forum, 1/2005: 8-15.
The Economist (2010). China's misunderstood economy,
14 January.
UNCTAD (various issues). Trade and Development Report. United Nations publications, New York and
Geneva.
Wei S. J. y Zhang X. (2009). The competitive saving motive:
Evidence from rising sex ratios and savings rates in
China. Working Paper No. 15093, National Bureau
of Economic Research, Cambridge, MA, June.
Yang D. T., Chen V. y Monarch R. (2009). Rising wages:
Has China lost its global labor advantage? Economics Program Working Paper No 09-03, The Conference Board, New York, NY.
Yu Y. (2007). Global imbalances and China. Australian
Economic Review, 40(1): 3-23.
Zhang W., Zhang Z. y Han G. (2010). How does the US
credit crisis affect the Asia-Pacific economies?
Analysis based on a general equilibrium model.
Journal of Asian Economics, 21(3): 280-292.
76
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Simulación de los efectos de un reequilibrio mundial en el comercio y el empleo: nota técnica
77
Anexo del capítulo II
SIMULACIÓN DE LOS EFECTOS DE UN REEQUILIBRIO
MUNDIAL EN EL COMERCIO Y EL EMPLEO:
NOTA TÉCNICA
La simulación utiliza el modelo normalizado del
GTAP (Proyecto de análisis del comercio mundial),
un modelo informatizado de equilibrio general de la
economía mundial que destaca el papel de la movilidad de los factores entre sectores para determinar
la oferta de producción sectorial, y que toma como
base una producción con rendimientos constantes a
escala1. El modelo también presupone una diferenciación de los productos entre bienes importados y
nacionales, y entre las importaciones de diferentes
regiones. Este supuesto permite el comercio en ambas
direcciones en cada categoría de productos, según la
facilidad de sustitución entre productos de diferentes
regiones. El sistema de demanda del modelo permite
reacciones diferenciales de los precios y los ingresos
en distintos países. Un hipotético banco "mundial"
media entre el ahorro y la inversión mundiales.
Además de cinco factores de producción (la tierra,
el capital, la mano de obra no cualificada, la mano
de obra cualificada2 y los recursos naturales), la base
de datos del GTAP abarca 113 países (o regiones)
y 57 sectores de productos, que a los fines de esta
simulación han sido agregados en 25 regiones y 25
sectores (véanse los cuadros 2.1 y 2.2).
La simulación supone: i) una disminución de
5 puntos porcentuales en el consumo de los Estados
Unidos como proporción del PIB (equivalente a la
diferencia existente en 2008 entre la proporción real
y la proporción media a largo plazo que aparecen
en el gráfico 2.2 del presente capítulo), y ii) una
reducción de 7 puntos porcentuales en el consumo
de los hogares de China como porcentaje del PIB
(equivalente a la disminución entre 2005 y 2008
que se muestra en el gráfico 2.8 de este capítulo). En
términos técnicos, para realizar simulaciones sobre
la base de estos supuestos se necesita, tanto para los
Estados Unidos como para China, i) que la variable
"gasto de consumo privado (yp)" se convierta en
exógena y que el "parámetro de distribución del
consumo privado (dppriv)" se convierta en endógeno,
y ii) que el "parámetro de distribución del ahorro
(dpsave)" se convierta en exógeno y que el "cambio
en el parámetro de distribución media (dpav)" se
convierta en endógeno. Estas dos modificaciones
aseguran que todo cambio en la parte del ingreso que
se utiliza para el consumo privado se refleje totalmente en los cambios de la proporción del ahorro
en el ingreso.
La simulación también supone iii) una reducción del 1% en la producción potencial de los Estados
Unidos en relación con 2008 (el punto de partida de
la simulación). Esta reducción se aplica simulando
una merma correspondiente en el cambio tecnológico
que aumenta la producción. Este supuesto se fundamenta en el hecho de que la disminución del consumo
de los hogares provoca una desaceleración de la
demanda interna agregada de los Estados Unidos que,
a mediano plazo, no puede compensarse de manera
sostenible mediante un aumento de otro elemento
de la demanda agregada3. La ralentización de la
demanda interna de los Estados Unidos, a su vez,
tiene efectos secundarios en otras economías, puesto
que una mayor atención en China al crecimiento
impulsado por el consumo en relación con el impul-
78
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
sado por las exportaciones y un cambio en la dirección opuesta en los Estados Unidos reducirían las
importaciones agregadas de estos países desde el
resto del mundo. En otras palabras, un reequilibrio
mundial limitado a un ajuste en los Estados Unidos
y China eliminaría el estímulo de la demanda que
los Estados Unidos proporcionaban a la economía
mundial antes del estallido de la crisis actual, sin
reemplazarlo con un estímulo de magnitud parecida
derivado de un aumento del consumo en China, como
ya se mencionó en el cuerpo del Informe.
La base de datos más actualizada del GTAP
se refiere al año 2004. Dado que tanto los desequilibrios mundiales por cuenta corriente como la proporción del consumo en el PBI de los Estados Unidos
y China han cambiado considerablemente desde
esa fecha, la relación balanza comercial/ingreso fue
actualizada a 2008 (es decir, aproximadamente el
comienzo de la actual crisis económica y financiera
mundial). Más exactamente, la balanza por cuenta
corriente de cada región como proporción del ingreso
se actualizó sobre la base de las respectivas tasas
de crecimiento registradas entre 2004 y 2008,
calculadas a partir de la base de datos del World
Economic Outlook del FMI. Esta actualización se
llevó a cabo considerando el cambio en la relación
balanza comercial de bienes y servicios/ingreso
regional (dtbalr) como variable exógena, y la variable de holgura que representa la prima por riesgo
de la inversión (cgdslack) como variable endógena.
Estas modificaciones producen un ajuste de la inversión que compensa los cambios simulados en la
balanza comercial, asegurando que la balanza
ahorro-inversión sea igual a la balanza comercial.
Dado que la suma de todas las balanzas comerciales
regionales debe ser cero, de modo que el dtbalr no
pueda ser considerado como exógeno en todas las
regiones, las balanzas comerciales de dos grupos
(Asia occidental y África septentrional, y resto del
mundo) se seleccionaron para ser determinadas
endógenamente. Esta metodología puede considerarse aproximadamente equivalente a la simulación de
un choque en los tipos de cambio reales. La simulación utiliza esta base de datos actualizada como escenario de referencia (es decir, la base de referencia
con respecto a la cual se miden los efectos de los
cambios supuestos). Para poner a prueba la solidez
de los resultados obtenidos de esta forma, también
se llevó a cabo la simulación a partir de la base de
datos original de 2004, con la hipótesis de que el
ajuste del consumo equivalía a 4 puntos porcentuales
en los Estados Unidos y a 5 puntos porcentuales en
China. Si bien los cambios que resultan de esta otra
simulación son cuantitativamente más pequeños,
en parte debido a que los desequilibrios por cuenta
corriente subyacentes en 2004 eran menores que los
de 2008, cualitativamente son idénticos.
Las simulaciones se llevaron a cabo suponiendo
una situación en que los ajustes en los Estados Unidos
y China ocurren al mismo tiempo (los resultados se
consignan en el cuerpo del Informe), así como una
situación en que los ajustes ocurren en momentos
distintos en ambos países. Esto proporciona algunas
indicaciones de la importancia para el reequilibrio
mundial del ajuste en cualquiera de estos dos países.
Los resultados de la situación en la que el ajuste
está limitado a China (cuadro 2.A1) indican que
el aumento supuesto de la parte proporcional del
consumo en el PBI de China tendría poca repercusión
en las corrientes comerciales de los distintos países,
salvo en la propia China. Esos resultados también
señalan que los países de Asia oriental y sudoriental
en su conjunto serían los más beneficiados. Esta
constatación probablemente se deba al hecho de que
dichos países y China integran las mismas redes de
producción internacional, de modo que los ajustes
simulados, con la contribución de una apreciación
del renminbi de aproximadamente el 5%, darían
lugar a una relocalización, de China a otros países en
desarrollo de la región, del punto de egreso de estas
redes. Esta conclusión también refleja los resultados
obtenidos en general con los modelos del GTAP que
simulan un incremento de las exportaciones chinas,
en las que los efectos negativos normalmente se
concentran en los demás países asiáticos en desarrollo
(TDR 2002, cap. V).
En vista de la repercusión general relativamente
pequeña de un ajuste que se limite a China, no es
sorprendente que los resultados del escenario en
que el ajuste se limita a los Estados Unidos (que no
se muestran aquí) sean similares a los del escenario
que supone ajustes simultáneos en China y los Estados Unidos, que se muestran en el cuadro 2.1. La
única diferencia importante es que la repercusión
en la balanza comercial de China en el primer escenario es mucho más pequeña que en el segundo.
El hecho de que los efectos en China también sean
considerablemente menores que en la gran mayoría
de las demás regiones que aparecen en el cuadro
2.1 indica que el déficit comercial de los Estados
Unidos es efectivamente de índole multilateral y no
79
Simulación de los efectos de un reequilibrio mundial en el comercio y el empleo: nota técnica
Cuadro 2.A1
RESULTADOS DE LA SIMULACIÓN DEL GTAP DEL EFECTO DEL REEQUILIBRIO
DE CHINA EN LAS CORRIENTES COMERCIALES Y LOS PRECIOS DE LOS
FACTORES, EN DETERMINADOS PAÍSES Y GRUPOS DE PAÍSES
Cambio en
la balanza
comercial
Proporción Cambio en Cambio en
de la
el volumen el volumen
balanza
de las
de las
comercial
exportaimportaen el PIB
ciones
ciones
(Puntos
porcentuales)
(1)
Cambio
en la
relación
de inter- Apreciacambioa
ciónb
Cambio en los salariosc
TrabajaTrabajadores no
dores
cualificados cualificados
(En porcentaje)
(2)
(3)
(4)
(5)
(6)
(7)
(8)
(9)
-6,7
0,2
3,4
-4,4
-14,6
1,4
2,9
-1,2
2,8
-0,4
4,8
-0,3
4,3
-0,3
6,4
-0,3
RAE de Hong Kong (China)
0,2
16,5
0,1
-0,3
-0,1
0,4
0,5
0,4
Taiwán (Provincia china de)
Indonesia
Malasia
Filipinas
República de Corea
Singapur
Tailandia
Resto de Asia oriental y sudoriental
0,2
0,2
0,3
0,3
0,3
0,3
0,7
0,4
15,5
2,2
44,3
5,3
3,5
-0,6
10,3
4,0
0,1
0,5
0
0,3
0,6
0,1
0,6
0,4
-0,2
-0,2
-0,3
-0,3
-0,3
-0,2
-0,5
-0,4
0,0
-0,1
-0,1
-0,1
-0,2
-0,1
0,0
-0,2
0,2
0,2
0,1
0,0
-0,1
-0,2
0,0
0,1
0,2
0,2
0,0
0,0
-0,2
-0,2
0,0
0,0
0,1
0,1
-0,1
-0,1
-0,2
-0,2
-0,1
-0,2
India
Asia meridional, excl. la India
0,2
0,2
-6,3
-15,6
1,1
0,9
-0,3
-0,4
-0,1
0,0
0,0
0,0
0,0
0,0
-0,1
-0,1
Asia occidental y África septentrional
África subsahariana
0,2
0,3
15,6
3,3
0,3
0,4
-0,3
-0,6
-0,1
-0,2
-0,1
-0,1
0,0
-0,1
-0,1
-0,2
Argentina y Brasil
México
Resto de América en desarrollo
0,3
0,2
0,3
2,8
0,2
0,1
1,3
0,7
0,6
-0,5
-0,1
-0,4
-0,1
0
-0,1
-0,2
-0,1
-0,1
-0,2
-0,1
-0,1
-0,3
-0,2
-0,2
Canadá
0,2
-0,8
0,6
-0,2
-0,1
-0,1
-0,2
-0,2
Alemania
Resto de la UE-25 y AELC
0,3
0,3
6
-1,6
0,6
0,6
-0,5
-0,4
-0,2
-0,1
-0,2
-0,2
-0,2
-0,2
-0,2
-0,2
Australia y Nueva Zelandia
0,3
-0,1
0,9
-0,6
-0,2
-0,1
-0,1
-0,1
Japón
0,4
1,4
2,0
-1,7
-0,7
-0,4
-0,4
-0,4
CEI, excl. la República de Moldova
0,1
7,5
0,3
-0,2
-0,1
-0,1
-0,1
-0,1
Resto del mundo
0,3
-7,5
0,5
-0,2
0,0
-0,1
-0,1
-0,2
China
Estados Unidos
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD.
Nota: Todos los cambios son en relación con 2008.
a Una mejora de la relación de intercambio indica que el precio de las exportaciones aumentó más (o disminuyó menos) que
el precio de las importaciones.
b Una apreciación indica un aumento del precio de los factores primarios, que puede equipararse a una apreciación del tipo
de cambio real.
c La definición de mano de obra cualificada y mano de obra no cualificada y la relación entre el salario de los trabajadores
cualificados y los trabajadores no cualificados se explican en la nota 2 del presente anexo.
el resultado de las corrientes comerciales bilaterales
entre este país y China. En lo relativo al empleo,
estos resultados muestran que el reequilibrio de la
trayectoria de crecimiento de China tendrá poco
efecto en otros países en desarrollo en cuanto a
contrarrestar las repercusiones adversas resultantes
de los ajustes en los Estados Unidos. Esto se debe
a que las importaciones chinas consisten principalmente en bienes intermedios (como piezas y
componentes) y productos primarios (especialmente
productos energéticos y metales), que no tienen gran
densidad de mano de obra.
80
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Notas
1
2
3
Véase la documentación sobre el modelo en Hertel
(1997); la base de datos del GTAP-7 puede consultarse en Narayanan y Walmsley, 2008.
En el modelo del GTAP, la demarcación entre mano
de obra cualificada y mano de obra no cualificada
se basa en datos sobre los puestos de trabajo. La
mano de obra cualificada se refiere a los trabajadores profesionales (gerentes y administradores,
profesionales y paraprofesionales), en tanto que la
mano de obra no cualificada se refiere a los trabajadores del sector de la producción (comerciantes,
oficinistas, vendedores y trabajadores de servicios
personales, operarios y choferes, peones y trabajadores agrícolas). La relación entre los salarios de
los trabajadores cualificados y no cualificados en
el modelo del GTAP se determina sobre la base de
una estimación econométrica, como se explica en
Dimaranan y Narayanan, 2008.
Este supuesto es compatible con las simulaciones
realizadas por las Naciones Unidas (2010) que indican que el índice del déficit por cuenta corriente con
respecto al PIB de los Estados Unidos en los próximos cinco años aumentaría, en lugar de disminuir, si
la economía de este país creciera a una tasa similar a
la que precedió a la crisis actual. También se ajusta
a la experiencia anterior relativa al reequilibrio en
los países con un déficit externo vinculado típicamente a una desaceleración del crecimiento de la
producción, como se observa en el FMI (2010). Otra
constatación principal del estudio del FMI es que las
reversiones de los excedentes externos inducidas
por las políticas no están vinculadas habitualmente
con un menor crecimiento, lo cual coincide con los
supuestos adoptados aquí con respecto a China. Sin
embargo, en la medida en que las exportaciones
aportan beneficios externos dinámicos (por ejemplo,
mediante efectos relacionados con el aprendizaje
práctico) que no aparecen en la producción para el
mercado interno, un reequilibrio que eleve de las
exportaciones a la demanda de consumo interno
puede entrañar una desaceleración del crecimiento
de la producción.
Bibliografía
Dimaranan B. V. y Narayanan B. G. (2008). Skilled and
Unskilled Labor Data. In: Center For Global Trade
Analysis, ed. GTAP 7 Data Base Documentation.
West Lafayett, IN, Purdue University. Available
at: https://www.gtap.agecon.purdue.edu/resources/
download/4183.pdf.
Hertel T. W. (ed.) (1997). Global Trade Analysis: Modeling
and Applications. Cambridge, Cambridge University
Press.
Naciones Unidas (2010). World Economic Situation and
Prospects 2010. Update as of mid-2010. New York,
NY. Available at: http://www.un.org/esa/policy/
wess/wesp2010 files/wesp10update.pdf.
Narayanan B. y Walmsley T. L. (eds.) (2008). Global Trade,
Assistance and Production: The GTAP 7 Data Base.
West Lafayett, IN, Center for Global Trade Analysis,
Purdue University. Available at: https://www.gtap.
agecon.purdue. edu/databases/v7/v7_ doco.asp.
81
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
Capítulo III
ASPECTOS MACROECONÓMICOS DE LA CREACIÓN
DE EMPLEO Y DEL DESEMPLEO
A. Introducción: globalización y empleo
La mayoría de los observadores reconocen representada por los salarios son fenómenos interdeque en el período comprendido entre principios del pendientes, en el sentido de que si los salarios no
decenio de 1990 y alrededor de 2007 se lograron crecen al mismo ritmo que la productividad, la
algunos éxitos económicos, entre ellos un creci- expansión de la demanda interna y la creación de
miento satisfactorio o incluso rápido del producto en empleo se verán restringidas, y que esta restricción
varios países en desarrollo (aunque las tasas medias sólo puede suspenderse temporalmente, en su caso,
de crecimiento siguieron estando por debajo con la ayuda de la demanda externa.
de las registradas en los decenios de 1960 y
1970) y una inflación relativamente baja. Sin
Algunos analistas han atribuido la relativa desaembargo, todos ellos coinciceleración del aumento de los
den en que los resultados del
salarios a la integración de los
mercado de trabajo no fueron
mercados mundiales de producEn la formación de los
en general satisfactorios en
tos, capital y trabajo. Según una
salarios
puede
haber
influido
ese período de globalización
opinión, la globalización ha
la "amenaza" de que las
acelerada: el empleo aumentó
llevado a 1.500 millones de
empresas pueden trasladar
generalmente a un ritmo mucho
trabajadores de países en desaparte
de
su
producción
al
más lento que el producto
rrollo y economías de mercado
extranjero.
—o en algunos casos no creció
emergentes, con una dotación
en absoluto— y la proporción
de capital pequeña, a incorde los salarios en el ingreso
porarse a la actual fuerza de
nacional por lo general dismitrabajo para producir bienes
nuyó tanto en los países desarrollados como en los en los mercados mundiales, distorsionando así los
países en desarrollo.
equilibrios anteriores de los mercados de trabajo y
ejerciendo una presión descendente sobre el nivel
En este capítulo se sostiene que la creación de los salarios, particularmente de la mano de obra
de empleo y la disminución de la proporción poco cualificada (Freeman, 2008). Hay quienes,
82
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
con un matiz levemente diferente, sostienen que los la adopción de estrategias de crecimiento basado en
efectos se deben fundamentalmente a los trabajadores las exportaciones, que tienen en cuenta las ventajas
empleados en la producción de bienes y servi- del costo de la mano de obra, parece haber cambiado
cios comercializados (véase, por ejemplo, Blinder, la índole de la competencia entre los países. Esto
2006), y que la mayor participación de los países en ha dado lugar a que se pida la adopción de medidas
desarrollo más populosos en el comercio mundial proteccionistas contra bienes producidos en condide bienes y servicios ha contribuido a aumentar la ciones de bajos salarios y a que en los países indusoferta de manufacturas con alta densidad de mano de trializados se trate de evitar un aumento de los
obra, reduciendo así los precios
salarios o incluso de reducirlos
en los mercados mundiales.
para afrontar esa competencia.
Se supone que esto ha hecho
Estas estrategias están equivocadisminuir la remuneración de la
das. Se basan en la teoría neocláLas estrategias de
mano de obra empleada en esas
sica plasmada en los libros
crecimiento basado en las
actividades.
de texto, que postula que es
exportaciones tienden a
posible lograr la equiparación
generar una compresión
No obstante, además de un
relativa de los precios de los
relativa de los salarios.
aumento del comercio de merfactores mediante el comercio
cancías, la influencia de la mano
en condiciones de competencia
de obra barata de los países en
perfecta. Lo que es más impordesarrollo y de las economías de mercado emergentes tante, los modelos utilizados en este contexto no
en los mercados de trabajo de los países industriali- reconocen el papel fundamental que desempeña la
zados es mucho más débil de lo que se suele afirmar demanda efectiva en la caracterización tanto de la
en este último grupo de países. Si bien hay pruebas actividad económica actual como de las posibilidades
recientes de que la migración de corto plazo en de crecimiento futuras, porque no captan la dinámica
busca de trabajo ha venido aumentando (PNUD, compleja de la inversión, el crecimiento de la produc2009), en general la movilidad internacional de la tividad, la formación de los salarios y el empleo.
mano de obra sigue siendo baja, y los trabajadores
migrantes representan solamente alrededor del
En este capítulo se argumenta que las estrategias
1% de la fuerza de trabajo mundial (OIT, 2009). de crecimiento basado en las exportaciones tienden
En comparación con la formación total de capi- a producir una compresión relativa de los salarios,
tal fijo, la movilidad internacional del capital fijo que puede parecer indispensable para aumentar o
invertido en nuevas instalaciones, que no debe mantener la competitividad internacional de los
confundirse con las corrientes financieras de corto productores en cualquier economía. No obstante,
plazo, también es bastante limitada. La equiparación si todos los países, o muchos de ellos, adoptaran
de los salarios sigue siendo un espejismo distante esta estrategia, se produciría una igualación hacia
para las poblaciones de muchos
abajo de los salarios. Esto se
países en desarrollo, donde la
traduciría en un crecimiento
convergencia económica y el
insuficiente del poder adquisiEl aumento del poder
mejoramiento de los niveles
tivo de los trabajadores, que
adquisitivo
de
los
de vida han seguido avanzando
es, en sí mismo, un importante
trabajadores es un
a un ritmo desesperadamente
factor determinante del creciimportante factor
lento o se han estancado.
miento de la demanda agregada
determinante del crecimiento
y la creación de empleo. Más
de la demanda agregada y
Sin embargo, la formación
sostenible sería una estrategia
la creación de empleo.
y la negociación de los salarios
de crecimiento que se basara
en las economías más avanzaen la demanda interna, impuldas pueden de hecho haber
sada por los aumentos salariales
sentido el "efecto amenaza" del
vinculados al crecimiento de
hecho de que las empresas puedan trasladar parte la productividad agregada de la mano de obra. Tal
de su producción en una u otra forma a economías estrategia se basaría en un círculo virtuoso en el
con salarios más bajos, o subcontratarla en esas cual un entorno favorable a la formación de capital
economías (Blinder, 2006; Pollin, 2007). En efecto, fijo permitiría el crecimiento de la productividad,
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
generando beneficios que se distribuirían por partes
iguales entre la mano de obra y el capital, de tal manera que la proporción de los salarios no disminuiría
con el tiempo y la demanda interna crecería por lo
menos al mismo ritmo que la productividad. De esta
manera se pueden crear empleos adicionales, nuevos
ingresos por concepto de salarios, e incentivos para
seguir invirtiendo en capacidad productiva real.
Al argumentar a favor de la introducción de un
sólido elemento de crecimiento impulsado por los
salarios en las estrategias macroeconómicas y de
desarrollo, en este capítulo se cuestiona la lógica en
la que se basa el razonamiento ortodoxo relativo al
empleo y los mercados de trabajo. Se sostiene que en
todo análisis macroeconómico general del empleo y
el desempleo se deberían tener en cuenta las condiciones en las que efectivamente funcionan los mercados de trabajo en el mundo real. Dicha argumentación se basa en las siguientes verdades empíricas:
● Los mercados de trabajo se organizan y reglamentan a nivel nacional, y están vinculados de
diversas maneras con otros mercados.
● Los resultados del mercado de trabajo dependen
del nivel de inversión en capacidad productiva
real, que a su vez depende principalmente de
las expectativas en cuanto a la demanda, la
disponibilidad y el costo de la financiación y
la complementariedad de la inversión pública
y privada. Todos estos factores interactúan de
diversas maneras, según las características
históricas y estructurales de cada país.
● Los salarios, a través de sus efectos en el nivel
de consumo, ejercen una fuerte influencia en la
magnitud y la estructura de la demanda agregada y los mercados de productos. Por lo tanto,
repercuten en la rentabilidad de las empresas
tanto por el lado de los costos como por el de
la demanda, con los efectos consiguientes en la
inversión en capacidad productiva real. Esto a
su vez influye en la demanda de mano de obra.
● El tipo de cambio tiene una fuerte influencia en
el nivel de las exportaciones y en la proporción
de las importaciones en la absorción interna
y, por ende, en los resultados del mercado
de trabajo. En un sistema monetario mundial
que permite grandes fluctuaciones y desfases
persistentes de los tipos de cambio, los resul-
83
tados del comercio exterior suelen verse distorsionados y no siempre reflejan correctamente
la "competitividad" de los productores de los
distintos países.
● El nivel y la tasa de crecimiento de los salarios
dependen de los marcos institucionales de determinación de los salarios propios de cada país y
de las normas nacionales aplicables al mercado
de trabajo. En la mayoría de los países en desarrollo, en los que no existe un fuerte control
institucional de los salarios, las tendencias de
la demanda agregada influyen en el nivel y el
crecimiento de los salarios y de los ingresos de
los trabajadores por cuenta propia.
● La productividad de una economía y su
crecimiento a lo largo del tiempo están determinados por el capital productivo del país, la
tecnología incorporada en ese capital nacional
como resultado de las actividades internas de
investigación y desarrollo (I+D), el acceso a la
tecnología extranjera incorporada en los bienes
de capital importados (y su expansión a lo largo
del tiempo), así como la calidad de la mano de
obra resultante de la educación, la formación
profesional y el aprendizaje en la práctica (y su
mejora a lo largo del tiempo).
● Los mercados de capital a largo plazo están
relacionados entre sí a nivel internacional, pero
en los tipos de interés nacionales a largo plazo
influyen fuertemente las políticas monetarias
nacionales, que determinan el tipo de interés a
corto plazo.
● La inversión extranjera directa puede desempeñar una función en el proceso de convergencia,
pero en la mayoría de los países en desarrollo esa
función es solamente complementaria de la que
desempeña la inversión interna. Tanto la inversión interna como la inversión extranjera tienden a aplicar la tecnología más moderna disponible, con independencia de la dotación de mano
de obra y del nivel de los salarios en cada país.
● Las corrientes de capital de corto plazo ejercen
una influencia cada vez mayor sobre los precios
en muchos mercados importantes, como los de
productos básicos y divisas, y pueden causar
grandes distorsiones en los precios de los bienes
y servicios en los mercados internacionales.
84
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
A partir de estas verdades empíricas, en este
capítulo se trata de observar las relaciones básicas
existentes entre el crecimiento, la inversión, la
productividad y los salarios. Se sostiene que es
más probable que los resultados insatisfactorios del
mercado de trabajo se deban a una inversión insuficiente en la capacidad productiva real y a un escaso
aumento de los salarios, que a la "flexibilidad" insuficiente en los mercados de trabajo y a la sustitución
de mano de obra por capital. El capitalismo del
"laissez-faire" de los últimos treinta años, con su
énfasis en la liberalización de los mercados de trabajo
para lograr una "mayor flexibilidad" de los salarios
fijados por contrato y las condiciones de empleo, no
ha tenido los resultados prometidos en lo que respecta
al desempeño del mercado de trabajo. Obviamente,
las condiciones institucionales que rigen las políticas
de empleo y del mercado de trabajo difieren entre
los países desarrollados, las economías de mercado emergentes y los países en desarrollo de bajos
ingresos (y dentro de cada uno de esos grupos),
como se analiza en mayor detalle en el capítulo V
del presente Informe. Sin embargo, se sugiere que es
necesario que existan condiciones macroeconómicas
favorables a la formación de capital fijo y que los
trabajadores participen plenamente en el aumento de
la productividad derivado de inversiones innovadoras, para lograr y mantener un alto nivel de empleo
digno, cualquiera sea el grado de desarrollo de una
economía.
B. El papel olvidado del crecimiento de la demanda
agregada en la creación de empleo
bajen lo suficiente como para absorber cualquier
exceso de la oferta de mano de obra. Este razonamiento se basa en un concepto microeconómico que se
traslada al nivel macroeconómico. Sin embargo, para
que los precios logren un equilibrio entre la oferta y
El aumento y la persistencia del desempleo la demanda, las funciones de la oferta y la demanda
en muchos países ha dado lugar a diversas explica- tienen que ser independientes entre sí. Esto es cierto
ciones basadas en ideas nuevas y
a nivel microeconómico,
antiguas con respecto a la rigidez
pero no es válido en el plano
y el mal funcionamiento de los
macroeconómico.
mercados de trabajo y el papel que
Según la teoría neoclásica,
desempeña el Estado benefactor
Por ejemplo, si la decisión
el culpable del aumento
en la generación de esas "inflexide un número suficientemente
del desempleo es el nivel
bilidades". De acuerdo con la
grande de hogares de comprar
excesivamente alto del
teoría neoclásica del empleo, la
menos pan no afecta a la
salario real.
única explicación de los niveles
situación de los ingresos de
altos o crecientes de desempleo
cualquiera de esos hogares
es que el salario real es demasiaconsiderados individualmente,
do elevado o aumenta demasiado rápido porque la la reducción de la demanda de pan debería hacer
acción de sindicatos fuertes o el nivel excesivamente bajar el precio de éste y tener como resultado precios
alto del salario mínimo legal impiden que los salarios relativos nuevos y estables entre el pan y otros
1. El problema del razonamiento
microeconómico acerca del
mercado de trabajo
85
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
Gráfico 3.1
TASAS DE DESEMPLEO EN LA UE-6, LOS ESTADOS UNIDOS
Y LA ZONA DEL EURO, 1960-2009
(Porcentaje de la fuerza de trabajo)
12
Zona del euro
10
8
Estados Unidos
6
4
UE-6
2
0
1960
1965
1970
1975
1980
1985
1990
1995
2000
2005
2009
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de las bases de datos Stat Extracts, Annual Labour Force Statistics y Main
Economic Indicators de la OCDE, y de la base de datos LABORSTAT de la OIT.
Nota: La UE-6 comprende a Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos.
productos. Desde una perspectiva microeconómica,
este razonamiento es válido si los precios son determinados por la demanda del mercado. En cambio,
si la situación de todos los hogares en materia
de ingresos depende, directa o indirectamente, del
valor añadido que generan todos los productores
en una economía y éstos tienen que ajustar su
producción hacia abajo en respuesta a una disminución de la demanda de los hogares, este mismo
ajuste influirá en el ingreso agregado de los hogares
al reducir el ingreso total por concepto de salarios.
Esta noción no es nueva: Marshall (1890: 437)
observó esto hace 120 años, al igual que Schumpeter
cuando dijo: "un análisis que recurra al simple mecanismo de la oferta y la demanda es, en esencia, un
análisis parcial, porque considera que los factores que
determinan los planes de la demanda y la oferta están
dados en forma independiente. Esto es inadmisible
en el caso de un elemento tan importante del sistema
económico como es la mano de obra en su conjunto"
(Schumpeter, 1976: 942).
El argumento que se esgrime con frecuencia, de
que un Estado benefactor fuerte y sindicatos poderosos son los principales causantes del aumento del
desempleo (por ejemplo Siebert, 1997; FMI, 2003;
St. Paul, 2004), se basa en una comparación del
desempleo en los Estados Unidos con el de algunas
economías europeas (gráfico 3.1). Tras los puntos
máximos alcanzados en 1975 y de 1982 a 1983, la
tasa de desempleo en los Estados Unidos volvió a
sus niveles anteriores, o incluso a niveles más bajos,
mientras que en Europa se mantuvo a alta e incluso
se elevó aún más durante más de un cuarto de siglo.
Una explicación frecuente de esta experiencia es que
en los Estados benefactores europeos, que tienen
un grado relativamente alto de rigidez salarial, la
presión ejercida por la creciente globalización hizo
aumentar el desempleo, ya que la mano de obra
se fue sustituyendo cada vez más por capital. En
cambio, en los Estados Unidos, la presión ejercida
por la globalización hizo caer los salarios pero,
supuestamente debido a que el mercado de trabajo
es más flexible, el desempleo siguió siendo menor
86
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Gráfico 3.2
AUMENTO DEL PIB REAL EN LA UE-6 Y EN LOS ESTADOS UNIDOS, 1970-2009
(En porcentajes)
8
7
6
5
4
3
2
1
0
-1
-2
-3
-4
-5
1970
1973
UE-6
1976
1979
1982
1985
UE-6 (promedio de 10 años)
1988
1991
1994
Estados Unidos
1997
2000
2003
2006
2009
Estados Unidos (promedio de 10 años)
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos National Accounts Main Aggregates del DAES, de las
Naciones Unidas; y de la base de datos de la Oficina de Análisis Económicos del Departamento de Comercio de los Estados
Unidos.
que en Europa (aunque esto se asoció al surgimiento o en otros nuevos. Sin embargo, esta explicación
de una clase de "trabajadores pobres"). A pesar de del aumento del desempleo en Europa es dudosa
que la opinión de que la protección legal del empleo, porque se basa en un análisis parcial del mercado
el poder de los sindicatos y los planes generosos de trabajo, que trata a este último como si estuviera
de prestaciones de desempleo son responsables desconectado del resto de la economía. En realidad,
del aumento del desempleo
existe una fuerte interdependenha llegado a ser ampliamente
cia entre el mercado de trabajo,
aceptada, se ha demostrado que
por una parte, y los mercados
La opinión según la cual la
carece de fundamentos empírifinancieros y de productos,
protección del empleo y las
cos (Howell y otros, 2007).
por la otra. Sólo si esos otros
instituciones de seguridad
mercados se hubieran desemsocial son las responsables
Es indudable que la tasa
peñado de manera idéntica en
del aumento de los niveles
de sindicación de la fuerza de
las dos regiones en términos de
de
desempleo
carece
de
trabajo y el grado de protección
crecimiento del producto, podría
fundamentos empíricos.
social han sido tradicionalmente
la hipótesis de la "flexibilidad"
mucho más altos en Europa
del mercado de trabajo constique en los Estados Unidos. En
tuir una explicación plausible.
consecuencia, en una situación
Si bien los salarios nominales
de poca actividad del mercado de trabajo, en la pueden ser más flexibles en los Estados Unidos,
medida en que los trabajadores europeos pudieron tampoco allí los salarios estabilizan el empleo.
defender su posición salarial con la ayuda de los En una recesión, el empleo también cae en los
sindicatos, estuvieron mucho menos obligados a Estados Unidos. La diferencia fundamental es que
aceptar salarios más bajos en los mismos empleos las autoridades de los Estados Unidos responden
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
con estímulos macroeconómicos para impulsar la
demanda y el empleo, mientras que las autoridades
europeas tienden a atribuir el desempleo elevado
a problemas estructurales. Las autoridades de los
Estados Unidos pueden sentirse más obligadas a
tomar medidas anticíclicas para combatir el desempleo, porque el sistema benefactor en ese país ofrece
mucho menos ayuda que en Europa. Sin embargo,
esto no convierte a los sistemas benefactores
europeos en la causa del desempleo elevado.
2. Las tendencias macroeconómicas son
fundamentales para el empleo
87
economías. La mayor frecuencia y duración de los
aumentos cíclicos, así como las caídas más breves
registradas en la curva de desempleo europeo, son tan
evidentes como la duración más prolongada de los
períodos de reducción del desempleo en los Estados
Unidos (gráficos 3.1 y 3.2).
Generalmente, en los países desarrollados, los
ciclos del empleo están muy estrechamente relacionados con los ciclos de crecimiento de la producción:
el crecimiento del empleo se suele vincular a un
aumento de la demanda agregada y del producto
(gráfico 3.3). Esa correlación tan fuerte entre el crecimiento y el empleo sería sumamente improbable si el
mejor desempeño del empleo en los Estados Unidos,
en comparación con el de Europa, se debiera a una
mayor flexibilidad de los salarios en los Estados
Unidos. Una explicación más plausible es que tanto
los Estados Unidos como Europa han necesitado
varios períodos vigorosos y prolongados de recuperación para hacer bajar la tasa de desempleo, pero
Europa no ha podido generar esos períodos de
recuperación del producto. Esto significa que ya no
se puede recurrir a la flexibilidad de los salarios ni
a la ausencia del tipo de "distorsiones" asociadas al
Estado benefactor para explicar el mejor desempeño
del empleo en ese país.
A partir de principios de los años ochenta, el
crecimiento medio de la UE-6 comenzó a quedar
considerablemente rezagado con respecto al de los
Estados Unidos (gráfico 3.2). Mientras que las tasas
medias de crecimiento anual de estas dos economías
habían sido aproximadamente las mismas en el decenio de 1970, de alrededor del 3,4%, con el tiempo
empezaron a distanciarse, hasta tener una diferencia
de 1,6 puntos porcentuales durante el decenio de
1990. A partir del comienzo del nuevo siglo, esa diferencia se ha reducido a 0,9 puntos. Las diferencias en
las tasas de crecimiento implican que, mientras que
Existe también una fuerte correlación positiva
los mercados de trabajo pueden de hecho funcionar entre la inversión en capital fijo y la creación de
de manera diferente en distintos
empleo en los países desarromarcos institucionales, el entorllados (gráfico 3.4). La explino macroeconómico también
cación evidente es que las
evoluciona de modo bastante
empresas invierten y desinEl empleo debe analizarse en
diferente. Por consiguiente,
vierten al mismo tiempo en
relación con el crecimiento de
el desempeño del empleo en
mano de obra y capital, depenla producción.
estas dos economías no puede
diendo del estado general de la
explicarse recurriendo a un
economía, dado que el capital
modelo neoclásico del mercado
y la mano de obra no son factode trabajo en el que la mano de obra y el capital se res sustitutivos cuyo uso queda a discreción de los
sustituyen cuando se alcanza un determinado nivel de empleadores, sino factores de producción compleproducción de acuerdo con sus precios relativos. Un mentarios que se combinan de manera bastante
modelo de esas características se basa en un razona- independiente de sus precios relativos.
miento microeconómico y pasa por alto los factores
macroeconómicos que determinan la demanda de
Está claro que la elasticidad del empleo en relabienes y servicios, y el trabajo.
ción con el crecimiento varía de un país a otro y de
un período a otro, pero el vínculo estrecho que existe
La propuesta de que el empleo debe analizarse entre el crecimiento, el empleo y la inversión debe
en relación con el crecimiento de la producción, en poner en tela de juicio la creencia de que es posible
lugar de tratar el mercado de trabajo aisladamente, crear un número importante de nuevos empleos sin
tiene una justificación adicional en el notable carácter alcanzar un nivel crítico de crecimiento del producto.
cíclico del desempleo y el crecimiento en ambas Una vez que se reconoce que no es principalmente
88
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Gráfico 3.3
CRECIMIENTO DEL EMPLEO Y DEL PIB REAL EN LOS PAÍSES DESARROLLADOS, 1970-2009
(En porcentajes)
10
5
8
4
3
PIB
4
2
2
1
0
0
Crecimiento del empleo
Crecimiento del PIB
6
Empleo
-2
-1
-4
-2
-6
1970
-3
1973
1976
1979
1982
1985
1988
1991
1994
1997
2000
2003
2006
2009
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir del cuadro 1.1 del TDR 2010; la base de datos National Accounts Main
Aggregates del DAES, de las Naciones Unidas; las bases de datos LABORSTAT y Key Indicators of the Labour Market
(KILM) de la OIT; las bases de datos Stat Extracts, Annual Labour Force Statistics y Main Economic Indicators de la OCDE;
y la base de datos CEPALSTAT de la CEPAL.
Nota: Los países desarrollados comprenden a Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, los Estados
Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, el Japón, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelandia, Países
Bajos, Portugal, el Reino Unido, Suecia y Suiza.
el costo relativo de la mano de obra sino el ritmo de
crecimiento del producto lo que constituye el factor
determinante clave del nivel de empleo, se concluye
que la inversión en capacidad productiva real y la
expansión de la demanda que motiva esa inversión
son los impulsores tanto del crecimiento de los ingresos como de la creación de empleo1.
general, el crecimiento de la productividad es el
resultado de la introducción de innovaciones en
los procesos o los productos, que son la principal
fuerza impulsora de una economía capitalista. El
razonamiento macroeconómico también tiene que
tomar en cuenta otros factores. En primer lugar, las
nuevas tecnologías no caen del cielo: antes de la
"perturbación de la productividad" que se produce
Con esto no se pretende negar la probabilidad de a raíz de la introducción de nuevas tecnologías en
que el nivel de los salarios en las economías donde se una economía dinámica, se crean empleos en las
desarrolla la tecnología influya
empresas e instituciones donde
en la dinámica de la creación
se llevan a cabo las actividades
de nuevas tecnologías. A nivel
de investigación y desarroLas empresas invierten y
de las empresas, las nuevas
llo (I+D). En segundo lugar,
desinvierten
al
mismo
tiempo
inversiones que incorporan
cuando se introducen nuevos
en mano de obra y capital.
tecnologías avanzadas —destiproductos o procesos de producnadas a reducir la "desutilidad"
ción, se crean empleos para
de la mano de obra2— pueden
la producción de los nuevos
ser impulsadas en parte por un
bienes de capital. El efecto
interés en ahorrar en mano de obra cuando aumen- neto en términos de empleo seguirá siendo negatan los costos laborales unitarios. Sin embargo, en tivo si la destrucción de empleos resultante de la
89
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
Gráfico 3.4
CRECIMIENTO DEL EMPLEO Y FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL
FIJO EN LOS PAÍSES DESARROLLADOS, 1970-2008
(En porcentajes)
8
5
4
Formación bruta de capital fijo
6
Empleo
3
4
2
2
1
0
0
-2
-1
-4
-2
-6
-3
Crecimiento del empleo
Crecimiento de la formación bruta de capital fijo
10
1970 1972 1974 1976 1978 1980 1982 1984 1986 1988 1990 1992 1994 1996 1998 2000 2002 2004 2006 2008
Fuente: Véase el gráfico 3.3.
Nota: Véase el gráfico 3.3.
introducción de las nuevas tecnologías de procesa- fundamentalmente de la distribución de los benefimiento es mayor que la creación de empleos en los cios derivados del aumento de la productividad, que
sectores de la producción de tecnología y de los a su vez depende en gran medida de las políticas
bienes de capital 3. Es probable que esta sea la elegidas. Por lo general, las políticas adoptadas en
situación imperante, sobre todo en los países en los últimos 25 años han tratado de mantener los
desarrollo, muchos de los cuales importan la mayo- salarios en un nivel bajo y han servido para traducir
ría, si no la totalidad de los bienes de capital que los aumentos de la productividad ya sea en ingresos
necesitan. Sin embargo, otro
de capital más altos o en precios
efecto generador de empleo
más bajos. Tales políticas se
—el más importante de todos—
basan en la presunción de que
se produce cuando los aumentos
la demanda de mano de obra se
Mantener los salarios en
generales de la productividad se
comportará de la misma manera
un nivel bajo para generar
traducen en ingresos más altos
que la demanda de la mayoría de
mayores ganancias es
procedentes de los factores que
los bienes (es decir, cuanto más
contraproducente.
generan una demanda adicional
bajo sea el precio, mayor será
de bienes y servicios. En ese
la demanda). Sin embargo, el
caso, el efecto neto en una
hecho de mantener los salarios
economía en crecimiento puede
en un nivel bajo para generar
ser positivo, porque la producción de los bienes y mayores ganancias es contraproducente, porque sin
servicios adicionales exige el empleo de otros facto- un fuerte poder adquisitivo de los asalariados, la
res de producción, incluida la mano de obra.
demanda interna no crecerá lo suficiente para permitir
que los dueños del capital empleen plenamente su
El hecho de que la demanda agregada aumente capacidad y de esa manera traduzcan en ganancias
o no lo suficiente para crear empleo neto depende los aumentos de productividad. Una estrategia que
90
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
podría tener más éxito sería la de asegurar que los
aumentos de la productividad también beneficien a la
fuerza de trabajo: el aumento de los salarios en consonancia con el crecimiento de la productividad haría
aumentar la demanda efectiva interna y nutriría un
círculo virtuoso de crecimiento, inversión, aumentos
de la productividad y empleo a lo largo del tiempo
(Stockhammer y otros, 2009).
3. ¿Tienen las tendencias
macroeconómicas la misma
importancia en los países
en desarrollo?
Una pregunta importante es si los mecanismos que actúan en los países desarrollados y en
las economías altamente industrializadas también
funcionan en los países en desarrollo y en las
economías de mercado emergentes, donde la dotación
de capital es mucho menor y hay un gran excedente
de mano de obra.
y la inversión. Antes, esas decisiones se tomaban
principalmente con referencia a la demanda y la
competencia en los mercados internos, aun cuando
el resto del mundo ofreciera mercados dispuestos
a absorber parte del aumento de la producción, y
puntos de salida para una parte de la mano de obra
a través de la migración. En cambio, en la mayoría
de los países en desarrollo de la época actual esas
decisiones se adoptan principalmente con referencia
a la demanda externa y la competencia mundial.
Además, esos países pueden importar tecnologías
avanzadas del Norte. El problema de combinar el
progreso tecnológico, la inversión y el crecimiento
de la productividad con la creación de empleo es más
complejo cuando se introduce tecnología que ahorra
mano de obra en una economía que no produce ni
los bienes de capital ni la tecnología incorporada.
Dado que esta es una situación típica de los países
en desarrollo, es aún más importante para la creación
de empleo que el aumento de la productividad se
traduzca en un aumento de la demanda de bienes y
servicios producidos a nivel interno.
En las economías en desarrollo que siguen
dependiendo en gran medida de la producción y la
El desempleo estructural o el subempleo son exportación de productos primarios, el vínculo entre
indudablemente una característica destacada de la el crecimiento y la creación de empleo puede ser
mayoría de los países en desarrollo, donde además bastante flojo. Esto se debe a que el crecimiento a
las instituciones del mercado de trabajo y de seguri- corto plazo suele resultar afectado en mayor medida
dad social están mucho menos
por la fluctuación de los precios
desarrolladas que en los países
de los productos primarios fijaindustrializados. Estas circunsdos a nivel internacional que
La
creación
de
instituciones
tancias hacen que los actores se
por la expansión del volumen
del mercado de trabajo y de
comporten de manera diferente
de la producción interna. Las
seguridad social fue parte
a ambos lados del mercado de
fuertes subidas de los precios
del
proceso
de
cambio
trabajo. Sin embargo, en los
de los productos básicos, como
estructural que acompañó a
países desarrollados de hoy,
las que se observaron durante el
la industrialización.
la creación de esas institucioperíodo comprendido entre
nes fue en su momento parte
2002 y 2008, pueden determidel proceso de transformación
nar un aumento de los ingresos
estructural que acompañó a la
sin que haya un crecimiento
industrialización, y la participación de la mano de paralelo del producto real, sin generar, por lo tanto, un
obra en el crecimiento de la productividad fue una mayor nivel de empleo en el sector de los productos
condición necesaria para el avance de ese proceso y básicos. En la medida en que el alza de los precios
para lograr niveles de vida más altos. Entre los países de los productos básicos aumente las ganancias en
en desarrollo de hoy y los países que se industria- ese sector, tenderá a tener un efecto muy reducido,
lizaron y crearon las instituciones del mercado de o nulo, en la demanda interna y, por ende, en el
trabajo y de seguridad social antes de la globalización empleo. Sin embargo, en la medida en que la subida
de la producción y la inversión, las principales dife- de los precios de los productos básicos se traduzca
rencias no radican en los procesos macroeconómicos en un aumento de los salarios (o de los ingresos y
sino en el contexto de la adopción de decisiones a los gastos fiscales), podría tener el mismo efecto
nivel de las empresas en lo relativo a la producción que el crecimiento de la productividad resultante
91
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
Gráfico 3.5
CRECIMIENTO DEL EMPLEO Y DEL PIB REAL EN LAS ECONOMÍAS
EN DESARROLLO, 1970-2009
(En porcentajes)
4
8
PIB
Empleo
3
4
2
2
1
0
0
-2
1970
1973
1976
1979
1982
1985
1988
1991
1994
1997
2000
2003
2006
2009
Crecimiento del empleo
Crecimiento del PIB
6
-1
Fuente: Véase el gráfico 3.3.
Nota: Las economías en desarrollo comprenden a la Argentina, Bolivia, el Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, el Ecuador,
Egipto, El Salvador, Filipinas, Guatemala, Honduras, Hong Kong (China), la India, Indonesia, Jamaica, Malasia, Mauricio,
México, Nicaragua, el Pakistán, Panamá, el Paraguay, el Perú, la Provincia china de Taiwán, la República Bolivariana de
Venezuela, la República de Corea, Singapur, Tailandia, Trinidad y Tabago, Túnez, Turquía, Uganda y el Uruguay.
de la innovación tecnológica: podría impulsar la diversificada y que a veces han generado también
demanda y el empleo en otras partes de la economía. aumentos importantes de la productividad. En alguEsta última situación es poco común debido a la nas de esas economías, la convergencia tecnológica
posición de monopolio que suelen tener los dueños ha dado lugar a un rápido crecimiento de sus indusdel capital en el sector primario,
trias de bienes comerciables
especialmente en la minería, y a
mediante una expansión de
la posición particularmente débil
las exportaciones netas. Los
En
las
economías
en
de los trabajadores. Para que el
cambios en la productividad se
desarrollo que dependen de
aumento de la productividad
traducen con frecuencia en una
los productos básicos, el
resultante del alza de los precios
merma de los precios, mientras
vínculo entre el crecimiento
de los productos básicos se
que los salarios se mantienen en
y la creación de empleo
traduzca en un proceso sostenido
un nivel reducido en el contexto
puede ser bastante flojo.
de crecimiento y empleo en toda
de la caída de los precios en los
la economía, sería necesario
mercados mundiales o con la
modificar esta situación a fin de
esperanza de aumentar la partigarantizar que el aumento de los
cipación en esos mercados. Sin
precios o el crecimiento de la productividad en el sector embargo, si el crecimiento de una economía depende
primario traigan aparejadas una mayor demanda totalmente de los mercados externos, la posibilidad
interna y/o una mayor inversión (véase también, en el de crear empleo está limitada por la capacidad de
capítulo V, un análisis de la distribución de las rentas). beneficiarse de la expansión de la demanda en otros
países o de aumentar la participación en el mercado,
La situación es diferente en los países en desa- ambas limitadas. Dado que los salarios no aumentan,
rrollo y en las economías de mercado emergentes que la demanda interna no crece y la creación de empleo
han logrado tener una estructura de producción más interno también es más limitada. Como consecuencia
92
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Gráfico 3.6
CRECIMIENTO DEL EMPLEO Y FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL
FIJO EN LAS ECONOMÍAS EN DESARROLLO, 1970-2008
(En porcentajes)
5
12
10
Empleo
8
6
4
2
Formación bruta
de capital fijo
0
-2
-4
4
3
2
1
0
-1
-6
-2
-8
-3
-10
-12
Crecimiento del empleo
Crecimiento de la formación bruta de capital fijo
14
-4
-14
-5
1970 1972 1974 1976 1978 1980 1982 1984 1986 1988 1990 1992 1994 1996 1998 2000 2002 2004 2006 2008
Fuente: Véase el gráfico 3.3.
Nota: Véase el gráfico 3.5.
de ello, este tipo de crecimiento no genera necesariamente más empleo deseable, lo que significa que
pueden persistir, e incluso aumentar, las actividades
informales y menos lucrativas, durante lo que puede
ser un proceso dinámico de crecimiento del producto
(Ghosh, 2010).
Es difícil encontrar pruebas estadísticas concluyentes respecto de los países en desarrollo debido a
la escasez de datos estadísticos sobre la situación del
empleo y del mercado de trabajo. Cuando se dispone
de esos datos, las pruebas estadísticas indican que
el vínculo entre el crecimiento y el empleo formal
es más débil en los países en desarrollo que en los
Por consiguiente, en los países en desarrollo, al desarrollados. Esto puede probablemente expliigual que en los países desarrollados, la capacidad carse en parte por el hecho de que los cambios
de lograr un crecimiento sostenido del ingreso y del en el empleo informal y en el empleo por cuenta
empleo sobre la base del crecimiento de la productivi- propia atenúan los efectos cíclicos4. En los países
dad depende fundamentalmente
en desarrollo más que en los
de la forma en que se distribupaíses desarrollados, los trabajayen los beneficios resultantes
dores que son despedidos en el
dentro de la economía, del
sector formal de la economía
Los cambios en el empleo
volumen de ingresos adicionales
en épocas de crisis tienden a
informal y el empleo por
por concepto de salarios que se
incorporarse a la economía
cuenta propia atenúan los
gasta en el consumo de bienes
informal debido a la falta de
efectos de los ciclos de
y servicios producidos a nivel
redes de seguridad social.
crecimiento en el empleo
interno, y de si esas ganancias
formal.
más elevadas se invierten en
Sin embargo, en los países
actividades que al mismo tiemen desarrollo respecto de los
po creen más empleo, incluso en
cuales se dispone de datos
algunos sectores de servicios, como los de la salud y fidedignos, el crecimiento del empleo también
la educación (véanse algunos ejemplos en el capítulo se correlaciona positivamente con el crecimiento
IV del presente Informe).
tanto del PIB como de la inversión en capital fijo
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
(gráficos 3.5 y 3.6; véase también el capítulo IV),
aunque el carácter cíclico de la generación de empleo
es menos pronunciado en los países en desarrollo que
en los países desarrollados5.
Dado que en la mayoría de los países en
desarrollo la distinción entre los sectores formal e
informal suele ser poco clara, ya que el primero se
confunde con el segundo (y a menudo depende de
éste), el estancamiento o la reducción de los salarios
no siempre implica un descenso real de los niveles
de salarios en el sector formal. En lugar de ello,
puede reflejar un aumento de las formas precarias y
pocos remuneradas de empleo informal y empleo por
cuenta propia y una reducción de la remuneración
correspondiente a esos trabajos. Esto puede también
93
generar aumentos en las ganancias del sector formal
a medida que los empleadores subcontratan determinadas actividades con el sector informal.
La competencia en los mercados externos se
traduce luego en el refuerzo mutuo de estas dos caras
del proceso —el empleo informal con salarios bajos
y el éxito de las exportaciones. No obstante, dado
que ese proceso tiene varias limitaciones, como ya
se mencionó, sólo puede sostenerse durante un corto
período de tiempo; la falta de generación de una
demanda interna suficiente afectará en definitiva al
crecimiento económico. Además, en una situación
como esta se hace más difícil pasar de la dependencia de los mercados externos a la dependencia del
mercado interno en épocas de crisis externas.
C. Más allá de la sustitución capital-mano de obra:
los salarios desde una perspectiva
macroeconómica
1. El "precio de la mano de obra"
y el empleo
La remuneración de la mano de obra tiene un
carácter doble. Por una parte, constituye la mayor
proporción de los costos de producción. La tasa
salarial es una variable fundamental en el proceso
macroeconómico, porque en las economías integradas verticalmente los bienes finales, intermedios y de
capital son todos producidos por la fuerza de trabajo
nacional, excepto en el caso de los bienes importados.
Por lo tanto, a nivel macroeconómico el único factor
de costo que afecta a los costos totales de producción,
aparte de los salarios, es el precio de los productos
importados (Flassbeck y Spiecker, 2007: 53). Por otra
parte, la remuneración de la mano de obra determina,
en gran medida, el nivel de la demanda de los hogares
particulares (Bhaduri y Marglin, 1990).
Cuando funciona en sentido descendente, la
flexibilidad de los salarios provoca una reducción
de la demanda de los asalariados. De acuerdo con la
teoría neoclásica, la caída del salario nominal haría
disminuir el salario real y aumentaría los incentivos
para que los empresarios modificaran sus procesos de
producción con el fin de utilizar más mano de obra
debido a la disminución del precio de ésta en relación
con el del capital. De esta manera, ese salario más
bajo que se pagaría a cada trabajador se compensaría
inmediatamente con el aumento del número de
trabajadores que se emplearían para sustituir el capital
y producir la misma cantidad de bienes y servicios;
así, no habría un déficit de demanda.
Este enfoque plantea dos problemas. En primer
lugar, debido a la fuerte competencia que existe en
los mercados de bienes, los precios pueden reducirse
en un monto exactamente igual al de la merma del
94
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
salario nominal, de manera que es posible que el varios otros países. Es evidente que esta situación
salario real no disminuya. En segundo lugar, si éste no puede sostenerse durante mucho tiempo, ya que
disminuye debido a que los precios en los mercados las deudas de los hogares llegarán en definitiva a
de bienes son más rígidos que el salario nominal6, niveles insostenibles, o las burbujas de precios de
la caída del salario real inducirá una reducción de los activos estallarán.
la demanda final total mucho antes de que se pueda
llevar a cabo una sustitución de capital por mano de
En el caso de una economía más abierta, es preobra. Dado que esa sustitución implica un cambio ciso modificar ligeramente este razonamiento. Si el
en la tecnología utilizada para la
salario nominal disminuye en un
producción de bienes similares a
país pero se mantiene constante
los que se producían antes, con
en otros, el primer país adquiere
La distribución de los
una combinación de los factores
una ventaja competitiva (absobeneficios
derivados
del
de producción más intensiva en
luta) si la caída implícita del
aumento de la productividad
mano de obra, el efecto, aunque
costo laboral unitario no es comentre la mano de obra y el
sea el efecto deseado por los
pensada por una apreciación de
capital
a
índices
constantes
dueños del capital, tardará un
su moneda. Si sus precios se
de renta de los factores
tiempo considerable en materiamantienen más bajos, el país
creará nuevos empleos...
lizarse. En cambio, una reducadquirirá una participación
ción del salario real total tendrá
mayor en el mercado internael efecto inmediato de inducir
cional y elevará sus niveles de
a los trabajadores a reducir su
ingreso y empleo, a medida que
consumo porque no tendrán la expectativa de volver aumenta la contribución externa a su renta global,
rápidamente a su nivel de vida anterior (Weeks, 1989: consiguiendo normalmente un superávit en cuenta
123 a 124).
corriente (véase el recuadro 3.1, en el que se compara
a Francia con Alemania). Esta puede ser una opción
Podría argumentarse que una disminución de atractiva para los países que aplican una estrategia de
los salarios reorientaría los recursos actuales hacia crecimiento orientada hacia el exterior, que apunta
la remuneración del capital (es decir, la ganancia) a atraer demanda extranjera, en lugar de movilizar
y haría crecer la inversión. Sin embargo, la lógica la demanda interna. Sin embargo, sólo será posible
indicada más arriba se aplica también a este caso: una aumentar los ingresos y el empleo de esta manera si
reducción del salario real hará disminuir la demanda, la misma estrategia no se aplica simultáneamente en
y en consecuencia no aumentarán las ganancias. muchos otros países. Cuando la estrategia tiene éxito
En un contexto de ganancias estables y demanda en un país, en el sentido de que una demanda externa
decreciente, no puede suponerse que las empresas más alta compensa una demanda interna más baja de
invertirán más que antes y que,
modo que el empleo interno se
de esa manera, compensarán la
estabiliza o aumenta, este éxito
reducción del consumo de los
será a expensas de las demás
... y compensará las posibles
trabajadores. Por lo tanto, el
economías, donde los ingresos
pérdidas de empleos en
ingreso total disminuirá7.
y el empleo disminuirán como
las empresas en que la
consecuencia de su pérdida de
productividad ha aumentado
En una economía relatiparticipación en los mercados
más...
vamente cerrada, este resultado
internacionales. Así pues, desde
puede evitarse temporalmente
una perspectiva mundial, habría
si la reducción de los salarios
un error de generalización.
va acompañada de un aumento
de las fuentes de ingresos no salariales, por ejemplo
Además, una estrategia como esta es viable
mediante la inflación de los precios de los activos únicamente si el sistema monetario internacional pero cuando los hogares asalariados ahorran menos o mite un desfase considerable de los tipos de cambio
contraen más deudas en un esfuerzo por mantener o reales, que se produce cuando las diferencias en la
incluso aumentar su consumo. Un claro ejemplo de tasa de inflación o en la tasa de aumento de los costos
esto es el de los hogares de los Estados Unidos en laborales unitarios no se compensan totalmente
el último decenio, pero también se ha observado en mediante ajustes del tipo de cambio nominal. En
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
efecto, como lo han demostrado los últimos acontecimientos en Europa, incluso en un régimen de
moneda unificada como el de la zona del euro, los
tipos de cambio reales de los países miembros de la
zona monetaria pueden quedar desfasados cuando
varían los salarios y los precios relativos entre ellos.
2. El aumento de la productividad y el
empleo
Como se argumentó más arriba, una variable
económica fundamental para determinar el crecimiento de la demanda agregada y el empleo es la
distribución de los beneficios derivados del aumento
de la productividad entre las ganancias y los salarios.
Esta cuestión de distribución reviste una importancia crítica para lograr una trayectoria sostenible del
crecimiento con creación de empleo.
95
producción ampliada no se utilizará al máximo, la
inversión tenderá a disminuir y se producirá un efecto
deflacionario. Si la posición de negociación de los
trabajadores es débil pero existe una fuerte presión
competitiva en el mercado de bienes, los pioneros
tecnológicos pueden proceder voluntariamente,
o verse obligados, a trasladar a los consumidores
los beneficios derivados del aumento de la productividad, bajando los precios sin modificar al mismo
tiempo los salarios nominales. Por lo tanto, el salario real aumentará, pero la reducción de los precios
podría llevar a los consumidores a retrasar sus
compras, lo que podría a su vez favorecer una espiral
deflacionaria, con consecuencias negativas para el
empleo.
En el otro extremo, si los trabajadores tienen
un fuerte poder de negociación, pueden conseguir un
aumento de los salarios nominales que absorba todos
los beneficios del aumento de la productividad, con lo
cual los costos laborales unitarios aumentarán. Dado
que normalmente los dueños del capital no están
Al igual que el aumento de los salarios, el creci- dispuestos a aceptar una disminución de su particimiento de la productividad tiene un doble carácter. pación en las ganancias, las empresas subirán los
Por una parte, es la fuente más importante de aumento precios para mantener esa participación. Si no tienen
de los ingresos para todas las economías que carecen éxito, la demanda crecerá más que el aumento del
de una gran dotación de recursos naturales. Por otra potencial de la oferta inducido por la productividad.
parte, tiene un efecto de ahorro de mano de obra y es Esto significa que habrá una presión inflacionaria
una causa potencial de desempleo. No obstante, su proveniente tanto de los costos como de la demandimensión destructiva puede ser anulada si las mayo- da, sin un aumento del salario real. Esto puede
res ganancias derivadas del
estimular nuevas inversiones,
despliegue de nuevas tecnopero también acelerará la inflalogías que sean más productición, incluso en presencia de
La dependencia excesiva
vas que las antiguas pueden ser
desempleo.
de los mercados externos
aprovechadas para favorecer la
reduce la posibilidad de
generación de un gran volumen
Una solución óptima entre
generar un crecimiento
de ingresos en la economía, lo
esos dos extremos sería que
sostenible de la demanda
que inducirá un aumento de la
los beneficios derivados del
basado en el aumento de los
demanda de bienes y servicios.
aumento de la productividad
salarios nacionales.
en una economía se distribuLa distribución de los beneyan entre la mano de obra y
ficios derivados del aumento
el capital de tal manera que
de la productividad entre las
la proporción de las rentas
fuentes de capital y las rentas del trabajo puede del trabajo en los ingresos totales no dismiadoptar dos formas extremas, o ubicarse en algún nuya8. Ello generaría un aumento de la demanda
punto entre ambas. En un extremo, los dueños del de servicios y bienes de consumo de una magnitud
capital pueden tratar de apropiarse de todos los bene- suficiente para crear una demanda adicional de mano
ficios derivados del aumento de la productividad, de obra, que compensaría los despidos de trabaresistiéndose tanto a subir los salarios como a bajar jadores de las empresas en las que haya aumentado
los precios. Este intento fracasará porque la demanda la productividad. Además, no habría un riesgo de
de sus productos disminuirá si suprimen los empleos inflación del lado de los costos ni del lado de la
superfluos. Como resultado de ello, la capacidad de demanda9.
96
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Recuadro 3.1
EL VÍNCULO ENTRE LOS SALARIOS Y EL EMPLEO: COMPARACIÓN
DE LAS EXPERIENCIAS DE ALEMANIA Y FRANCIA
El experimento de Alemania con una política salarial restrictiva ha sido objeto de un debate económico en Europa
durante más de una década. Sin embargo, hasta el momento los encargados de formular las políticas no parecen
haber recogido enseñanzas de esa experiencia.
Una comparación de las políticas salariales de Alemania y Francia permite entender aspectos importantes de la
interdependencia del aumento de la productividad, de los salarios y del empleo. Los dos países tienen un tamaño
similar y ambos son miembros de la Unión Económica y Monetaria europea (UEM) desde 1999. Su objetivo
común en términos de estabilidad de los precios es una tasa anual de inflación de alrededor del 2%, fijada por el
Banco Central Europeo. En los años anteriores a la creación de la UEM, tanto Francia como Alemania tenían tasas
de desempleo bastante altas. Después de 1999, Alemania perdió una cantidad importante de puestos de trabajo, y
la tasa de desempleo llegó a un nivel sin precedentes de más del 11% en 2005. En Francia, la tasa de desempleo
fue inferior a la de Alemania, ya que Francia logró tasas de crecimiento del PIB más altas que las de Alemania.
Los mejores resultados en materia de empleo registrados en Francia fueron acompañados por una proporción
constante de los salarios en el ingreso total, mientras que la proporción de los salarios en Alemania disminuyó.
En este país, sobre todo entre 2002 y 2007, la política salarial fue sumamente restrictiva. De 1999 en adelante,
los costos laborales unitarios en Alemania disminuyeron de manera constante en comparación con los de
Francia, de modo que para 2007 la diferencia era de 20 puntos porcentuales (gráfico 3.B1.1). En Francia,
si bien los salarios reales aumentaron mucho más que en Alemania, se crearon nuevos empleos y la tasa de
desempleo disminuyó.
Gráfico 3.B1.1
PRODUCTIVIDAD DE LA MANO DE OBRA, SALARIOS REALES Y COSTOS
LABORALES UNITARIOS EN FRANCIA Y ALEMANIA, 1999-2009
(Índices, 1999 = 100)
Francia
Alemania
130
130
120
120
Salarios reales
110
Productividad de la
mano de obra
Costos laborales unitarios
100
Productividad de la
mano de obra
110
Costos laborales unitarios
100
Salarios reales
90
90
1999
2001
2003
2005
2007
2009
1999
2001
2003
2005
2007
2009
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos AMECO.
Dado que Alemania es parte de la UEM, su competitividad aumentó sin que se devaluara su moneda, lo que
dio lugar a un crecimiento de sus exportaciones muy superior al de Francia, pero a un escaso aumento de su
consumo interno (gráfico 3.B1.2). Francia, en cambio, logró mejores resultados, con tasa de inversión más
alta y un crecimiento del PIB más rápido que los de su vecino.
97
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
Recuadro 3.1 (continuación)
Gráfico 3.B1.2
CONSUMO PRIVADO Y EXPORTACIONES EN FRANCIA Y ALEMANIA, 1999-2009
(Índices, 1999 = 100)
Francia
Alemania
200
200
190
190
180
180
170
170
160
160
Consumo privado
150
150
140
140
130
130
120
Exportaciones
Consumo privado
120
Exportaciones
110
110
100
100
90
90
1999
2001
2003
2005
2007
2009
1999
2001
2003
2005
2007
2009
Fuente: Véase el gráfico 3.B1.1.
El menor aumento de los salarios nominales en Alemania no tuvo un efecto positivo ni en la inversión ni en el
empleo. De hecho, hay pruebas de que la contención salarial —inspirada por el modelo neoclásico que pone el
énfasis en la sustitución del capital y la mano de obra— resultó ser perjudicial no sólo desde el punto de vista
social sino también desde una perspectiva macroeconómica.
El único beneficio que aportó la contención salarial a la economía alemana fue el de estimular su competitividad
internacional y sus exportaciones, efecto que se vio favorecido por la pertenencia de Alemania a la unión monetaria
europea. Sin embargo, dentro de la zona del euro, los efectos de la contención salarial de Alemania en el tipo de
cambio real y el comercio exterior del país se están sintiendo en muchos países, en los que se reflejan como un
déficit en cuenta corriente. Esto está generando una amenaza deflacionaria en toda la zona monetaria, porque
tarde o temprano la contención salarial se tornará inevitable en los países deficitarios, especialmente España,
Grecia y Portugal.
Dado que la oferta y la demanda en el mercado
de trabajo no pueden separarse de lo que sucede en
los demás mercados de una economía, los problemas
del desempleo cíclico y estructural en los países en
desarrollo se presentan bajo una luz diferente. Podría
incluso aducirse que una de las razones por las cuales
el desempleo estructural y el subempleo se han mantenido en niveles muy altos durante muchas décadas
es que el vínculo entre el crecimiento de la demanda
interna y la creación de empleo no recibió la atención
que merecía. Si se considera que los salarios bajos
dictados por empleadores poderosos son el resultado
"natural" del mercado de trabajo en una economía
que tiene un exceso de oferta de mano de obra, ello
tenderá a perpetuar un alto nivel de desempleo.
Esto tiene más probabilidades de suceder
cuando la generación de empleo no es el objetivo
central de las estrategias de crecimiento y desarrollo.
Además, si se sostiene que la orientación a las exportaciones y la expansión del comercio externo son las
únicas formas sostenibles de lograr un crecimiento
98
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
del ingreso real y aumentar el empleo, el argumento
se perpetúa, porque los costos laborales bajos se
convierten en el principal, y en muchos países el
único, instrumento de competencia internacional
y sin embargo, es precisamente ese punto de vista
el que ha dado forma a las estrategias de desarrollo
en la mayoría de los países en desarrollo, así como
en algunos países desarrollados, en las últimas tres
décadas. Es verdad que muchos países en desarrollo,
especialmente los que tienen niveles de ingreso per
cápita más bajos, carecen de un poder adquisitivo
interno suficiente que les permita aprovechar las
economías de escala necesarias para tener un sector
manufacturero dinámico, y en consecuencia dependen de la demanda externa hasta para diversificar su
base de producción. No obstante, su dependencia
excesiva de los mercados externos puede impedirles
generar empleo y un crecimiento más sostenible de la
producción sobre la base del aumento de los salarios
nacionales.
D. El aumento de los salarios orientado a la productividad
respalda la inversión y la innovación
Además de desempeñar un papel clave en la
creación de empleo, las rentas del trabajo también
están estrechamente relacionadas con la dinámica de
la inversión productiva real y la innovación. Esto se
debe a que las ganancias impulsan la inversión, y a
que el nivel de las ganancias es impulsado fundamentalmente por la demanda, más que por una reducción
de los costos de producción.
participación en los mercados si el inversor decide
traducir las rentas derivadas de la innovación en una
reducción de los precios; o generará ganancias de
monopolio (temporales) si el inversor opta por no
modificar los precios de venta y aprovecha las rentas
derivadas de la innovación hasta que los competidores logran imitar al innovador. La estrategia que
se elija dependerá en gran medida de la intensidad
de la competencia.
Gran parte de la inversión es motivada por
la posibilidad de adquirir ventajas competitivas
Si los salarios que se pagan a los trabajadores
mediante la introducción de adelantos tecnológi- que tienen la misma cualificación son uniformes
cos en el proceso de producción. Como señaló en toda la economía, la competitividad variará
Schumpeter (1911) hace casi un siglo, el progreso en función de los cambios que tengan lugar en la
tecnológico surge del interés de los empresarios en productividad relativa de la mano de obra en las
obtener mayores ganancias, que tratan de conseguir distintas empresas. Para que este proceso se ponga
adquiriendo ventajas comparaen marcha, es fundamental que
tivas mediante un proceso de
los inversores pioneros puedan
innovación e imitación, durante
aumentar su productividad sin
Las ganancias son
el cual se introducen nuevas
verse obligados a subir los
impulsadas por la demanda
técnicas de producción más
salarios dentro de cada empresa
más que por una reducción
económicas, o se lanzan nuevos
en particular. Esto significa que
de los costos de producción.
productos que son más atractiel progreso tecnológico y el
vos para los consumidores que
crecimiento consiguiente de la
los que ya están en el mercado.
productividad de la mano de
obra están asociados con lo que podría denominarse
A nivel de las empresas, una inversión innova- una competencia "viable", más que "perfecta", en los
dora eficaz se reflejará en un aumento de la mercados de bienes y servicios (Clark, 1962), que
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
permite a las empresas pioneras adquirir ingresos de
monopolio temporales. En el mercado de trabajo, este
proceso exige que se paguen salarios más o menos
uniformes a los trabajadores con cualificaciones
parecidas en toda la economía (es decir, la "ley del
precio único"), en lugar de que cada planta (o sector)
de producción determine los salarios de acuerdo
con su productividad marginal. Sin embargo, esto
depende de la existencia de una fuerza de trabajo
sumamente móvil o, en su defecto, de un proceso
altamente centralizado de formación de salarios, por
ejemplo mediante convenios colectivos de trabajo de
alcance nacional o la fijación o recomendación de
metas salariales por el gobierno.
99
mismo ritmo que la productividad en cada una de
ellas, los inversionistas innovadores recibirán menos
ganancias adicionales y, por lo tanto, tendrán menos
incentivos para la inversión innovadora.
En los países desarrollados, la inversión innovadora amplía la frontera tecnológica, mientras que
en los países en desarrollo esa inversión supone la
adopción, imitación y adaptación de tecnologías
inventadas en otros países. Sin embargo, esto no
menoscaba la importancia de realizar inversiones
que fomenten la productividad para estimular la
competitividad a nivel de las empresas, o para alterar radicalmente los factores determinantes de las
decisiones de inversión. La convergencia tecnológica
El desarrollo dinámico de una economía es puede lograrse de distintas maneras y por diversos
impulsado así por las diferencias de rentabilidad, mecanismos, como el traslado de una planta física
más que por las diferencias salariales. En efecto, en el marco de un proceso de reubicación industrial
como observó Keynes (1930: 141), "la obtención mediante las IED, una inversión local en actividades
de ganancias es el motivo principal del cambio en de I+D que permita adoptar y adaptar tecnologías
el... mundo moderno... Es alterando la rentabilidad ya disponibles, u otras formas de innovación. Esto
en determinadas direcciones que se puede inducir puede desempeñar un papel fundamental, casi
a los empresarios a producir
Schumpeteriano, en el proceso
esto en lugar de aquello, y es
de crecimiento también en los
alterando la rentabilidad en
países en desarrollo, si estos
Cuanto
más
rígidos
sean
general que se les puede inducir
aumentos de la productividad
los salarios, más flexibles
a modificar el promedio de sus
amplían el mercado interno y
serán las ganancias y más
ofertas de remuneración a los
ponen en marcha un proceso
vigorosas serán las fuerzas
factores de producción". Por
de crecimiento basado en los
dinámicas en la economía.
lo tanto, cuanto más se acersalarios. Es importante tener
quen las circunstancias reales
presente que la productividad
de los mercados de trabajo a
puede mejorar en todos los nivela ley del precio único, más
les de producción y en distintos
profundos serán los efectos de las diferencias de tipos de empresas, y con frecuencia el aumento de
rentabilidad en la evolución de los sistemas econó- la productividad entre los productores agrícolas
micos10. Dicho de otro modo, cuanto más rígidos en pequeña escala y en las actividades del sector
sean los salarios, más flexibles serán las ganan- informal puede ser el más crucial para el progreso
cias y más vigorosas serán las fuerzas dinámicas en económico general. Por ende, si bien el avance tecnola economía.
lógico en los países en desarrollo suele vincularse a
un proceso laborioso y acumulativo de aprendizaje,
Esa capacidad de generar ganancias adicionales puede ocurrir de diversas maneras y en distintos
mediante la innovación en los productos o procesos niveles. Sin embargo, dado que la capacitación no
es el principal incentivo para comenzar y mantener puede por sí sola crear nuevos empleos (salvo en el
un proceso de "destrucción creativa" como el que sector de la enseñanza), la inversión en capacidad
describe Schumpeter. En la medida en que los salarios productiva real sigue siendo fundamental para que se
que se pagan en las distintas empresas aumenten al pueda absorber la mano de obra excedentaria.
100
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
E. Conclusiones
En este capítulo se ha sostenido que el creciEn todo caso, para ser más sostenible, la estratemiento del empleo depende fundamentalmente de gia de crecimiento debería basarse, más que antes,
la expansión de la demanda agregada, y en mucho en la demanda interna, impulsada por aumentos
menos —o para nada— del precio de la mano de salariales que sean acordes con los aumentos de la
obra en relación con el precio del capital. La doctrina productividad agregada de la mano de obra. Al mismo
convencional relativa al "crecimiento basado en las tiempo, todo aumento de la demanda interna de
exportaciones" asigna un papel más importante a los bienes salariales deberá ir acompañado de un proceso
mercados de exportación que a los mercados internos dinámico de inversión y creación de capacidad nueva
en el crecimiento de la demanda agregada. En conse- para absorver la mano de obra excedentaria.
cuencia, las estrategias de crecimiento basado en las
exportaciones han tendido a suprimir el aumento de
A pesar de las diferencias que se observan en
los salarios con el fin de reducir los costos laborales la estructura, las instituciones y los tipos de restricunitarios para mejorar la posición competitiva de un ciones al crecimiento, hay semejanzas importantes
país en los mercados mundiaentre los países desarrollados
les. Esta estrategia puede dar
y los países en desarrollo en
buenos resultados en algunas
cuanto a la relación entre la
El
crecimiento
más
rápido
economías durante cierto tieminversión, la producción y el
del empleo no se logrará
po, pero cuanto mayor sea el
empleo. En todos los países,
aumentando la flexibilidad
número de economías que aplilas trayectorias de crecimiento
de
los
salarios,
sino
can esa estrategia, menor será
sostenible son las que se basan
modificando su nivel general
la posibilidad de todas ellas de
en las sinergias entre el empleo y
de manera acorde con la
sostenerla con éxito. La longeviel crecimiento de la producción.
trayectoria del crecimiento
dad relativa de esta estrategia a lo
medio de la productividad en
largo de la última década o más,
Para que se genere un
la economía.
ha sido posible principalmente
círculo virtuoso de inversión,
debido al rápido crecimiento de
crecimiento de la productividad,
la demanda de importaciones
aumento del ingreso y creación
de los Estados Unidos, que, sin
de empleo, es necesario que las
embargo, ha generado grandes déficits externos en políticas estén orientadas a asegurar que el aumento
esa economía. Mientras se toman medidas para tratar de los ingresos derivado del crecimiento de la producde recortar esos déficits, otros países del mundo tividad se distribuya en forma equitativa entre la
también tendrán que restablecer el equilibrio (como mano de obra y el capital, para que la proporción
se analizó en el capítulo II del presente Informe). Por que representan los salarios en el ingreso nacional
lo tanto, es importante volver a examinar las estrate- no disminuya con el tiempo. Este concepto básico
gias macroeconómicas y de crecimiento adoptadas es aplicable a los países en desarrollo tanto como
en la mayoría de los países en las últimas décadas.
a los países desarrollados, aunque en el caso de los
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
primeros la proporción de los salarios debe interpretarse en términos amplios, de manera que abarque
los ingresos de los agricultores independientes y
de quienes trabajan en actividades informales no
agrícolas, y quizás también el suministro público de
bienes salariales.
Desde esta perspectiva, no es una mayor
flexibilidad de los salarios lo que traerá aparejado
un crecimiento más rápido del empleo, sino más
bien lo opuesto: una orientación de los cambios en
el nivel general de los salarios que sea acorde con
la trayectoria del crecimiento medio de la productividad en la economía. Esto no sólo creará nuevos
puestos de trabajo que generarán más valor añadido,
101
sino que también permitirá que surjan diferencias de
rentabilidad que intensificarán las fuerzas dinámicas
en la economía y, por ende, la inversión en capacidad
productiva.
Las consecuencias normativas de una nueva
estrategia de crecimiento y desarrollo más favorable
al empleo, y que se base más en el crecimiento de
la demanda interna se analizan en el capítulo V del
presente Informe. Hoy es más importante que nunca
que estas políticas se examinen seriamente; de lo
contrario, tanto los países desarrollados como los
países en desarrollo correrán el riesgo real de caer en
una espiral descendente de recesión e inestabilidad
económica.
Notas
1
2
3
4
Véase también Weeks (1989: 160), que demuestra
que lo que puede ser cierto a nivel de la empresa
(el aumento del salario real hace disminuir el nivel
de empleo) no coincide con lo que indican las cifras
agregadas, aunque se suponga que el capital es
perfectamente maleable.
Este concepto se remonta a Marshall (1890),
Edgeworth (1894), Pigou (1933) y Keynes (1936).
Es probable que se pierdan empleos a nivel de las
distintas empresas cuando se introducen nuevas
tecnologías de producción de bienes tradicionales.
Pero cuando las nuevas tecnologías están vinculadas
a la introducción de nuevos productos que atienden
a nuevos clientes, es probable que la pérdida de
puestos de trabajo sea escasa o nula, incluso a nivel
microeconómico.
Si bien el subempleo y el empleo informal remunerado con salarios bajos se han considerado características típicas de los países en desarrollo, en los últimos
años el significado de desempleo se ha modificado
ligeramente también en las estadísticas de los países
desarrollados a medida que han comenzado a proliferar nuevas formas de subempleo. La reciente crisis
económica y financiera ha traído aparejados ajustes
en el empleo a nivel de las empresas: los empleos
de corto plazo y la reducción del horario de trabajo
5
6
se han combinado con una reducción de los salarios,
evitando así el desempleo abierto; sin embargo, ha
aumentado el "desempleo en el trabajo".
La correlación se atenúa considerablemente o incluso
desaparece, dependiendo del período considerado,
cuando China se incluye en la muestra. Algunas
de las principales razones de esto podrían ser que:
i) los ciclos de crecimiento en ese país han sido
menos pronunciados que en la mayoría de los demás
países; ii) la proporción total de la IED —que a
menudo incluye tecnología de última generación—
en la inversión total en China genera aumentos
sumamente grandes de la productividad; y iii) la
migración de las zonas rurales a las urbanas (y la
migración inversa), y la forma en que se registra
en las estadísticas enmascaran los efectos de los
cambios de la inversión en el empleo.
De hecho, si el salario nominal (es decir, el precio
en el mercado de trabajo) fuera tan flexible como
los precios en todos los demás mercados, el edificio neoclásico se derrumbaría. Si se produjera un
impacto exógeno, por ejemplo una disminución de
la demanda de exportaciones, los precios en todos
esos mercados reaccionarían de la misma manera y el
salario real no disminuiría. El desempleo aumentaría
pero el mercado de trabajo no tendría medios para
102
7
8
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
contenerlo. Esto simplemente respalda el argumento
(explicado anteriormente en este capítulo) de que
el mercado de trabajo no debe tratarse como un
mercado aparte.
Otra perspectiva de la relación entre los salarios y
la inversión, que lleva a la misma conclusión, es
aportada por Leijonhufvud (1968: 335): "Observando el desempleo, el economista 'clásico' llega a la
conclusión de que los salarios son demasiado altos
y 'deberían' reducirse. Según la teoría de Keynes,
el mantenimiento del pleno empleo depende de
que se mantenga la relación 'correcta' entre... los
precios de los activos y el salario... El argumento
de Keynes es que cuando no se logra la relación de
precios adecuada, no son en general los salarios sino
los precios de la demanda de activos los que están
desfasados…".
La aplicación de esta norma garantizaría que la distribución del ingreso funcional no cambiara a expensas
de las rentas del trabajo como consecuencia del
aumento de la productividad. Es indudable que puede
haber situaciones específicas en determinados países
en que la distribución actual del ingreso entre el
capital y la mano de obra como resultado de políticas anteriores se considere injusta. En ese caso, los
cambios que se hagan en la distribución para
favorecer a la mano de obra tendrían que negociarse y ser objeto de un consenso a nivel nacional.
Además, la creación de una sociedad más equitativa
es principalmente el resultado de decisiones de
política pública, incluso en lo que respecta a la
tributación y la prestación de servicios públicos.
9 En la medida en que esto implique un aumento de
las importaciones, el crecimiento de la demanda estimulará la producción y el empleo no solamente en
el país donde haya aumentado la productividad, sino
también en el exterior. Si los beneficios derivados
de la productividad se distribuyen de manera similar
en todos los países, las relaciones del costo laboral
unitario se mantendrán sin cambios, garantizando el
equilibrio de la balanza comercial. En cambio, si las
diferencias en la inflación producen divergencias en
los costos laborales unitarios, será necesario ajustar
el tipo de cambio nominal para evitar que se produzcan desequilibrios comerciales.
10 Con la mirada puesta en los países desarrollados,
Scarpetta y Tressel (2004) señalan que además de
los regímenes de negociación de los salarios, hay
dos aspectos principales de la política del mercado
de trabajo y los marcos institucionales que están
estrechamente relacionados con los incentivos que
tienen las empresas para realizar inversiones con
miras a ampliar y renovar las instalaciones de
producción: i) el rigor de la legislación de protección
del empleo, que influye en los costos de contratación
y de despido; y ii) las posibles interacciones de esa
legislación con las características de la tecnología
propia de cada industria.
Bibliografía
Bhaduri A. y Marglin S. (1990). Unemployment and
the Real Wage: The Economic Basis for Contesting
Political Ideologies. Cambridge Journal of
Economics 14 (4): 375–393.
Blinder A. S. (2006). Offshoring: The next industrial
revolution? Foreign Affairs, 85(2): 113–128.
Clark J. M. (1962). Competition as a dynamic process.
Washington, DC, The Brookings Institution.
Edgeworth F. Y. (1894). Theory of international values.
The Economic Journal, 4(16): 606638.
Flassbeck H. (2004). Saving, investment and government
deficits: A modern Kaleckian approach. In: Sadowski
Z. L. and Szeworski A., eds. Kalecki's Economics
Today. London and New York, Routledge.
Flassbeck H. y Spiecker F. (2007). Das Ende der Massenarbeitslosigkeit, Mit richtiger Wirtschaftspolitik
die Zukunft gewinnen. Frankfurt, Westend.
FMI (2003). World Economic Outlook. Washington, DC,
April.
Freeman R. (2008). The new global labour market. Focus
26(1). University of Wisconsin, Madison, WI, Institute for Research on Poverty.
Ghosh J. (2010). Growth, macropolicies and structural change. Background paper for UNRISD
Report on Strategies for Poverty Reduction
(forthcoming).
Howell D. R. y otros (2007). Are protective labor market
institutions at the root of unemployment? A critical
Aspectos macroeconómicos de la creación de empleo y del desempleo
review of the evidence. Capitalism and Society,
2(1): 1–71.
Keynes J. M. (1930). A Treatise on Money. London,
Macmillan.
Keynes J. M. (1936). The General Theory of Employment,
Interest and Money. London, Macmillan.
Leijonhufvud A. (1968). Keynesian Economics and the Economics of Keynes. Oxford, Oxford University Press.
Marshall A. (1890). Principles of Economics. London,
Macmillan.
OIT (2009). Facing the global jobs crisis: Migrant workers,
a population at risk. Available at: http://www.ilo.org/
global/About_the_ILO/Media_and_public_information/Feature_stories/lang--en/WCMS_112537/
index.htm.
Pigou A. C. (1933). The Theory of Unemployment.
London, Macmillan.
PNUD (2009). Human Development Report 2009. Basingstoke and New York, Palgrave Macmillan.
Pollin R. (2007). Global outsourcing and the U.S. working
class. New Labour Forum, 16(11): 122–125.
Scarpetta. S. y Tressel T. (2004). Boosting Productivity
via Innovation and Adoption of New Technologies:
Any Role for Labour Market Institutions? World
Bank Policy Research Paper 3273. Washington, DC,
World Bank.
103
Schumpeter J. A. (1976). History of Economic Analysis.
New York, Oxford University Press.
Schumpeter J. A. (1911). Theorie der wirtschaftlichen
Entwicklung: Eine Untersuchung über Unternehmergewinn, Kapital, Kredit, Zins und den Konjunkturzyklus. Berlin, Duncker and Humbold.
Siebert H. (1997). Labor Market Rigidities: At the Root
of Unemployment in Europe. Journal of Economic
Perspectives, 11(3): 37–54.
St. Paul G. (2004). Why are European countries diverging in their unemployment experience? Journal of
Economic Perspectives, 18(4): 49–68.
Stockhammer E., Onaran Ö. y Ederer S. (2009). Functional income distribution and aggregate demand
in the Euro area. Cambridge Journal of Economics,
33(1): 139–159.
UNCTAD (2009). The global economic crisis: Systemic
failures and multilateral remedies. Task Force Report. United Nations publications, New York and
Geneva.
UNCTAD (various issues). Trade and Development
Report. United Nations publications, New York and
Geneva.
Weeks J. (1989). A Critique of Neoclassical Macroeconomics. London and New York, Macmillan and
St. Martins Press.
104
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
105
Capítulo IV
CAMBIO ESTRUCTURAL Y CREACIÓN DE EMPLEO
EN LOS PAÍSES EN DESARROLLO
A. Introduction
La creación de empleo es un reto especialmente
arduo para los países en desarrollo. Su fuerza de
trabajo sigue aumentando con rapidez y es necesario
generar constantemente nuevos puestos de trabajo
para quienes se incorporan al mercado laboral,
dentro de una estructura económica caracterizada
por el dualismo. Estos países suelen tener un sector
moderno, con una productividad relativamente alta
y grandes economías de escala, que coexiste con
un sector tradicional menos dinámico caracterizado
por una productividad baja y, en la mayoría de
los casos, rendimientos a escala constantes. El
desarrollo económico en general y la creación de
empleo para una población cada vez mayor, en
particular, necesitan una expansión de las actividades
modernas y la redistribución de la mano de obra de
los sectores tradicionales a los más modernos. La
utilización más productiva de mano de obra antes
subempleada que abandona actividades tradicionales
menos remunerativas por empleos mejor pagados en
el sector moderno hace aumentar los ingresos y, por
ende, la demanda efectiva.
El sector moderno, en el que la producción
tiene lugar en unidades organizadas con trabajadores
asalariados dentro de la economía formal, ha sido
tradicionalmente el sector industrial, en particular
el manufacturero, pero también incluye cada vez
más servicios modernos y algunas actividades
agrícolas innovadoras. A principios de los años
ochenta, los países en desarrollo se propusieron
expandir ese sector dando cada vez más prioridad
a la producción destinada al mercado mundial. De
este modo se esperaba activar y acelerar un círculo
virtuoso de crecimiento de la producción y aumentos
constantes de la productividad y el empleo. Sin
embargo, en muchos países las exportaciones no
aumentaron según lo previsto, por falta de capacidad
de oferta y de competitividad de los productores
nacionales en los mercados mundiales. En otros
casos en que las exportaciones se incrementaron,
los trabajadores nacionales empleados en las
industrias de exportación no se beneficiaron de los
aumentos de la productividad. Por lo contrario, las
empresas intentaron aprovecharlos para incrementar
sus beneficios o para bajar los precios, de modo
que no se produjo un crecimiento de la demanda
interna, que habría conducido a un aumento de los
ingresos en el resto de la economía. El resultado fue
la persistencia, o incluso el empeoramiento, de los
problemas del empleo, sobre todo en América Latina
y África.
Entre 2003 y 2008 se registró una mejora
general en la situación del empleo, debida en parte a
una reorientación de las políticas macroeconómicas
106
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
y en parte a un entorno internacional más favorable
en el que habían subido los precios de los productos
primarios y estaba en rápido aumento la demanda
de importaciones de los Estados Unidos, China y
otras economías de mercado emergentes de rápido
crecimiento. Sin embargo, la crisis económica y
financiera mundial ha provocado un nuevo aumento
del desempleo y el subempleo, que seguramente
persistirá en la cambiante coyuntura económica
mundial, como se ha visto en el capítulo II. Desde
2008 la relación empleo/población mundial ha
seguido una tendencia decreciente y las tasas
de desempleo han ido en aumento. En 2009 el
desempleo mundial alcanzó su nivel más alto desde
que existen registros y se estima que los trabajadores
con empleos vulnerables1 representan más de la mitad
de la población activa mundial (OIT, 2010a).
En el presente capítulo se examina la cuestión
del empleo en el contexto estructural de los países en
desarrollo y las economías de mercado emergentes y
se estudia la evolución de la situación del empleo en
los países en desarrollo en los últimos treinta años.
La insuficiencia de datos estadísticos relativos al
empleo y a las condiciones del mercado de trabajo en
muchos países, así como la dificultad de establecer
una distinción entre el desempleo y el subempleo,
entorpecen el análisis del empleo y el desempleo
en los países en desarrollo. En éstos más que en los
países desarrollados, los trabajadores que en épocas
de crisis pierden su empleo en el sector formal de la
economía suelen pasar a la economía informal, donde
la productividad y los ingresos son menores. Ese sector no estructurado suele ser muy grande cuando no
existen redes de seguridad social. Por consiguiente,
los cambios en la calidad del empleo reflejan tanto
el carácter cambiante de las condiciones del mercado
de trabajo como las fluctuaciones de la cantidad de
empleo y desempleo.
En la sección B de este capítulo se traza un
panorama general de las tendencias del empleo
en los países en desarrollo y las economías en
transición y las formas en que se relacionan con las
características específicas de los diferentes grupos de
países y con su proceso de transformación estructural.
En la sección C se analiza más detenidamente
la evolución del crecimiento y el empleo en tres
regiones en desarrollo, América Latina, África y Asia
oriental, sudoriental y meridional, en el contexto
de las estrategias macroeconómicas y de desarrollo
aplicadas por los países de esas regiones.
B. Empleo, aumento de la productividad y cambio
estructural en los países en desarrollo
1. El reto del empleo en los países
en desarrollo
El reto del empleo que afrontan los países en
desarrollo es muy diferente del que tienen ante sí
los países desarrollados. En la mayor parte de los
primeros, la insuficiencia de la demanda efectiva
puede ocasionar una infrautilización de los bienes
de capital y la mano de obra, pero la diferencia no
termina ahí. Según Kalecki (1976), "el problema
principal es la deficiente capacidad de producción y
no la anomalía de su infrautilización", es decir que
aunque todos los equipos disponibles se utilizaran
plenamente, ello no sería suficiente para dar trabajo
decente a toda la fuerza laboral disponible. La
solución consiste, pues, en aumentar la inversión
y acelerar el crecimiento económico. Ahora bien,
incluso eso puede no bastar, debido a la probable
"insuficiencia dinámica" del proceso de desarrollo
107
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
Cuadro 4.1
POBLACIÓN TOTAL Y POBLACIÓN ACTIVA EN DETERMINADAS REGIONES, 1981-2009
(Tasas anuales medias de crecimiento)
Población
Población
activa
1981-1990
Población
Población
activa
1991-2002
Población
Población
activa
2003-2009
Economías desarrolladas
América del Norte
Asia
Europa
0,6
1,1
0,6
0,3
1,3
1,7
1,2
0,9
0,6
1,2
0,4
0,3
0,9
1,3
0,5
0,7
0,6
1,0
0,1
0,5
1,0
1,0
-0,4
0,6
Economías en desarrollo
Asia oriental
Asia meridional
Asia sudoriental
Asia occidental
África del Norte
África subsahariana
América Latina y el Caribe
2,1
1,5
2,4
2,1
2,9
2,7
2,9
2,0
2,7
2,6
2,5
3,1
4,2
3,0
3,0
2,9
1,7
1,0
2,0
1,6
2,5
1,9
2,7
1,6
2,0
1,2
2,3
2,3
2,7
2,9
3,0
3,0
1,4
0,6
1,6
1,3
2,2
1,7
2,5
1,2
1,9
0,9
2,4
1,9
2,3
2,9
2,8
2,2
Economías en transicióna
..
..
-0,1
-0,1
-0,1
0,8
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de las bases de datos LABORSTAT y KILM de la OIT; Annual Labour Force
Statistics, en la base de datos Stats Extracts de la OCDE; la base de datos CEPALSTAT de la CEPAL; la base de datos EIU
CountryData de la Economist Intelligence Unit; la base de datos World Population Prospects: The 2008 Revision Population
Database del DAES de las Naciones Unidas; y fuentes nacionales.
a En las columnas con el encabezamiento "1991-2002" figuran datos correspondientes al período 1993-2002.
(Prebisch, 1963: 27 a 29), incapaz de dar empleo
productivo a una mano de obra abundante que,
además, puede estar creciendo rápidamente.
Varias regiones en desarrollo están en las primeras etapas de transición demográfica, caracterizadas
por altas tasas de crecimiento de la población. En el
período 2003-2009, el África subsahariana y Asia
occidental registraron una tasa anual media de crecimiento demográfico superior al 2%, en conjunción
con menos de un 1% en las regiones desarrolladas
desde mediados de los años sesenta y una tasa casi
nula en los países con economías en transición. De
resultas de la activa política de control de natalidad
aplicada en China, la tasa de crecimiento demográfico de Asia oriental en su conjunto ha descendido
considerablemente, pasando del 1,5% en los años
ochenta al 0,6% en la década de 2000 —una tasa
similar a la de los países desarrollados. En las demás
regiones en desarrollo, a saber, África del Norte,
Asia meridional y sudoriental y América Latina y el
Caribe, se ha observado una ralentización del crecimiento demográfico, de una tasa anual de entre el
2% y el 2,7% en los años ochenta a una menor, pero
todavía considerable, de entre un 1,2% y un 1,7% en
el período 2003-2009 (véase el cuadro 4.1).
En general, la población activa aumenta a un
ritmo considerablemente más rápido que la población
total (véase el cuadro 4.1). Aunque se mantuviera la
desaceleración del crecimiento de la población total
en la mayoría de los países en desarrollo, el crecimiento de la población en edad de trabajar empezaría
a decaer sólo después de pasados varios años. Además, en muchos países, la población activa aumenta
más rápidamente que la población en edad de trabajar
debido a factores sociales, el más importante de los
cuales es la creciente participación de las mujeres en
el mercado de trabajo (véase el cuadro 4.2). Entre
1997 y 2007 el número de mujeres dedicadas a un
108
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
Cuadro 4.2
TASAS DE PARTICIPACIÓN EN LA FUERZA DE TRABAJO Y PROPORCIÓN DE MUJERES
EN LA POBLACIÓN ACTIVA TOTAL EN DETERMINADAS REGIONES, 1980-2009
(En porcentaje)
Parte que corresponde a
Relación Proporción
población de mujeres
activa/
en la
población población
total
activa total
Relación Proporción
población de mujeres
activa/
en la
población población
total
activa total
Relación Proporción
población de mujeres
activa/
en la
población población
total
activa total
Relación Proporción
población de mujeres
activa/
en la
población población
total
activa total
1980
1990
2002
2009
Economías desarrolladas
América del Norte
Asia
Europa
43,9
46,8
48,0
40,5
39,6
41,1
38,7
39,1
47,0
49,6
51,3
43,5
42,4
44,3
40,6
41,8
48,7
49,6
52,0
46,8
44,2
45,9
40,9
44,0
49,5
49,6
51,4
48,5
45,1
46,2
42,1
45,2
Economías en desarrollo
Asia oriental
Asia meridional
Asia sudoriental
Asia occidental
África del Norte
41,2
51,3
36,4
41,9
28,4
27,2
36,4
43,0
26,6
40,9
20,4
20,3
43,6
56,7
36,9
45,3
31,8
28,0
37,7
44,6
27,8
42,1
22,3
23,5
44,9
58,1
38,3
48,8
32,6
31,1
38,5
45,5
28,4
41,5
21,9
25,9
45,3
59,1
40,4
50,8
32,6
33,5
38,6
45,7
29,4
41,5
21,7
28,2
38,2
34,9
42,6
30,4
38,5
38,0
43,0
32,2
40,0
44,7
43,5
39,4
40,8
47,7
44,2
41,7
..
..
50,4
48,1
50,4
48,4
53,2
48,8
África subsahariana
América Latina y el Caribe
Economías en transicióna
Fuente: Véase el cuadro 4.1.
a En las columnas con el encabezamiento "1990" figuran datos correspondientes a 1992.
trabajo remunerado o reconocido aumentó más del
18% a nivel mundial (OIT, 2008a; Horton, 1999;
Çağatay y Özler, 1995). En algunos países esta evolución se ha visto contrabalanceada en parte por el
alargamiento de la escolaridad de los jóvenes y su
consiguiente incorporación más tardía a la población
activa y por una leve reducción de la proporción de
hombres en la fuerza de trabajo. Con todo, en general el efecto del aumento de la participación de las
mujeres en la población activa es mayor que el de
la disminución de la de los jóvenes y los hombres
(véase el recuadro 4.1).
En todas las regiones, la tasa de crecimiento a
largo plazo del empleo total parece haber sido muy
similar a la de la población activa, a pesar de que la
tasa de crecimiento del PIB ha variado mucho de
una región a otra (véanse los cuadros 4.1 y 4.3). Esto
tal vez haya impedido que se dispare el desempleo
abierto en las regiones en que la población activa se
ha expandido con mayor rapidez que el PIB, pero
la contrapartida es que la productividad apenas ha
aumentado, cuando no ha disminuido. Además, ha
mejorado poco la calidad de los puestos de trabajo
desde el punto de vista de la remuneración y las
condiciones laborales.
En algunas regiones el sector agrícola ha absorbido una proporción considerable de los recién
llegados al mercado de trabajo, pero en puestos
de mala calidad. La mano de obra agrícola sigue
aumentando considerablemente en el África subsahariana y en Asia meridional, pero a un ritmo más
lento que el empleo total. En cambio, el empleo
agrícola ha declinado rápidamente en los países
desarrollados y en las economías en transición,
y también ha empezado a disminuir en términos
absolutos en América Latina y en Asia oriental (véase
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
109
Recuadro 4.1
AUMENTO DE LA PARTICIPACIÓN FEMENINA EN LA POBLACIÓN ACTIVA
La tasa de participación de la fuerza de trabajo total (la relación entre la población activa y la población total)
ha ido aumentando a la par de la participación femenina en la fuerza de trabajo. El aumento concomitante de
esas dos tasas ha sido particularmente acusado en América Latina y el Caribe y, aunque desde un nivel inicial
bajo, en África del Norte, así como en Europa. En esas regiones, la mayor participación de la mujer en el
mercado de trabajo contribuyó a mantener la tasa de crecimiento de la población activa muy por encima de la
de la población total. Las tasas de participación femenina siguen siendo relativamente bajas en Asia occidental,
Asia meridional y África del Norte (a pesar de su incremento reciente en esta última región), lo cual significa
que en los años venideros la población activa podría seguir creciendo rápidamente en esas regiones, en función
de la evolución de las normas sociales y culturales.
En cambio, los países desarrollados, las economías en transición y las regiones en desarrollo de Asia oriental
y sudoriental ya tienen tasas de participación elevadas, así como una gran proporción de mujeres en la
población activa. La región subsahariana es un caso especial, porque la tasa de participación femenina ha sido
tradicionalmente elevada, de un nivel comparable con el de las economías desarrolladas. Esta paradoja aparente
se explica por el gran número de trabajadoras por cuenta propia o trabajadoras familiares no remuneradas, en
particular en la agricultura, donde la participación femenina se aproxima a la de los hombres. A la inversa, la
proporción de mujeres entre los trabajadores asalariados y en la población activa urbana es más baja. Así pues,
la participación femenina en esta región parece darse sobre todo en el empleo informal.
Cabe señalar que el aumento de la proporción de mujeres en la población activa coincide con varios cambios
en la estructura del empleo —directamente relacionados con el crecimiento económico y el desarrollo—, un
crecimiento limitado del empleo industrial formal y el aumento más rápido de la parte proporcional de los
servicios y el empleo informal. En todo el mundo, más y más mujeres están empleadas en actividades del
sector de los servicios (OIT, 2008a), por lo general mal remuneradas y más precarias. Aunque el crecimiento
de las exportaciones de muchos países en desarrollo desde mediados de los años ochenta ha dado lugar a la
expansión de una industria manufacturera caracterizada por un trabajo poco especializado, una alta densidad de
mano de obra y una fuerza de trabajo predominantemente femenina, la constante feminización del empleo en
el sector manufacturero de América Latina se explica por los bajos niveles iniciales de participación femenina
y una modernización industrial más lenta. En cambio, se ha constatado que la desfeminización de la industria
manufacturera de Asia sudoriental está relacionada con la espectacular modernización industrial que vivió la
región en las dos últimas décadas, tras un período caracterizado por un elevado nivel de participación femenina en
los años ochenta. Esto parece indicar que la industrialización "de alto nivel" está asociada con la desfeminización,
mientras que la industrialización "de bajo nivel" se acompaña de un empleo intensivo de mano de obra femenina
en empleos mal remunerados (Ghosh, 2004; Jomo, 2009).
el cuadro 4.4). Sin embargo, en vez de incorporarse
al sector manufacturero, los trabajadores se han volcado en medida desproporcionada hacia actividades
relacionadas con los servicios tradicionales, donde
asumen empleos informales y perciben salarios a
veces más elevados que los que ofrece el sector
agrícola. Ahora bien, en esas actividades hay poco
espacio para un aumento sostenido de la productividad y, por consiguiente, reducidas posibilidades de
que se cree un círculo virtuoso de industrialización
en el que un rápido incremento de la productividad dé
lugar a un aumento del ingreso real y una expansión
de la demanda interna, que a su vez hagan posible
una mayor inversión en capital fijo que alimente un
proceso de industrialización. Si bien un pequeño
grupo de países logró industrializarse aplicando
políticas intervencionistas y aprovechando el dinamismo de la demanda de exportaciones, muchos otros
no pudieron adoptar una estrategia de ese tipo. Eso
se debió en parte a su incapacidad de competir en
los mercados mundiales y también a que adoptaron
estrategias de crecimiento esencialmente basadas en
las fuerzas del mercado. E incluso cuando se produjo
ese crecimiento, no necesariamente se tradujo en
una creación acelerada de empleos formales y bien
remunerados.
110
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
Cuadro 4.3
PIB REAL Y EMPLEO EN DETERMINADAS REGIONES, 1981-2009
(Tasas medias de crecimiento anual)
PIB
Empleo
PIB
1981-1990
Empleo
PIB
1991-2002
Empleo
2003-2009
Economías desarrolladas
América del Norte
Asia
Europa
3,3
3,6
3,9
2,6
1,3
2,0
1,2
0,8
2,5
3,3
1,1
2,3
1,0
1,5
0,2
0,9
1,7
2,0
1,1
1,5
0,9
0,8
0,1
1,1
Economías en desarrollo
Asia oriental
Asia meridional
Asia sudoriental
Asia occidental
África del Norte
África subsahariana
América Latina y el Caribe
3,6
9,1
4,8
5,1
1,2
3,0
1,7
1,6
2,7
2,8
2,1
2,9
4,2
2,7
2,9
3,1
4,7
7,6
5,1
4,7
3,5
3,5
2,8
2,8
1,9
1,1
2,3
1,9
2,6
2,7
2,9
2,6
6,3
8,0
7,5
5,7
5,6
5,6
5,1
4,4
2,0
0,8
2,6
2,2
2,4
3,6
2,9
2,8
Economías en transicióna
..
..
-0,4
-0,4
5,6
1,1
Fuente: Véanse los cuadros 1.1 y 4.1.
a En las columnas con el encabezamiento "1991-2002" figuran datos correspondientes a 1993 2002.
Cuadro 4.4
2. El desempleo en los países en
desarrollo: panorama general
MANO DE OBRA EN LA AGRICULTURA EN
DETERMINADAS REGIONES, 1981-2009
(Tasas medias de crecimiento anual)
19811990
19912002
20032009
Economías desarrolladas
América del Norte
Asia
Europa
-2,4
-1,2
-2,8
-2,6
-3,0
-1,9
-5,0
-3,0
-3,3
-2,0
-5,8
-3,3
Economías en desarrollo
Asia oriental
Asia meridional
Asia sudoriental
Asia occidental
África del Norte
África subsahariana
1,6
1,8
1,1
2,1
1,0
0,3
2,1
0,9
0,3
1,5
1,1
1,2
1,2
1,9
0,7
-0,1
1,3
0,7
0,5
0,9
1,8
0,0
-0,2
-0,7
-1,2
-2,2
-1,9
América Latina y el Caribe
Economías en transición
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir del
módulo PobSTAT de la base de datos FAOSTAT de
la FAO.
El desempleo abierto es un problema persistente
en varias regiones, tanto desarrolladas como en
desarrollo. En la mayoría de ellas las tasas de
desempleo siguieron una tendencia ascendente,
aunque irregular, y aumentaron considerablemente
entre 1980 y 2009, salvo en Asia oriental (véase
el cuadro 4.5). En los países desarrollados y las
economías en transición se ha observado una
correlación negativa entre la evolución de las tasas de
desempleo y las tasas de crecimiento del PIB (con un
desfase de uno o dos años), correlación mucho menos
notoria, o inexistente, en las regiones en desarrollo, a
excepción de Asia oriental (véase el cuadro 4.6). En
muchos países en desarrollo existen "colchones" de
empleo informal y de baja calidad para las personas
que pierden su trabajo o no pueden encontrar empleos
formales debido a la recesión económica. Al repuntar
la economía, muchos de esos trabajadores pasan
probablemente del sector informal al formal, y no del
desempleo abierto al empleo. La existencia de esos
111
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
Cuadro 4.5
TASAS DE DESEMPLEO EN DETERMINADAS REGIONES, 1980-2009
(Desempleados, como porcentaje de la población activa total)
1980
1990
2002
2007
2009
Economías desarrolladas
América del Norte
Asia
Europa
5,7
7,2
2,1
5,8
6,4
5,9
2,3
7,9
6,7
6,0
5,5
7,5
5,8
4,8
4,0
6,9
8,4
9,1
5,2
8,8
Economías en desarrollo
Asia oriental
Asia meridional
Asia sudoriental
Asia occidental
África del Norte
África subsahariana
América Latina y el Caribe
5,5
4,9
6,1
2,9
9,0
8,7
7,3
6,2
5,9
2,5
10,4
3,8
9,0
11,1
7,9
5,8
7,1
2,6
10,3
7,7
11,1
13,5
8,4
11,1
6,4
2,9
9,1
6,6
9,6
9,8
7,9
7,9
6,9
3,4
9,8
5,7
12,0
9,7
8,0
8,3
..
5,7
7,9
6,3
7,2
Economías en transicióna
Fuente: Véase el cuadro 4.1.
a En la columna con el encabezamiento "1990" figuran datos correspondientes a 1992.
"colchones" reduce la elasticidad del crecimiento del
empleo a corto plazo. Lo anterior no significa que no
haya relación entre el crecimiento y el desempleo,
sino que las fluctuaciones de las tasas de crecimiento
afectan al desempleo de forma más gradual y que el
crecimiento de la producción no es el único factor
que determina el nivel y la evolución de las tasas de
desempleo.
En los años ochenta y noventa, el crecimiento
del PIB per cápita en América Latina y el Caribe,
Asia occidental y África del Norte fue muy lento,
o incluso negativo, y ello contribuyó a que las
tasas de desempleo alcanzaran niveles de dos
dígitos a principios de los años 2000. Ahora bien,
a diferencia de los años ochenta, en que, pese a las
tasas de crecimiento negativas del PIB, no hubo
aumentos bruscos de las tasas de desempleo, estas
se dispararon en los años noventa, aun habiéndose
reanudado el crecimiento económico. En esos casos,
los cambios en la orientación de las políticas, como
las privatizaciones, la liberalización del comercio
y la desregulación de las corrientes de capital,
afectaron a la capacidad de creación de puestos
Cuadro 4.6
CORRELACIÓN ENTRE EL CRECIMIENTO
ANUAL DEL PIB Y LAS TASAS DE
DESEMPLEO EN DETERMINADAS
REGIONES, 1980-2009
Coeficiente de Desfase
correlación
(años)
Economías desarrolladas
América del Norte
Asia
Europa
-0,57
-0,66
-0,39
1
1
2
Economías en desarrollo
Asia oriental
Asia meridional
Asia sudoriental
Asia occidental
África del Norte
África subsahariana
América Latina y el Caribe
-0,51
-0,28
-0,21
-0,13
-0,14
0,11
0,01
0
2
2
2
2
0
1
Economías en transición
-0,49
2
Fuente: Véanse los cuadros 1.1 y 4.1.
112
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
de trabajo. De igual manera, aunque los países
del África subsahariana no registraron mejores
resultados desde el punto de vista del crecimiento
del PIB per cápita, la depresión económica no se
reflejó claramente en las estadísticas relativas al
desempleo abierto. Esto se debe al elevado índice de
empleo informal y rural en la mayoría de los países
de esa subregión, lo que explica que la evolución
del crecimiento del PIB tenga mayores efectos en la
productividad que en el empleo. Cabe señalar que
hay pocos datos estadísticos fiables y comparables
sobre el desempleo y el subempleo en el África
subsahariana. En algunos casos, las cifras se basan
simplemente en el supuesto de que los trabajadores
del sector informal tienen empleo, aunque en el
caso de muchos trabajadores agrícolas se trate de
actividades estacionales (Nkurunziza, 2007: 166)2.
Pero incluso con esta salvedad, las encuestas
nacionales disponibles muestran claras disparidades
entre los países africanos y también dentro de cada
país. En particular, las tasas de desempleo son mucho
más elevadas en las zonas urbanas que en las rurales3.
En Asia oriental, meridional y sudoriental se
observa una situación muy diferente, caracterizada
por un crecimiento del PIB mucho mayor en las
últimas décadas. Sin embargo, la única de esas
regiones que registró una tasa de desempleo muy baja
fue Asia oriental. En Asia meridional, el desempleo
abierto pasó del 6% en 1980 al 11% en 1991 y
desde entonces se ha mantenido próximo al 10%.
En Asia sudoriental la tasa de desempleo aumentó
progresivamente a partir de niveles muy bajos en
1980, especialmente en Filipinas y en Indonesia,
donde se mantuvo en un nivel relativamente elevado
hasta 2005.
Este panorama general muestra que la creación
de puestos de trabajo a un ritmo suficientemente
rápido para absorber a los desempleados y dar trabajo
a las personas que se incorporan por primera vez al
mercado laboral sigue siendo un reto enorme para
las economías en desarrollo. Incluso en países en que
la población activa total aumenta lentamente, como
China, la migración interna de las zonas rurales a
las urbanas hace que sea necesario ofrecer mayores
oportunidades de empleo en las ciudades o, en su
defecto, crear nuevos puestos de trabajo en las zonas
rurales4.
3. Calidad del empleo
Los países en desarrollo no sólo deben crear
suficientes puestos de trabajo, también es preciso
que mejoren la calidad del empleo. En efecto, un
rasgo característico de la estructura del empleo
en los países en desarrollo es el gran número de
puestos de trabajo informales de baja productividad
y la cantidad relativamente reducida de empleos
modernos y de elevada productividad. Ese tipo de
segmentación es suficientemente importante para
influir en el funcionamiento del mercado de trabajo
en su totalidad, aunque la importancia relativa de los
diferentes segmentos varía ampliamente de un país
a otro. Una serie de características duales ponen en
evidencia la heterogeneidad estructural del empleo:
productividad alta/baja, empleos cualificados/no
cualificados, formales/informales, con/sin seguridad
social, estables/transitorios, trabajadores asalariados/
trabajadores por cuenta propia o trabajadores
familiares no remunerados, zonas urbanas/rurales,
trabajadores sindicados/no sindicados y empleo
en empresas pequeñas/grandes. La diversidad de
los tipos de empleo está naturalmente relacionada
con la heterogeneidad estructural de la economía.
Por ejemplo, suele haber más empleos de alta
productividad y con protección social en el sector
manufacturero, en los servicios modernos y en el
sector público que en la agricultura tradicional y el
comercio al por menor. En estos dos últimos sectores,
es frecuente que no haya límites claros entre el
empleo, el subempleo y el desempleo abierto.
Los indicadores de la situación laboral varían
sobremanera de una región a la otra (véase el cuadro
4.7). En los países desarrollados los trabajadores
asalariados ("empleados") constituyen el 85%
o más del total de la población ocupada y los
trabajadores por cuenta propia representan casi
el 9%. La preponderancia de los trabajadores
asalariados es el resultado de un largo proceso
de disminución progresiva de los agricultores
(actualmente representan un porcentaje del empleo
total que va del 1,5% en los Estados Unidos al
4% en el Japón) y de absorción de los pequeños
comerciantes por las cadenas comerciales. Entre los
trabajadores por cuenta propia se cuentan asimismo
trabajadores cualificados, profesionales y, en algunos
113
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
Cuadro 4.7
SITUACIÓN LABORAL POR REGIÓN, 2008a
(En porcentajes)
Trabajadores
Trabajadores que no entran
Trabajadores Miembros de
empleados en ninguna de
por cuenta cooperativas en negocios las categorías
Empleados Empleadores
propia
de productores familiares
anteriores
Economías desarrolladas
América del Norte
Europa
Asia y Oceanía
87,0
92,1
83,6
86,7
2,8
0,0
4,7
2,7
8,7
7,8
9,8
7,3
0,0
0,0
0,1
0,0
1,3
0,1
1,7
2,9
0,2
0,0
0,2
0,4
Economías en transición
Europa
Asia
83,8
89,0
53,2
2,2
2,3
1,8
12,1
8,1
35,6
0,2
0,1
0,7
1,7
0,6
8,6
0,0
0,0
0,0
Economías en desarrollo
43,1
3,1
36,8
0,2
16,1
0,7
África
África del Norte
África meridional
Otros países africanos
subsaharianos
27,3
55,8
81,7
2,5
8,7
5,2
47,0
20,3
9,3
0,0
0,0
0,0
22,9
14,6
3,7
0,3
0,6
0,0
13,0
0,4
58,9
0,0
27,4
0,3
América Latina y el Caribe
América del Sur y México
América Central
Caribe
62,1
62,7
48,3
70,3
4,2
4,3
4,6
2,0
25,1
24,8
30,4
24,1
0,6
0,5
0,0
2,2
5,9
5,6
12,6
1,3
2,1
2,1
4,2
0,1
Asia
Asia oriental
Asia meridional
Asia sudoriental
Asia occidental
40,5
38,6
31,1
37,7
61,7
2,7
2,8
1,6
2,6
5,6
46,6
52,6
46,1
39,7
20,9
1,8
2,8
0,0
0,0
2,6
8,4
3,1
20,9
20,1
9,2
0,1
0,0
0,3
0,0
0,0
40,5
2,8
38,2
0,0
18,4
0,1
Pro memoria:
Asia, a excepción de China
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos LABORSTAT de la OIT; Ghose, 2005; y publicaciones
oficiales nacionales.
a O último año sobre el que se disponía de datos.
países, incluso empleadores. Los trabajadores
asalariados conforman la categoría más numerosa
en la estructura del empleo de las economías en
transición, particularmente las europeas, en que la
estructura por situación laboral es muy parecida a la
de los países desarrollados. En cambio, la proporción
de trabajadores por cuenta propia y trabajadores
familiares sigue siendo considerable en las economías
en transición de Asia central, donde el empleo
informal es más frecuente; en muchos de esos países,
el empleo en la agricultura representa más del 25%
del empleo total.
114
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
En los países en desarrollo los indicadores de
la situación laboral varían mucho, en función de
los diferentes niveles de desarrollo y también de
la distinta composición sectorial del empleo. En el
África subsahariana, el porcentaje de trabajadores
asalariados es sumamente bajo, de apenas el 13%
(excluyendo Sudáfrica), y predominan de forma
aplastante los trabajadores por cuenta propia y los
trabajadores familiares no remunerados. En cambio,
en los países de África del Norte (especialmente
Argelia, Egipto y Túnez) y en ciertos países
de África meridional (Botswana, Namibia y
Sudáfrica) hay una gran proporción de trabajadores
asalariados. Esa diferencia se debe en gran parte
al porcentaje del empleo en la agricultura, que
sigue siendo preponderante en la mayoría de los
países subsaharianos, mientras que ha disminuido
drásticamente en África del Norte y en Sudáfrica.
Los trabajadores asalariados son mayoritarios en
la población activa de pequeños Estados insulares
como Mauricio y Seychelles, donde se ha expandido
el empleo en el sector turístico y en la industria
manufacturera de ensamblaje.
Los países asiáticos también muestran una imagen heterogénea. En Asia occidental la proporción de
trabajadores asalariados es muy alta, superior al 95%
de la población activa total en los Emiratos Árabes
Unidos, Kuwait y Qatar. Ese elevado porcentaje se
explica en parte por la gran proporción de trabajadores extranjeros, que normalmente ya tienen contratos
formales al llegar y perciben pagos que son enviados
directamente a su país de origen. En el Líbano, la
República Árabe Siria y Turquía también es alto el
porcentaje de trabajadores asalariados, aunque los
trabajadores por cuenta propia, los trabajadores familiares y los empleadores representan una proporción
significativa del empleo en sectores como el comercio
al por menor, los servicios personales y la agricultura.
En Asia oriental, meridional y sudoriental, gran parte
de la fuerza de trabajo está todavía relacionada con
la agricultura: más del 40% en Indonesia y en Tailandia, y cerca del 50% o incluso más en Bangladesh,
Camboya, China, la India, el Pakistán, la República
Democrática Popular Lao, Nepal y Viet Nam. En
todos estos países, los trabajadores por cuenta propia
y los trabajadores familiares constituyen la mayoría
de la población ocupada, aunque la proporción de
trabajadores asalariados está en aumento y ya es
superior a la tercera parte del total en la mayoría
de ellos. Los trabajadores asalariados conforman la
categoría más numerosa en las economías más industrializadas de la región como la Provincia china de
Taiwán, la República de Corea, Malasia, Hong Kong
(región administrativa especial de China) y Singapur,
y, en menor medida, la República Islámica del Irán y
Filipinas. En esos países, la proporción del empleo
agrícola es mucho menor.
América Latina y el Caribe tienen la mayor
proporción de trabajadores asalariados de las
regiones en desarrollo, debido a que en esos países
el proceso de urbanización e industrialización y
el desarrollo de las instituciones estatales y los
servicios públicos fue relativamente temprano. Esto
es especialmente válido en el caso de la Argentina,
Barbados, el Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba,
México, Panamá, Trinidad y Tabago y el Uruguay,
donde los trabajadores asalariados representan del
65% al 75% de la población ocupada. En cambio,
en Bolivia, Colombia, el Paraguay, el Perú y varios
países de América Central, los trabajadores por
cuenta propia y los trabajadores familiares no
remunerados conforman una proporción considerable
de la población ocupada. La mayor parte de ellos son
trabajadores no cualificados de la agricultura —sector
que todavía emplea a un porcentaje significativo de la
población de esos países— o del sector de servicios
de baja productividad en las zonas urbanas.
4. Cambio estructural y empleo: datos
recientes
El desarrollo económico está estrechamente
vinculado con el cambio estructural, en particular
con la importancia creciente de los sectores no
agrícolas en la producción y el empleo (Kuznets,
1966). Mientras la proporción de la población activa
empleada en la agricultura no deja de disminuir a
lo largo del tiempo, la del sector de los servicios
aumenta, y la del sector manufacturero sigue una
curva en "u" invertida: aumenta en las primeras etapas
del desarrollo y disminuye en las etapas posteriores
(Chenery, Robinson y Syrquin, 1986).
Durante muchos años el proceso de desarrollo se
equiparó al de industrialización. La importancia del
sector manufacturero para el desarrollo económico
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
115
se debe, en el lado de la oferta, a su gran potencial
de incremento de la productividad, y, en el lado de la
demanda, a la elevada elasticidad de la demanda de
manufacturas con respecto al ingreso. El potencial
de incremento de la productividad en las actividades
manufactureras se deriva de su creciente tendencia
hacia las economías de especialización, aprendizaje
y aglomeración, así como de sus economías de escala
estáticas y dinámicas. A medida que la mano de obra
y los capitales se dirigen hacia esas actividades, aumenta la productividad media de la economía. Esto
estimula la demanda de servicios y productos industriales, lo cual genera nuevas oportunidades rentables
de inversión en esos ámbitos y una demanda creciente
de mano de obra (Lluch, Powell y Williams, 1977).
más dinámicos (Maroto-Sánchez y Cuadrado-Roura,
2009)5. Esto ha llevado a algunos observadores a
afirmar que el sector de los servicios podría haberse
convertido en un motor del crecimiento (Dasgupta y
Singh, 2007). Ahora bien, hay que tener presente que
se trata de un sector particularmente heterogéneo. Los
estudios recientes señalan dos fases de crecimiento
en el sector de los servicios: la primera se produce
en niveles modestos de ingresos per cápita y está
asociada a los servicios tradicionales, y la segunda
empieza en los niveles medianos de ingresos y está
asociada a servicios más modernos (por ejemplo servicios financieros, de comunicaciones, informáticos,
jurídicos, técnicos y empresariales) (Eichengreen y
Gupta, 2009).
Aunque esos mecanismos siguen siendo válidos
hoy en día, es probable que su funcionamiento se
haya visto afectado por los recientes acontecimientos
externos, razón por la cual podría resultar necesario
reexaminar el papel de los servicios y de la producción primaria en el desarrollo. Uno de los factores
externos es el comportamiento de la demanda internacional. El aumento pronunciado de la demanda de
productos manufacturados en los Estados Unidos fue
un fuerte estímulo para los exportadores de manufacturas y multiplicó la contribución de las economías
asiáticas en vías de industrialización, particularmente
China, al crecimiento y a las corrientes comerciales
mundiales. Ello a su vez reforzó el crecimiento de
la demanda y los precios de los productos primarios
entre 2002 y 2008, lo cual cambió temporalmente las
perspectivas, por lo general sombrías, de la demanda
de productos primarios.
En este contexto, cabe preguntarse cuáles son
los sectores que han impulsado el aumento de la
productividad del trabajo y la creación de empleo en
los países en desarrollo y las economías en transición
y cuál ha sido la relación entre el crecimiento de la
productividad y la creación de empleo. Se consideran
cuatro sectores económicos: la agricultura (que
comprende la caza, la silvicultura y la pesca), la
minería (que comprende también las empresas de
servicios públicos), la industria manufacturera y los
servicios6. Se distinguen dos períodos: i) el período
comprendido entre 1995 y 2002, en que varias
economías de mercado emergentes tuvieron un
crecimiento lento y experimentaron crisis financieras;
y, ii) el período comprendido entre 2002 y 2008, en
que el crecimiento económico se aceleró en varias
economías de mercado emergentes, en particular los
"BRIC" (Brasil, Federación de Rusia, India y China),
países grandes y muy poblados que se sumaron a
los Estados Unidos como principales impulsores de
la demanda mundial, lo que elevó la demanda de
productos primarios.
Otro factor tiene que ver con los cambios
sustanciales que se han producido en el sector de
los servicios en los últimos años. Por ejemplo, a
consecuencia de la revolución de las tecnologías de
la información y las comunicaciones (TIC) se ha
incrementado la comerciabilidad de los servicios, así
como el potencial de incremento de la productividad
en los servicios basados en las TIC. Además, gracias
a diferentes servicios basados en las nuevas tecnologías y a la normalización de su prestación, se han
producido aumentos sustanciales de la productividad
en algunas actividades (Baumol, Blackman y Wolff,
1989). Así, el crecimiento de la productividad en los
servicios de transporte, las operaciones financieras,
el comercio al por mayor y los servicios de alquiler
se ha aproximado al de los sectores manufactureros
En la gran mayoría de los países en desarrollo
y las economías en transición que registraron un
crecimiento rápido del ingreso per cápita, esa
evolución se acompañó de un crecimiento superior
a la media de la producción de manufacturas y/o
servicios (véase el gráfico 4.1), especialmente en
China y la India. En los países en que las tasas
globales de crecimiento fueron negativas o bajas,
también lo fueron las tasas de crecimiento de la
producción de manufacturas. En la mayoría de las
regiones, el primer período se caracterizó por un
crecimiento del ingreso per cápita lento y sin una
116
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
Gráfico 4.1
PRODUCCIÓN PER CÁPITA POR SECTOR, EN DETERMINADOS
PAÍSES Y GRUPOS DE PAÍSES, 1995-2008
(Tasas medias de crecimiento anual)
2002–2008
1995–2002
Brasil
China
India
Federación de Rusia
NEI de primer nivel
Asia sudoriental
Asia meridional, excl. la India
Asia occidental
América Central
y el Caribe
América del Sur
África del Norte
África subsahariana
Economías en transición,
excl. la Federación de Rusia
-4
-2
0
Servicios
2
4
6
8
10
Industria
manufacturera
12
14
-4
Minería
-2
0
2
4
Agricultura
6
8
10
12
14
Valor añadido
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos del Manual de Estadísticas de la UNCTAD; y la base
de datos Economic Statistics de la CEPE para las cifras relativas a la Federación de Rusia en 2002.
Nota: En Asia sudoriental no está comprendido Singapur. Asia occidental engloba a la Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos,
Jordania, Kuwait y Qatar. África del Norte no incluye al Sudán. Las nuevas economías industrializadas (NEI) de primer nivel
son: Hong Kong (China), la Provincia china de Taiwán, la República de Corea y Singapur. En el caso de China, la minería
se incluye en la industria manufacturera, ya que no existen datos desglosados sobre la minería.
pauta sectorial clara: en América del Sur, el África
subsahariana y Asia sudoriental la producción de
productos primarios aumentó un poco más que la
de manufacturas, pues estaba menos expuesta a
los movimientos cíclicos, mientras que en América
Central, África del Norte y Asia meridional (a
excepción de la India) aumentó con mayor rapidez
la producción del sector manufacturero, debido en
parte a la introducción de industrias de ensamblaje.
Al acelerarse el crecimiento general después de 2002,
las tasas de crecimiento de la industria manufacturera
y el sector de los servicios superaron las de los
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
sectores agrícola y minero —lo cual no deja de ser
sorprendente, habida cuenta del rápido aumento
de los precios de los productos primarios en los
mercados mundiales. Ello podría deberse a varios
factores. Primero, la producción primaria tiende a
ser relativamente inelástica con respecto al precio,
a corto plazo por lo menos: la agricultura depende
en gran medida del clima y la inversión en las
industrias extractivas suele requerir largos períodos
de gestación. En segundo lugar, podría ser que gran
parte de los beneficios extraordinarios no se hayan
reinvertido en las actividades del sector primario
que los generaron, ya sea porque las empresas
extranjeras optaron por repatriar la mayor parte de sus
ganancias o porque los gobiernos lograron apropiarse
de gran parte de esas ganancias y las utilizaron
para diversificar la economía. Así pues, el ingreso
suplementario obtenido de las actividades primarias
puede generar demanda para toda la economía de
un país.
Ya se ha señalado que se puede evitar la pérdida
de puestos de trabajo en el proceso de cambio estructural si el aumento de la producción en los sectores
de mayor productividad es suficientemente vigoroso
para compensar el incremento de la productividad
o si esos sectores están suficientemente vinculados
con otros sectores para generar empleo en el resto
de la economía. Habida cuenta de lo anterior, se
pueden utilizar métodos de descomposición para
determinar cuáles son los sectores de una economía
que han contribuido al aumento de la productividad
y el empleo. Syrquin (1986) realizó una descomposición de ese tipo y observó que el crecimiento de
la productividad en toda la economía era igual a la
suma de las variaciones de la productividad en cada
sector y la reasignación de la mano de obra7. La
redistribución de la mano de obra indica el grado en
que la movilidad de la mano de obra de los sectores
de baja productividad a los de mayor productividad
contribuye al aumento general de la productividad.
Una descomposición similar aplicada a los cuatro
sectores antes enumerados en el período comprendido entre 1995 y 2008 muestra que en todos ellos el
incremento de la productividad directa de la mano de
obra contribuyó en mucho mayor medida al aumento
general de la productividad que la redistribución de
mano de obra entre sectores (véase el gráfico 4.2)8.
El incremento directo de la productividad del
trabajo fue particularmente impresionante en el
sector manufacturero de China, debido a una serie de
117
factores: la reestructuración industrial y la reducción
de la mano de obra en las empresas del sector
público desde mediados de los años noventa hasta
2005 aproximadamente, la continua modernización
tecnológica de las actividades de exportación y
sustitución de importaciones y el acceso a tecnologías
más modernas y sofisticadas. En los países que se
recuperan de una depresión económica, el aumento
rápido de la productividad es posible sin una
modernización tecnológica significativa gracias a una
mejor utilización de la capacidad productiva ociosa.
Esa parece haber sido la experiencia de la mayor parte
de las economías en transición, en particular en lo que
respecta a la industria manufacturera y los servicios.
En cambio, el aumento de la productividad resultante
de la redistribución de la mano de obra entre sectores
ha sido muy limitado. En particular, la redistribución
de la mano de obra en el sector agrícola tuvo un efecto
general negativo en el aumento de la productividad
en la India y en otros países de Asia meridional,
Asia sudoriental, África del Norte y América del Sur
(véase el gráfico 4.2)9. En esos países la agricultura
parece haberse convertido en un sector "refugio"
para la mano de obra desempleada o subempleada en
mayor medida que el sector de los servicios.
Mientras que los gráficos 4.1 y 4.2 muestran
los cambios porcentuales en los últimos 15 años,
el número absoluto de puestos de trabajo creados
en esos cuatro sectores depende de su importancia
relativa en cada economía. La agricultura representa
una proporción considerable del empleo total en
varias regiones, especialmente en Asia, África del
Norte y la Comunidad de Estados Independientes
de Asia central, proporción que es muy superior a su
contribución relativa al valor añadido total (véase el
gráfico 4.3). En cambio, la contribución del sector
manufacturero al PIB total suele ser mayor que
la proporción del empleo que le corresponde, lo
cual muestra que la productividad del trabajo en la
industria manufacturera es superior a la media en
esas economías.
Con respecto al sector minero, se observa que,
independientemente de su contribución al PIB,
su contribución directa al empleo es marginal. La
minería puede contribuir a generar más empleos y
de mejor calidad, pero sólo de forma indirecta y
principalmente en otros sectores. Por consiguiente,
se deberían reforzar los vínculos entre este sector
y el resto de la economía. Además, se debería
encauzar gran parte del ingreso generado por las
118
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
Gráfico 4.2
CONTRIBUCIÓN MEDIA DE CADA SECTOR A LOS INCREMENTOS
DE LA PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO EN TODA LA ECONOMÍA, EN
DETERMINADOS PAÍSES Y GRUPOS DE PAÍSES, 1995-2008
(En porcentajes)
Agricultura, caza, silvicultura, pesquerías
Industria manufacturera
Brasil
Brasil
China
China
República de Corea
República de Corea
Federación de Rusia
Federación de Rusia
India
India
México
México
América del Sur, excl. el Brasil
América del Sur, excl. el Brasil
Asia meridional, excl. la India
Asia meridional, excl. la India
Asia sudoriental
Asia sudoriental
África del Norte
África del Norte
Europa Central
Europa Central
CIS, excl. Federación de Rusia
CIS, excl. Federación de Rusia
-1
0
1
2
3
4
5
6
7
8
-1
Minería, canteras y servicios públicos
Brasil
China
China
República de Corea
República de Corea
Federación de Rusia
Federación de Rusia
India
India
México
México
América del Sur, excl. el Brasil
América del Sur, excl. el Brasil
Asia meridional, excl. la India
Asia meridional, excl. la India
Asia sudoriental
Asia sudoriental
África del Norte
África del Norte
Europa Central
Europa Central
CEI, excl. Federación de Rusia
CEI, excl. Federación de Rusia
0
1
2
3
4
5
6
7
1
2
3
4
5
6
7
8
2
3
4
5
6
7
8
Servicios
Brasil
-1
0
8
Efecto de absorción de empleo
-1
0
1
Incremento de la productividad
del trabajo
Fuente: Cálculos y estimaciones de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos National Accounts de las Naciones
Unidas; y la base de datos sobre estadísticas del trabajo LABORSTAT, de la OIT.
Nota: América del Sur comprende la Argentina, Chile, Colombia, el Ecuador, el Perú y la República Bolivariana de Venezuela.
Asia meridional se refiere al Pakistán y Sri Lanka. Asia sudoriental se refiere a Filipinas, Indonesia, Malasia y Tailandia.
África del Norte se refiere a Egipto y Marruecos. Europa central se refiere a Hungría, Polonia y la República Checa. La CEI
comprende a Azerbaiyán, Georgia, Kazajstán y Kirguistán.
119
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
Gráfico 4.3
PROPORCIÓN MEDIA DEL VALOR AÑADIDO Y EL EMPLEO TOTALES
CORRESPONDIENTE A CADA SECTOR, EN DETERMINADOS
PAÍSES Y GRUPOS DE PAÍSES, 1995-2008
Agricultura
70
60
50
40
EC
30
AMS
20
COR
10
0
AM
RUS
AFN
ASO
CEI
BRA
AO
IND
CHN
MEX
0
10
20
30
40
50
Industria manufacturera
80
Proporción del valor añadido total
correspondiente al sector
Proporción del valor añadido total
correspondiente al sector
80
60
70
70
60
50
ASO
30
20
COR
AFN MEX
CEI
10
0
80
CHN
40
AO
0
EC
RUS
IND AM
10
20
AMS
BRA
30
70
70
60
50
AO
30
AMS
20
CEI
RUS
10
0
COR
0
10
AFN
ASO
IND
MEX
EC
BRA
AM
20
30
40
50
50
60
70
80
Servicios
80
Proporción del valor añadido total
correspondiente al sector
Proporción del valor añadido total
correspondiente al sector
Minería
80
40
40
Proporción del empleo total correspondiente al sector
Proporción del empleo total correspondiente al sector
60
70
80
Proporción del empleo total correspondiente al sector
BRA
EC
60
50
IND
40
AFN
CEI
AM
ASO
CHN
MEX
AMS
COR
RUS
AO
30
20
10
0
0
10
20
30
40
50
60
70
80
Proporción del empleo total correspondiente al sector
Fuente: Véase el gráfico 4.2.
Nota: Véase la nota del gráfico 4.1 acerca de la minería en China. Véase el gráfico 4.2 acerca de los países incluidos en los grupos
regionales que se enumeran a continuación. BRA: Brasil; CHN: China; IND: India; MEX: México; COR: República de Corea;
RUS: Federación de Rusia; ASO: Asia sudoriental; AM: Asia meridional; AO (Asia occidental): Qatar y Arabia Saudita; AMS:
América del Sur; AFN: África del Norte; EC: Europa central; CEI: Comunidad de Estados Independientes.
industrias extractivas, que se han expandido mucho
en los últimos años, hacia otras actividades de las
economías nacionales (esta cuestión se analiza en la
sección siguiente).
El sector de los servicios absorbe la mayor
parte de la mano de obra en muchas regiones y tiene una productividad laboral que se aproxima a la
productividad media del trabajo en la economía de
que se trate. Las principales excepciones son Asia
occidental, donde la productividad del sector de los
servicios es muy inferior a la media, y otras economías asiáticas, donde está claramente por encima
de la media. En China y la India, el sector de los
servicios contribuyó poco al empleo total en comparación con su contribución al valor añadido. Aunque
120
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
la proporción del empleo total, correspondiente a especial atención a las actividades que emplean
ese sector ha aumentado desde finales de los años actualmente a gran parte de la fuerza de trabajo de
setenta (Bosworth y Collins, 2008: cuadro 4), sigue baja productividad.
siendo muy pequeña si se la compara con la de otros
países10. En la India, el sector de los servicios es sin
Así pues, la inversión en la agricultura es
lugar a dudas el más dinámico desde el punto de vista esencial. Por una parte, es indispensable que aumente
de la producción, pero las posibilidades que tiene de la productividad agrícola para elevar el nivel de vida
ofrecer empleo suficientemente productivo y bien de un amplio sector de la población y para aumentar
remunerado no son tan claras: aunque el número de la producción nacional de alimentos. Por otra parte,
puestos de trabajo en servicios modernos, como los se debe procurar incrementar la productividad
de comunicaciones y los empresariales, se duplicó agrícola sin que ello cause una aceleración de la
entre mediados de los años noventa y mediados de la migración hacia las zonas urbanas, donde ya es difícil
primera década de 2000, representa apenas un 5% del absorber las actuales corrientes de migrantes. Por
total de los empleos en el sector
lo tanto, es necesario considerar
de los servicios y menos del 1%
la posibilidad de adoptar
del empleo total (Chandrasekhar
estrategias destinadas a aumentar
En China y la India la
y Ghosh, 2010; Nayyar, 2009). Es
la productividad por hectárea y no
contribución del sector de
probable que esto se deba princisólo por trabajador, por ejemplo
los servicios al empleo
palmente a que tanto China como
con proyectos de irrigación,
total fue relativamente
la India (y muchos otros países
una mejor infraestructura de
reducida.
asiáticos y africanos) siguen
transporte, una utilización más
siendo sociedades esencialmente
racional de los fertilizantes, el
rurales y los servicios modernos
uso de mejores semillas y de la
se prestan y se utilizan sobre todo en las zonas urba- rotación de cultivos y el acceso a crédito a tipos
nas. Esto podría explicar también que la proporción de interés razonables (Kalecki, 1976; Nkurunziza,
del empleo agrícola siga siendo alta, a pesar de que 2007). Aunque a largo plazo se prevé una reducción
su productividad es muy baja comparada con otros del empleo agrícola, las políticas de desarrollo
sectores, en particular el de los servicios en la India tendientes a aumentar la capacidad de producción y el
y la industria manufacturera en China.
empleo no pueden permitirse descuidar la agricultura
y las zonas rurales. De manera análoga, es preciso
La heterogeneidad estructural del empleo sigue preocuparse más por mejorar la tecnología y dar
siendo pues una característica central de los países acceso al crédito a los pequeños productores de la
en desarrollo, aunque hay grandes disparidades industria manufacturera y el sector de los servicios,
entre países y regiones y dentro de ellos. Además, acceso que actualmente se deniega a muchos de ellos
los datos relativos al cambio estructural muestran por el carácter informal de su actividad.
que aunque los sectores más dinámicos son la
industria manufacturera y los servicios, como lo
predice la teoría del desarrollo, la generación de 5. Las industrias extractivas: efectos en
empleo de buena calidad en esos sectores ha sido en
el empleo y vínculos con el resto de la
general insuficiente para absorber la mano de obra
economía
disponible. Además, el aumento de la productividad
resultante de la redistribución de la mano de obra
hacia sectores de productividad relativamente alta
Muchas economías en desarrollo dependen soha sido de poca monta. Por lo tanto la estrategia bremanera de las industrias extractivas, pues de ellas
consistente en mejorar las condiciones laborales e obtienen una proporción sustancial de sus ingresos de
incrementar la productividad agregada del trabajo divisas y su recaudación fiscal. Así pues, el marcado
no debería concentrarse únicamente en los sectores aumento de los precios del petróleo, los minerales
modernos. Además del aumento del empleo formal y los metales entre 2003 y 2008 dio un impulso al
en esos sectores, el incremento de la productividad crecimiento económico en esos países. Sin embargo,
del trabajo informal debería ser también uno de los como las industrias extractivas tienen una elasticidad
principales objetivos de la política pública (Pollin, muy baja con respecto al empleo (CEPA, 2010), el
Heintz y Mwangi, 2008). Asimismo, se debe prestar auge de los precios de los productos básicos no se ha
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
traducido en la elevación general del nivel de vida de
la población que se hubiera esperado.
En los años noventa, los avances tecnológicos
y el incremento de la productividad ocasionaron un
descenso constante del número de personas empleadas en la minería, descenso que se vio exacerbado por
los procesos de privatización y reestructuración del
sector mediante fusiones y adquisiciones (OIT, 2002).
En la mayoría de los países productores, el empleo
directo en las industrias extractivas no representa más
del 1% o 2% del empleo total11. Según estimaciones
de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el
sector minero absorbe aproximadamente el 0,5% de
la población activa mundial12. El reducido volumen
de empleo que generan estas industrias contrasta
notablemente con su importante contribución a los
ingresos de exportación, los ingresos fiscales y el
PIB en muchos países en desarrollo. La mayor parte
de los datos disponibles sobre el empleo formal se
refieren al empleo en las empresas mineras grandes
que dominan la producción. Sin embargo, en varios
de los países productores más pobres, la minería
artesanal a pequeña escala puede ser una importante
fuente de empleo, aunque este es difícil de cuantificar
porque se trata principalmente de empleo informal13.
Las actividades de las industrias extractivas
pueden crear muchos empleos en las etapas iniciales
de los proyectos, sobre todo en la construcción y la
puesta en funcionamiento de la infraestructura necesaria para el transporte del petróleo o de los minerales
o para el suministro de energía eléctrica, por ejemplo.
Si bien esa infraestructura es útil, está principalmente
destinada al sector exportador y no a la integración física de las diferentes regiones de los países. Además,
una vez que empiezan las operaciones de extracción
en las minas o los pozos petroleros, se reduce considerablemente el número de empleados. Por ejemplo,
se estima que en la República Unida de Tanzanía
el empleo en la construcción relacionada con las
industrias extractivas alcanzó su nivel más alto en
2009, con 6.600 trabajadores, pero bajó a 3.100 en
2010; el empleo directo total alcanzó un máximo de
12.000 trabajadores, para luego estabilizarse entre
7.000 y 8.000 trabajadores (ICMM, 2009). En 2002,
el proyecto del oleoducto del Chad y el Camerún
empleaba a más de 7.600 trabajadores en el Chad,
pero a fines de 2009 esa cifra se había reducido a
5.747 trabajadores chadianos (Leibold, 2010; Esso,
2010). Además, en la mayor parte de los casos, se
contrata a los trabajadores locales para que realicen
121
las actividades más simples, que requieren menos
aptitudes, mientras que las funciones de gestión más
especializadas y las que requieren una cualificación
superior suelen encargarse a empleados expatriados14.
Las industrias extractivas también pueden
generar empleo indirecto, si los trabajadores directamente empleados en ellas ganan salarios superiores
a la media y ello hace que aumente su demanda de
consumo. Además, esas empresas necesitan bienes
y servicios que les son suministrados por proveedores locales. Según algunas estimaciones, en las
economías africanas ese efecto multiplicador hace
que, por cada puesto de trabajo creado directamente
en el sector minero, se generen tres o más empleos
indirectos (ICMM, 2009). Se estima que en el Perú,
cada empleo directo genera cuatro puestos de trabajo
indirectos (Instituto de Ingenieros de Minas del Perú,
2010)15. Sin embargo, una vez más, como muchos
de los servicios requeridos por esa industria son sumamente especializados y tienen un alto contenido
tecnológico, por lo general son suministrados por
empresas extranjeras.
Para analizar las repercusiones del sector minero
en el empleo también es importante examinar lo
sucedido durante la etapa de privatización de los años
noventa. Mientras los efectos positivos directos de
la minería a gran escala en el empleo son mínimos,
en algunos países, como Zambia, la privatización
llevó a una drástica disminución del empleo y a la
informalización del trabajo en ese sector. En los años
2000 el empleo en el sector minero aumentó, pero
muchos trabajadores se convirtieron en prestatarios
de servicios y fueron subcontratados en condiciones
de trabajo menos ventajosas (Lungu, 2008; Fraser
y Lungu, 2007; Simutanyi, 2008). Además, en
la República Unida de Tanzanía, por ejemplo, la
introducción de la minería a gran escala tuvo un
fuerte impacto social, pues llevó a la quiebra a
muchos mineros en pequeña escala, que quedaron
desempleados. Se estima que a finales de los años
noventa el sector empleaba entre 500.000 y 1.500.000
personas, en su mayoría pequeños mineros, que en
2006 se habían reducido a no más de 170.000 en todo
el país (Curtis y Lissu, 2008).
En lo que respecta a la vinculación de las
industrias extractivas con el resto de la economía,
las empresas transnacionales (ETN) suelen comprar insumos y equipos a proveedores extranjeros,
en particular los productos y servicios de elevada
122
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
densidad tecnológica. Esto se debe a que muchos a menudo constituyen enclaves prácticamente sin
países productores suelen carecer de la capacidad conexiones con el resto de la economía. Por consiindustrial necesaria para producir esos bienes. Por guiente, la única forma de establecer vínculos entre
consiguiente, hay pocas posibilidades de que se gene- el sector extractivo y otras actividades económicas y
re un efecto de arrastre de otras actividades, y cuando lograr que la sociedad en general se beneficie de esas
lo hay se concentra en bienes
industrias es mediante las polítiy servicios no especializados,
cas económicas, en particular la
generación de ingresos fiscales
como la vivienda, la restauraLas industrias extractivas
y su utilización eficiente. Si bien
ción, la limpieza y el comercio
ofrecen pocas oportunidades
las políticas proactivas fomentan
al por menor. Aunque esto puede
de creación de empleo y
en cierta medida la transformadar lugar a la difusión de algunos
vinculación directa con el
ción de las materias primas y la
conocimientos, su efecto no deja
resto de la economía.
regulación puede servir para exide ser marginal. En la mayor
gir que se utilicen más insumos
parte de los países en desarrollo
nacionales con mayor contenido
productores también son escasos
o nulos los efectos de propulsión de actividades local y que se contrate una determinada proporción
que añadan valor a los metales y los productos del de personal nacional local, todas esas medidas suepetróleo, como la refinación. Por ejemplo, muchos len ser insuficientes. El verdadero impacto a nivel
países africanos exportan petróleo crudo pero son nacional de la actividad de las industrias extractivas
dependerá de la capacidad del Estado de controlar
importadores de petróleo refinado16.
una proporción significativa de la renta de los recurAsí pues, dado que las industrias extractivas sos naturales y utilizarla para financiar el desarrollo
ofrecen pocas oportunidades de creación de empleo (en el capítulo V se profundiza en el análisis de esta
y de eslabonamiento bidireccional con otros sectores, cuestión)17.
C. Efectos de la globalización y las reformas en el empleo
en los países en desarrollo
En la presente sección se examinan los efectos
que tuvieron la globalización y las reformas en
el empleo en los países en desarrollo en los años
ochenta y noventa. Las reformas consistieron en una
reorientación de las políticas macroeconómicas, en
que se dio prioridad a la lucha contra la inflación y
a la captación de corrientes de capitales extranjeros,
y en programas de ajuste estructural encaminados
a fomentar una mayor apertura al comercio y a
las corrientes de capital, liberalizar los mercados
(incluidos los mercados financiero y laboral) y reducir
la intervención del Estado en la economía.
Con arreglo a esa nueva orientación de las
políticas, se alteró la jerarquía de los sectores que
debían impulsar el desarrollo: la industria, antes
protagonista, fue sustituida por el sector en el
que se consideraba que el país tenía una ventaja
comparativa. En algunos casos se acusó a las políticas
industriales del pasado de fomentar la ineficiencia
del sector manufacturero y alentar la utilización
de tecnologías con gran densidad de capital, a las
que se atribuía en parte la responsabilidad de los
problemas de desempleo. Según la nueva orientación,
la apertura y la liberalización darían lugar, pues, a la
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
123
transferencia de los recursos productivos de sectores
protegidos e ineficientes a sectores competitivos
orientados a la exportación, que supuestamente tenían
mayor densidad de mano de obra.
dispuesta a trabajar sin seguro social o protección
laboral acentuó la flexibilidad laboral de facto, lo
cual facilitó el establecimiento de una flexibilidad
laboral de jure en el sector formal.
Los defensores de las reformas de liberalización
sabían que la redistribución de los recursos tendría
necesariamente un costo, en particular en forma de
un desempleo temporal, puesto que los capitales
y la mano de obra "liberada" de las empresas y
los sectores afectados por las nuevas políticas no
podrían volver a emplearse inmediatamente en las
empresas y las actividades que supuestamente habían
de impulsar el desarrollo. Sin embargo, pensaban
que ese costo sería moderado y de corta duración
(Banco Mundial, 1987: 107). Por lo tanto, un aspecto
esencial de la justificación de las reformas era la
importancia relativa del empleo que se crearía en
los sectores "ganadores", en comparación con los
puestos de trabajo que desaparecerían en los sectores
"perdedores", no sólo en términos cuantitativos,
sino también desde el punto de vista del tipo de
empleos ganados y perdidos y del momento en que
se destruirían y crearían esos empleos. Si en ese
proceso se llegaban a destruir empleos formales (por
lo general en los sectores manufacturero y público)
y no se creaba rápidamente un número por lo menos
equivalente de empleos en sectores competitivos
a nivel internacional, el "período de transición"
caracterizado por un alza del desempleo podría durar
más de lo previsto y ejercer una presión a la baja en
los salarios nacionales y la demanda interna. A no
ser que la demanda externa fuera suficientemente
dinámica para contrarrestar esos efectos negativos,
a mediano plazo resultaría afectado el crecimiento
en su conjunto y también la creación de puestos de
trabajo.
Se ha señalado que la globalización también
contribuyó a ese desplazamiento del poder económico (Jomo y Baudot, 2007; Ocampo y Jomo, 2007).
Ello se debe entre otras cosas a que el aumento de la
circulación internacional de bienes y factores —es
decir el proceso de globalización en sí— fue muy
disparejo: evidentemente los capitales tuvieron una
movilidad muy superior a la de la mano de obra, lo
cual acrecentó el poder de negociación del capital.
No cabe duda de que esa asimetría se debió en parte
a factores técnicos (nadie puede moverse con mayor
facilidad y rapidez ni llegar más lejos que una transferencia electrónica de dinero), pero también fue el
resultado de las diferencias en las reglamentaciones:
en las últimas décadas se han relajado mucho los
controles sobre los capitales, mientras que la circulación de trabajadores ha seguido sujeta a estrictos
controles, especialmente en los países desarrollados.
En esos países la amenaza de la deslocalización se
ha convertido en un argumento poderoso a favor de
la contención de los salarios (Scarpetta, 2009). Además, la movilidad de los capitales y la inmovilidad
de la mano de obra han tendido a llevar a los países
a competir entre sí por la inversión extranjera directa
(IED) y a enfrascarse en una carrera a la baja en que
rivalizan haciendo concesiones a las ETN en forma
de ventajas fiscales, subsidios y relajación de la reglamentación laboral (Cornia, 2005). A continuación
se analiza más detalladamente en qué medida todos
esos factores incidieron en el empleo y la distribución
del ingreso a largo plazo.
Además, la liberalización financiera dio lugar a
crisis económicas recurrentes, que a su vez alteraron
la trayectoria de crecimiento en formas que fueron
desfavorables para la generación de empleo. En
general, las fases de recesión con elevadas tasas de
desempleo mermaron el poder de negociación de los
trabajadores organizados, redujeron su participación
en la distribución de los ingresos y favorecieron reformas que facilitaban una mayor flexibilidad laboral.
En la mayoría de los casos, las fases de recuperación
que siguieron no permitieron volver a la distribución
del ingreso y el empleo de antes de la crisis (OIT,
2008b: 15). Por el contrario, la existencia de una
abundante mano de obra desempleada o subempleada
1. América Latina: estancamiento y
deterioro de los mercados laborales
en los años ochenta y noventa
Aunque el movimiento hacia la liberalización y
la integración mundial fue generalizado, se produjo
en momentos y con intensidades muy diferentes.
La primera región en desarrollo en adoptar la nueva
orientación de política fue América Latina y el
Caribe, donde los tres países del Cono Sur (Argentina,
Chile y Uruguay) habían adoptado drásticas reformas
liberales a mediados de los años setenta. Tras la crisis
de la deuda de los años ochenta y los consiguientes
124
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
ajustes de política necesarios para tener liquidez
internacional, otros países latinoamericanos siguieron
ese ejemplo a principios de los años noventa (Sáinz
y Calcagno, 1992).
Sin embargo, entre 1980 y 2002, esas políticas
no consiguieron el crecimiento combinado del PIB,
el empleo y la productividad que se había logrado
con los regímenes adoptados entre 1950 y 1980.
La tasa media de crecimiento anual del PIB bajó al
2,4% entre 1980 y 2002, del 5,4% que se había registrado entre 1950 y 1980, el desempleo aumentó y
la productividad media anual del trabajo disminuyó
un 0,5% en el último período, en contraste con el
vigoroso crecimiento anual del 2,5% registrado en
el período anterior (Palma, 2010). Así pues, no se
alcanzaron los principales objetivos de las reformas
estructurales. Solo después de 2003 se logró activar
un círculo virtuoso de crecimiento del PIB, el empleo
y la productividad, aunque el aumento de esta se
mantuvo en niveles moderados (véase el gráfico 4.4).
Para ese entonces varios países se habían apartado
de las políticas neoliberales.
En las tres últimas décadas, los mercados laborales de América Latina han pasado por cuatro
etapas distintas, correspondientes a diferentes regímenes macroeconómicos y posturas políticas: una
larga recesión en los años ochenta, seguida por una
fase de recuperación en el período 1990-1997, una
nueva recesión entre mediados de 1998 y 2002, y
un crecimiento económico rápido a partir de 2003.
Hasta la fecha, la crisis de 2008-2009 parece haber
sido más una pausa que un punto de inflexión en ese
último período.
Por supuesto, no todos los países vivieron esos
cambios sucesivos con la misma intensidad ni al
mismo tiempo, pero, en general, la región atravesó
una serie de altibajos económicos en forma muy
sincronizada, debido a que los países sufrieron los
mismos choques externos y adoptaron políticas
internas parecidas. Por ejemplo, la mayor parte de los
países redujeron y ajustaron su gasto interno en los
años ochenta, en respuesta a la crisis de la deuda y a
las condiciones a las que estaba sujeta la asistencia
de las instituciones financieras internacionales. En los
años noventa casi todos los países emprendieron (o
profundizaron) reformas estructurales de corte liberal
y redujeron la inflación mediante apreciaciones
monetarias. Este proceso fue facilitado por un
renovado acceso a las entradas de capitales, que
dio lugar a un relajamiento de las restricciones a
las importaciones y estimuló el crecimiento. Sin
embargo, esos países también registraron un aumento
de las deudas interna y externa, un deterioro de la
competitividad y grandes déficits comerciales, con
lo cual la continuación de su crecimiento quedó
supeditada a que se mantuvieran las entradas de
capitales extranjeros (ILPES, 1998: 13 a 15). Las
crisis financieras de 1997-1998 interrumpieron
las entradas de capitales y afectaron a casi toda
la región. En varios países, se adoptaron políticas
monetarias y fiscales restrictivas que acentuaron la
recesión. Además, muchos exportadores de productos
primarios se vieron afectados por el deterioro de la
relación de intercambio. Solo a partir de 2003 se
reanudó en la región el rápido crecimiento del PIB
gracias a la mejora de la coyuntura internacional
y a una reorientación significativa de las políticas
económicas, que restauró la competitividad y amplió
el espacio para políticas públicas expansivas. Todos
estos choques y cambios de políticas tuvieron un
fuerte impacto en los mercados de trabajo de la
región.
En los años ochenta, el PIB aumentó apenas un
1,5% al año (y con lo cual cayó el PIB per cápita),
pero el empleo siguió creciendo, a la par de la expansión de la población activa. Gracias a ello, se logró
contener el desempleo, que al terminar la década
era de sólo un 5,5% (nivel inferior al de antes de la
crisis), a pesar de un aumento inicial entre 1980 y
1983. Aunque gran parte de la población activa estaba
empleada, fue aumentando la proporción que trabajaba en actividades de baja productividad, lo que se
tradujo en una reducción notable de la productividad
media del trabajo, con una merma de un 1,9% de
la producción media anual por trabajador ocupado.
El descenso de la productividad media se debió en
parte a la disminución de la importancia relativa de
la producción y el empleo del sector manufacturero:
la contribución de las manufacturas al PIB pasó del
26% en 1980 al 23,7% en 1990 (CEPAL, 1996: 76
a 80). Salvo en contadas excepciones (como las del
Brasil y Colombia), los salarios reales se contrajeron
considerablemente en los años ochenta. Al mismo
tiempo, entre 1980 y finales de los años ochenta, la
proporción correspondiente al PIB disminuyó más
de 5 puntos porcentuales en la Argentina, el Perú y
la República Bolivariana de Venezuela y más de 10
puntos porcentuales en Chile y México. Posteriormente, esa tendencia resultó sumamente difícil de
invertir (Cornia, 2009; Lindenboim y otros, 2010).
125
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
Gráfico 4.4
EMPLEO, DESEMPLEO, PIB Y PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO,
EN DETERMINADAS REGIONES, 1980-2009
(Índices, 2000 = 100, y en porcentajes)
200
América Latina y el Caribe
180
12
10
160
140
8
120
100
6
80
4
60
40
2
20
0
1980
1985
1990
1995
2000
África subsahariana
200
180
2005 2009
12
10
160
140
8
120
100
6
80
4
60
40
2
20
0
1980
1985
1990
1995
2000
Asia oriental
200
180
2005 2009
0
12
10
160
140
8
120
6
100
80
4
60
40
2
20
0
1980
0
1985
1990
1995
2000
2005 2009
0
PIB (en dólares constantes de 2000)
PIB por empleado
África del Norte
200
180
16
14
160
12
140
120
10
100
8
80
6
60
4
40
2
20
0
1980
1985
1990
1995
2000
Asia sudoriental
200
180
2005 2009
12
10
160
140
8
120
6
100
80
4
60
40
2
20
0
1980
1985
1990
1995
2000
Asia meridional
200
180
2005 2009
0
12
10
160
140
8
120
6
100
80
4
60
40
2
20
0
1980
0
1985
1990
1995
2000
2005 2009
0
Empleo
Tasa de desempleo (escala de la derecha)
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir del cuadro 1.1; las bases de datos LABORSTAT y Key Indicators of the
Labour Market (KILM) de la OIT; la base de datos Stat Extracts de la OCDE; la base de datos CEPALSTAT de la CEPAL;
la base de datos EIU CountryData de la Economist Intelligence Unit; World Population Prospects: The 2008 Revision del
DAES, de las Naciones Unidas; y fuentes nacionales.
Nota: América Latina y el Caribe comprende a la Argentina, Bolivia, el Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, el Ecuador, El Salvador,
Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, el Paraguay, el Perú, Trinidad y Tabago, el Uruguay y la
República Bolivariana de Venezuela. África del Norte comprende a Argelia, Egipto, la Jamahiriya Árabe Libia, Marruecos, el
Sudán y Túnez. Asia sudoriental comprende a Filipinas, Indonesia, Malasia, Singapur y Tailandia. Asia oriental comprende a
China, Hong Kong (China), la Provincia china de Taiwán y la República de Corea. Asia meridional comprende a Bangladesh,
la India, el Pakistán, la República Islámica del Irán y Sri Lanka.
126
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
La situación cambió considerablemente en el en todos los sectores de bienes y servicios comerperíodo 1990-1998, en que la región registró tasas ciables. Entre 1990 y 1999, la tasa media anual de
medias anuales de crecimiento cercanas al 3,5%. crecimiento del empleo total fue del 2,2%, resultante
Paradójicamente, hubo una desaceleración de la de un incremento del 3% en los sectores de bienes
creación de empleos conforme se intensificaba el y servicios no comerciables y de apenas un 0,8% en
crecimiento del PIB. Esto implicó un marcado au- las actividades comerciables (CEPAL, 2004). Hubo
mento de la productividad del trabajo, que pasó de importantes excepciones a esta tendencia: en México
-1,5% a +1,5% al año en toda la región (a excepción y América Central el crecimiento anual del empleo
de México). El paso de un crecimiento negativo a en los sectores de bienes y servicios comerciables fue
un crecimiento elevado de la productividad fue par- del 1,8%, debido sobre todo al aumento del empleo
ticularmente impresionante en la Argentina, Chile en las plantas de ensamblaje de insumos importados
y el Perú. Sin embargo, el crecimiento económico (maquiladoras). Sin embargo, la creación de empleo
no generó el empleo necesario (ni en cantidad ni en en ese sector tuvo poco impacto en la industria naciocalidad) para sustentar un aumento duradero y general nal y no se logró el objetivo general de aumentar la
de la productividad y una expansión de la demanda productividad mediante la redistribución del trabajo
interna. Los incrementos de la productividad se de- de los sectores o las ramas de baja productividad a
bieron sólo en parte a las nuevas inversiones y a la los de alta productividad18.
modernización tecnológica. En gran medida fueron el
resultado excepcional de la utilización de la capaciLa calidad media de los puestos de trabajo
dad productiva hasta entonces ociosa y de un proceso también se deterioró, como demuestra la notable
de racionalización que en muchos casos provocó contracción del empleo formal. Entre 1990 y 1999,
la supresión de puestos de trabajo. En aras de una dos tercios de los puestos de trabajo nuevos se crearon
mayor eficiencia y para adaptarse a la competencia en el sector informal, cuya parte proporcional en el
internacional, muchas empresas
empleo total en las zonas urbanas
de los sectores exportadores
pasó del 41% al 46,3% (véase el
optaron por sustituir la mano de
cuadro 4.8). Al mismo tiempo, el
En los años noventa
obra por capital y los insumos
porcentaje del empleo total en las
declinó en América Latina
nacionales por insumos importazonas urbanas correspondiente
la parte proporcional del
dos, aprovechando la reducción
al sector público descendió
sector manufacturero en el
de los aranceles aduaneros y la
del 16% al 12,9% y el de los
empleo total.
apreciación de las monedas natrabajadores asalariados en el
cionales. La penetración cada vez
sector privado formal bajó del
mayor de las ETN en los sectores
40,6% al 36,9%. En el sector
de servicios y manufacturero reforzó esa tendencia. informal, la proporción de trabajadores por cuenta
De hecho, en ese período una proporción sustancial propia no cualificados (principalmente del comercio
de la IED consistió en la adquisición de empresas y los servicios) en el empleo urbano total aumentó
ya existentes, mientras que las inversiones y reor- del 22,3% al 25,8% (CEPAL, 2004; Sainz, 2007).
ganizaciones posteriores estuvieron encaminadas De ahí que los incrementos de productividad se
a incrementar la eficiencia de las empresas y no a concentraran en empresas o sectores muy contados
aumentar la producción y el empleo.
y que por lo tanto no se creara suficiente empleo
para que su dinamismo se propagara al resto de la
Además, las tasas de inversión se mantuvieron economía. Aumentaron los ingresos y los beneficios
en un nivel moderado, la formación bruta de capital de algunos agentes económicos, entre ellos una
fijo se situó entre el 17% y el 19% del PIB y el porcen- serie de empleados muy cualificados, pero un
taje del PIB correspondiente al sector manufacturero porcentaje cada vez mayor de la población activa
siguió bajando, hasta llegar a un 18%. Todo esto tuvo que emprender actividades informales de baja
limitó el empleo de la mano de obra en el sector más productividad o quedó desempleada. En efecto,
productivo de la economía: la proporción del empleo durante esos años de crecimiento económico, el
total correspondiente al sector manufacturero cayó desempleo abierto prácticamente se duplicó en la
del 16,8% al 15% entre 1990 y 1999. En general, se región, llegando a afectar a cerca del 10% de la
registró un crecimiento muy modesto del empleo población activa19.
40,7
38,9
32,9
36,9
54,5
40,7
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Ecuador
México
39,1
41,0
Venezuela (República
Bolivariana de)
América Latina
46,3
48,1
42,4
61,0
44,3
54,0
39,5
40,9
34,3
47,4
65,6
41,3
48,4
56,5
45,7
63,8
47,1
56,4
40,3
45,1
31,7
46,2
66,7
42,4
45,4
49,8
42,8
59,3
43,7
57,4
37,1
42,6
30,7
42,0
62,5
41,0
6,2
6,0
7,4
7,1
4,5
5,7
6,0
10,0
11,7
6,3
5,9
3,7
5,8
10,4
8,5
8,3
2,7
7,0
5,4
10,5
9,2
4,3
7,3
10,6
10,3
11,3
10,1
8,5
4,7
11,5
5,4
15,3
6,4
7,6
6,1
14,8
11,1
15,8
17,0
9,4
3,9
9,2
6,8
18,1
9,8
11,7
8,7
21,8
7,4
7,4
7,9
8,4
4,9
6,9
4,8
11,5
7,8
7,9
6,7
7,7
39,0
36,0
40,0
..
37,0
41,0
38,0
41,0
36,0
45,0
..
40,0
42,0
41,0
41,0
..
44,0
43,0
41,0
41,0
39,0
46,0
..
42,0
44,0
43,0
39,0
50,0
45,0
46,0
..
..
41,0
48,0
51,0
37,0
48,0
47,0
48,0
55,0
46,0
48,0
..
45,0
43,0
52,0
..
45,0
1990 1999 2002 2008
(Número de trabajadores
empleados como porcentaje
del número de miembros
del hogar)
3,6
3,6
3,6
..
3,3
2,8
4,5
2,7
3,7
3,7
3,5
4,7
3,9
2,8
4,7
3,6
2,9
2,7
5,0
3,3
5,4
3,4
3,7
5,2
3,6
2,4
3,9
3,0
3,1
3,1
6,2
3,2
5,2
3,2
3,6
3,1
3,9
3,5
3,8
3,6
3,0
3,2
5,3
3,4
5,1
3,8
3,4
4,4
1990 1998 2002 2008
(En número de ingresos
correspondientes a la línea
de la pobreza)
Ingreso medio de los
trabajadores asalariados
empleados en el sector
privado, en zonas urbanas
..
7,8
10,7
..
10,6
..
..
..
..
25,3
..
9,9
16,7
12,1
9,4
..
17,2
11,4
10,1
26,8
18,2
31,2
17,1
13,5
18,8
15,0
8,8
17,9
18,4
17,2
12,6
22,3
19,1
31,9
26,7
16,4
20,0
14,5
..
15,6
15,1
15,1
13,7
24,2
18,8
32,2
30,3
20,0
15,8
8,4
9,0
12,8
16,1
14,0
12,4
25,2
15,9
23,8
22,2
13,8
1980 1990 1998 2002 2008
(Razón D10/D1 a D4)
Distribución del ingreso
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la base de datos estadísticos Panorama Social de la CEPAL y de encuestas nacionales a hogares.
Nota: En los casos en que no se disponía de datos relativos a un año determinado, se consideraron los del año más cercano disponible (no más de dos años). La distribución del ingreso
se refiere al ingreso medio per cápita de los hogares del decil más rico (D10), dividido por el ingreso medio per cápita de los hogares de los cuatro deciles más pobres (D1 a D4).
36,8
Uruguay
..
58,5
Perú
44,4
1980 1990 1998 2002 2008
1990 1998 2002 2008
Bolivia (Estado
Plurinacional de)
Tasa de desempleo
(En porcentaje del empleo
urbano total)
Población empleada
en actividades de baja
productividad
Densidad ocupacional
de los hogares
(En porcentajes, a menos que se indique otra cosa)
INDICADORES DE EMPLEO E INGRESO, EN DETERMINADOS PAÍSES DE AMÉRICA LATINA, 1980-2008
Argentina
Cuadro 4.8
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
127
128
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
Los problemas del empleo se agravaron entre
mediados de 1998 y 2002, cuando la mayoría de los
países de la región entraron en una nueva fase de
recesión. En esos años las tasas de inversión cayeron
al 16% del PIB —el mínimo histórico. La creación
de empleo se ralentizó aún más, el crecimiento de la
productividad volvió a registrar valores negativos
y la tasa media de desempleo superó el 11%. La
remuneración real de los trabajadores asalariados
ocupados se estancó o menguó en la mayoría de los
países y la calidad del empleo se siguió deteriorando,
con un empleo informal cercano al 50% (véase el
cuadro 4.8). Así pues, después de más de dos décadas
de liberalización habían aumentado las disparidades
entre las estructuras productivas y sociales en una
región que ya se consideraba la más desigual del
mundo y se había avanzado poco o nada hacia una
acumulación y un crecimiento duraderos del capital
o una mejor situación del empleo.
el nivel de pobreza, seguía siendo superior al de
1980 (un 44% y un 40,5% de la población total,
respectivamente).
A partir de 2003, la situación del empleo
mejoró sustancialmente, a raíz de un repunte del
crecimiento económico y de una nueva orientación
de las políticas. Varios gobiernos abandonaron la idea
de que los beneficios del desarrollo económico se
propagarían "por goteo" y enfrentaron directamente
los problemas del desempleo, la informalización
del empleo, la disminución de los salarios de los
trabajadores no cualificados y otros problemas
sociales como la reducción de la cobertura de
la seguridad social y el debilitamiento de las
instituciones de negociación de salarios y solución
de controversias (Cornia, 2009). Adoptaron medidas
específicas para el mercado laboral, como aumentos
sustanciales del salario mínimo, la reactivación de los
órganos de negociación colectiva y la ejecución de
En los años ochenta y noventa, uno de los princi- obras públicas y programas para los desempleados.
pales problemas era la debilidad de los vínculos entre Gracias a un aumento de los ingresos públicos, los
el sector exportador y el resto de la economía, debida gobiernos pudieron aumentar significativamente el
a la falta de políticas industriales,
gasto social y en muchos países
a políticas macroeconómicas
subieron los salarios del sector
inadecuadas y a la concentración
público. Los ingresos fiscales
La situación del empleo
del ingreso. Ello fragilizó los
aumentaron rápidamente, no
mejoró sustancialmente
mercados internos y la capacidad
sólo porque el incremento de
a partir de 2003.
de producción de cada país. Dos
los ingresos y las importaciones
factores mitigaron el costo social
aumentó la base imponible, sino
de esas consecuencias. Uno de
también gracias a nuevas fuentes
ellos fue el aumento progresivo
de ingresos. En particular, varios
del número de ocupados en relación con el tamaño países pudieron participar en los ingentes ingresos
de los hogares (la "densidad ocupacional"), tamaño procedentes de la exportación de petróleo y gas
que se había reducido a consecuencia de la evolución natural, productos de la minería y/o productos
demográfica. El aumento de la densidad ocupacional agrícolas, ya sea mediante el cobro de derechos de
fue también consecuencia de la disminución de los exportación o de nuevos impuestos o incrementando
ingresos reales. En la mayoría de los países aumentó la participación del sector público en las industrias
el número de miembros de los hogares más pobres, extractivas. Una serie de países empezaron también
incluidas las mujeres, que, lejos de desanimarse ante a gravar las transacciones financieras, tomaron
las condiciones imperantes en el mercado laboral, medidas drásticas contra la evasión fiscal y mejoraron
incursionaban en actividades de baja productividad la recaudación de impuestos directos, reduciendo
(CEPAL, 2004:47 y 48). En los casos en que esos la regresividad del sistema tributario. El resultado
nuevos trabajadores eran jóvenes y se habían visto fue que el porcentaje del PIB correspondiente a los
obligados a abandonar los estudios, este hecho fue ingresos fiscales aumentó en casi todos los países,
menos positivo. Otro factor que contribuyó a aliviar especialmente en la Argentina, Bolivia, el Brasil y
los costos sociales fue el aumento progresivo del Colombia (donde se registró un incremento de entre
gasto social desde principios de los años noventa, 8 y 10 puntos porcentuales del PIB) y en la República
tanto en porcentaje del PIB como en valor constante Bolivariana de Venezuela (donde el aumento fue de
per cápita. Esto puede haber contribuido a evitar 6 puntos). Gracias a ello se redujeron los déficits
que siguiera aumentando la pobreza pero en 2002 presupuestarios (y en algunos casos incluso se
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
registraron superávits) y la deuda pública como
porcentaje del PIB, al tiempo que aumentó el gasto
público.
129
minería, la pesca y la producción de fruta— sino del
gasto interno relacionado con esas actividades. La
inversión relacionada con la exportación (sobre todo
en la construcción) y el gasto fiscal (financiado con
los ingresos obtenidos por conducto de la empresa
estatal de explotación del cobre) provocaron una
fuerte expansión de la demanda interna, sobre todo de
productos y servicios de producción nacional, gracias
a que los tipos de cambio eran competitivos. A su
vez, esto tuvo un efecto multiplicador en el empleo:
en 5 años se crearon 1 millón de puestos de trabajo
nuevos, con lo que el número de ocupados pasó de
3,9 a 4,9 millones de personas, esencialmente en
actividades orientadas al mercado interno, como el
comercio, la industria manufacturera y la construcción (CEPAL, 1994).
La mayor parte de los gobiernos adoptaron
además una política monetaria más acomodaticia y
una postura más flexible con respecto a los tipos de
cambio: en vez de las soluciones extremas de los años
anteriores (a saber regímenes cambiarios de flotación
libre o totalmente fijos) optaron por un régimen de
flotación controlada. En un contexto de excedentes
comerciales y entradas de capital renovadas, los
bancos centrales tuvieron que intervenir para evitar
la apreciación de las monedas (o ponerle límites), lo
cual dio lugar también a la acumulación de reservas
internacionales. Ahora bien, en algunos casos, esas
intervenciones no fueron suficientemente enérgicas o
sistemáticas para evitar cierta revaluación de los tipos
La intensidad en empleo del crecimiento
de cambio reales. En los países en que podían mante- económico también aumentó. Entre 2002 y 2008,
nerse tipos de cambio más competitivos aumentó la el desempleo en América Latina y el Caribe disproducción en ciertos sectores de bienes comerciables minuyó casi 4 puntos porcentuales y se situó en su
con alta densidad de mano de obra (sobre todo en el nivel más bajo desde principios de los años noventa. Con algunas excepciones,
sector manufacturero). Además,
el empleo formal aumentó con
se restablecieron algunos víncurespecto al empleo informal y
los de producción dentro de esos
La proporción de
de baja productividad. La parte
países (por ejemplo sustituyendo
trabajadores asalariados
proporcional de los trabajadores
los insumos importados por insuen el empleo total
asalariados se acrecentó mienmos de producción nacional), lo
aumentó, mientras que la
tras que la de trabajadores no
cual redundó en un aumento del
de trabajadores por cuenta
cualificados por cuenta propia
empleo en algunos de los sectopropia no cualificados se
disminuyó. También aumentaron
res no exportadores. Aun cuando
redujo.
los ingresos de los hogares, a la
los tipos de cambio competitivos
par de la densidad ocupacional,
sólo contribuyen moderadamente
la remuneración real y la calidad
a estimular las exportaciones, en
particular en los países especializados en productos del empleo. Además, en varios países se amplió la
primarios, amplifican los efectos positivos de esas cobertura de la seguridad social, en parte mediante
exportaciones en el resto de la economía. Un ex- una expansión del sector formal y en parte ofreciendo
celente ejemplo de ello es la Argentina, que aplicó prestaciones básicas a categorías de la población que
una monumental devaluación en 2002: aunque las antes estaban excluidas de ellas (los desempleados,
exportaciones no reaccionaron inmediatamente a los trabajadores del sector informal y sus familias).
los nuevos precios relativos, la producción y el em- Esas prestaciones consistieron, por ejemplo, en
pleo aumentaron en todos los sectores económicos, pensiones mínimas sin aportación y programas de
especialmente en la industria manufacturera, cuya transferencia condicional en que se ofrecían subsidios
participación en el empleo total aumentó por pri- monetarios a familias de bajos ingresos siempre que
mera vez en 25 años. En sólo 5 años el desempleo los hijos asistieran a la escuela y se acogieran a los
abierto cayó del 22% al 8%. Algo parecido ocurrió servicios públicos de atención sanitaria. Todos esos
en Chile a fines de los años ochenta y principios de factores contribuyeron a invertir la evolución de la
los noventa: tras una enorme devaluación, la creación disparidad de ingresos, que había aumentado contide puestos de trabajo no fue resultado de las activi- nuamente desde los años ochenta. Los países en que
dades orientadas a la exportación en sí —de hecho más se ha reducido desde 2003 la desigualdad en los
apenas se creó empleo nuevo en actividades como la ingresos, medida como la relación entre el ingreso
130
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
medio per cápita del 10% de hogares más ricos y el
40% de hogares más pobres, son la Argentina, Bolivia, el Brasil y la República Bolivariana de Venezuela
(véase el cuadro 4.8). La conjunción de la elevación
del ingreso medio con su distribución más pareja posibilitó una reducción notable de las tasas de pobreza,
que pasaron del 44% de la población en 2002 al 33%
en 2008. Al mismo tiempo, la recuperación de los
mercados internos impulsó un crecimiento continuado y la generación de empleo. Sumado a una sólida
recuperación de la inversión en capital fijo (que pasó
del 16,5% del PIB en 2002-2003 al 21,9% en 2008),
esto podría contribuir a restaurar un círculo virtuoso
de expansión del empleo, crecimiento e incremento
de la productividad.
La reciente crisis económica y financiera mundial podría poner a prueba la durabilidad de esos
avances. En vez de recurrir a ajustes procíclicos, la
mayor parte de los países han optado por apuntalar
la demanda interna, entre otras cosas transfiriendo
dinero a las poblaciones vulnerables. En algunos
casos se han introducido programas específicos para
preservar el empleo. Por ejemplo, en algunos países
el Estado se ha comprometido a asumir parte de los
costos laborales durante determinado período de
tiempo, si las empresas en dificultad se abstienen de
despedir a trabajadores. Puede ser que las políticas
macroeconómicas anticíclicas, acompañadas de
medidas específicas de salvaguardia del empleo, no
hayan podido evitar un aumento del desempleo, pero
no cabe duda de que lo han mitigado, pues la tasa de
desempleo apenas subió del 7,4% en 2008 al 8,3%
en 2009. La evolución futura de las condiciones laborales y de la distribución del ingreso —que sigue
siendo sumamente dispareja— será determinante
para el éxito de la reorientación de las políticas hacia
una estrategia de desarrollo que atribuya más importancia a los mercados internos y, en esos mercados,
a la demanda de los trabajadores.
2. África: persistencia de un amplio
sector informal pese a las políticas
de ajuste estructural
En las últimas décadas el crecimiento de la
producción en África ha sido modesto e inestable,
en parte debido a las guerras y los conflictos civiles, pero también a las fluctuaciones de los precios
internacionales de los productos primarios, que siguen siendo los principales productos de exportación
de la región. Además, la orientación general de las
políticas ha sido determinante. En los años sesenta
y setenta, cuando las economías africanas habían
optado principalmente por aplicar políticas de sustitución de las importaciones, la actividad económica
había repuntado en África del Norte pero se había
mantenido débil en el África subsahariana. Aun así,
la región había registrado en promedio resultados
mucho mejores que los de los años que siguieron,
cuando se adoptaron los programas de ajuste estructural contemplados en el Consenso de Washington
(antes descritos en el presente capítulo), que se aplicaron desde los años ochenta hasta principios de los
años 2000. El período comprendido entre los años
ochenta y finales de los noventa se caracterizó por un
estancamiento y declive en la mayoría de los países
de la región. En África del Norte, el crecimiento
del PIB se ralentizó, la productividad del trabajo se
mantuvo estancada durante veinte años y el empleo
no aumentó a un ritmo suficientemente ágil para
absorber la población activa en rápida expansión. El
resultado fue que en los años noventa el desempleo
alcanzó tasas de dos dígitos. En el África subsahariana, el PIB per cápita llegó a disminuir en los años
ochenta y noventa, lo cual significó, para la mayoría
de los países, un descenso de la productividad, salvo
en la minería. En la subregión en su conjunto, la productividad del trabajo bajó un 20% (véase el gráfico
4.4), pero apenas hubo cambios en el desempleo
abierto, lo cual indica que la recesión en esos países
afectó la calidad y productividad del empleo pero
no su volumen. Para la subregión en su conjunto, a
excepción de Sudáfrica, esos años de declive se tradujeron en una reducción del sector manufacturero,
que pasó de representar el 10% del valor añadido total
a principios de los años ochenta al 8% veinte años
después. A finales de los años noventa, la estructura
productiva de la subregión recordaba la del período
colonial, ya que consistía casi exclusivamente en
agricultura y minería.
Aunque hay varios factores que explican estos
resultados decepcionantes, la inestabilidad externa,
sumada a la relativa inflexibilidad de los sistemas
de producción y agravada en muchos países por
conflictos civiles, exacerbó en gran medida los
problemas de gestión económica en la región subsahariana. Casi todos los países adoptaron las políticas
macroeconómicas ortodoxas recomendadas por el
Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
131
Mundial, instituciones que tuvieron una influencia empleo, tuvieron el efecto de encarecer el crédito e
considerable, cuando no decisiva, en la formulación inhibir la inversión privada.
de sus políticas. Durante casi la mitad del período
Así pues, los más de veinte años de supuestas
comprendido entre 1990 y 2009, los gobiernos de
46 países subsaharianos gestionaron su economía reformas de política parecen haber contribuido relacon asistencia del FMI. Dos países, Burkina Faso y tivamente poco a aumentar las posibilidades de un
Malí, se sometieron a las condicrecimiento rápido y sostenible en
ciones del FMI durante todo ese
África, especialmente en la región
período, a excepción de un año, y
subsahariana; de hecho, pueden
En
África
las
políticas
otros dos países —Mozambique
incluso haber reducido esas pomonetarias restrictivas
y Senegal— lo hicieron durante
sibilidades al frenar inversiones
frenaron el crecimiento y
ocho años. Las repercusiones de
cruciales en la infraestructura físila
creación
de
empleo.
las condiciones de política maca y social. En la segunda mitad de
croeconómica del Banco Mundial
los años 2000, los principales mono fueron menos importantes en
tores de la recuperación parecen
los países subsaharianos, con la exhaber sido el auge de los precios
cepción de unos cuantos: Botswana, Eritrea, Guinea de los productos básicos, el alivio de la deuda y la
Ecuatorial, Namibia, Sudáfrica y Sudán.
disminución de los conflictos internos. El crecimiento
de la demanda de importaciones, factor esencial que
A finales de los años noventa el crecimiento venía frenando el crecimiento económico, puede haempezó a repuntar, aumentando con más rapidez berse convertido en una limitación aún más grande,
que el crecimiento de la población y manteniéndose dado el menor nivel de industrialización de los años
por encima de este en el período 2002-2008. Sin 2000 en comparación con los 20 ó 30 años anteriores.
embargo, hay pocos indicios de que la recuperación
se pueda atribuir a la liberalización del comercio y
Al poner el acento en las ventajas comparativas
de las normas de inversión, combinada con medidas estáticas, las políticas derivadas del Consenso de
tendientes a preservar los "sólidos fundamentos ma- Washington constituyeron prácticamente una rececroeconómicos", es decir la reducción de los déficits ta para el no desarrollo de la región subsahariana.
y la adopción de políticas monetarias estrictas, tal Puesto que las exportaciones en la mayor parte de
como lo exigían el FMI, el Banco Mundial y otros las economías subsaharianas se basaban en las reacreedores y donantes. En realidad, al examinar la servas de recursos naturales, la inestabilidad de los
evolución de los déficits fiscales en la región subsa- precios de los productos básicos en los mercados
hariana en los decenios de 1990 y 2000, se constata internacionales causó grandes fluctuaciones de los
generalmente que, salvo en casos extremos, los défi- tipos de cambio. Además, la falta de diversificación
cits se redujeron a consecuencia del crecimiento de la de la producción nacional (en otras palabras, la falta
producción y no de la austeridad fiscal (Weeks, 2010). de industrialización) tuvo la consecuencia de reducir
Los balances fiscales en los países exportadores de la base impositiva, especialmente en las economías
petróleo tienden a mostrar superávits siempre que dominadas por la agricultura. En los países exportaaumentan los precios del petróleo. En otros países dores de minerales, la dependencia de los impuestos
los déficits se redujeron sustancialmente a mediados de las empresas dedicadas a la extracción de recursos
de los años 2000 cuando aumentaron las tasas de naturales se tradujo en una inestabilidad del ingreso
crecimiento, debido en gran parte a la elasticidad po- público debido a las fluctuaciones de los precios de
sitiva de los ingresos fiscales con respecto al ingreso los productos básicos.
nacional y no a medidas expresamente destinadas a
reducir los déficits. De igual manera, es posible que
A su vez, estas tendencias se vieron reflejadas
las estrictas políticas monetarias hayan ralentizado en las pautas del empleo o, más precisamente, en el
la actividad económica en vez de crear un clima hecho de que no cambiaran esas pautas, puesto que
macroeconómico propicio a la inversión. Los altos la lentitud del crecimiento económico y el deterioro
tipos de interés reales, motivados únicamente por de la productividad impidieron que hubiera mejoras
el objetivo de "contener la inflación" y no por el de significativas en los mercados de trabajo. En los
encontrar un equilibro entre la necesidad de controlar últimos veinte años, las tasas de participación y de
la inflación y la de aumentar la producción y crear empleo (es decir la población activa y la población
132
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
ocupada como porcentajes de la población en
edad de trabajar) se han mantenido estables y
comparativamente altas en el África subsahariana,
con tasas de participación del 71% al 72% y tasas
de empleo del 65% al 66%, cifras coherentes con
una tasa de desempleo, prácticamente constante, del
7% al 8%. El problema pendiente en esa subregión
no es la escasez de empleo en términos absolutos,
sino el hecho de que el empleo sea inadecuado, o la
falta de puestos de trabajo productivos y decentes
(OIT, 2007)20. Un indicador indirecto de la calidad
del empleo es lo que la OIT denomina "empleo
vulnerable", que consiste en la suma de trabajadores
por cuenta propia y trabajadores familiares (por
lo general no remunerados). Se utiliza como base
para hacer una estimación de los puestos de trabajo
informales, aunque no todos los trabajadores
asalariados y los empleadores están necesariamente
en el sector formal. Muy poco ha cambiado a ese
respecto en los últimos quince años en el África
subsahariana: de cada cuatro puestos de trabajo tres
son "vulnerables" y, como es lógico, la mayor parte de
los ocupados entran en la categoría de la "trabajadores
pobres" (véase el cuadro 4.9).
Este estancamiento se refleja en la composición
sectorial del empleo: sigue habiendo muy pocos
puestos de trabajo en la industria manufacturera (que
absorbe a menos del 10% de la población empleada).
Además, parte del empleo en el sector manufacturero
creado recientemente en las zonas de promoción de
exportaciones, principalmente en la industria del
vestido, consiste en puestos de trabajo precarios
con pocas posibilidades de promoción o adquisición
de aptitudes cotizadas en el mercado laboral (OIT,
2007). El empleo agrícola, de carácter esencialmente
informal, ha disminuido algo, conforme al avance
de la urbanización, pero sigue predominando claramente. En 1996 la agricultura absorbía el 68% del
empleo total, mientras que la población rural constituía el 69% de la población subsahariana total, cifras
que en 2006 habían pasado a ser del 63% y el 64%,
respectivamente. La contrapartida de esta tímida disminución del porcentaje del empleo agrícola fue un
aumento del empleo en los servicios, sobre todo en
el sector informal (en particular el pequeño comercio
minorista). Se estima que a la economía informal
corresponden el 78% del empleo no agrícola, el 61%
del empleo urbano y el 93% de los nuevos puestos
de trabajo creados en el continente africano (Xaba,
Horn y Motala, 2002)21. La baja tasa de creación
de empleo en el sector formal puede atribuirse en
gran medida a la insuficiencia del crecimiento de la
producción agregada, sumada a la baja densidad de
mano de obra de la producción en el sector formal
(Pollin y otros, 2006). Esa escasa utilización del
factor trabajo se contrapone a los incrementos de
productividad analizados en el capítulo III y refuerza
el argumento en él expuesto, a saber, que los incrementos de productividad en determinados sectores
no necesariamente se traducen en incrementos de la
productividad agregada de toda la economía, si los
beneficios no se distribuyen de una manera que lleve
a aumentos más rápidos de la demanda agregada.
Las características del mercado laboral en
África del Norte tampoco han cambiado mucho
desde los años noventa en lo que respecta a las tasas
de participación y a la composición sectorial del
empleo. Las tasas de participación aumentaron sólo
ligeramente y a finales de la década de 2000 giraban
en torno al 44% de la población en edad de trabajar,
(y el 33% de la población total). Esto se debió en
gran parte a la escasa participación de la mujer en el
mercado laboral, aunque esa tasa ha aumentado con
mayor rapidez que en otras regiones en desarrollo.
La agricultura sigue absorbiendo casi un tercio del
empleo total y la mitad de la población vive en zonas
rurales. El empleo industrial representa cerca del 20%
del total y muestra una tendencia ligeramente ascendente. Paralelamente, en los últimos treinta años, la
contribución de las manufacturas al total del valor
añadido ha pasado del 9% al 12%-13%. El resultado
es que esta región, que no está muy industrializada,
tampoco registra ninguna señal de desindustrialización. Los servicios representan aproximadamente el
50% del valor añadido y del empleo total.
A raíz de la aceleración del crecimiento del PIB
registrada en los años 2000, han mejorado varios
indicadores del empleo, incluida la productividad
agregada del trabajo. Ha declinado la incidencia del
empleo vulnerable, así como la de los trabajadores
pobres. El desempleo se ha reducido pero, con un
nivel próximo al 10%, sigue siendo elevado en
comparación con el de muchas otras regiones en
desarrollo. Gran parte de ese avance se puede atribuir
a la brusca disminución de la tasa de desempleo en
Argelia, que de un 30% en 2000 pasó a un 11% en
2009. A pesar de esas mejoras, el desempleo sigue
siendo un problema grave, especialmente para los
jóvenes y las mujeres (véase el cuadro 4.9).
133
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
Cuadro 4.9
3. Asia meridional, sudoriental y oriental:
crecimiento y empleo antes y después
de la crisis financiera de 1997-1998
INDICADORES DEL EMPLEO
EN ÁFRICA, 1996 Y 2008
(En porcentajes)
La experiencia de los países de Asia oriental,
meridional y sudoriental en materia de liberalización
fue muy diferente de la de América Latina y
África. En la mayoría de los países asiáticos, la
liberalización de los años ochenta y noventa no dio
lugar a una desindustrialización. Esto se debió a
que la estrategia que adoptaron resultó más eficaz
para fomentar las exportaciones de productos
manufacturados y equilibrar la balanza comercial
y a que, en general, esos países sólo se abrieron
cuando ya habían desarrollado su capacidad interna
de producción, tras muchos años de protección de la
industria incipiente22. En los últimos treinta años, las
tres subregiones asiáticas han registrado un rápido
crecimiento económico, interrumpido sólo, como es
bien sabido, por la crisis financiera de fines de los
años noventa. Ahora bien, ello no ha impedido que
aumente el desempleo abierto en Asia meridional y
Asia sudoriental (sobre todo en los años noventa),
en parte porque las oportunidades de empleo en las
zonas urbanas no han sido suficientes para absorber a
todos los migrantes procedentes de las zonas rurales.
La inversión en capital fijo aumentó significativamente en las tres subregiones, impulsando el
crecimiento de la productividad y de la producción,
así como la creación de empleo en el sector manufacturero. En los diez años que antecedieron a la
crisis financiera asiática, la tasa de crecimiento de
la productividad media anual superó el 5%, y la del
empleo total el 2%. Los salarios reales aumentaron
a la par de la productividad en Filipinas, Indonesia,
Malasia y la República de Corea, pero a un ritmo
significativamente más bajo en China, Tailandia y
Viet Nam (véase el cuadro 4.10).
Si bien en general los países asiáticos liberalizaron el comercio de forma gradual y estratégica,
muchos gobiernos no lograron manejar la integración de sus países en los mercados financieros
internacionales con la misma prudencia y destreza.
Con la desregulación de la cuenta de capital, varios
países de Asia sudoriental (y la República de Corea)
terminaron expuestos a los caprichos de las corrientes de capitales y la especulación a corto plazo. Las
entradas de capital provocaron una apreciación de
África del Norte
África subsahariana
1996
2008
1996
2008
Empleo por sector
Agricultura
Industria
Servicios
33,4
19,1
47,5
30,3
20,0
49,6
68,1
9,0
22,9
63,0
8,8
28,2
Empleo vulnerable
42,9
37,9
80,9
75,5
Trabajadores pobres 19,9
13,6
66,5
58,6
Tasa de desempleo
Hombres
Mujeres
Jóvenes
8,2
14,8
23,5
7,6
8,9
12,6
7,6
8,5
12,3
11,3
18,2
27,3
Fuente: OIT, Global Employment Trends, varios números; y OIT,
2007.
Nota: Los datos sobre el empleo por sector de las columnas
con el encabezamiento “2008” corresponden a 2006.
los tipos de cambio reales, desplazaron los incentivos económicos de los bienes comerciables a los
bienes no comerciables, generaron burbujas en
los mercados de activos y provocaron déficits por
cuenta corriente. Esas fueron las raíces de la crisis
financiera de 1997-1998, que provocó una ola de
bancarrotas. La adopción de políticas procíclicas en
el marco de estrategias de estabilización dirigidas por
el FMI agravó la situación, al causar una deflación
de los activos y exacerbar así la contracción de la
producción y el empleo.
Tras la crisis, la mayoría de los países, muchos
de ellos presionados por el FMI, prosiguieron la liberalización financiera, aunque con políticas cambiarias
más previsoras, encaminadas a contener los tipos de
cambio tras la fuerte depreciación de sus monedas
durante la crisis. La devaluación monetaria posibilitó
una rápida recuperación de las exportaciones, que
habían sufrido durante la crisis. En Indonesia, por
ejemplo, sólo en 2000 las exportaciones crecieron
en más del 30%.
También repuntó el crecimiento del PIB, pero
en general con menor rapidez y mayor inestabilidad
134
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
Esas grandes tendencias macroeconómicas, en
que en el período anterior a la crisis. Esa pérdida de
dinamismo se debió a un abrupto ajuste de las tasas de particular la disminución de las tasas de inversión,
inversión en todos los países afectados por la crisis. también desbarataron los cambios estructurales
Las tasas de inversión se redujeron a casi la mitad en que habían acompañado la fase de industrialización
Malasia y Tailandia, por ejemplo. Posteriormente se rápida durante el auge anterior a la crisis. En la mayorecuperaron en parte, pero en general no han vuelto ría de los países de Asia sudoriental se desplomaron
a su nivel de antes de la crisis. Las políticas fiscales las tasas de crecimiento de la producción de manucontribuyeron en gran medida a
facturas, reduciéndose en general a
menos de la mitad. La ralentización
reducir la inversión agregada. Aundel crecimiento de la producción
que la crisis en esos países se debió
En Asia, la inversión
se acompañó de incrementos de
esencialmente a los excesos de los
en capital fijo estimuló
la productividad del trabajo, de
inversores privados en un contexto
el empleo en el sector
de liberalización financiera, en el
modo que la elasticidad del crecimanufacturero.
miento del sector manufacturero
período que siguió a la crisis los
con respecto al empleo declinó
gobiernos de esas subregiones se
drásticamente y en algunos casos
vieron presionados para que recortaran el gasto y redujeran los déficits o aumentaran los arrojó incluso valores negativos (véase el cuadro
excedentes fiscales (Ghosh y Chandrasekhar, 2009). 4.10). Cabe señalar que, aunque la contribución del
sector manufacturero al total del valor añadido y el
¿Cómo afectaron estas tendencias macroeco- empleo dejó de crecer en varios países, se mantuvo
nómicas al mercado de trabajo? En el período en un nivel relativamente elevado. Además, en otros
posterior a la crisis, entre 1998 y 2002, hubo una países de ingresos bajos de la región (por ejemplo
marcada desaceleración del crecimiento tanto del Camboya y Viet Nam) el sector manufacturero se
empleo como de la productividad del trabajo en las expandió rápidamente.
economías afectadas, con respecto a los primeros
Los dos gigantes económicos y demográficos de
años noventa, antes de la crisis23. En comparación, no
hubo tal desaceleración en los países no afectados por Asia, China y la India, registraron tasas de crecimienla crisis financiera asiática, como Camboya, China, to del PIB y de la productividad excepcionalmente
la India o Viet Nam. Entre 1997 y 2003 la tasa de altas, pero sus resultados en materia de empleo fuedesempleo en los países de Asia sudoriental afecta- ron menos impresionantes. En ambos países, las
dos por la crisis prácticamente se duplicó, llegando actividades económicas más dinámicas (la industria
al 8%, para luego bajar. Desde 2002 ha habido un manufacturera y los servicios modernos, respectivamente) contribuyeron de manera
repunte significativo de la creación
significativa al crecimiento del
de empleo, la productividad y el
PIB, pero siguen representando una
crecimiento económico, pero no se
Desde 2002 el empleo
proporción relativamente pequeña
han vuelto a alcanzar las tasas de
ha repuntado pero no
del empleo.
crecimiento anteriores a la crisis
ha vuelto a alcanzar las
(véase el gráfico 4.4). Además, los
tasas de crecimiento de
La economía de China, ressalarios reales han quedado claraantes de la crisis.
paldada por tasas de inversión que
mente rezagados con respecto a los
a menudo superan el 40% del PIB,
incrementos de la productividad en
ha crecido a una tasa media anual
los países afectados, en particular
Filipinas, Indonesia, Malasia, la República de Corea de casi el 10% desde 1980 y del 11,5% en el caso
y Tailandia (véase el cuadro 4.10). Al parecer, este del sector manufacturero. Sin embargo, semejante
grupo de países adoptó medidas deliberadas para crecimiento no se ha traducido en un aumento equievitar volver a incurrir en grandes déficits por cuenta valente del empleo en la industria manufacturera;
corriente y optó por una recuperación económica de hecho, el empleo en ese sector ha disminuido
impulsada por las exportaciones y sustentada en desde mediados de los años noventa, en términos
tipos de cambio competitivos, acompañada de una tanto relativos como absolutos. El resultado es que
el sector manufacturero genera actualmente el 43%
contención de los costos laborales.
20,0 14,9 14,0
46,8 42,1 43,6
44,1 37,0 35,3
Malasia
Pakistán
Filipinas
52,0 46,1 42,5
64,8 62,0 57,9
Tailandia
Viet Nam
..
11,6 14,7 17,4
19,8 19,8 19,6
23,4 16,5 18,9
33,3 27,3 25,9
15,6 15,6 14,8
18,5 20,8 21,0
32,3 32,0 28,7
18,4 18,8 18,8
11,2 11,8 12,8
21,0 17,7
..
23,7 23,3 24,8
28,3 34,0 37,9
33,6 33,7 33,6
54,3 63,3 66,7
40,3 47,4 49,9
34,6 37,1 35,4
47,7 53,1 57,4
37,6 36,9 40,8
21,3 25,1 25,0
12,2 16,1
25,0 34,6 37,4
1995 2002 2008
Servicios
Incremento de
la productividad
en el sector
manufacturero
Aumento de los
salarios reales
Incremento del
valor añadido
en el sector
manufacturero
Elasticidad
del empleo
en el sector
manufacturero
3,8
6,5
2,3
5,1
0,4
3,0
4,7
4,2
3,1
3,9
0,9
0,8
3,6
1,5
1,5
0,9
6,0
3,7
5,5
3,0
3,5
2,1
4,0
3,7
6,4
7,0 10,0
3,0
4,9 -0,2
3,5
8,2
1,9
0,3
..
2,6
..
5,4
..
6,9
-0,1
6,6
0,1
..
9,3
1,5
6,2 -1,7
4,7
4,6 -0,7
..
11,9 11,9
5,9
..
5,4
..
8,3
4,1
6,7
7,8
3,7
..
..
3,3
..
..
2,6
2,0
0,2
3,0
1,3
2,0
2,0
0,5
0,8 -2,3
7,0 -0,8
1,4
2,8 -0,9
0,4
7,9
0,1
0,7
6,1 -0,6
1,1
.. -2,2
4,5
4,4
-1,8
4,2 14,1 12,0
..
8,6
3,8
..
9,4
2,8
5,3
4,5
2,1
4,4
6,9
..
7,0
5,0
9,4
5,9
5,3
9,3
9,3 11,7
5,5
6,1 10,5 12,0
12,6
..
9,1
3,1
5,0
12,5
11,0
7,0
12,5
5,5
1,0
..
0,5
..
0,2
1,0
-0,1
0,6
0,6
..
0,2
..
..
0,6
0,1
0,4
0,4
1,0
..
..
0,2
..
0,0 -0,2
0,4
1,3
0,4 -0,1
1,3
..
0,1 -0,3
0,1
1985- 1998- 2003- 1985- 1998- 2003- 1985- 1998- 2003- 1985- 1998- 2003- 1985- 1998- 20031997 2002 2008 1997 2002 2008 1997 2002 2008 1997 2002 2008 1997 2002 2008
Incremento de la
productividad en
toda la economía
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de las bases de datos Global Wage y LABORSTAT de la OIT; el Anuario Estadístico 2005 de la Oficina Nacional de Estadística de
China; la base de datos National Accounts Main Aggregates del DAES, de las Naciones Unidas; y la base de datos EIU CountryData de la Economist Intelligence Unit.
a La suma del empleo en la agricultura, la industria y los servicios no es igual al 100% debido a que no se ha contabilizado el empleo no clasificado.
37,3 34,5 32,7
7,4
Sri Lanka
9,3
44,0 44,3 40,3
Indonesia
República de Corea 12,4
63,3 57,4 55,7
Indiaa
..
48,5 44,1
Chinaa
9,6 13,7 14,5
1995 2002 2008
1995 2002 2008
63,2 51,7 48,1
Industria
Agricultura
Porcentaje del empleo total
(En porcentajes)
INDICADORES DEL EMPLEO, EN DETERMINADOS PAÍSES ASIÁTICOS, 1985-2008
Bangladesh
Cuadro 4.10
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
135
136
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
del valor añadido total pero sólo alrededor del 15%
del empleo total24.
El mercado de trabajo de China ha sufrido
cambios profundos, debidos no sólo a un crecimiento
económico acelerado, sino también a reformas
estructurales. A partir de 1978, el contexto del empleo
rural cambió radicalmente, con la autorización de
las explotaciones agrícolas familiares y la creación
de las empresas de municipios y aldeas (EMA). En
las zonas urbanas se observó una diversificación
creciente de las empresas y las formas de empleo,
como las empresas privadas y cooperativas, las
pequeñas empresas y las empresas individuales.
Por otra parte, el empleo en las empresas estatales
y colectivas disminuyó significativamente a partir
de mediados de los noventa. Entre 1994 y 2002 se
perdieron más de 60 millones de puestos de trabajo en
las empresas estatales y colectivas, cifra que superó
la de los empleos creados en las nuevas empresas
formales. Los migrantes procedentes de las zonas
rurales —muchos de ellos sin autorización oficial
para establecer su residencia permanente en las
ciudades— se sumaron a los nuevos desempleados en
las zonas urbanas, lo cual elevó significativamente el
número de trabajadores informales en esas zonas. El
empleo total ha aumentado a la par de la población
activa, pero su naturaleza ha cambiado: todos
los puestos de trabajo nuevos suelen estar en las
zonas urbanas y en actividades en su gran mayoría
informales, mientras que el empleo en las zonas
rurales, aunque sigue predominando, está estancado.
El contraste entre el rapidísimo crecimiento del
PIB y el crecimiento mucho más lento del empleo
se ha reflejado en un incremento considerable de
la productividad del trabajo (véase el gráfico 4.4).
Después de 1996, los incrementos de la productividad
dieron lugar a un aumento de los salarios reales de
los trabajadores cualificados, especialmente en las
empresas urbanas del sector formal (Ghose, 2005: 14
y 15). Sin embargo, la existencia permanente de un
excedente de mano de obra contuvo el crecimiento
del ingreso real en las ocupaciones no agrícolas
de baja cualificación y contribuyó a acrecentar la
desigualdad de los ingresos (Jomo, 2006).
En la India, la expansión de los servicios modernos, como las tecnologías de la información (TI)
y los servicios posibilitados por ellas, los servicios
de comunicaciones y los servicios financieros, no se
ha acompañado de un crecimiento proporcionado
del empleo. Esto refleja un incremento de la productividad del trabajo, lo cual hace que la senda de
crecimiento de los servicios de la India sea más positiva desde el punto de vista de la productividad, pero
menos positiva desde el punto de vista del desempleo
y el subempleo en una economía caracterizada por
un excedente de mano de obra. Además, los cambios
y los avances tecnológicos han permitido la exportación de una serie de servicios mediante diferentes
modalidades de suministro, como la transmisión
digital. De ese modo, en la India, la expansión de la
producción en el sector de los servicios de TI y los
servicios posibilitados por las TI está impulsada por
la ampliación de las exportaciones, con efectos positivos en la balanza de pagos del país25. El resultado
es que el sector de los servicios en su conjunto ha
llegado a dominar la economía india, pues representa
más de la mitad de su PIB y ha contribuido enormemente a la tasa de crecimiento relativamente alta de
los últimos años26. Sin embargo, sólo la mitad del PIB
generado por el sector de los servicios corresponde
a actividades modernas. En 2005, los servicios de
alta densidad de conocimientos, comerciables y no
comerciables, incluidos los servicios de educación
y atención de la salud, representaban el 17,7% del
PIB. Si a ello se suma el 8% correspondiente a los
ferrocarriles, el sector de la defensa y la administración pública, se llega a un total del 25,7%. A eso
habría que añadir un porcentaje equivalente de servicios esencialmente no organizados en los que los
salarios son extremadamente bajos (Chandrasekhar
y Ghosh, 2010).
Además, pese a la expansión del sector de los
servicios, el crecimiento del empleo en este sector ha
sido limitado: en 2004/05, el sector representaba el
50% del PIB, pero sólo empleaba al 25% de la fuerza
de trabajo. Entre los años 1999/00 y 2004/05, el
empleo en el sector aumentó apenas un 22%, mientras
que la contribución del sector al PIB a precios
constantes aumentó un 44%. Un ejemplo típico es la
contribución del sector de las TI al empleo, que es
muy inferior a su contribución al ingreso nacional y
a los ingresos en divisas. El empleo en actividades
relacionadas con la informática, que aumentó de
alrededor de 314.000 en 1999/00 a cerca de 963.000
en 2004/05, absorbía apenas el 0,2% de la población
activa (Gobierno de la India, 2010); en los servicios
empresariales, que incluyen la intermediación
financiera, el alquiler de bienes inmobiliarios y otras
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
actividades empresariales, el empleo representa
apenas el 1,7% del total. Esto explica en gran medida
la gran disparidad entre la contribución del sector
de los servicios al PIB y su contribución al empleo.
De igual manera, el rápido crecimiento de la
producción en el sector manufacturero organizado27
no se acompañó de una expansión apreciable de
las oportunidades de trabajo decente para la mano
de obra india. El empleo formal en este sector (es
decir el que está regido por contratos explícitos, que
contemplan un nivel mínimo de seguridad laboral y
protección social) en realidad permaneció estancado
entre los años 1999/00 y 2004/05, lo que supuso una
disminución del 9,3% al 7,5% del empleo total. Puesto que el porcentaje del empleo total correspondiente
al sector manufacturero se mantuvo alrededor del
12% durante ese período, la contribución del sector
manufacturero al empleo organizado no sólo fue
pequeña en relación con el total, sino que incluso
disminuyó levemente. Esto ocurrió a pesar del rápido
crecimiento de la producción del sector manufacturero a partir de 2001/02, resultante en gran medida de
los incrementos del consumo privado y la inversión
en viviendas, impulsados por un rápido crecimiento
del ingreso en los deciles superiores de la población
y en las zonas urbanas. El consumo real agregado en
las zonas urbanas aumentó un 22%, mucho más que
en las zonas rurales, donde la tasa de aumento fue
del 5,5% entre 1999/00 y 2004/05 (Chandrasekhar y
Ghosh, 2010). Otro factor que impulsó la demanda
fue el marcado aumento de la inversión en vivienda y
consumo de bienes duraderos financiada por créditos,
que se vio facilitada por la liberalización financiera.
Las exportaciones también estimularon la demanda,
especialmente cuando la India se incorporó al eje
industrial manufacturero de exportación, dominado
por Asia oriental. En los últimos años, la proporción
del total de las exportaciones de bienes manufacturados de la India correspondiente a las exportaciones
de productos manufacturados tradicionales (como
los textiles, las gemas y las joyas y el cuero) ha disminuido, mientras que la de los productos químicos
y los productos de la ingeniería ha aumentado significativamente. Así pues, el crecimiento industrial
reciente de la India ha sido impulsado por la metalurgia y la industria química. El sector metalúrgico
se ha beneficiado de las nuevas oportunidades de
exportación, así como de la construcción financiada
por el crédito y del auge de la demanda de bienes de
consumo como automóviles, televisores y equipo
137
informático, mientras que la industria química, como
la petroquímica, proporciona los insumos que entran
en la fabricación de productos de lujo, para los cuales
hay una demanda creciente. Todas estas actividades,
que suelen tener una elevada densidad de capital y se
caracterizan por una productividad relativamente alta
y elevadas tasas de crecimiento de la productividad,
crean mucho menos empleo directo que las que están
más orientadas a la producción de bienes consumidos
por los grupos de bajos ingresos. Además, en la India
los salarios reales no han aumentado a la par de los incrementos de la productividad (véase el cuadro 4.10).
En resumen, en las últimas décadas, la mayoría
de los países asiáticos han registrado un fuerte
crecimiento económico, basado en un rápido aumento
de la productividad en el sector manufacturero y,
cada vez más, también en los servicios modernos.
Pese a esos avances, persisten los problemas de
empleo: una gran proporción de la población
activa sigue ocupada en empleos informales y de
baja productividad, ya sea en la agricultura o en
los servicios tradicionales. Los sectores modernos
dinámicos han impulsado el crecimiento del PIB y un
incremento general de la productividad sin absorber
una parte sustancial de la mano de obra excedentaria.
Además, el empleo informal e incluso el desempleo
abierto han aumentado en años recientes, debido
a la insuficiente creación de puestos de trabajo en
las zonas urbanas para absorber a los migrantes
procedentes de las zonas rurales. La crisis financiera
asiática de los años 1997-1998 y la crisis mundial
de 2008-2009 han exacerbado esta situación. Varios
de los países afectados por la crisis han logrado
restablecer el crecimiento de la productividad, en
particular en el sector manufacturero, pero ello no
se ha traducido en salarios más elevados. Además,
la creación de empleo en el sector manufacturero ha
sido modesta. Esta situación podría no sólo acentuar
las desigualdades de la distribución de los ingresos
en la región, sino también debilitar la recuperación
económica y hacerla demasiado dependiente del
incierto comportamiento de las exportaciones.
A largo plazo, una estrategia de desarrollo
sostenible, un nivel elevado de inversión y el aumento
de la productividad son de vital importancia, como
se dijo en el capítulo III, pero es preciso que se
complementen con salarios más altos, ingresos más
elevados para los trabajadores no asalariados y la
creación de más y mejor empleo. Esto es esencial
138
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
para reequilibrar la estructura de la demanda. Como
afirmó la OIT, en referencia a los países afectados
por la crisis de la Asociación de Naciones de Asia
Sudoriental (ASEAN), la crisis ha puesto en evidencia
la importancia de reducir la dependencia excesiva
de las exportaciones para impulsar el crecimiento en
algunos países de la región, y de reforzar la demanda
interna y regional mediante una integración regional
mayor, en aras de una recuperación y un desarrollo
sostenibles (OIT, 2010b: 15). Notas
1
2
3
4
5
El empleo vulnerable se define como la suma de los
trabajadores por cuenta propia y los trabajadores
familiares.
Por ejemplo, según estadísticas oficiales del Senegal,
se estima que en 2001-2002, el 25% de la población
rural estaba subempleada, ya que se dedicaba
principalmente a actividades agrícolas que duran
entre cinco y siete meses al año, según la zona
geográfica (Agence Nationale de la Statistique et de
la Démographie, Situation Économique et Sociale du
Sénégal, Édition 2005, en www.ansd.sn).
Alrededor de 2005 las tasas de desempleo urbano
eran del 31% en Mozambique, el 26,1% en Etiopía,
el 22,5% en el Senegal, el 17,9% en el Camerún
(en Yaoundé), el 13,8% en Marruecos, el 8,4% en
Rwanda (en Kigali) y el 6,9% en Uganda. En cambio,
las tasas de desempleo en las zonas rurales eran del
12,9% en Mozambique, el 4,5% en el Senegal, el
3,7% en Marruecos, el 0,6% en Rwanda y el 1,1%
en Uganda. No se dispone de datos relativos al desempleo en zonas rurales en Etiopía y el Camerún.
Es posible que se vuelva más importante generar
oportunidades de empleo en las ciudades pequeñas y
las zonas rurales, pues los efectos de la aglomeración
positiva que caracterizan a las zonas urbanas se están
viendo cada vez más limitados por la congestión y
las deficiencias de la infraestructura en las ciudades.
El aumento de la contribución de los servicios a la
producción y el empleo que ponen de manifiesto
los datos recientes podría explicarse en parte por la
forma de contabilizarlos. La externalización de los
6
7
8
9
10
servicios a proveedores de servicios especializados
se ha vuelto muy frecuente, con el efecto estadístico
de que los servicios que antes eran prestados por
una empresa manufacturera y se contabilizaban
como actividad manufacturera son ahora realizados
por un proveedor especializado y por lo tanto se
contabilizan como servicios.
En este análisis no se ha incluido el sector de la construcción porque la evolución del sector inmobiliario
suele verse afectada por factores financieros que no
guardan relación con la productividad ni el empleo,
lo que distorsionaría el análisis.
Acerca de esos ejercicios de descomposición, véase
también DAES, Naciones Unidas, 2006 y Rada y
Taylor, 2006.
Los datos disponibles no son suficientes para representar la redistribución de recursos entre esos cuatro
sectores. Esta podría ser una deficiencia importante
del análisis del sector de los servicios, que presenta
variaciones sustanciales de una subcategoría a otra
con respecto al nivel de la productividad del trabajo
y a su potencial para estimular el crecimiento de la
productividad.
Debido a la insuficiencia de los datos disponibles no
se ha incluido a África subsahariana en los gráficos
4.2 y 4.3.
Según una estimación, hay una diferencia de 21 puntos porcentuales en el caso de China y 19 en el caso
de la India con respecto a lo que se esperaría de una
comparación con otros países (FMI, 2006: cuadro
3.1). Sin embargo, esta estimación podría ser poco
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
11
12
13
14
15
16
17
18
confiable porque las predicciones que la sustentan
están basadas en parte en el tamaño de la población
del país. Dado que China y la India son países tanto
más poblados que los países que les siguen en la
clasificación de países grandes, es imposible realizar
extrapolaciones confiables basadas principalmente
en los datos correspondientes a otros países. Según
otro estudio, realizado utilizando controles y países
de referencia diferentes, la diferencia es menor en
el caso de China, aunque sigue siendo de 9 puntos
porcentuales (Guo y N'Diaye, 2009: 12).
En algunos casos, la proporción del empleo total
correspondiente a la minería es incluso inferior
al 1%. En Ghana, el sector minero aporta apenas
el 0,7% del empleo total (Akabzaa, 2009). En
Angola, el empleo en el sector petrolero representa aproximadamente el 0,3% del empleo total
(Gobierno de Angola: Programa de Governo
2009, disponible en: http://mirror.undp.org/angola/
Official-Documents.htm).
Según las estimaciones de la OIT las grandes
empresas mineras emplean a 11 millones de
personas. Además, entre 11,5 millones y 13 millones
de personas trabajan en minas pequeñas (véase OIT,
en: http://www.ilo.org/public/english/dialogue/
sector/sectors/mining/emp.htm).
En Zambia, por ejemplo, el empleo formal en el
sector minero representaba aproximadamente el 8%
del empleo formal total en 2005, pero el porcentaje
del empleo total correspondiente a la minería era de
apenas 1,4%, porque el empleo informal representaba más del 30% del empleo total en el sector minero
(van Klaveren y otros, 2009).
Acerca del ejemplo de Ghana, véase Akabzaa, 2009.
Los multiplicadores de empleo varían según el proyecto y el país. En el informe de la UNCTAD sobre
las inversiones en el mundo en 2007 se citan otros
ejemplos (World Investment Report 2007: 135).
Véase un análisis más detallado de los limitados
vínculos entre las filiales extranjeras de las ETN
del sector extractivo y las empresas nacionales en el
informe sobre las inversiones en el mundo en 2007
(World Investment Report 2007), cap. V.
Sturmer y Buchholz (2009) ofrecen algunas estimaciones de los ingresos que podría reportar el sector
minero hasta 2015 en Ghana, Namibia, Mozambique
y Zambia. Estos autores llegan a la conclusión de
que los ingresos fiscales del sector extractivo pueden
contribuir en gran medida a financiar los esfuerzos
encaminados a alcanzar los Objetivos de Desarrollo
del Milenio (ODM). Véanse también Sturmer, 2008;
y ODI, 2005.
Los estudios de la CEPAL sobre la industria
latinoamericana han demostrado que se obtuvieron
incrementos de la productividad en cada sector por
separado, y no como resultado de la redistribución
19
20
21
22
23
24
25
139
de los recursos entre sectores, y que en los años
noventa esos incrementos de la productividad sin
una transformación estructural se caracterizaron por
una escasa creación de puestos de trabajo en el sector
manufacturero. En vez de activar un ciclo virtuoso de
crecimiento en que los incrementos de productividad
se acompañaran de cambios estructurales, aumento
de la producción, diversificación y abundante
creación de empleo, el empleo y la productividad
evolucionaron en direcciones opuestas y se acentuó
el déficit de productividad con respecto a las
industrias de los países desarrollados (Cimoli y otros,
2005; Holland y Porcile, 2005).
Las cifras relativas al desempleo proceden de estimaciones de la CEPAL que figuran en CEPALSTAT,
Estadísticas e Indicadores Sociales, en que los datos
históricos se ajustaron a las nuevas series correspondientes a la Argentina, el Brasil, Chile y México.
Por supuesto, las tasas de participación son inferiores
si la población activa se compara con la población
total, como en el cuadro 4.2, y no con la población
en edad de trabajar.
A este respecto, Sudáfrica es, en cierto sentido, una
excepción, pues el sector formal emplea al 64% de
los trabajadores, pero también tiene tasas elevadas
de desempleo abierto (NALEDI, 2004).
A la postre, la contribución de las manufacturas
al total del valor añadido disminuyó levemente en
Singapur y en la Provincia china de Taiwán, pero se
trató de un proceso de reducción "normal", debido
a los niveles de ingreso relativamente altos, y no de
una desindustrialización "prematura" causada por
una liberalización del comercio mal manejada.
Tailandia parece haber sido la única excepción, con
un crecimiento lento del empleo y un crecimiento
elevado de la productividad del trabajo incluso
en el período anterior a la crisis. Sin embargo, las
estadísticas del empleo podrían estar distorsionadas
por el impacto de migraciones no registradas.
Al parecer en Tailandia hay un gran número de
trabajadores migrantes de Myanmar que no están
incluidos en las estadísticas sobre el empleo, lo
que significa que los indicadores relativos a la
productividad del trabajo podrían ser exagerados.
Cifras calculadas por la secretaría de la UNCTAD,
a partir de la base de datos LABORSTAT de la OIT.
Según estimaciones de la Central Statistical
Organisation, la contribución de los servicios de
TIC al PIB total pasó del 3% en 2000/01 al 6% en
2007/08. En lo que respecta a su contribución a la
balanza de pagos, en 2007/08 las exportaciones
brutas de servicios informáticos, empresariales,
financieros y de comunicaciones ascendieron al 5,3%
del PIB en precios de mercado, correspondiendo
el 3,4% del PIB a los servicios informáticos. En
comparación, la contribución de la exportación
140
26
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
de mercancías al PIB fue del 14,2% (véase
Reserve Bank of India en: http://rbidocs.rbi.org.
in/rdocs/Bulletin/PDFs/ T%2042%20[Trade%20
and%20Bal].pdf y Central Statistical Organisation,
en: http://mospi.gov.in/ qr_estimate_gdp_curr_
prices_12march09.pdf).
Los servicios (excluida la construcción) aportaron
el 56% del crecimiento del PIB al costo de los
factores entre los años 1996/97 y 2006/07 (resultados
calculados a partir de las cifras comunicadas por el
Reserve Bank of India, 2008).
27 Forman parte de los "sectores organizados" todas
las empresas con electricidad que emplean a 10 o
más trabajadores y las empresas sin electricidad que
emplean a 20 o más trabajadores y están sujetas a la
Ley de fábricas (Factories Act).
Bibliografía
Akabzaa T. (2009). Mining in Ghana: Implications
for national economic development and poverty
reduction. In: Campbell B, ed. Mining in Africa:
Regulation and Development. The International
Development Research Centre.
Banco Mundial (1987). World Development Report 1987.
New York, Oxford University Press.
Baumol W. J., Blackman S. y Wolff EN (1989). Productivity and American leadership: the long view.
Cambridge, MIT Press.
Bosworth B. y S. M. Collins (2008). Accounting for
growth: comparing China and India. Journal of
Economic Perspectives, 22(1): 45-66.
Çağatay N. y Özler S. (1995). Feminization of the Labor
Force: The Effects of Long-Term Development
and Structural Adjustment. World Development,
1883-1894.
CEPA (2010). Economic Report on Africa 2010:
Promoting high-level sustainable growth to reduce
unemployment in Africa. Jointly published by the
United Nations Economic Commission for Africa
and the African Union. Addis Ababa.
CEPAL (1994). El crecimiento económico y su difusión
social: el caso de Chile de 1987 a 1992. LC/R.1483,
Santiago, Chile, 27 December.
CEPAL (1996). Quince años de desempeño económico,
América Latina y el Caribe 1980-1995.
CEPAL (2004). Una década de desarrollo social en
América Latina, 1990-1999. Santiago, Chile, March.
Chandrasekhar C. P. y Ghosh J. (2010). Aspects of growth
and employment in India. UNCTAD Discussion
paper. Forthcoming.
Chenery H., Robinson S. y Syrquin M. (1986). Industrialization and Growth: A Comparative Study.
Washington, DC, World Bank.
Cimoli M y otros (2005). Cambio Estructural, Heterogeneidad Productiva y Tecnología en América Latina.
In: Cimoli M., ed., Heterogeneidad Estructural,
Asimetrías Tecnológicas y Crecimiento en América
Latina. Santiago, Chile, ECLAC-BID, November:
9-39.
Cornia G. A. (2005). Policy reform and income distribution. DESA Working Paper no. 3, ST/ESA/2005/
DWP/3, New York, United Nations, October.
Cornia G. A. (2009). Income Distribution under Latin
America's New Left Regimes. Dipartimento di Scienze Economiche Università degli Studi di Firenze.
Working Paper no. 16/2009, November.
Curtis M. y Lissu T. (2008). A golden opportunity? How
Tanzania is failing to benefit from gold mining.
Christian Council of Tanzania, National Council
of Muslims in Tanzania and Tanzania Episcopal
Conference. Dar es Salaam, October.
DAES, Naciones Unidas (2006). World Economic and
Social Survey 2006. United Nations Department of
Economic and Social Affairs, New York.
Dasgupta S. y Singh A. (2007). Manufacturing, Services
and Premature Deindustrialization in Developing
Countries. A. Kaldorian Analysis. In: Mavrotas G.
and Shorrocks A., eds. Advancing Development:
Core Themes in Global Economics. Houndsmill and
New York, Palgrave Macmillan.
Eichengreen B. y Gupta B. (2009). The two waves of
service sector growth. Working Paper No. 14968,
National Bureau of Economic Research, May.
Esso (2010). Chad-Cameroon Development Project. Project Update no. 27, Annual Report 2009.
FMI (2006). Asia rising: patterns of economic development and growth. World Economic Outlook, chapter
3, September.
Cambio estructural y creación de empleo en los países en desarrollo
Fraser A. y Lungu J. (2007). For whom the windfalls? Winners & losers in the privatization of Zambia´s copper
mines. Civil Society Trade Network of Zambia and
Catholic Centre for Justice, Development and Peace.
Lusaka, March.
Ghose A. K. (2005). Employment in China: Recent trends
and future challenges. Employment Strategy Papers,
2005/14, International Labour Office, Geneva.
Ghosh J. (2004). Globalization, export-oriented
employment for women and social policy: A case
study of India. In: Razavi S. and Pearson R., eds.
Globalization, export-oriented employment and
social policy: Gendered connections. London,
Palgrave: 91-125.
Ghosh J. y Chandrasekhar C. P. (eds.) (2009). A Decade
After: Financial Crisis and Recovery in East Asia.
New Delhi, Tulika Books.
Gobierno de la India (2010). Ministry of Statistics and
Programme Implementation, National Statistical
Organisation, Central Statistics Office, Value
Addition and Employment Generation in the ICT
Sector in India, Delhi.
Guo K. y N'Diaye P. (2009). Employment effects of
growth rebalancing in China. Working Paper No.
09/169, International Monetary Fund, Washington,
DC, August.
Holland M. y Porcile G. (2005). Brecha Tecnológica y
Crecimiento en América Latina. In: Cimoli M., ed.,
Heterogeneidad Estructural, Asimetrías Tecnológicas y Crecimiento en América Latina. Santiago,
Chile, ECLAC-BID, November: 40-71.
Horton S. (1999). Marginalization Revisited: Women's
Market Work and Pay, and Economic Development.
World Development, 27(3): 571-582.
ICMM (2009). Mining in Tanzania – What future can
we expect? The challenge of mineral wealth: using
resource endowments to foster sustainable development. International Council of Mining and Metals.
October.
ILPES (1998). Reflexiones sobre el Desarrollo y la Responsabilidad del Estado. Instituto Latinoamericano
y del Caribe de Planificación Económica y Social.
Naciones Unidas, Santiago, Chile.
Instituto de Ingenieros de Minas de Perú (2010). Minería
peruana: Contribución al desarrollo económico y
social. Lima.
Jomo K. S. (2006). Growth with equity in East Asia? DESA
Working Paper no. 33, ST/ESA/2006/DWP/33,
United Nations, New York, September.
Jomo K. S. (2009). Export-oriented industrialisation,
female employment and gender wage equity in
East Asia. Economic and Political Weekly, 45(29),
January.
Jomo K. S. y Baudot J. (eds.) (2007). Flat world, big gaps.
Economic liberalization, globalization, poverty and
inequality. Orient Longman, Zed Books and Third
141
World Network in association with the United
Nations.
Kalecki M. (1976). Essays on Developing Economies.
Hassocks, Sussex, The Harvest Press Limited.
Kuznets S. (1966). Modern Economic Growth. Structure
and Spread. New Haven, Yale University Press.
Leibold A. M. (2010). Aligning incentives for development: Lessons learned from the Chad-Cameroon
oil pipeline, Yale Law School Student Scholarship
Papers.
Lindenboim J, Kennedy D. y Graña J. M. (2010).
La relevancia del debate sobre la distribución
funcional del ingreso. UNCTAD Discussion Paper.
Forthcoming.
Lluch C., Powell A. y Williams R. (1977). Patterns in
Household Demand and Saving. Oxford, Oxford
University Press.
Lungu J. (2008). Socio-economic change and natural
resource exploitation: a case study of the Zambian
copper mining industry. Development Southern
Africa, 25(5): 543-560.
Maroto-Sánchez A. y Cuadrado-Roura J. R. (2009).
Is growth of services an obstacle to productivity
growth? A comparative analysis. Structural Change
and Economic Dynamics, 20(4): 254-265.
NALEDI (National Labour and Economic Development
Institute) (2004). Highlights of current labour market
conditions in South Africa. Global Policy Network,
January. Available at: http://www.gpn.org/data/
southafrica/south-africa-analysis.doc.
Nayyar G. (2009). The nature of employment in India's services sector. Exploring the heterogeneity. Discussion
Paper 452, Department of Economics, University of
Oxford, September.
Nkurunziza J. (2007). Generating rural employment
in Africa to fight poverty. In: Ocampo J. A.
and Jomo K. S., eds. Towards Full and Decent
Employment. New York, London, Penang and
Hyderabad, Orient Longman Pvt. Ltd., Zed Books,
Third World Network, in association with the United
Nations.
Ocampo J. A. y Jomo K. S. (eds.) (2007). Towards full and
decent employment. Orient Longman, Zed Books
and Third World Network in association with the
United Nations.
ODI (2005). Does the sustained global demand for oil,
gas, and minerals mean that Africa can now fund
its own MDG financing gap? ODI briefing note no.
6, September.
OIT (2002). The evolution of employment, working
time and training in the mining industry. Document
TMMI/2002. International Labour Office, Geneva,
October.
OIT (2007). African employment trends. Geneva, April.
OIT (2008a). Global employment trends for women.
Geneva, March.
142
Junta de Comercio y Desarrollo, 2010
OIT (2008b). Global Wage Report 2008/09. Geneva,
International Labour Office.
OIT (2010a). Unemployment reached highest level on
record in 2009: Somavia calls for the same policy
decisiveness that saved banks to save and create jobs.
Press Release ILO/10/01, 26 January.
OIT (2010b). Labour and Social Trends in ASEAN 2010.
Sustaining recovery and development through decent
work.
Palma J. G. (2010). Why productivity growth stagnated in
most Latin American countries since the neo-liberal
reforms? Cambridge Working Papers in Economics
(CWPE) 1030, May. Available at: http://www.econ.
cam.ac.uk/dae/repec/cam/pdf/cwpe1030.pdf.
Pollin R. y otros (2006). An Employment-Targeted Economic Program for South Africa. Northampton, M.
A., Edward Elgar Publishing.
Pollin R., Heintz J. y Mwangi W. G. (2008). An Employment-Targeted Economic Program for Kenya.
Cheltenham, United Kingdom and Northampton,
M. A., Edward Elgar Publishing.
Prebisch R. (1963). Hacia una dinámica del desarrollo
latinoamericano. Fondo de Cultura Económica.
México D.F.
Rada C. y Taylor L. (2006). Developing and transition
economies in the late 20th century: diverging
growth rates, economic structures, and sources of
demand. DESA Working Paper No. 34, Document
ST/ESA/2006/DWP/34, New York.
Reserve Bank of India (2008). Handbook of Statistics on
the Indian Economy, Mumbai, RBI.
Sáinz P. (2007). Equity in Latin America since the 1990s.
In: Jomo K. S. and Baudot J., eds. Flat Word, Big
Gaps. New York, London, Penang and Hyderabad,
Orient Longman Pvt. Ltd., Zed Books and Third
World Network in association with the United
Nations: 242-271.
Sáinz P. y Calcagno A. (1992). In search of another form
of development. ECLAC Review 48: December.
Scarpetta S. (2009). La globalisation a fait baisser la part
du salaire dans la valeur ajoutée. Interview in Le
Monde de l' Economie, 21 December.
Simutanyi N. (2008). Copper mining in Zambia. The
developmental legacy of privatization. Institute for
Security Studies Paper No. 165, July.
Sturmer M. (2008). Financing for development series:
Increasing government revenues from the extractive
sector in Sub-Saharan Africa. German Development
Institute Briefing Paper 9/2008.
Sturmer M. y Buchholz P. (2009). Government revenues
from the extractive sector in Sub-Saharan Africa – A
potential for funding the United Nations Development Goals? Federal Institute for Geosciences and
Natural Resources. Hannover, June.
Syrquin M. (1986). Productivity growth and factor reallocation. In: Chenery H. B., Robinson S. and Syrquin
M., eds. Industrialization and Growth. New York,
Oxford University Press.
UNCTAD (2007). World Investment Report 2007 – Transnational Corporations, Extractive Industries and
Development. United Nations Publications, Sales
No. E.07.II.D.9, New York and Geneva.
Van Klaveren M y otros (2009). An overview of women's
work and employment in Zambia. Decisions for Life
MDG3 Project Country Report No. 4. University
of Amsterdam, Amsterdam Institute for Advanced
Labour Studies. Amsterdam, September.
Weeks J. (2010). Employment, productivity and growth in
Africa south of Sahara. UNCTAD Discussion Paper.
Forthcoming.
Xaba J., Horn P. y Motala S. (2002). The informal sector in
sub-Saharan Africa. Available at: http://www.wiego.
org/papers/2005/unifem/29_ILO_WP_10_IS_SubSaharan_ Africa_Horn.pdf.
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
143
Capítulo V
REVISIÓN DEL MARCO DE POLÍTICAS PARA EL
CRECIMIENTO SOSTENIDO, LA CREACIÓN DE
EMPLEO Y LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA
A. Introduction
El elevado desempleo que caracteriza a
la economía mundial desde hace 30 años se ha
convertido en el problema social y económico
más acuciante de nuestro tiempo, porque está
estrechamente relacionado con la pobreza, por una
parte, y con la paz social y la estabilidad política,
por otra. En general, los observadores están de
acuerdo en que las secuelas de la crisis financiera
y económica mundial han agravado aún más la
situación del mercado de trabajo en la mayoría de los
países, ya que millones de trabajadores han perdido
su empleo o sufrido recortes salariales. La relación
entre el desempleo y la pobreza es particularmente
estrecha en los países en desarrollo, donde casi no
hay sistemas públicos de seguridad social y los
trabajadores se ven obligados a aceptar empleos más
vulnerables y a trabajar en el sector informal por
temor a caer en la pobreza.
La experiencia en materia de empleo de diferentes grupos de países en desarrollo examinada en el
capítulo IV del presente Informe, las consideraciones
teóricas expuestas en el capítulo III y el peligro de
deflación durante el proceso de corrección de los
desequilibrios mundiales abordado en los capítulos I
y II hacen pensar que, para que las estrategias de desarrollo encaminadas a crear empleo tengan resultados
satisfactorios, será necesario ir más allá de las recetas
del pasado, que confiaban primordialmente en la liberalización de los mercados y en las exportaciones
como impulsores del desarrollo y la creación de
empleo. En el presente capítulo se propone un enfoque de políticas públicas alternativo para resolver los
problemas urgentes del empleo, basado en la premisa
de que, para generar empleo, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo, primero es
necesario que aumenten la producción y la demanda.
Se sugiere que los mercados de trabajo no funcionan
igual que los mercados de productos: en principio,
la flexibilidad de los precios hace que la demanda se
adapte a la oferta en los distintos mercados de bienes
y servicios, pero la flexibilidad salarial no impide
que el desempleo aumente. Esto se debe a que los
salarios no son sólo un factor de costo, sino también
un elemento determinante del nivel de la demanda
interna en cualquier economía.
Por lo tanto, para lograr que la creación de
empleo sea más rápida, en particular en los países en
desarrollo con mucha mano de obra excedentaria, se
necesitan políticas macroeconómicas y estrategias de
desarrollo adecuadas que aceleren el crecimiento de
las capacidades productivas y la demanda interna.
Esto, a su vez, exige revaluar las prioridades de las
políticas macroeconómicas. Las políticas monetarias
orientadas a mantener la tasa de inflación baja y
atraer corrientes de capital extranjero y las políticas
fiscales destinadas a equilibrar los presupuestos,
combinadas con la liberalización de los mercados
de los productos, las finanzas y el trabajo, no han
144
Informe sobre comercio y desarrollo
dado los resultados esperados en lo que respecta al
crecimiento y al empleo. Así pues, para conseguir
resultados más satisfactorios en la creación de
empleo —y por lo tanto también en la reducción
de la pobreza—, es preciso ampliar el alcance de
los instrumentos de política más allá de lo que se
consideraba apropiado según el modelo de desarrollo
de los treinta últimos años.
Una estrategia prometedora para la rápida
generación de empleo podría consistir en dar más
prioridad a la dinámica de las inversiones que
impulsa el aumento de la capacidad productiva,
asegurándose al mismo tiempo de que los aumentos
de la productividad se distribuyan de tal manera
que conlleven un incremento proporcionado de la
demanda interna. Esa estrategia utilizaría la política
fiscal como instrumento para gestionar la demanda
y apoyar la formación privada de capital fijo. En la
política monetaria, la concentración exclusiva en
el control de la inflación daría paso a una mayor
insistencia en el crecimiento y la creación de empleo.
Ese tipo de política monetaria favorable al empleo
tendría como objetivo mantener bajo el costo del
crédito para la inversión en capital fijo y evitar la
sobrevaloración de la moneda.
Además, una política de ingresos que vincule
el aumento de la renta del trabajo al crecimiento de
la productividad, de manera que la participación de
los salarios en el ingreso no disminuya y la demanda
interna aumente a más o menos el mismo ritmo
que la capacidad de la oferta interna, garantizará la
creación de suficientes nuevos puestos de trabajo para
compensar el ahorro de mano de obra que conlleva el
crecimiento de la productividad. Esa política también
incentivará el aumento de la inversión en capital fijo,
lo que contribuirá a establecer un círculo virtuoso
de crecimiento de la productividad, ampliación
de la demanda interna y aumento de la capacidad
productiva.
La reorientación de la política monetaria hacia
el crecimiento y la creación de empleo reducirá el
margen de que disponen los bancos centrales para
controlar la inflación. Sin embargo, una política de
ingresos puede servir no sólo para generar una mayor
demanda interna, sino también para impedir que los
costos laborales aumenten más que la productividad,
y ayudar así a controlar la inflación. Juntas, las
políticas monetarias, fiscales y de ingresos ofrecerían
así un margen considerable para la gestión de la
demanda con objeto de luchar contra el desempleo
—tanto estructural como cíclico—, al tiempo que se
controlaría la inflación.
En la sección B de este capítulo se examina
primero la evolución de los enfoques adoptados
para crear empleo desde la posguerra. Se estudian
las cambiantes prioridades de los objetivos de las
políticas económicas de los países desarrollados a
partir de las experiencias y las distintas proposiciones
teóricas de los años setenta y principios de los años
ochenta. Durante ese período, el régimen de la política económica pasó del intervencionismo, con una
participación activa del Estado, a una amplia desregulación y liberalización, con una función más reducida
del Estado. La política macroeconómica dejó de tener
como prioridad la creación de empleo, para centrarse
en alcanzar y mantener un bajo nivel de inflación. La
sección C contiene recomendaciones, como las de
reactivar instrumentos proactivos de política fiscal y
monetaria que estimulen el desarrollo e introducir un
nuevo tipo de política de ingresos. Se destaca que esa
política debería tratar de reducir la dependencia de los
países en desarrollo de los mercados de exportación
para el crecimiento del empleo, dada la probabilidad
de que esos mercados evolucionen más lentamente en
un futuro previsible. En cambio, el crecimiento del
empleo debería basarse en un aumento constante de
la demanda interna acorde al crecimiento de la productividad. En la sección D se resalta la necesidad de
crear y reforzar las instituciones necesarias para apoyar una política de ingresos que acelere la creación
de empleo, teniendo en cuenta que esas instituciones
tienen que adaptarse a las condiciones específicas
de cada país. También se examina la necesidad de
adoptar medidas para vincular la expansión del sector
moderno y las industrias de exportación prósperas
con el resto de la economía, en particular los sectores
informal y rural. Son ejemplos de esas medidas la
instauración de formas adecuadas de tributación y
gasto público y el establecimiento de instituciones
de apoyo al sector agrícola. Estas medidas son particularmente importantes en los países en que sólo
una proporción relativamente pequeña del empleo
total es empleo asalariado en el sector formal. Por
último, en la sección E se analiza brevemente cómo
unas políticas cambiarias y una administración de
las cuentas de capital adecuadas pueden apoyar la
nueva orientación de las políticas macroeconómicas
nacionales hacia una creación de empleo más rápida.
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
145
B. Análisis retrospectivo de la creación de empleo
como objetivo de la política económica
con arreglo a ciertas normas que garantizaban altas
tasas de inversión y el crecimiento paralelo de la
productividad y los ingresos (Glyn y otros, 1990;
Singh, 2009). Esa cooperación se basó en sólidas
Para responder al elevado nivel de desempleo instituciones del mercado de trabajo y la seguridad
registrado durante la Gran Depresión de los años social, creadas en el marco de la reforma estructural
treinta y al largo período posterior de inestabilidad que acompañó al proceso de industrialización. En
y guerra, muchos importantes
este proceso, la negociación
países industrializados establecolectiva de los salarios y las
cieron el pleno empleo como
condiciones de trabajo conobjetivo en sus leyes y se comDurante la "edad de oro del
tribuyó a garantizar que los
prometieron a aplicar políticas
capitalismo" el desempleo
aumentos de la productividad
macroeconómicas proactivas.
se mantuvo a niveles
registrados en las economías
Durante la posguerra y hasta
históricamente bajos, aunque
de rápido crecimiento gracias
mediados del decenio de 1970,
entonces los mercados de
a la inversión se distribuyeran
período que se suele denominar
trabajo estaban más regulados
de manera que la proporción
la "edad de oro del capitalismo"
que en la actualidad.
de los salarios en los ingresos
(Marglin y Schor, 1990; Singh,
totales se mantuviera bastante
2009), en los países desarrollaestable. En este proceso desemdos el desempleo se mantuvo a
peñaron un papel importante
niveles históricamente bajos. En el Japón, así como los sindicatos, las asociaciones de empleadores y la
en varios países de Europa occidental que incluso orientación gubernamental.
absorbieron un gran número de trabajadores migrantes procedentes del sur de Europa, fue un período
La adopción de políticas fiscales activas para
considerado de pleno empleo (cuadro 5.1).
mantener altas tasas de empleo se justificaba por ser el
empleo un factor crucial para la prosperidad y, por lo
Durante ese período, los gobiernos dirigieron tanto, demasiado importante para dejarlo totalmente a
activamente el proceso de crecimiento mediante merced de un mercado intrínsecamente inestable con
políticas fiscales y monetarias destinadas a evitar que agentes privados descentralizados. Las autoridades,
se repitiera la catastrófica recesión económica de la teniendo presente la experiencia de la Gran Depresión
Gran Depresión. Igualmente importante fue la coop- e influenciadas por la teoría keynesiana, que atribuía
eración entre trabajadores, empleadores y gobiernos el aumento del desempleo a la insuficiencia de la
1. El pleno empleo en la "edad de oro
del capitalismo"
146
Informe sobre comercio y desarrollo
Cuadro 5.1
TASAS DE DESEMPLEO, EN DETERMINADAS ECONOMÍAS, 1956-2008
(Promedio, en porcentajes)
1956-1973
1974-1985
1986-2000
2000-2008
2,9
5,9
7,2
6,6
Estados Unidos
5,0
7,5
5,7
5,1
Japón
1,4
2,2
3,1
4,6
UE-15
2,5
6,8
9,7
7,7
Alemania
1,3
4,9
7,5
9,1
Francia
1,7
6
9,8
8,3
Reino Unido
1,8
7,2
8,3
5,1
..
5,2
6,0
6,7
Economías desarrolladas
de la cual:
Economías en desarrollo
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de Annual Labour Force Statistics, cuadros resumidos ALFS de la base
de datos Stat Extracts de la OCDE, las bases de datos LABORSTAT y KILM de la OIT; la base de datos CEPALSTAT de
la CEPAL; y la base de datos Labor Force in MacroEconomics, de la Provincia china de Taiwán.
demanda agregada, se centraron en mantener una necesarias para reconstruir las economías y aumentar
fuerte demanda agregada mediante políticas de esta- rápidamente las capacidades productivas mediante
bilización de ingresos y gasto público. La disposición una ampliación del capital social fijo y aumentos de
de los gobiernos a aplicar políticas
la productividad. Además de manfiscales anticíclicas e incurrir en
tener tipos de interés bajos, se
déficits presupuestarios de ser
adoptaron temporalmente meLos bancos centrales
necesario a fin de estabilizar la dedidas directas (como controles
se ocupaban no sólo de
manda y el empleo creó un entorno
de los créditos y técnicas de
mantener la estabilidad
macroeconómico de relativamente
asignación de créditos) para influir
de los precios, sino
poca incertidumbre. También siren la asignación de los recursos y
también de conseguir un
vió de incentivo para la inversión
canalizar la financiación hacia los
elevado nivel de empleo.
privada y el consumo. Ello a su vez
sectores económicos clave. Este
contribuyó a poner en marcha un
modelo de banca central otorgó a
proceso de crecimiento generador
los gobiernos una enorme influende empleo (Glyn y otros, 1990: 62; y Epstein y Schor, cia en el sistema financiero, lo que facilitó el logro
1988: 22).
de sus prioridades (Epstein, 2005: 13-14).
Las políticas monetarias, igualmente importantes, se utilizaron como instrumento de gestión
macroeconómica para fomentar el crecimiento y
alcanzar el objetivo del pleno empleo. Tras la segunda
guerra mundial, casi todos los países desarrollados
confiaron a los bancos centrales la responsabilidad no
sólo de garantizar la estabilidad de los precios, sino
también de contribuir al crecimiento estable y satisfactorio de la producción y mantener una elevada tasa
de empleo. Así se crearon las condiciones monetarias
Los principales países industrializados del
mundo vivieron durante los 25 años siguientes
a la segunda guerra mundial un período de crecimiento fuerte y sostenido, acompañado de elevadas tasas
de empleo. En especial para las economías de Europa
occidental, la época del sistema de Bretton Woods
hasta 1973 fue un período de prácticamente pleno
empleo. El crecimiento se centró en el mercado interno. La acumulación de capital impulsó el crecimiento
de la productividad, que vino acompañado de un
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
aumento igualmente rápido de los salarios reales, lo
que a su vez fortaleció la demanda agregada (Singh,
2009: 59-61).
En los años setenta, el objetivo de las políticas
económicas de mantener bajo el desempleo se hizo
más difícil de cumplir. Con el colapso del sistema
de Bretton Woods y la primera crisis del petróleo en
1973, el entorno macroeconómico cambió radicalmente, a nivel tanto nacional como internacional. El
aumento de los costos de importación del petróleo
aceleró la subida general de los precios. Al mismo
tiempo, el crecimiento económico mundial se frenó
drásticamente por varias razones. En primer lugar,
la alteración de la relación de intercambio y la redistribución de los ingresos a causa del precio del
petróleo provocaron un descenso neto de la demanda
agregada, ya que las importaciones de los países
exportadores de petróleo no pudieron compensar de
manera inmediata la caída de la demanda efectiva de
los países importadores de petróleo.
147
hacer nada para impedir la subida de los precios de
importación, pero el aumento del desempleo debilitó
la posición de los sindicatos en las negociaciones
salariales y contribuyó a controlar el incremento del
costo unitario de la mano de obra. El aumento de los
tipos de interés y el desempleo hizo que las finanzas
públicas se deteriorasen enormemente y que los gobiernos fueran cada vez más reacios a aplicar políticas
fiscales expansivas. No obstante, a finales de los años
setenta los países del G-7 acordaron coordinar sus
esfuerzos para reactivar el crecimiento mundial. La
recuperación que siguió fue de breve duración, al ser
interrumpida nuevamente por una segunda crisis de
los precios del petróleo que disparó aún más las tasas
de inflación. Esta vez la respuesta vino encabezada
por los Estados Unidos, que adoptaron una política
monetaria muy restrictiva.
En los años setenta hubo una ruptura radical en
el proceso de formación de capital que los principales
países industrializados habían iniciado después de
la guerra. Las tasas de inversión
Otros factores que concayeron en picado y no han vuelto
tribuyeron a la desaceleración
a recuperar los niveles de la "edad
A mediados de los años
económica fueron la reacción de
de oro". Hay que tener en cuenta
setenta, las políticas
los sindicatos de algunos imporque, al reducir la formación de
macroeconómicas
tantes países industrializados a
capital fijo y el crecimiento de
comenzaron a centrarse en
la crisis inicial de los precios y
la producción, la propia política
mantener la estabilidad de
las políticas macroeconómicas
monetaria restrictiva contribuye
los precios y el equilibrio de
adoptadas en respuesta a la "esa la estanflación porque restringe
los presupuestos.
tanflación" de reciente aparición.
el crecimiento de la productiviLa crisis de los precios agravó el
dad. Además, si se permite que
conflicto relativo a la distribución
persistan las elevadas tasas de
de los ingresos, ya que el aumento de los precios de desempleo, las presiones presupuestarias resultantes
importación provocó una subida de los precios al con- pueden tener efectos igualmente negativos sobre el
sumidor que redujo los salarios reales. No dispuestos crecimiento, en la medida en que el aumento de los
a aceptar esa disminución de los salarios reales, los tipos impositivos y la disminución de la inversión
sindicatos propugnaron y lograron que las subidas pública empeoran las condiciones de la oferta.
de los salarios nominales se ajustaran a las tasas de
inflación anteriores, suponiendo que así los salarios
reales volverían a situarse en los niveles anteriores
a la crisis de los precios. Pero el hecho de que los
incrementos de los salarios nominales superaran con 2. Cambio de paradigma en los años
creces el aumento de la productividad elevó el costo
ochenta
unitario de la mano de obra, lo que provocó una
espiral inflacionista de salarios y precios sin que se
restablecieran los salarios reales de los trabajadores.
El cambio radical de la orientación de las
políticas macroeconómicas a finales de los años
La estanflación, a su vez, provocó la adopción setenta y principios de los ochenta tuvo un efecto
de políticas monetarias excesivamente restrictivas. enorme en la trayectoria futura de la economía
Naturalmente, los bancos centrales no pudieron mundial. En los Estados Unidos provocó una
148
Informe sobre comercio y desarrollo
keynesianas se vieron en la imposibilidad de explicar
el fenómeno de la estanflación. En un reflejo de la
creciente influencia del "monetarismo", Friedman
(1968) había reafirmado la visión prekeynesiana de
una economía que, en ausencia de toda intervención,
tendería hacia el pleno empleo. Friedman utilizó
el concepto teórico de la "tasa natural de desemLas políticas adoptadas en respuesta a la crisis pleo", que definió como el nivel de desempleo que
mundial y sus consecuencias económicas a largo existiría en una situación de equilibrio en razón de
plazo variaron considerablemente de un país a las preferencias de los agentes económicos y las
otro. Los países en desarrollo, especialmente los de imperfecciones del mercado de trabajo. Para que la
América Latina, vieron su espacio
supuesta tendencia hacia el pleno
de políticas muy limitado, como
empleo siguiera su curso, sería
se explica en el capítulo IV. En los
necesario, en particular, reducir
Existía la creencia
Estados Unidos la economía vivió
el elemento discrecional de la pogeneral de que el pleno
en los años ochenta y noventa
lítica monetaria. Ello se lograría
empleo escapaba a la
largos períodos de expansión, con
sometiendo a los bancos centrales
influencia de la política
bajas tasas de desempleo, en que la
a la famosa "regla del k por cienmacroeconómica...
política monetaria prevaleció sobre
to", que propugnaba la ampliación
la política fiscal en la gestión de la
constante de la base monetaria,
demanda interna. En cambio, la
con independencia de los ciclos
mayoría de los gobiernos de Europa occidental co- económicos, dejando que los mercados financieros
menzaron a apartarse de una gestión macroeconómica determinaran libremente todos los tipos de interés.
de la demanda que fuera más allá de lo que harían La "revolución de las expectativas racionales" elevó
los estabilizadores automáticos.
estas ideas monetaristas al nivel de "nueva economía
clásica" al afirmar que cualquier política de estabiLa "curva de Phillips" ocupó un lugar destacado lización sistemática sería ineficaz, puesto que los
en los debates sobre las políticas. Inicialmente, la agentes económicos que formaban las "expectativas
curva había sido un registro de las combinaciones de racionales", guiándose por el "verdadero modelo"
tasas de inflación y tasas de desempleo observadas del mundo, siempre anticiparían los efectos de esas
empíricamente en el Reino Unido (Phillips, 1958), políticas, a menos que fueran engañados por políticas
pero posteriormente se la había asociado a las teorías sorpresivas. Estos resultados se habían demostrado
keynesianas, a raíz de su influyente aplicación por en modelos basados en un conjunto de hipótesis muy
parte de Samuelson y Solow (1960),
poco realistas, como la flexibilidad
para demostrar la existencia de una
perfecta de los precios.
relación inversa entre el desempleo
… y de que sólo se
y la inflación en los Estados Unidos.
La idea de una tendencia
podía crear empleo
Según muchos observadores, este
inherente hacia el pleno empleo
reduciendo el costo
resultado sugería la existencia de un
había quedado recogida, supuestade la mano de obra.
equilibrio estable que podía orienmente, en la investigación sobre el
tar a las autoridades de influencia
concepto de la "tasa de desempleo
keynesiana en la elección de sus
no aceleradora de la inflación"
prioridades de política. Los críticos, con Friedman (TDNAI). En ese contexto, el pleno empleo depen(1968) y Phelps (1967) a la cabeza, sostenían que las día exclusivamente de las instituciones del mercado
expectativas de inflación se adaptarían a las variacio- de trabajo y escapaba a la influencia de las políticas
nes de la inflación real y que, por lo tanto, el supuesto macroeconómicas (Palley, 2007). Sin embargo, las
equilibrio desaparecería "a largo plazo".
estimaciones de la TDNAI evolucionarían con el
tiempo junto con los niveles reales de desempleo,
Ante el aumento simultáneo del desempleo y la que sin duda alguna estaban relacionados con las
inflación registrado en el decenio de 1970, las teorías políticas macroeconómicas.
segunda recesión a principios de los años ochenta,
en Europa occidental dio lugar a una grave recesión
y a tasas de desempleo sin precedentes, además de
crisis presupuestarias, y en los países en desarrollo
desencadenó las crisis de la deuda del decenio
de 1980.
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
Se han observado marcadas diferencias entre
las experiencias de los Estados Unidos y Europa en
la formulación práctica de las políticas. Cuando en la
segunda mitad de los años noventa los niveles reales
de desempleo cayeron por debajo de las estimaciones
de la TDNAI imperantes en los Estados Unidos, las
autoridades ignoraron el supuesto peligro de inflación
y permitieron que el auge continuara. Las estimaciones de la TDNAI se redujeron en consecuencia
y destacados críticos rechazaron el concepto por
completo (Galbraith, 1997; Stiglitz, 1997). En el
contexto europeo, los investigadores acuñaron el
término "histéresis" para describir el hecho de que
las estimaciones de la TDNAI se habían ajustado al
alza a medida que el desempleo real aumentaba en
ausencia de políticas que contrarrestaran la tendencia
hacia un desempleo elevado.
La influencia del cambio de paradigma de la
teoría económica en la formulación práctica de las
políticas varió de un país a otro. En los Estados
Unidos significó sobre todo la sustitución de la
reglamentación por la confianza en los mercados
libres o autorregulados, pero también se mantuvo
la aplicación flexible de políticas macroeconómicas
para estabilizar el crecimiento de la demanda interna.
En Europa occidental, el neoliberalismo conllevó
distintos grados de entusiasmo por la desregulación,
pero se combinó con un mayor distanciamiento de
la gestión de la demanda y las políticas macroeconómicas pasaron a centrarse en la estabilidad de los
precios y el equilibrio de los presupuestos1. Tal vez
las mayores repercusiones del ascenso del neoliberalismo se sintieron en los países en desarrollo,
donde las prescripciones de las políticas de ajuste
estructural, acordes con lo que vino a llamarse el
"Consenso de Washington", redujeron drásticamente
el papel del Estado y se centraron excesivamente en
la competitividad y la orientación a la exportación.
El nuevo enfoque, según el cual la estanflación
registrada en los años setenta demostraba los efectos
distorsionadores de la discrecionalidad del Estado,
promovió un modelo económico para el período
posterior a la edad de oro. Este modelo propugnaba el
abandono de la intervención del Estado para evitar las
consecuencias de los fallos de los gobiernos. A finales
del decenio de 1970, casi todos los países desarrollados habían adoptado ese modelo de pensamiento económico y habían reducido la intervención del Estado
149
a fin de mantener altos niveles de empleo. El cambio
en las prioridades de las políticas macroeconómicas a
finales de los años setenta y la contribución cada vez
menor de los gobiernos a la estabilización del ciclo
económico también se reflejaron en la reorientación
hacia la fijación de objetivos de oferta monetaria y de
inflación en las principales economías desarrolladas,
lo que supuso una subordinación de la política fiscal
a la política monetaria (Epstein y Schor, 1988: 44).
Desde entonces, la mayoría de los gobiernos
han preferido confiar en un mercado que se estabilice
solo, creyendo que el desempleo es un resultado inevitable de la transformación estructural, que implica
cambios en las técnicas de producción, la demanda
del consumidor y la ubicación de la producción, y que
la única manera de crear puestos de trabajo es mediante cambios en los precios relativos de los factores
(es decir, mediante la reducción del precio de la mano
de obra). De este modo, la mayor flexibilidad del
mercado laboral y la menor reglamentación laboral
se combinaron con la fijación informal o formal de
objetivos de inflación por los bancos centrales, que
abandonaron su papel activo de apoyo al crecimiento
y la creación de empleo en la esperanza de que, al
luchar contra la inflación, se lograría indirectamente
el crecimiento económico y la creación de empleo
(FMI, 2006; Epstein, 2009: 1-3).
No obstante, excepto durante un breve período a
principios de los años ochenta, la política monetaria
de los Estados Unidos adoptó un enfoque claramente
acomodaticio, consistente en ajustar los tipos de interés. Mientras que el Sistema de la Reserva Federal de
los Estados Unidos se ocupaba tanto de la inflación
como del empleo, la política monetaria de la UE
siguió durante mucho más tiempo aplicando un enfoque monetarista centrado en controlar la inflación.
En consecuencia, el crecimiento de la producción
y la creación de empleo fueron más lentos que en
los Estados Unidos (véase también el capítulo III,
gráficos 3.1 y 3.2).
Antes del decenio de 1980, en los países en
desarrollo se consideraba en general que impulsar el
desarrollo era un aspecto importante de la misión de
los bancos centrales. Por ello, esos bancos empleaban
una amplia gama de instrumentos para apoyar el crecimiento y la inversión, por ejemplo manteniendo los
tipos de interés reales bajos, financiando los déficits
150
Informe sobre comercio y desarrollo
públicos y utilizando controles del capital para
evitar la sobrevaloración de la moneda. Utilizaban
asimismo instrumentos directos, como la asignación
de crédito y el establecimiento de límites máximos
para los tipos de interés (Epstein, 2005 y 2007). El
control del sector financiero y la reglamentación de
la asignación de créditos también se consideraban
esenciales, dada la falta de un sistema eficiente de
intermediación financiera y de mercados financieros suficientemente desarrollados, así como para
garantizar que el sector financiero respondiera a las
necesidades de la economía real y a los objetivos
nacionales. Los gobiernos contribuían de manera
fundamental a encauzar el proceso de desarrollo hacia
los resultados que, según se pensaba, respondían a
las necesidades sociales y humanas imperantes y a
las exigencias del desarrollo a largo plazo. Los gobiernos perseguían esos objetivos mediante diversos
controles de precios e intervenciones en la asignación
de recursos. Muchos de ellos también consideraban
necesario que las empresas fueran de propiedad
estatal, al no existir una masa crítica de empresarios
capitalistas privados.
Reforzado de Ajuste Estructural (SRAE) para los
países de bajos ingresos que tenían problemas de
larga data con la balanza de pagos, a fin de alargar
el horizonte temporal de la ayuda del FMI. Esos
servicios permitieron al FMI ampliar su función
más allá de la financiación de los déficits exteriores
de sus miembros para participar cada vez más en
cuestiones relacionadas con las políticas de desarrollo. Los préstamos concedidos en el marco del
SAE o el SRAE imponían condiciones estrictas, por
lo general recortes del gasto público, políticas monetarias restrictivas y ajustes del tipo de cambio; en
muchos casos, también incluían condiciones estructurales, como la liberalización de las importaciones,
la privatización y la desregulación de la economía
nacional. Sus principales objetivos eran reducir la
intervención del gobierno en la asignación de los
recursos y contener la inflación (Schadler y otros,
1993: 9). Sin embargo, esas condiciones no tuvieron
debidamente en cuenta la cuestión de cómo aumentar
la capacidad productiva y generar empleo, que habría requerido una combinación más equilibrada de
medidas monetarias y fiscales.
Del mismo modo, el Banco Mundial centró
su política de préstamos para ajustes estructurales
3. Ajuste estructural y globalización
en mantener la estabilidad de los precios, limitar el
intervencionismo —en particular mediante instrumentos fiscales—, reducir la participación del Estado,
Desde principios de los años ochenta, las polí- aumentar la dependencia de las fuerzas del mercado
ticas de desarrollo y las políticas macroeconómicas y acelerar la apertura a la competencia internacional
de los países en desarrollo han venido determinadas como factores clave para aprovechar el potencial
en gran medida por las prescripciones de las ins- de crecimiento de las economías. Esta orientación
tituciones financieras interde las políticas estructurales, y
nacionales. Al aumentar los
el enfoque de desarrollo adopdéficits por cuenta corriente
tado en el programa conocido
Al imponer sus condiciones,
de los países en desarrollo a
como Consenso de Washingel FMI no tuvo debidamente
causa de la fuerte subida de
ton, supusieron un abandono
en cuenta la cuestión de
los tipos de interés de su deuda
del anterior criterio de la acucómo aumentar la capacidad
externa y de la disminución de
mulación de capital para pasar
productiva y el empleo.
sus exportaciones —debido en
a depender casi exclusivamente
gran medida al notable cambio
del potencial de aumento de la
de la política monetaria de los
eficiencia que ofrece una mejor
Estados Unidos, que pasó a centrarse en combatir la asignación de los factores generada por las fuerzas
inflación— el número de programas de estabilización del mercado. Además, con la adopción generalizada
patrocinados por el FMI pasó de un promedio anual de estrategias de crecimiento impulsadas por las
de 10 en los años setenta a 19 en los ochenta y a 33 exportaciones y la aceleración del ritmo de la libeen 1985 (Jespersen, 1992).
ralización del comercio, el aumento de la producción
y la creación de empleo empezaron a depender cada
Posteriormente, se creó primero un Servicio vez más de los mercados externos. Al mismo tiempo,
de Ajuste Estructural (SAE) y más tarde el Servicio el aumento de la productividad pasó a depender más
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
151
Gráfico 5.1
de la inversión extranjera directa (IED) que de los
esfuerzos para fortalecer la demanda y la inversión
internas.
Si bien esas políticas lograron reducir la
inflación en varios países, no tuvieron los efectos esperados en el crecimiento y la diversificación (véase,
por ejemplo, Muqtada, 2010). Aunque la inflación
se redujo considerablemente, el crecimiento y la
inversión siguieron siendo débiles, lo que repercutió
en el empleo. Los programas de reforma fracasaron
sobre todo porque en general se iniciaron en épocas
de crisis cuando, en un contexto de lenta expansión
mundial, se adoptaron políticas fiscales y monetarias
restrictivas para reducir la inflación en lugar de políticas expansivas para estabilizar la demanda interna
y el empleo. Hubo importantes recortes del gasto en
infraestructura productiva y en la prestación de servicios sociales. Contrariamente a las expectativas de
que los recortes en el déficit del sector público atraerían inversión privada y de que la menor presencia
del Estado en la actividad económica desencadenaría
una nueva oleada de iniciativas empresariales privadas, la inversión privada siguió siendo escasa. En la
mayoría de los casos se interrumpió el proceso de
acumulación de capital, y en algunos la inversión
neta incluso pasó a ser negativa.
Hay pocos datos sobre la evolución a largo
plazo de la participación de los salarios en el ingreso
nacional de los países en desarrollo. Sin embargo, los
datos disponibles sugieren que esa participación ha
seguido una tendencia a la baja en los últimos tres
decenios tanto en los países desarrollados como en
los países en desarrollo, excepto en África, donde ha
sido tradicionalmente la más baja del mundo (gráfico
5.1). Según van der Hoeven (2010), que se basó en las
investigaciones de Harrison (2002), la participación
de los salarios en el ingreso ha venido disminuyendo
en muchos países desde los años sesenta; esa tendencia se acentuó y se extendió a más países en los años
noventa: entre 1993 y principios del decenio de 2000
la proporción del trabajo disminuyó, en promedio,
más de 0,3 puntos porcentuales anuales en un grupo
de países más pobres y 0,4 puntos porcentuales en un
grupo de países más ricos. Esto se explica en parte
por la mayor orientación hacia las exportaciones,
que tendió a limitar los aumentos salariales para
aumentar la competitividad internacional, y en parte
porque el repunte de la participación del trabajo en
el ingreso nacional bruto en época de recuperación,
PARTICIPACIÓN DE LOS SALARIOS
DE LOS EMPLEADOS EN EL INGRESO
NACIONAL, EN DETERMINADOS
GRUPOS DE PAÍSES, 1980-2008
(En porcentajes)
70
OCDE
60
América Latina
50
Economías en transición
Asia
40
África
30
20
1980
1985
1990
1995
2000
2005 2008
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de la
base de datos National Accounts Official Country Data
del DAES de las Naciones Unidas, cuadro 4.1; la base
de datos Stat Extracts de la OCDE; y Lindenboim y
otros, 2010.
Nota: Promedios no ponderados. Los datos se refieren al
ingreso nacional neto de los países de la OCDE y al
ingreso nacional bruto de los otros grupos de países.
América Latina incluye la Argentina, el Brasil, Chile,
Colombia, México y el Perú; Asia incluye Bahrein,
China, Filipinas, Hong Kong (China) y la República
de Corea; África incluye Egipto, Kenya, Mozambique,
Namibia, el Níger, el Senegal, Sudáfrica y Túnez;
las economías en transición incluyen Armenia,
Azerbaiyán, Belarús, la ex República Yugoslava
de Macedonia, la Federación de Rusia, Kazajstán,
Kirguistán, la República de Moldova, Serbia y Ucrania;
la OCDE incluye Alemania, Australia, Austria, Bélgica,
el Canadá, Dinamarca, España, los Estados Unidos,
Finlandia, Francia, Irlanda, Islandia, Italia, el Japón,
Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelandia, los Países
Bajos, Portugal, el Reino Unido, Suecia y Suiza.
cuando aumenta el PIB global, es más lento que su
disminución en situación de crisis (van der Hoeven
y Saget, 2004; OIT, 2008). Un estudio sobre el sector
manufacturero en una amplia muestra de países en
desarrollo puso de manifiesto que la disminución
de los salarios reales y de la participación de los
salarios en el valor añadido en la mayoría de los
países en desarrollo no asiáticos en los años ochenta
152
Informe sobre comercio y desarrollo
y noventa se debió a la compresión salarial, ya que
los trabajadores tuvieron que pagar la pérdida de
competitividad de los fabricantes en los mercados
internacionales (Amsden y van der Hoeven, 1996).
Esa pérdida de competitividad fue el resultado de
una política monetaria inadecuada de altos tipos de
interés para atraer capital extranjero, que provocó
una sobrevaloración de la moneda y al mismo tiempo
desalentó la inversión interior2.
para reducir la pobreza. Sin embargo, siguieron
desatendiéndose las políticas macroeconómicas que
podían promover la inversión fija, el crecimiento de
la productividad y la creación de empleo. Al igual
que en el caso de los programas de ajuste estructural,
las reformas emprendidas en los países en desarrollo
más pobres en el marco de los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) a partir de
1999 siguieron centrándose en la estabilización de
los precios (Khan, 2006; Muqtada, 2003; UNCTAD,
En 1994, el Banco Mundial reconoció oficial- 2002), poniendo de relieve al mismo tiempo la nemente que la eliminación de las distorsiones en los cesidad de reasignar el gasto público a esferas como
mercados de productos y factores no bastaría por la atención primaria de salud y la educación. Esas
sí sola para "poner a los países en una senda de medidas estaban abocadas a fracasar en su intento
crecimiento sostenido que redujera la pobreza" y de lograr una reducción sostenida de la pobreza, en
que harían falta "mejores políticas económicas y ausencia de un cambio estructural acelerado y de
más inversión en capital humano, infraestructuras suficiente acumulación de capital, que podrían haber
y fomento institucional, adeimpulsado el crecimiento y creamás de una mejor gobernanza"
do empleo productivo (Banco
(Banco Mundial, 1994: 2). No
Mundial, 2005).
Los trabajadores tuvieron
obstante, el Banco no revisó su
que pagar la pérdida
definición de "buenas políticas
Tras el período de hiperinde competitividad de
económicas", dando más peso a
flación de la segunda mitad de
los fabricantes en los
las medidas de política macroecolos años ochenta y principios de
mercados internacionales.
nómica y sectorial destinadas a
los noventa, la mayoría de los
reforzar las inversiones privadas
países de América Latina y África
productivas con objeto de lograr
adoptaron una política monetaria
un crecimiento más rápido y acelerar la creación de "sólida" destinada a evitar la inflación manteniendo
empleo para reducir la pobreza. Por lo tanto, en mu- los tipos de interés reales sistemáticamente por enchos países en desarrollo las condiciones monetarias cima de las tasas de crecimiento, lo que hizo que el
para la inversión privada siguieron siendo desfavora- crecimiento de la producción se mantuviera moderables, lo que produjo una carencia tanto de inversiones do (gráfico 5.2). Ello aumentó la brecha de desarrollo
en infraestructura como de suministro de bienes y y mantuvo a estas dos regiones a la zaga de países
servicios públicos, dos factores que crean importantes de Asia oriental y sudoriental que habían iniciado su
externalidades positivas para una amplia gama de industrialización a partir de niveles de desarrollo siactividades productivas (TDR 1993, caps. II y III).
milares o incluso inferiores. Si los países de América
Latina adoptaron políticas monetarias más acomodaA finales de los años noventa, habida cuenta ticias, e incluso expansivas, que impulsaron un fuerte
de los decepcionantes resultados de las reformas crecimiento general, ello se debió exclusivamente a
políticas aplicadas durante casi 20 años en los países las lecciones extraídas de la experiencia de la crisis
en desarrollo, un programa de políticas ampliado, financiera asiática de finales de los años noventa y
denominado a veces el "posconsenso de Washington" la crisis de la deuda argentina de los años 2001 y
o las "reformas de segunda generación" (Kuczynski 2002. Una excepción notable fue la del Brasil, donde
y Williamson, 2003), puso de relieve la reducción la política monetaria siguió ajustándose al enfoque
de la pobreza y la mitigación de sus efectos como ortodoxo, pero los efectos negativos de los elevados
objetivos inmediatos de las políticas de desarrollo que tipos de interés en el desarrollo y el cambio estrucexigían la participación directa del gobierno. También tural en ese país se vieron compensados, al menos
se comenzó a otorgar importancia a la adopción de parcialmente, por las subvenciones de los intereses
medidas relacionadas con la oferta en materia de de los préstamos del banco nacional de desarrollo
salud, educación y mejora de las infraestructuras para financiar la formación de capital fijo.
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
153
Gráfico 5.2
TIPOS DE INTERÉS REALES Y TASAS DE CRECIMIENTO REALES DEL PIB,
DETERMINADOS PAÍSES DE ÁFRICA, ASIA Y AMÉRICA LATINA, 1990-2009
(En porcentajes)
A. África
Egipto
Sudáfrica
Mauricio
30
30
30
25
25
25
20
20
20
15
15
15
10
10
10
5
5
5
0
0
0
-5
-5
-5
-10
-10
-10
-15
-15
1990
1995
2000
2005
2009
-15
1990
1995
2000
2005
2009
1990
1995
2000
2005
2009
B. Asia
China
República de Corea
Malasia
30
30
30
25
25
25
20
20
20
15
15
15
10
10
10
5
5
5
0
0
0
-5
-5
-5
-10
-10
-10
-15
-15
1990
1995
2000
2005
2009
-15
1990
1995
2000
2005
2009
1990
1995
2000
2005
2009
2005
2009
C. América Latina
Argentina
Brasil
Chile
30
70
30
25
60
25
20
50
20
15
15
40
10
10
30
5
5
20
0
0
10
-5
-10
0
-10
-15
-10
-5
1990
1995
2000
2005
2009
-15
1990
Tipo de interés real
1995
2000
2005
2009
1990
1995
2000
Tasa de crecimiento real del PIB
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir del cuadro 1.1; la base de datos International Financial Statistics del FMI;
y la base de datos CEPALSTAT de la CEPAL.
154
Informe sobre comercio y desarrollo
Así pues, en los últimos 30 años, la adhesión
al dogma de un mercado de trabajo flexible, unida
al objetivo de mantener las tasas de inflación bajas,
impidió que muchos países en desarrollo adoptaran
estrategias de desarrollo destinadas a promover la
inversión en capacidades productivas y la creación
de empleo. Por la misma razón, esos países no establecieron organizaciones e instituciones eficaces del
mercado de trabajo.
4. Experiencia con políticas heterodoxas
Los ejemplos más exitosos de convergencia
económica, todos ellos en Asia, nunca se ciñeron
estrictamente a los principios de la "política macroeconómica sólida" propugnada por el Consenso
de Washington. En casi todos estos países, el desarrollo del sector privado y los procesos dinámicos de
crecimiento se vieron reforzados por políticas macroeconómicas favorables a la inversión, una amplia
gama de instrumentos fiscales y de reglamentación
en apoyo de la acumulación de capital y los avances
tecnológicos, instituciones eficaces para coordinar
las actividades de los sectores público y privado,
políticas redistributivas y una considerable inversión
en educación (Chang, 2002; Amsden, 2001; Onaran
y Stockhammer, 2005). La política fiscal se utilizó
de manera pragmática para estimular la demanda
cuando así lo requerían los acontecimientos cíclicos.
Sin duda, las políticas económicas dieron también
importancia a la estabilización de los precios, pero
para ello se utilizaron diversos instrumentos distintos del establecimiento de elevados tipos de interés,
siendo los más frecuentes las políticas de ingresos
públicos y/o la intervención directa del gobierno en
los mercados de productos y de trabajo.
Los bajos tipos de interés son uno de los
principales factores que contribuyen a la dinámica de
inversión en capital fijo, crecimiento, y convergencia
(TDR 2003). A diferencia de lo ocurrido en África
y América Latina, en Asia oriental y sudoriental los
tipos de interés tanto reales como nominales aplicados a los préstamos en los últimos veinte años se
han mantenido sistemáticamente, excepto durante
la crisis financiera asiática, por debajo de la tasa de
crecimiento del PIB. Así, han actuado como motor de
la dinámica de fuerte inversión en ambas subregiones
(gráfico 5.2).
Además de las políticas fiscales y monetarias
más favorables a la formación interna de capital y
el crecimiento de la productividad, los principios
que rigieron el funcionamiento de los mercados de
trabajo en la mayoría de los países de Asia oriental y
sudoriental, empezando por el Japón y la República
de Corea, fueron también muy diferentes, y a menudo totalmente contrarios al principio de contratación
y despido libres. El principio de que los empleadores
asumen una responsabilidad para con sus empleados y de que los empleados inician una relación de
por vida con "su" empresa fue la piedra angular de
una senda de crecimiento sostenido impulsado por
la inversión, en contradicción con el Consenso de
Washington. Además, el tipo de organización del
mercado de trabajo de Asia oriental ha incluido un
proceso de determinación de salarios participativo
que también podría contribuir al desarrollo en otros
países.
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
155
C. Reorientación de las políticas macroeconómicas
hacia la creación de empleo
casos serán decisivas para determinar el éxito o el
fracaso de una estrategia. Por ejemplo, las medidas
de mejora de la productividad en el sector agrícola no
lograrán acelerar el crecimiento y aliviar la pobreza
Como se explicó en el contexto de las consi- de manera significativa si los trabajadores rurales
deraciones teóricas del capítulo III, el éxito de una que resultan afectados por la supresión de puestos de
estrategia de crecimiento y empleo depende de la trabajo no pueden ser absorbidos por la producción
inversión en capital fijo. En una economía de mer- industrial debido a las condiciones desfavorables para
cado con un sector privado dominante, esa inversión la inversión en capacidad productiva real. Los tipos
está fuertemente influenciada por el aumento de la de interés excesivamente elevados de los créditos de
demanda de los bienes y servicios que se producen inversión o la sobrevaloración de los tipos de cambio
con ese capital, por un lado, y por las condiciones son las causas más frecuentes de la situación de desventaja de las empresas nacionales
para financiar dicha inversión,
del sector de los bienes y servicios
por otro. Las políticas públicas
comerciables. Del mismo modo,
pueden apoyar la inversión en
Es necesario revaluar las
un aumento del gasto público en
ambos aspectos.
prioridades de las políticas
educación no bastará para reducir
macroeconómicas ampliar
el desempleo si no se puede dar
La experiencia con los prola gama de instrumentos
a la población más preparada
gramas de reforma de los años
de política disponibles.
un empleo productivo debido a
ochenta y noventa ha demostrado
la falta de demanda de mano de
que la acumulación de capital, la
obra cualificada en una economía
mejora de la productividad y el
aumento del empleo no se logran automáticamente estancada. Y es poco probable que el gasto público
con una asignación de los recursos puramente de- en actividades de investigación y desarrollo en los
terminada por el mercado; para que las estrategias sectores manufacturero y de los servicios impulse el
de crecimiento económico, convergencia y mejora crecimiento si los resultados de esas actividades no
sostenida del bienestar de todos los grupos de la se traducen en innovaciones en la producción porque
población tengan éxito, hace falta mucho más que la las condiciones de financiación de la inversión son
desfavorables. Sin embargo, unas buenas condiciointegración en la división internacional del trabajo.
nes de financiación por sí solas no pueden conducir
Una ampliación del alcance de los instru- al deseado despegue impulsado por la formación
mentos de política existentes más allá de lo que se privada de capital fijo, si las previsiones de demanda
consideraba aceptable según el modelo de desarrollo de los inversores potenciales no son favorables o si
de los treinta últimos años permitiría no sólo perse- no existe la infraestructura pública esencial. Estos
guir otros objetivos, sino también aumentar las com- ejemplos demuestran que un aspecto clave de las
binaciones posibles de instrumentos, que en muchos experiencias de convergencia satisfactorias parece
1. Necesidad de un nuevo enfoque
de política
156
Informe sobre comercio y desarrollo
haber sido "una conexión entre la política macroeconómica y la estructural, en que los vínculos entre las
políticas sectoriales, el comercio y el crecimiento
macroeconómico han contribuido significativamente
al dinamismo económico" (Bradford, 2005: 14).
En los últimos decenios, las teorías y políticas
económicas dominantes se han centrado casi
exclusivamente en las condiciones que determinan
el comportamiento de la oferta en los mercados.
Sin embargo, para estabilizar el empleo a un nivel
elevado y crear nuevos puestos de trabajo en el
proceso de crecimiento hace falta un enfoque
macroeconómico que dé más importancia a las
condiciones de la demanda. Con arreglo a ese
enfoque, los instrumentos de política monetaria y
fiscal vuelven a orientarse al objetivo de fomentar el
empleo. Muchos autores han insistido en la necesidad
de esa reorientación (véanse, por ejemplo, Epstein,
2005, 2007 y 2009; Muqtada, 2010; Pollin, Heintz y
Githinji, 2007; Weeks, 2010), aunque el debate se ha
seguido limitando en gran medida a los instrumentos
de política existentes, propugnando principalmente
una reevaluación de las prioridades en el uso de esos
instrumentos.
política macroeconómica debe inscribirse en el marco
de una reorientación más fundamental de las teorías
económicas, basada en una filosofía general del
capitalismo según la cual el capital sirve al bienestar
de la sociedad en general (que en su mayor parte vive
de las rentas del trabajo) y no al contrario.
2. Política fiscal y función del sector
público
Las finanzas públicas pueden, al modificar los
niveles de gasto o de tributación, ayudar a estabilizar
la demanda agregada y, en épocas de recesión,
compensar un déficit de demanda privada respecto
del potencial de producción. Mientras que el recorte
del gasto público es una forma directa de reducir el
exceso de demanda en tiempos de rápido crecimiento
de la demanda global, el aumento del gasto público
financiado por la deuda es esencial para reactivar una
economía estancada y proteger el empleo en época
de desaceleración económica.
En esta sección se sostiene que, si bien esa
En plena crisis financiera, la mayoría de los
revaluación de las prioridades es esencial para gobiernos han vuelto a descubrir la importancia de
acelerar el crecimiento y la creación de empleo en los las políticas fiscales anticíclicas para estabilizar la
países en desarrollo, también es importante ampliar demanda agregada, como puede verse en los paquetes
la gama de instrumentos de política
de medidas de estabilización sin
disponibles. Se necesitan no sólo
precedentes aprobados para evitar
políticas fiscales y monetarias
otra Gran Depresión. Sería muy
Durante las últimas crisis
apropiadas, sino también una
beneficioso para el crecimiento y el
se ha redescubierto la
política de ingresos (o salarial)
empleo que los principios que inspolítica fiscal anticíclica.
que influya en los salarios y en la
piran esas decisiones continuaran
demanda de bienes salariales para
sirviendo de base para una revisión
apoyar la creación de empleo.
de la política fiscal. En cambio, si
Estas políticas monetarias, fiscales y de ingresos la conducta del sector financiero público se rige por
adoptadas conjuntamente ofrecerían un margen los mismos principios que las entidades privadas,
considerable para la gestión de la demanda con objeto el efecto es una amplificación de las fluctuaciones
de luchar contra el desempleo —tanto estructural económicas y las crisis de confianza.
como cíclico— al tiempo que se mantendría a raya
la inflación. Desde el punto de vista del empleo, lo
En un esfuerzo por atraer corrientes de
importante es generar una demanda suficiente de capital extranjero, los gobiernos de las economías
bienes y servicios que se produzcan en el marco de de mercado emergentes solían reducir el gasto
nuevas actividades que requieran la misma cantidad público para demostrar su "disciplina fiscal" a los
de mano de obra que la que haya sido afectada por participantes en los mercados financieros y las
la supresión de puestos de trabajo en el proceso de agencias de calificación. Pero la reducción del gasto
modernización tecnológica. Esta reorientación de la público con arreglo al concepto de disciplina fiscal
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
propugnado por el Consenso de Washington ha sido
en parte la causa de que la producción y el empleo
no hayan crecido todo lo que habrían podido debido
a la escasez de inversiones en infraestructura. Esas
inversiones son a menudo una condición necesaria
para que haya inversión privada. Del mismo modo,
el gasto público en educación y capacitación puede
influir en la calidad y la estructura de la cualificación
de la mano de obra y en el potencial de ésta de
contribuir al aumento de la productividad. Ello a su
vez permite pagar salarios más altos que repercuten
en el crecimiento de la producción y la creación de
empleo.
Cabe señalar además que la balanza fiscal en
sí misma no es un buen indicador de los efectos
de la política fiscal en la creación de empleo: la
misma balanza fiscal puede tener diferentes efectos
según la forma en que se recauden y gasten los
ingresos públicos. Por ejemplo, en lo que respecta
a los ingresos, la recaudación fiscal procedente
de los grupos de renta alta y la variación del tipo
impositivo aplicable a esos grupos no suelen influir
mucho en la demanda interna, ya que esos grupos
de contribuyentes ahorran más y gastan una mayor
proporción de sus ingresos en bienes de lujo, la
mayoría de los cuales son importados. En cuanto
al gasto, la inversión pública en infraestructura
de transporte o subvenciones de créditos para la
inversión privada en capacidad productiva real
influirá mucho más en la creación de empleo que
el rescate de los bancos o el gasto en importaciones
de equipo militar y sofisticados vehículos para el
transporte de oficiales.
El sector público, que por lo general es el
mayor adquirente de bienes y servicios y el mayor
empleador de una economía, ejerce una considerable
influencia sobre la expansión y el funcionamiento de
los mercados de bienes y de trabajo. Por consiguiente,
el empleo del sector público puede desempeñar un
papel importante en las políticas de empleo, especialmente en los países en desarrollo con mucha
mano de obra excedentaria. La tributación y el gasto
público pueden ser instrumentos fundamentales para
establecer vínculos entre las empresas de los sectores
modernos, las industrias de exportación y el resto de
la economía. Estos aspectos de la contribución del
Estado a la creación de empleo se analizan con mayor
detalle en la sección D.
157
3. Políticas monetarias y financieras
La escasa inversión en capital fijo se atribuye
a menudo al bajo nivel de ahorro, dada la identidad
macroeconómica entre ahorro e inversión. Según
este punto de vista, la mayoría de los países en
desarrollo tiene muy pocas posibilidades de aumentar
el ahorro, en particular el ahorro de los hogares,
por lo que también tienen muy pocas posibilidades
de aumentar la inversión, a menos que el país
tenga acceso a "ahorro externo". Según esta teoría,
para atraer capital extranjero debe haber tipos de
interés elevados. Sin embargo, esta opinión no se
sostiene si se comparan las experiencias reales de
los países cuya economía se estancó pese a haberse
adoptado una política monetaria restrictiva, como
en África y América Latina, y los países con una
política monetaria expansiva donde el crecimiento y
la creación de empleo fueron rápidos, como en Asia
oriental y sudoriental. La combinación de política
monetaria expansiva y crecimiento rápido que se
produjo en los países desarrollados durante la "edad
de oro del capitalismo" también lleva a la misma
conclusión.
El aumento del ahorro de los hogares con un
determinado nivel de renta implica la disminución
de la demanda de bienes y servicios de consumo,
lo que desalienta la inversión en capacidad productiva adicional. Por otra parte, las previsiones de
demanda positivas combinadas con condiciones de
financiación favorables fomentarán la inversión fija.
El aumento sostenido de los ingresos y el empleo
requiere una gestión a corto plazo proactiva y permanente de las condiciones monetarias, financieras y
generales de la demanda para asegurar que la inversión prevista sea superior al ahorro previsto. En ese
contexto, el ahorro aumentará aunque la propensión
de los hogares a ahorrar se mantenga invariable
(véanse también Gordon, 1995; Pollin, 2002). El
aumento del ahorro, que en la ecuación de equilibrio macroeconómico equivale al aumento de la
inversión, se deriva en última instancia del aumento
de los beneficios. La inversión real inicial puede ser
financiada por créditos bancarios si el banco central
permite la expansión del crédito con una política monetaria adecuada. Los mayores beneficios
atribuibles a las rentas de innovación temporales
obtenidas por los inversores pioneros permiten
158
Informe sobre comercio y desarrollo
financiar las inversiones y reembolsar el crédito
bancario inicial (véase también TDR 2006, cap. I,
anexo 2).
y Sudáfrica (Lim, 2006; Pollin y otros, 2006; Pollin,
Heintz y Githinji, 2007).
Una política monetaria centrada en crear conAl inyectar liquidez y fijar los tipos de interés a diciones favorables a la financiación de la inversión
corto plazo, el banco central puede proporcionar un privada puede complementarse fomentando la
importante estímulo expansivo
concesión de préstamos a la
e influir, al menos indirectainversión por parte de las insmente, en los tipos de interés a
tituciones financieras privadas
Para estabilizar el crecimiento,
largo plazo según su evaluación
y otorgando créditos a través
los bancos centrales pueden
de la situación económica.
de las instituciones financieras
hacer algo más que mantener
Así, el efecto positivo de su
públicas. Los bancos de inverbaja la inflación: pueden crear
política monetaria expansiva
sión públicos han contribuido
condiciones favorables a la
en la inversión en capital fijo
de manera importante a la coninversión y la creación de
fomenta la creación de empleo.
cesión de créditos baratos a los
empleo.
La política monetaria que se
inversores y la canalización de
utiliza permanente y exclusivala creación de capacidad en una
mente para combatir la inflación
dirección socialmente deseable,
prolongada o inercial a priori dificulta la creación por ejemplo en la Argentina, el Brasil, Malasia, la
de empleo y el aumento sostenible de los ingresos. Provincia china de Taiwán y la República de Corea
Por lo tanto, habida cuenta de la mayor prioridad (Amsden, 2001 y 2007).
que se da ahora a la creación de empleo, es preciso
revisar los instrumentos de política macroeconómica
recomendados a los países en desarrollo durante los
últimos tres decenios como única opción racional en
el marco del Consenso de Washington.
4. Una política de ingresos para
un crecimiento impulsado por los
Para estabilizar el crecimiento, los bancos
salarios
centrales pueden hacer algo más que mantener baja
la inflación; pueden funcionar como agentes de
desarrollo al otorgar mayor prioridad al empleo.
Se necesitan políticas monetarias, financieras y
Además, las políticas monetarias y financieras fiscales de apoyo para lograr una dinámica de fuerte
influyen en el tipo de cambio y, por lo tanto, en la crecimiento basada en la formación de capital fijo
competitividad de los productores y empleadores que proporcione las oportunidades de empleo adinacionales frente a los extranjeros. Hay numerosos cionales necesarias para absorber la mano de obra
ejemplos de experiencias satisfactorias en este excedentaria. Pero la tarea de las políticas monetarias,
sentido en países como Alemania, los Estados financieras y fiscales de apoyar el crecimiento del emUnidos, Francia, la India, el Japón,
pleo puede verse facilitada en gran
el Reino Unido y la República de
medida si se adopta también una
Corea, donde los bancos centrales
política de ingresos que se base
Una política de ingresos
desempeñaron un papel esencial
en ciertas normas para determinar
puede allanar el camino
en las políticas públicas de
los ingresos de los trabajadores en
para una expansión
apoyo al crecimiento y el cambio
una economía en crecimiento. Una
constante de la demanda
estructural al mantener tipos de
política de ingresos bien concebida
interna.
interés bajos, ejercer controles del
puede contribuir enormemente al
capital para ayudar a estabilizar
crecimiento del empleo al allanar
los tipos de cambio a niveles
el camino para una expansión
competitivos y, a veces, otorgar préstamos directos constante de la demanda interna.
para determinados proyectos (Epstein, 2007). Más
recientemente, se ha propuesto una "orientación al
Cuando aumenta el desempleo, y muchos
empleo" en diversos países, como Kenya, Filipinas trabajadores que pierden sus puestos de trabajo en
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
159
Gráfico 5.3
el mercado de trabajo formal pasan al mercado de
trabajo paralelo o informal, suele aumentar el poder
de los empleadores, lo que obliga a los trabajadores
despedidos a aceptar salarios muy inferiores a los
que habrían percibido de no haber aumentado el
desempleo. Esto sería aceptable si la reducción de
los salarios fuera la solución adecuada para corregir
el desequilibrio del mercado de trabajo. Pero la flexibilidad de los salarios a la baja provoca una caída
de la demanda que da lugar a mayores recortes salariales sin estimular la creación de empleo mediante
inversiones. Así, a diferencia de la flexibilidad de los
precios en los mercados de productos, que hace que
la demanda responda a la oferta de cada producto, la
flexibilidad de los salarios no detiene el aumento del
desempleo (véase también el capítulo III, sección B).
De hecho, el resultado es justo lo contrario: la caída
de los salarios aumenta el número de desempleados
y subempleados, reduce los incentivos para invertir
en capacidad productiva y provoca una espiral descendente en el nivel general de vida de la sociedad,
como ocurrió en muchos países en desarrollo durante
la época del Consenso de Washington, según se explica en el capítulo IV.
En este contexto, es importante darse cuenta de
que el hecho de que las rentas del trabajo no aumenten a la par que el crecimiento de la productividad
no implica automáticamente un mayor aumento de
los beneficios. Los beneficios son ingresos residuales y sólo crecerán cuando la demanda aumente lo
suficiente, lo que es poco probable que ocurra si los
ingresos de los trabajadores no aumentan a la par que
la producción. Además, el aumento de los ingresos
procedentes de los beneficios tiende a contribuir menos al crecimiento del empleo que el aumento de la
renta del trabajo, ya que por lo general los perceptores
de beneficios tienen una mayor propensión al ahorro
que los asalariados y tienden a consumir más productos de lujo importados. Por lo tanto, las estrategias
de desarrollo basadas en un crecimiento impulsado
por los salarios pueden maximizar el aumento de la
producción, la productividad y el empleo.
Así pues, para lograr una trayectoria sostenible,
los aumentos de la productividad deben distribuirse
de manera que las rentas del trabajo puedan crecer
al mismo ritmo que la productividad. Dado que esos
aumentos de los ingresos se destinan en gran parte
al consumo, las pérdidas de puestos de trabajo que
se deriven del aumento de la productividad de una
TASAS DE CRECIMIENTO ANUAL DEL
COSTO UNITARIO DE LA MANO DE OBRA Y
DE LAS TASAS DE INFLACIÓN, 1970-2008
(Porcentaje)
A. Economías desarrolladas
16
14
Inflación
12
10
8
6
4
2
0
1970
Costo unitario de
la mano de obra
1975
1980
1985
1990
1995
2000 2005 2008
B. Determinadas economías emergentes
70
60
50
40
Inflación
30
Costo unitario de
la mano de obra
20
10
0
-10
1970
1975
1980
1985
1990
1995
2000 2005 2008
Fuente:Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, a partir de
la base de datos International Labor Comparisons de
la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados
Unidos; la base de datos Stat Extracts de la OCDE;
la base de datos International Financial Statistics del
FMI; la base de datos de la OCDE; y la base de datos
LABORSTAT de la OIT.
Nota: Las economías emergentes seleccionadas son la
Argentina (2000-2006), el Brasil (1996-2006), Filipinas
(2001-2007), México (1975-2006), la Provincia china de
Taiwán (1991-2007), la República de Corea (1971-2008)
y Singapur (1991-2008).
160
Informe sobre comercio y desarrollo
empresa gracias a la utilización de procesos de producción tecnológicamente más avanzados se verán
compensadas por un aumento de la demanda de
mano de obra en la economía en general. Como la
demanda crecería a un ritmo similar al del potencial
de la oferta, también incentivaría una inversión fija
adicional y estimularía el crecimiento industrial y la
creación de puestos de trabajo para absorber la mano
de obra excedentaria en la economía.
inflación alta y que crece aceleradamente les será más
difícil iniciar y mantener un proceso de desarrollo
y convergencia, debido a la frecuente necesidad de
endurecer las condiciones monetarias y crediticias.
También es cierto que la política monetaria se
verá sobrecargada si al mismo tiempo tiene que
mantener la inflación baja y financiar a bajo costo
la inversión en capacidad productiva real para crear
nuevas oportunidades de empleo. Ello supondría
perseguir demasiados objetivos con demasiado pocos
instrumentos de política. También en este caso, la
aplicación de instrumentos de política de ingresos
puede ser una solución.
Los incentivos para que los empresarios dinámicos inviertan en capital fijo y en la innovación de
productos o procesos son aún mayores si los salarios
siguen la evolución del crecimiento medio de la productividad de toda la economía, en vez de moverse
El incremento de los salarios con arreglo a la
en cada empresa en función de la
norma de la productividad contriproductividad de dicha empresa.
buiría a mantener baja la inflación
En el primer caso habría mayores
al impedir que subiera el costo
Los aumentos de la
diferencias entre los beneficios de
unitario de la mano de obra y que
productividad deben
las empresas capitalistas. Los emla demanda aumentara más que el
distribuirse de manera
presarios más dinámicos verían
potencial de la oferta. Por ejemque las rentas del trabajo
recompensadas sus inversiones o
plo, tras las subidas de los precios
puedan crecer al mismo
innovaciones porque percibirían
del petróleo de los años setenta, en
ritmo que la productividad.
mayores rentas de innovación
muchos países los salarios nomique si las ganancias resultantes
nales se ajustaron aplicando algún
de la mayor productividad de sus
tipo de indexación retrospectiva:
empresas se transfirieran a los propios trabajadores o se incrementaron en función de la inflación pasada
bien a los clientes mediante reducciones de precios. de los precios al consumidor, suponiendo erróneamente que con ello se compensaría rápidamente a los
En una economía de mercado, la aplicación de trabajadores por los efectos negativos del deterioro
esa política de ingresos requiere un marco institu- de la relación de intercambio en sus ingresos reales.
cional adaptado a la fase de desarrollo, la estructura Sin embargo, como se mencionó en la sección B, esa
económica y las especificidades culturales e históri- práctica suscitó largas controversias sobre la distribucas de cada país, como se analiza más adelante en la ción de la renta, ya que los empleadores tendieron a
sección D. Ese marco institucional es especialmente reaccionar al aumento del costo de la mano de obra
importante, porque una política de ingresos puede con una subida de los precios, lo que provocó una
ser no sólo un instrumento para generar empleo, sino aceleración de la inflación y un aumento del desemtambién un medio para controlar la inflación.
pleo. Los riesgos de inflación se gestionaron mejor
en los países importadores de petróleo cuyos salarios
nominales no se ajustaron a la inflación pasada, sino
que aumentaron de manera acorde con el crecimiento
5. La política de ingresos y el control
de la productividad. Pese a que la caída inmediata de
de la inflación
los salarios reales fue mayor, a mediano y largo plazo
los efectos sobre el crecimiento y el empleo fueron
positivos, ya que pudo evitarse una aceleración de
Un argumento frecuente contra la política la inflación.
monetaria destinada a financiar la inversión a
bajo costo es su supuesto efecto inflacionario.
Dado que los salarios son el principal factor
No cabe duda de que para lograr la estabilidad determinante de los costos de producción generales
macroeconómica es fundamental mantener la en una economía de mercado integrada verticalmente,
inflación baja. A los países propensos a tener una nunca se insistirá lo suficiente en la importancia de
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
161
evitar una subida excesiva de los salarios nominales debido a episodios de aceleración inflacionista que
para estabilizar la inflación. En las economías desa- derivan en aumentos de los salarios nominales por los
rrolladas, en las que la participación del trabajo en la mecanismos de indexación. Esta circunstancia ha rerenta total suele ser superior al 60%, existe una muy sultado extremadamente costosa, porque para reducir
estrecha correlación entre las tala inflación hasta el nivel prefisas de aumento del costo unitario
jado frente a las constantes prede la mano de obra (es decir, los
siones alcistas sobre los precios
La inflación puede controlarse
aumentos salariales superiores al
debidas a los costos, los bancos
si la remuneración de los
crecimiento de la productividad)
centrales están obligados, una y
trabajadores aumenta
y los movimientos del nivel de
otra vez, a someter a la economía
aproximadamente a la par
los precios (gráfico 5.3A). Sobre
a un tratamiento de choque meque la productividad.
los países en desarrollo se dispodiante la subida de los tipos de
ne de muchos menos datos, pero
interés. Esto equivale a sacrificar
los datos comparables existentes
la inversión y el empleo reales en
sugieren que esa correlación es muy similar en varias aras de una estabilización nominal. En este caso, es
economías de mercado emergentes (gráfico 5.3B). A sumamente importante anclar los salarios nominales
menos que en toda la economía se considere conve- al crecimiento de la productividad3.
niente aumentar la participación de los salarios en
la renta, la inflación sólo se puede controlar si los
La aplicación de la norma de que el aumento
salarios aumentan a una tasa que equivalga aproxima- de la remuneración de los trabajadores debe
damente a la tasa de crecimiento de la productividad, alinearse al crecimiento medio de la productividad
más una tasa de inflación prefijada que se considere más una tasa de inflación prefijada significa
aceptable, lo que anclará las expectativas de inflación. que la participación del trabajo en la renta total
permanece invariable. No obstante, puede haber
En los países en desarrollo, una norma que situaciones en que sea conveniente modificar una
prescriba que el aumento de la renta del trabajo debe determinada distribución de la renta entre el capital
ser compatible con esa tasa de inflación prefijada y el trabajo para subsanar problemas de equidad y
puede ser de especial importancia para estabilizar la desigualdades a nivel nacional. En tal caso, podrían
economía, tanto en términos reales como nominales. negociarse explícitamente ajustes más amplios de la
Muchos países en desarrollo han tenido tradicional- remuneración de los trabajadores como parte de un
mente una inflación muy alta o incluso hiperinflación pacto social (van der Hoeven y Saget, 2004).
D. El establecimiento de instituciones y el papel del
Estado en los países en desarrollo
1. La negociación colectiva y la función
de las organizaciones de trabajadores
y empleadores
El hecho de que se reconozca que la remuneración de los trabajadores no es sólo un factor de costo
sino también el principal factor determinante de la
demanda interna, y que en consecuencia la subida de
los salarios reales a la par que la productividad es una
condición necesaria y no un obstáculo para el desarrollo, indica la importancia de establecer instituciones
adecuadas que apoyen una política de ingresos (como
se indica en los apartados C.4 y 5 supra). En este
sentido, se puede aprender algo de la experiencia de
los países desarrollados con sus políticas de la edad
162
Informe sobre comercio y desarrollo
de oro del capitalismo, entre 1950 y 1973, cuando se
alcanzaron tasas de desempleo muy bajas con unos
mercados de trabajo mucho más regulados que los
actuales (Epstein y Schor, 1988; Singh, 2009).
política de ingresos, han ayudado a muchos países a
orientar su política económica hacia la inversión en
capital fijo y a mantener su competitividad internacional en general.
Uno de los factores institucionales importantes
Difícilmente cabría esperar que los países en
en este contexto es la creación
desarrollo pobres, cuyos goy el fortalecimiento de sindicabiernos a menudo ni siquiera
tos. Aunque la misión principal
pueden proteger a los pobres
Las
asociaciones
de
de éstos es representar los indel hambre y la enfermedad,
trabajadores y empleadores
tereses de los trabajadores, su
establezcan complejas instipueden contribuir de manera
participación en la negociación
tuciones del mercado laboral.
importante
a
promover
un
colectiva y la formación de los
Pero el laissez-faire del pasacrecimiento impulsado por la
salarios también beneficia a la
do ha fracasado y en muchos
demanda interna.
economía en su conjunto, inpaíses en desarrollo la particluidos los dueños del capital.
cipación de los salarios en el
Al sentarse a un lado de la mesa
ingreso nacional ha mostrado
en las negociaciones colectivas
una enorme "flexibilidad" a la
—frente a las asociaciones de empleadores— los baja, sin resolver los problemas de la inversión, el
sindicatos pueden contribuir de manera importante a empleo y la pobreza. Así pues, es posible que la única
promover un proceso de crecimiento impulsado por manera de resolver el problema del desempleo sea
la demanda interna4.
estableciendo algún tipo adecuado de instituciones
del mercado de trabajo y, por consiguiente, esas
Los sindicatos han sido criticados a menudo por instituciones merecen una prioridad mucho mayor
sus exagerados intentos de estabilizar o incrementar que la que han tenido hasta ahora en el proceso de
el poder adquisitivo de los trabajadores incluso en fomento institucional y reforma de la gobernanza en
períodos de choques de la oferta, como se explica los países en desarrollo.
en la sección anterior. Esos intentos son, en efecto,
contraproducentes, ya que alimentan la inflación y
el desempleo en lugar de proteger a los trabajadores.
No obstante, en el otro extremo, el dogma actual de 2. Salario mínimo
la flexibilidad del mercado de trabajo, cuyo objetivo
es reducir al mínimo el papel de los sindicatos y
conseguir los precios adecuados, no tiene en cuenta
La creación de un marco institucional que
el importante papel que pueden desempeñar las establezca un vínculo dinámico entre inversión,
asociaciones de trabajadores y de empleadores en la productividad y empleo es especialmente difícil en
estimulación de un proceso dinálos países en desarrollo, donde
mico de inversión, crecimiento
el nivel de protección laboral y
de la productividad y creación de
de organización de trabajadores
Los salarios mínimos y
empleo. Para ello es preciso que
y empleadores es muy bajo y las
los planes de empleo
las negociaciones salariales colecnegociaciones estructuradas para
público pueden ser
tivas se lleven a cabo con arreglo a
determinar los salarios y las coninstrumentos eficaces de
un marco normativo que garantice
diciones de trabajo son escasas
una política de ingresos.
que los aumentos salariales no se
o inexistentes. Como la creación
aparten sustancialmente, ni por
de instituciones responsables que
exceso ni por defecto, de una tasa
representen a los trabajadores y
que asegure la estabilidad de los precios y del empleo. los empleadores puede llevar bastante tiempo, un
Los acuerdos tripartitos que prevén la representación instrumento que los gobiernos pueden activar con
del gobierno en las negociaciones salariales colecti- más rapidez es el establecimiento de salarios mínivas, o la aplicación de recomendaciones o directri- mos, que también puede servir de complemento a la
ces de los gobiernos para el establecimiento de una negociación colectiva (OIT, 2008).
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
En este caso el problema es determinar el nivel
adecuado del salario mínimo desde la perspectiva
de la utilidad macroeconómica de los salarios como
factor determinante del consumo privado. En muchos
países ha ocurrido que, debido a la aplicación de
políticas de ajuste estructural y liberalización y a la
pérdida de poder de los sindicatos y las instituciones
del mercado de trabajo, se han establecido salarios
mínimos muy bajos. Este abaratamiento de la mano
de obra en el sector formal se ha enmarcado en los
esfuerzos para a crear más empleo en el sector formal y reducir el empleo en el sector informal. Sin
embargo, los salarios extremadamente bajos no sólo
no contribuyen a reducir la pobreza, sino que probablemente tampoco ayudan a crear empleo, porque
prácticamente no aumentan el poder adquisitivo de
las masas.
163
forma arbitraria en respuesta a las distintas influencias
de los grupos de interés en las decisiones políticas,
puede tener un efecto positivo en la dinámica de crecimiento de la inversión y la productividad. Entonces
la pobreza disminuirá, no tanto por el aumento de
los ingresos de quienes realmente perciben el salario
mínimo, sino sobre todo por el empleo adicional que
se crea en respuesta al aumento de la demanda y los
beneficios en las empresas en que el crecimiento de
la productividad es superior a la media.
3. Planes de empleo público
Es bien sabido que, en la mayoría de los países
en desarrollo de renta baja, el empleo consiste sobre
En otros países hay salarios mínimos relativa- todo en trabajos en el sector informal o por cuenta
mente altos —denominados a veces "maxisalarios propia en un contexto en que existe una gran reserva
mínimos" (Saget, 2008)—, lo
de mano de obra excedentaria.
que suele atribuirse a la escasa
La competencia entre los emutilización del sistema de negopleados y los desempleados y
Los planes de empleo
ciación colectiva. Ello puede desubempleados tiende a reducir
público pueden dar buenos
berse a que las consultas sobre el
los salarios y empeorar otras
resultados
incluso
en
países
salario mínimo son el único foro
condiciones de trabajo. Por lo
de renta muy baja.
donde los sindicatos pueden dar
tanto, en esas circunstancias, si
a conocer sus exigencias. En tabien a largo plazo debe aumenles casos, el salario mínimo legal
tarse la proporción del empleo
se aproxima más al salario real
total correspondiente al empleo
percibido por la mayoría de los trabajadores formales. en el sector formal, en un futuro previsible debe
En dicho proceso se persiguen varios objetivos con también centrarse la atención en mecanismos que
un único instrumento de política: el salario mínimo mejoren tanto los salarios como las condiciones de
se utiliza como referencia para fijar los salarios, trabajo en el sector informal y en el segmento de la
controlar la inflación y promover el diálogo social.
"autoexplotación", en que los trabajadores trabajan
por cuenta propia.
Se ha dicho que los salarios mínimos excesivamente bajos o altos evidencian el mal funcionamiento
Esto puede hacerse, por ejemplo, aplicando
del mercado de trabajo (van der Hoeven, 2010), en el planes de empleo público, como los introducidos
sentido de que no cumplen la función de garantizar en la Argentina y la India (véase el recuadro 5.1),
la participación del trabajo en el crecimiento de la que establezcan un nivel mínimo efectivo para los
renta total que contribuiría a reducir la pobreza sin ingresos y las condiciones de trabajo al garantizar
poner en peligro el empleo ni el crecimiento econó- la disponibilidad de puestos de trabajo que ofrezcan
mico. De hecho, la mejor forma de determinar si el las condiciones mínimas para quienes lo soliciten.
salario mínimo contribuye a la creación de empleo Esas condiciones deberían mejorarse con el tiempo
y la estabilización macroeconómica al apoyar el cre- para reflejar debidamente el incremento medio de la
cimiento impulsado por los salarios es analizando su productividad en toda la economía y el aumento de
relación con el crecimiento de la productividad y la los ingresos fiscales en una economía en crecimiento.
inflación. Si se ajusta periódicamente en consonancia Este tipo de planes tiene varias ventajas. En primer lucon el crecimiento medio real de la productividad de gar, si se aplica bien, garantizará que las condiciones
una economía y la tasa de inflación prefijada, y no de de trabajo de los empleos ajenos al plan sean mejores
164
Informe sobre comercio y desarrollo
Recuadro 5.1
PROGRAMAS DE EMPLEO DE ÚLTIMA INSTANCIA DE LA ARGENTINA Y LA INDIA
El Programa nacional de garantía de empleo rural de la India
Este programa, que se puso en marcha en febrero de 2006, garantiza a todos los hogares rurales un trabajo manual
no cualificado, remunerado con el salario mínimo legal establecido para los trabajadores agrícolas, por un máximo
de 100 días al año. Se trata de un programa orientado a responder a la demanda, que reconoce el derecho legal al
empleo. El solicitante al que no se ofrezca un empleo en un plazo de 15 días tiene derecho a una prestación por
desempleo. El programa, con una dotación presupuestaria de alrededor del 0,6% del PIB, se ha hecho extensivo
a todos los distritos rurales de la India. Su objetivo es dar trabajo en proyectos que requieren un uso intensivo de
mano de obra, centrándose en la creación de infraestructura rural a nivel local. Hasta la fecha se han realizado
casi 4,3 millones de obras públicas, aproximadamente la mitad de ellas destinadas a la conservación del agua, el
15% a la conectividad rural y el 12% al desarrollo de las tierras. Hasta el momento, el programa ha proporcionado
cierto empleo a más de 50 millones de hogares y ha generado casi 2.600 millones de días-persona de empleo.
La mejora salarial ha contribuido a reforzar la base de recursos de subsistencia de los pobres de las zonas rurales
de la India, ha reducido la migración económica y ha permitido amortiguar en gran medida las convulsiones
del mercado de trabajo causadas por la crisis económica (al regresar los trabajadores migrantes a sus aldeas) y
los efectos de la sequía que azotó a gran parte del país en el verano de 2009. En 2008 y 2009, casi el 70% de
los desembolsos realizados en el marco del programa consistieron en salarios pagados a los trabajadores. El
programa está influyendo en el mercado de trabajo de algunas zonas del país de forma bastante significativa.
Ha aumentado entre un 10% y un 15% el salario mínimo de facto en algunas zonas y ha modificado en cierta
medida las pautas de migración estacional. Ha reducido la migración de trabajadores no cualificados del sector
agrícola dentro de la India, y hay pruebas de que ha elevado los salarios del sector de la construcción, al permitir
a trabajadores rurales encontrar cierto empleo remunerado en épocas de escasez (Chandrasekhar y Ghosh, 2010).
Otro de los efectos del programa es el aumento de los ingresos generados por la agricultura gracias a la mayor
demanda de alimentos. Al mismo tiempo, contribuye al crecimiento de la productividad en las actividades
agrícolas y demás actividades rurales, si bien con cierto desfase, puesto que los proyectos de obras públicas
ayudan a mejorar los sistemas de riego, la captación de recursos hídricos, la calidad del suelo y la infraestructura
de transportes.
Programa de apoyo a los cabezas de familia en la Argentina
En 2002, en medio de una profunda crisis económica, cuando el 21,5% de la población activa estaba sin trabajo
y los ingresos de más del 50% de la población se situaban por debajo del umbral de la pobreza, el Gobierno
de la Argentina puso en marcha un programa para proporcionar un ingreso de subsistencia a los cabezas de
familia desempleados (Programa Jefas y Jefes de Hogar) con al menos un hijo. A cambio, estas personas trabajan
un mínimo de 20 horas a la semana en pequeños proyectos que ayudan a mejorar la infraestructura local y
comunitaria. Otra condición es que los hijos asistan a la escuela y estén inscritos en un programa de vacunación.
Al igual que en la India, la aplicación del programa corre a cargo de las administraciones locales y regionales.
En mayo de 2003, cuando más se recurrió a los programas, su costo fiscal ascendió a alrededor del 1% del
PIB. Cerca de 2 millones de hogares, más del 70% de ellos encabezados por mujeres, se han beneficiado del
programa. Sus efectos en la pobreza y la recuperación económica han sido muy significativos. Dado que los
beneficiarios gastan la mayor parte de los ingresos derivados del programa y consumen relativamente pocos
productos importados, el programa ha tenido un enorme efecto multiplicador. Según una estimación del Ministerio
de Trabajo basada en datos de 2003, la contribución del programa al PIB ha sido 2,5 veces superior a los gastos
iniciales del programa (Tcherneva y Wray, 2005). Gracias al crecimiento más rápido de la economía nacional
en los años siguientes y a la reducción del desempleo al 8% en 2008, el número de beneficiarios descendió a
500.000 a finales de 2008. Algunos de los antiguos beneficiarios encontraron empleos más estables, mientras
que otros se acogen actualmente a nuevos programas de educación y formación profesional destinados a facilitar
su inserción en el mercado laboral.
Otro método para estabilizar el empleo y los ingresos es el Programa de Recuperación Productiva de la Argentina.
En el marco de este programa, el Gobierno se hace cargo durante un año de parte de los salarios pagados por
empleadores privados en dificultades, que deben presentar un plan para solucionar los problemas económicos de
sus empresas y comprometerse a no despedir a sus trabajadores. Esto ha permitido preservar decenas de miles
de puestos de trabajo, principalmente en pequeñas y medianas empresas, y evitar no sólo los costos sociales del
aumento del desempleo, sino también los costos económicos de la pérdida de capital humano y la disminución
de la demanda interna, que habrían hecho que la situación del mercado de trabajo fuera aún más precaria.
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
que las condiciones mínimas establecidas por el plan.
En segundo lugar, la demanda de bienes y servicios
que el plan genera directa e indirectamente —por su
efecto multiplicador— ayudará a ampliar los mercados e impulsará el incremento de la producción,
con lo cual el efecto de contención de los aumentos
de la productividad en el empleo se neutralizará por
un mayor ritmo de crecimiento de la demanda. En
tercer lugar, el propio plan tiende a ser selectivo, ya
que sólo quienes no puedan lograr ese nivel mínimo
de salario y condiciones de trabajo pedirán y obtendrán ese tipo de empleo. En cuarto lugar, dado que
la aplicación del plan ampliará la demanda interna y
aumentará el empleo en otros sectores por sus efectos
multiplicadores, con el tiempo se reducirá idealmente
la demanda de ese tipo de empleo por parte de los trabajadores, lo que supondrá una limitación endógena
de los desembolsos presupuestarios necesarios para
aplicar esta política. En quinto lugar, el plan actuará
como un estabilizador automático de la demanda de
consumo en los períodos de recesión o en las fases
descendentes y, por lo tanto, servirá para moderar el
ciclo económico, lo que es sumamente importante
habida cuenta de que esos estabilizadores son relativamente escasos en la mayoría de las economías en
desarrollo. Por último, con el tiempo, al socavar la
capacidad de las empresas para competir con bajos
salarios y deficientes condiciones de trabajo, el plan
ayudará a aumentar la proporción del empleo total
correspondiente al empleo en el sector formal, reducir
las diferencias entre los sectores formal e informal en
lo que respecta a las condiciones laborales y mejorar
las condiciones generales de trabajo en el sistema en
su conjunto.
Los planes de empleo del sector público pueden dar buenos resultados incluso en países de renta
muy baja. En Sierra Leona, uno de los países más
pobres del mundo, un programa de obras públicas
patrocinado por el Banco Mundial tras la desastrosa
guerra civil evitó que miles de personas padecieran
inanición. En 2008-2009, el Gobierno amplió el programa a fin de luchar contra la recesión internacional,
que redujo la demanda de cultivos de exportación. El
éxito de este programa demuestra que los planes de
empleo público de emergencia y anticíclicos pueden
desempeñar un papel importante incluso cuando la
capacidad administrativa es limitada (Weeks, 2009).
En la mayoría de los países en desarrollo existe
una necesidad acuciante de incrementar la prestación
165
pública de servicios sociales esenciales, especialmente los relacionados con la nutrición, el saneamiento, la
salud y la educación. Esto es importante no sólo por
sus claras repercusiones directas en la mejora de las
condiciones materiales y sociales, sino también por
motivos macroeconómicos. La prestación pública de
esos servicios suele requerir un uso intensivo de mano
de obra y, por lo tanto, tiene también considerables
efectos directos en el empleo.
4. Mejora de los ingresos de los
pequeños productores
En muchos países en desarrollo, el empleo
en el sector informal y el trabajo por cuenta propia
representan una parte importante del empleo total.
Por consiguiente, en esos países es importante
que las políticas de fomento del empleo y las
instituciones examinadas en las secciones anteriores
se complementen con medidas destinadas a aumentar
los salarios y el poder adquisitivo de las personas que
trabajan en el sector informal o por cuenta propia.
En todo caso, para aumentar la seguridad
alimentaria y mejorar gradualmente las condiciones
de vida de la población rural se necesitan medidas que potencien la capacidad de los pequeños
agricultores para comprar bienes y equipos intermedios que aumenten la productividad (Mittal, 2009).
Sin embargo, los mecanismos que vinculan los
precios pagados a los productores agrícolas con el
aumento de la productividad general de la economía
también contribuirían a aumentar la demanda en los
segmentos de la población que tienden a comprar
bienes de consumo que pueden producirse localmente. Estos mecanismos se han venido aplicando
satisfactoriamente durante decenios en todos los
países desarrollados. La productividad del sector
agrícola podría mejorarse con inversiones públicas
en investigación agrícola e infraestructura rural y
con la ayuda de organizaciones de apoyo agrícola
constituidas con respaldo público. Muchas de esas
organizaciones se desmantelaron en el marco de
los programas de ajuste estructural de los años noventa. Si se reactivaran con estructuras de gestión
apropiadas, podrían contribuir considerablemente
a aumentar la productividad agrícola y los ingresos
de los agricultores, por ejemplo proporcionando
166
Informe sobre comercio y desarrollo
servicios de extensión, difundiendo información
sobre las inversiones que mejoran la productividad y
la comercialización eficiente y facilitando el acceso
de los pequeños agricultores a créditos asequibles.
Para garantizar la participación del sector agrícola
en el aumento de la productividad general también
podría hacer falta proteger a los agricultores de los
efectos de la competencia de los productos agrícolas
altamente subvencionados que se importan de los
países desarrollados.
de la economía, cuando las fuerzas del mercado no
establecen tales vínculos. Por ejemplo, un régimen
fiscal eficaz respecto de los beneficios de las industrias extractivas puede ser con frecuencia la única
manera de destinar las enormes ganancias originadas
por una subida de los precios internacionales de los
productos básicos al fomento de la demanda interna
y al aumento de la inversión para diversificar la producción y crear empleo.
No obstante, el desarrollo de las zonas rurales a) Distribución de las rentas de las
no puede depender únicamente del sector agrícola
industrias extractivas
(Nkurunziza, 2007; Davis y Bezemer, 2003), y el
empleo en el sector informal y el trabajo por cuenta
Los recursos naturales por sí solos no son ni una
propia también están muy extendidos en las zonas maldición que perpetúa el subdesarrollo de un país
urbanas. A menudo, los pequeños productores que ni una bendición que ayuda a su rápido desarrollo
se dedican a actividades no agrícolas no pueden au- económico. Sin embargo, su explotación genera renmentar su productividad debido a
tas (es decir, la diferencia entre
las dificultades con que tropiezan
el valor de las ventas y el costo
para obtener un crédito con el fin
de explotación de esos recursos)
La tributación puede
de financiar incluso pequeñas
que, si se utilizan eficazmente,
ser
la
única
manera
de
inversiones que mejorarían su
pueden servir de base para el
garantizar que los enormes
capacidad de oferta y su acceso
cambio estructural y la formación
beneficios originados por
a los mercados. Los programas
de capital fijo y, por lo tanto, para
las
subidas
de
los
precios
privados de microcrédito sólo
la creación de oportunidades de
de los productos básicos
pueden responder parcialmente a
empleo. Así pues, la gestión de la
se destinen a impulsar la
esas necesidades de financiación,
distribución y el uso de las rentas
demanda interna.
ya que cobran tipos de interés
generadas por las industrias exmuy elevados. Por lo tanto, los
tractivas debe integrarse en las
pequeños agricultores y los traestrategias nacionales de desarrobajadores autónomos dedicados
llo de los países productores, de
a actividades no agrícolas en las zonas rurales y ur- manera que contribuya al proceso de diversificación
banas dependen en sumo grado de los programas de hacia sectores distintos del de los recursos naturales,
ayuda financiera, como las subvenciones y garantías ya que estos recursos limitados acabarán agotándose
de créditos, y de la concesión de créditos públicos (Sachs, 2007; Auty, 2007; Pineda y Rodríguez, 2010).
para determinados proyectos a través de los bancos
nacionales de desarrollo (véase también McKinley,
Desde el punto de vista de la creación de
2009).
empleo, es importante que el uso de esos ingresos o
bien aumente las importaciones de bienes de capital
para la creación de capacidad productiva en otros
sectores de la economía o bien genere demanda de
5. Tributación: búsqueda del equilibrio
bienes producidos localmente. Por ello, es importante
adecuado
dar un trato fiscal adecuado a los ingresos de las
empresas extractivas que no son de propiedad estatal.
Como se ha mencionado, la tributación y el
gasto público son fundamentales para establecer
importantes vínculos entre las industrias de exportación —ya sean industrias extractivas tradicionales
o modernas industrias manufactureras— y el resto
El auge de los precios del petróleo y de los
minerales y metales entre 2003 y 2008 llevó a los
gobiernos de los países en desarrollo productores de
estos productos básicos a reexaminar una y otra vez
el trato fiscal dado a las empresas de las industrias
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
167
Cuadro 5.2
PROPORCIÓN CORRESPONDIENTE A LOS INGRESOS FISCALES DEL ESTADO
EN LAS RENTAS DE LAS INDUSTRIAS EXTRACTIVAS, DETERMINADOS
PRODUCTOS BÁSICOS Y PAÍSES, 2002–2009
(En porcentajes)
2002
Petróleo
Angola
Azerbaiyán
República Bolivariana de Venezuela
Chad
Cobre
Chile
Indonesia
Zambia
Oro
Malí
Perú
República Unida de Tanzanía
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
72,7
..
59,0
..
76,1
41,5
62,0
28,8
72,8
30,0
62,0
19,6
61,7
27,6
58,0
16,2
69,3
29,6
69,0
36,5
66,3
31,6
67,0
43,1
62,4
58,2
75,0
55,9
48,7
..
..
31,3
43,2
46,0
..
72,8
44,0
..
49,0
42,0
..
53,3
45,0
1,0
50,2
42,0
3,0
44,3
..
7,9
62,6
..
12,0
..
..
..
..
21,8
19,2
..
27,9
13,1
20,9
26,3
18,7
18,3
30,0
32,0
11,1
28,5
10,1
34,4
29,7
13,2
33,3
27,4
16,3
..
..
10,3
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTADa partir de los informes anuales de las empresas productoras; la base de datos
Estadísticas de precios de productos básicos en línea de la UNCTAD; Country Reports, del FMI, varios números; la base
de datos International Financial Statistics del FMI; Global Commodity Markets del Banco Mundial, varios números; la base
de datos de la Administración de la Información sobre la Energía de los Estados Unidos; BGS, 2010; Mpande, 2009; Curtis
y Lissu, 2008; Thomas, 2010; y fuentes nacionales.
Nota: La renta se define como la diferencia entre el valor de las ventas y el costo de producción, teniendo en cuenta la amortización
del capital. Los datos del Chad correspondientes a 2008 incluyen pagos al Gobierno previstos para 2009.
extractivas (CEPA-BAfD, 2007; CEPA, 2009).
La distribución de las rentas derivadas de las
Había una creciente preocupación porque, mientras actividades extractivas varía enormemente según
el rendimiento de las inversiones de estas empresas los países y sectores, como reflejo del distinto nivel
se disparaba debido al aumento de los precios, la de presencia de empresas de propiedad estatal
proporción de las rentas que se
y de los distintos regímenes
quedaba en el país se mantenía
fiscales. En los países en que las
invariable, o incluso se reducía.
empresas de propiedad estatal
Los países deben evitar
tienen una importante presencia
una carrera desenfrenada
El análisis de la distribución
en las industrias extractivas,
en
la
concesión
de
de esas rentas es complicado debicomo Angola, Chile, México
incentivos fiscales para
do a la escasez y la fragmentación
y la República Bolivariana de
atraer IED.
de los datos sobre los ingresos
Venezuela, la proporción de las
fiscales del Estado y los costos
de producción en el sector. Pero
los datos disponibles sobre varios
países pueden dar una idea aproximada de las magnitudes de que se trata y permiten extraer algunas
conclusiones (cuadro 5.2)5.
rentas percibidas por el gobierno
es mucho mayor que en los países
en que esas empresas han sido
privatizadas y el trato fiscal es relativamente
liberal, como en el Perú, la República Unida de
Tanzanía y Zambia. En particular, los ingresos
168
Informe sobre comercio y desarrollo
fiscales procedentes del impuesto sobre la renta han
representado un escaso porcentaje de la renta total
de las industrias petrolera y minera.
básicos a finales de 2008 volvieron a debilitar
el poder de negociación de los gobiernos de los
países productores que, en algunos casos se vieron
obligados a volver sobre su decisión de introducir
regímenes más justos de distribución de las rentas de
las industrias extractivas, ya que las minas estaban
cerrando y despidiendo a trabajadores9. En efecto, la
crisis financiera mundial afectó gravemente al empleo
en el sector minero de muchos países en desarrollo,
especialmente países como Bolivia, la República
Democrática del Congo, la República Unida de
Tanzanía y Zambia (SARW, 2009; y ODI, 2010).
La distribución de las rentas, especialmente en
el sector minero, tiende a favorecer a las empresas
transnacionales (ETN). Esto se debe a que muchos
gobiernos ofrecieron regímenes fiscales muy favorables para atraer IED en el sector minero, en particular durante el período de privatización del sector
en los años ochenta y noventa. También se debe al
desequilibrio de poderes en las negociaciones de los
contratos entre los gobiernos de los países pobres y
las poderosas ETN. Estas últimas se han beneficiado
Los precios del petróleo y los minerales y metaen muchos casos de bajas tasas de regalías6 y de tipos les repuntaron en 2009 y 2010 y podrían mantenerse
impositivos más reducidos y períodos de amortiza- relativamente altos debido al constante aumento de
ción más cortos que los de las empresas nacionales. la demanda en los países en desarrollo emergentes,
Además de estas ventajas, las
en particular China. En este
ETN también pueden reducir
contexto, e independientesu base imponible con determente de la evolución de los
Es necesario que los grandes
minadas prácticas contables,
precios a corto plazo, es funbeneficios que obtienen las
como la fijación de precios de
damental lograr el equilibrio
ETN gracias al bajo costo de
transferencia. Dado que todos
adecuado entre el objetivo de
la mano de obra se graven
estos factores influyen en las
generar ingresos a partir de la
suficientemente para crear
decisiones de inversión que
explotación de los recursos
vínculos entre los sectores de
se adoptan con un horizonte
naturales propios con la ayuda
exportación rentables y el resto
temporal relativamente largo,
de la IED, por un lado, y la
de la economía.
a menudo es difícil adaptar los
apropiación por el gobierno
acuerdos contractuales entre
de una parte equitativa de las
los gobiernos y las ETN a la
rentas obtenidas gracias al
evolución de las condiciones del mercado (véase, aumento de los precios en las industrias extractivas,
por ejemplo, OSISA y otros, 2009). Por lo tanto, en por otro. En particular, los gobiernos deben evitar
general, una proporción significativa de los benefi- una carrera desenfrenada hacia la relajación de la
cios de las industrias extractivas, que han aumentado normativa fiscal y ambiental para atraer IED (véase
fuertemente a raíz del auge que vienen experimen- TDR 2005; y UNCTAD, 2007).
tando los productos básicos desde 2002, se repatría
principalmente a los países de origen de las ETN o se
La distribución equitativa de las rentas de las
reinvierte en las mismas minas, y sólo una pequeña industrias extractivas entre los gobiernos y las ETN
parte revierte en el país en forma de ingresos fiscales es una condición necesaria pero no suficiente para
que se pueden destinar al desarrollo de otras activi- que los beneficios de la explotación de los recursos
dades industriales y la creación de empleo en el país. naturales se traduzcan en mayores ingresos y mejores
condiciones de trabajo para la población, en especial
Sólo a partir de 2006 han podido los gobiernos en las economías muy dependientes de los productos
de algunos países revisar en parte sus regímenes básicos. Es igualmente importante que los ingresos
fiscales y renegociar algunos contratos con las que obtienen los gobiernos de estas actividades, ya
ETN de las industrias extractivas 7. Ha habido sea en forma de beneficios de empresas de propiedad
renegociaciones en África (Custers y Matthysen, estatal o de regalías e impuestos pagados por
2009), pero también en América Latina y Australia8. empresas privadas, se utilicen de manera eficiente.
El gasto estratégico de esos ingresos podría crear un
Sin embargo, la reciente crisis económica vínculo entre las industrias extractivas, que a menudo
mundial y la caída de los precios de los productos operan en enclaves, y el resto de la economía.
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
Los ingresos fiscales obtenidos de las industrias
extractivas podrían destinarse no sólo a inversiones
públicas en infraestructura, salud y educación, sino
también a la concesión de incentivos fiscales y a
la mejora de los servicios públicos en el marco de
políticas industriales encaminadas a diversificar las
actividades económicas. Ello reduciría la dependencia de los países de los recursos naturales —que
son limitados y se caracterizan por tener precios
volátiles— al tiempo que permitiría ampliar las actividades en los sectores manufacturero, de servicios
y agroindustrial, en que la elasticidad del empleo es
mucho mayor (CEPA, 2010).
b) Rentas de la IED en las industrias
manufactureras
Gran parte de la IED de las ETN se destina
a los países en desarrollo debido al bajo costo
de la mano de obra local. Esa IED normalmente
implica la transferencia de tecnología más avanzada
y la introducción de técnicas de producción
más intensivas en capital que las existentes en
el país receptor. Por lo tanto, puede contribuir
sustancialmente a elevar el nivel de productividad
medio del país con bajos salarios.
169
producen para el mercado mundial tienen problemas
de políticas similares a los de los países con ETN en
sus industrias extractivas. Deben asegurarse de que
una proporción adecuada de la "renta" se quede en
el país y de que se establezca algún tipo de vínculo
entre la industria de exportación avanzada y el resto
de la economía. En algunos países que aplican
una política industrial coherente, el mecanismo de
mercado puede llevar a las empresas extranjeras a
comprar insumos intermedios para su producción en
el mercado local, lo que generará cierto crecimiento
de la producción y el empleo en la economía del país
receptor. No obstante, muchas veces es posible que el
mecanismo de mercado no genere esos vínculos, en
cuyo caso pueden ser de utilidad las prescripciones
sobre el contenido nacional de los acuerdos de
inversión, siempre que exista la capacidad de oferta
necesaria. De no ser así, o en forma adicional a
esas prescripciones, una tributación adecuada de
los elevados beneficios obtenidos gracias al bajo
costo de la mano de obra —la principal razón de la
presencia de la ETN— puede ser fundamental para
asegurar el establecimiento de vínculos con el resto
de la economía. Esos vínculos pueden dar lugar a la
creación de demanda interna que, a su vez, puede
generar más empleo.
Dado que los costos unitarios de la mano de
Desde el punto de vista de la ETN, la deslo- obra son el principal factor determinante de la comcalización de la producción a un país en desarrollo petitividad entre regiones con una mano de obra
reduce por lo general enormemente el costo unitario relativamente inmóvil, en la mayoría de los casos
de IED en países de bajos salade la mano de obra, dadas las
rios, las rentas o los aumentos
grandes diferencias salariales
de la cuota de mercado que el
entre el país receptor y el país
No todos los países pueden
inversor puede obtener recorde origen de la ETN. La ETN
mejorar
al
mismo
tiempo
su
tando los precios en la misma
combina avanzada tecnología
competitividad internacional.
medida en que se han reduextranjera con mano de obra
cido los costos pueden ser
local barata. Así, los beneficios
muy importantes. Incluso en
unitarios pueden ser muy supeChina, país con una economía
riores a los obtenidos en el país
de origen. Por otra parte, la ETN puede también robusta en que la IED contribuye enormemente a
reducir sustancialmente el precio de venta y de esa las grandes mejoras de la productividad, e impulsa
forma aumentar su cuota de mercado. En ambos el fuerte aumento de los salarios nominales y reales
casos, la mayor parte de la "ventaja comparativa" en la industria manufacturera, las posiciones de
del país receptor, que es su abundante mano de obra cuasimonopolio de los inversores extranjeros sólo
barata, será aprovechada por el inversor extranjero en decaerán lentamente. Esto se debe a que el proceso
forma de mayores beneficios o por los consumidores de convergencia requiere muchos años, o incluso
extranjeros en forma de precios de compra más bajos. decenios, dado el bajo nivel inicial de los salarios y
del capital nacional en China, al igual que en muchos
Los países con industrias manufactureras otros países en desarrollo, en comparación con los
caracterizadas por una fuerte presencia de ETN que países desarrollados.
170
Informe sobre comercio y desarrollo
La ventaja competitiva absoluta del inversor
extranjero que puede combinar alta tecnología con
bajos salarios en un entorno de mano de obra barata
es una ventaja con respecto a los competidores
que tienen el mismo nivel de bienes de capital en
economías desarrolladas y a los competidores que se
benefician de una mano de obra barata en economías
en desarrollo pero tienen menos o ningún acceso a
tecnologías avanzadas.
Por consiguiente, la estrategia de convergencia
de algunos países de Asia que lograron industrializarse (como el Japón y la República de Corea)
consistió en combinar la ventaja de una mano
de obra nacional bien preparada con la importación de tecnología avanzada, lo que permitió a los
productores nacionales obtener la mayor parte de
las rentas cuasimonopolísticas. Esta estrategia, que
contó con un fuerte apoyo gubernamental, resultó
muy eficaz. Podría lograrse un efecto similar si los
gobiernos de los países en desarrollo gravaran de
forma adecuada las rentas derivadas de la posición de
cuasimonopolio obtenidas por las ETN y destinaran
esa recaudación a aumentar la demanda interna de
bienes de producción nacional, ya sea directamente
mediante compras realizadas por el sector público
o indirectamente mediante subsidios salariales,
programas de empleo público y/o apoyo financiero
a los inversores privados locales. Sin embargo, sólo
podrá obtenerse una parte importante de la renta si
esa estrategia es aplicada por la mayoría de los países
con niveles similares de salarios y mano de obra bien
preparada. Si los países en desarrollo compiten entre
sí ofreciendo impuestos más bajos para atraer IED,
los inversores extranjeros de localización indiferente
pueden desplazarse a los lugares con los impuestos más bajos, a expensas de todos los países que
entablaron esa competencia fiscal. Ello produciría
un resultado similar al de la competencia salarial
internacional.
E. La dimensión externa
El fomento de la demanda interna para impulsar
la creación de empleo y una menor dependencia de
las exportaciones para promover el crecimiento que la
que muchos países han tenido en el pasado no deben
considerarse un retroceso en el proceso de integración
en la economía mundial. Los países en desarrollo
necesitan ganar las divisas necesarias para financiar
las importaciones que precisan, especialmente de
bienes de capital y de las tecnologías avanzadas que
éstos llevan incorporadas. Además, la competencia
internacional entre las empresas puede servir también
de acicate para la innovación y la inversión en bienes
comerciables. Sin embargo, en muchos países, las
estrategias orientadas a la exportación han hecho
que el crecimiento y la creación de empleo dependan excesivamente del crecimiento mundial y de la
capacidad de obtener cuotas del mercado mundial,
reduciendo al mismo tiempo las opciones de política
para impulsar la demanda interna mediante aumentos
salariales vinculados a la productividad.
En algunos países en desarrollo la estrategia
de fuerte dependencia de los mercados exteriores
ha tenido éxito porque esos países han logrado
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
que sus costos de producción sean inferiores a
los de sus competidores al mantener bajos los
salarios y el consumo interno. Pero no todos
los países pueden generar al mismo tiempo una
demanda de su creciente producción mejorando la
competitividad internacional de sus productores de
esta manera. Los aumentos de la productividad que
se utilizan para reducir los precios pueden ayudar
temporalmente a las empresas de un país a competir
satisfactoriamente en los mercados externos, pero
a expensas de los productos de otros países, lo
que afectará negativamente al nivel de empleo
de esos últimos países. Por consiguiente, éstos
podrían responder reduciendo el costo unitario de
la mano de obra mediante recortes salariales para
mantener o recuperar su posición competitiva a nivel
internacional, lo que provocaría una insostenible
carrera de igualación de los salarios a la baja. Este
es un problema sistémico, que podría mitigarse
con un marco multilateral de regulación de los
tipos de cambio para mantener el tipo de cambio
real relativamente estable. Con un sistema de esta
índole, los tipos de cambio nominales se ajustarán
en función de la evolución de los costos unitarios de
la mano de obra (o las tasas de inflación), de modo
que las empresas tendrán menos incentivos para
entablar una competencia salarial internacional.
También habrá menos incentivos para las corrientes
de capital especulativo, lo que aliviará las presiones
de los mercados de capitales sobre el tipo de cambio.
La política monetaria podrá entonces concentrarse
principalmente en objetivos nacionales, en particular
en el logro de un nivel elevado y estable de inversión
en capital fijo (TDR 2009: cap. IV, secc. E, véanse
también Frenkel y Taylor, 2006; y Epstein, 2007).
Al no haber acuerdos multilaterales eficaces
para la regulación de los tipos de cambio, muchos
países en desarrollo, cuyas cifras de crecimiento
y empleo se resintieron en el pasado a causa de la
sobrevaloración de la moneda, han adoptado después
de la crisis una política cambiaria destinada a evitar
171
que se repita esa experiencia. Están interviniendo
en los mercados de divisas y tratando de acumular
reservas de divisas, no sólo para mantener o mejorar
su competitividad internacional, sino también para
tener tipos de interés bajos con objeto de fomentar
la inversión y la creación de empleo.
En principio, pueden adoptarse políticas de
apoyo a la creación de empleo en un régimen de
mercados de capitales abiertos siempre que los
tipos de interés se mantengan bajos y no haya
incentivos para que se produzcan entradas de
capital especulativo dirigidas a obtener ganancias
de arbitraje. Esto es posible si se facilita el control
de la inflación con políticas de ingresos adecuadas.
Pero también es cierto que algunas economías
de mercado emergentes han podido recuperar
una mayor autonomía en la adopción de políticas
macroeconómicas gracias a la utilización de controles
del capital. Chile, por ejemplo, recurrió a controles
del capital para reducir la proporción de las entradas
totales de capital correspondiente a las entradas a
corto plazo (Gallego, Hernández y Schmidt-Hebbel,
1999, y De Gregorio, Edwards y Valdés, 2000). En
algunos países se impusieron controles de las salidas
de capital, lo cual, en el caso de Malasia, parece haber
permitido la estabilización de los tipos de cambio y
los tipos de interés durante la crisis de Asia oriental y
una recuperación más rápida de la crisis, limitando al
mismo tiempo la disminución de los salarios reales y
el empleo (Edison y Reinhart, 2001; Kaplan y Rodrik,
2001). Además, dado que el sector financiero mundial
prefiere las políticas deflacionarias a las políticas
fiscales expansivas, para mantener el espacio de
políticas necesario a fin de adoptar estas últimas es
preciso reducir la dependencia del sector financiero
mundial. Con ese fin, los controles del capital no
sólo ayudan a gestionar mejor los tipos de cambio y
la política monetaria, sino que también impiden las
entradas excesivas de capital que erosionan el tipo
de espacio de políticas necesario para mejorar las
condiciones del mercado de trabajo.
172
Informe sobre comercio y desarrollo
Notas
1
La aplicación práctica de la teoría neoclásica en la
política macroeconómica puede ilustrarse con una
declaración del entonces Primer Ministro británico
James Callaghan durante la Conferencia del Partido
Laborista celebrada en septiembre de 1976: "Antes
pensábamos que se podía salir de una recesión aumentando el gasto, e incrementar el empleo recortando los impuestos y fomentando el gasto público…
[E]sa opción ya no existe, y si alguna vez existió, sólo
funcionó… inyectando una mayor dosis de inflación
en la economía, con el consiguiente aumento del
desempleo" (Informe sobre la Conferencia Anual
del Partido Laborista de 1976, pág. 188, disponible
en: http://en.wikiquote.org/wiki/James_Callaghan).
2 La apreciación de la moneda incluso se consideró
un resultado positivo, ya que contribuyó a la desinflación y obligó a los gobiernos a seguir adelante
con sus reformas favorables al mercado, que, según
se esperaba, restablecerían la competitividad internacional de su sector nacional de bienes y servicios
comerciables.
3 También se ha sugerido que en los países en desarrollo podría aceptarse una tasa de inflación más elevada
cuando los bancos centrales ofrezcan financiación
en condiciones más favorables para la inversión y
el crecimiento que las que se suelen propugnar en
las prescripciones de política corrientes. Esto se
basa en una investigación empírica sobre el período
2000-2006, que ha demostrado que, sobre todo en los
países en desarrollo con capacidades infrautilizadas,
el crecimiento puede ser compatible con una tasa
moderada de inflación, o incluso apoyarse en ella
(Muqtada, 2010). Se estima que la tasa de inflación
límite para los países en desarrollo (es decir, la tasa
por encima de la cual podría peligrar el crecimiento
real del PIB) se sitúa entre un 11% y un 13% (Khan
y Senhadji, 2001), pero variará de un país a otro en
función de sus circunstancias específicas.
4
5
6
7
Véase una descripción de la evolución reciente de
la negociación colectiva en OIT, 2008.
Los datos se han recopilado en el marco de un proyecto en curso de la secretaría de la UNCTAD sobre
la distribución de las rentas de las industrias extractivas. Los resultados iniciales de esa investigación
y el método utilizado se explicaron en el TDR 2005.
Un estudio del FMI sobre la tributación de las empresas mineras en los países en desarrollo reveló
que las tasas de regalías variaban entre el 2% y el
30%, situándose la mayoría entre un 5% y un 10%
(Baunsgaard, 2001). Varios países africanos aplicaban tasas muy inferiores a esa horquilla.
Por ejemplo, la República Democrática del Congo
revisó sus licencias de explotación minera y renegoció los contratos que no se ajustaban a las normas establecidas. En Zambia, en 2008 el Gobierno aumentó
la tasa de regalía efectiva pagada por las ETN del
0,6% al 3% del valor de la producción, y el impuesto
de sociedades del 25% al 30% (Ley, 2010; y Lungu,
2009). También introdujo un impuesto sobre ingresos
extraordinarios y un impuesto variable sobre los
beneficios y redujo las desgravaciones sobre bienes
de capital del 100% al 25%. En la República Unida
de Tanzanía se aumentaron las regalías mineras
del 3% al 4% en abril de 2010, y el Gobierno será
accionista de los nuevos proyectos. En Ghana el
Gobierno aprobó nuevas leyes de minería por las
que duplicó las regalías mineras, situándolas en un
6%. En Madagascar, el nuevo Gobierno suspendió
todos los contratos de explotación minera y en 2009
anunció que revisaría todos los impuestos y regalías. Sierra Leona también aprobó nuevas leyes en
diciembre de 2009 por las que aumentó las regalías
y los beneficios para las comunidades. En Namibia,
el Gobierno estableció una empresa de propiedad
estatal para explotar los recursos minerales. En
Sudáfrica las regalías basadas en los beneficios no
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
8
se introdujeron hasta 2009, y ahora hay un debate
político en curso sobre la nacionalización del sector
minero (véanse Mining Weekly, 2010; Mining Journal, 2010; OSISA y otros, 2009; UNCTAD, 2007;
Custers, 2008; Johnston, 2008).
En 2006 el Gobierno de Chile estableció un impuesto
específico similar a una regalía de entre el 0,5% y
el 5% del valor de la producción (según el volumen
de producción) y recientemente se ha propuesto
aumentar ese impuesto para financiar los trabajos de
reconstrucción a raíz del terremoto de principios de
2010. En el Ecuador, el Gobierno prevé renegociar
los contratos de explotación petrolera para convertirlos en acuerdos de servicios (véase La Hora, "El
Gobierno del Ecuador prevé comenzar renegociación
contratos petroleros en julio", 10 de mayo de 2010;
en Christian Aid, 2009, figura una explicación más
detallada de las reformas fiscales en el sector minero
de América Latina). A principios de mayo de 2010, el
Gobierno de Australia anunció la introducción de un
nuevo impuesto sobre las ganancias extraordinarias
derivadas de la explotación de recursos, del 40%,
que se aplicará a partir de 2012 (Commonwealth de
9
173
Australia, 2010), mientras que en Australia meridional las regalías se han duplicado, situándose en el 7%
(Roubini, "Australian Mining Enters the Crosshairs
of Tax Authorities", 11 de mayo, disponible en:
http://www.roubini.com).
Por ejemplo, en 2009 el Gobierno de Zambia
suprimió el impuesto sobre ingresos extraordinarios
que había introducido el año anterior y volvió a establecer la desgravación del 100% sobre los bienes de
capital (Christian Aid, 2009). No obstante, también
anunció la intención de aumentar a un 35% su participación en las empresas mineras de propiedad extranjera y delineó una política revisada de potenciación
de la industria minera para fomentar una mayor participación de los zambianos en dicha industria (Ernst
& Young, 2009). La República Unida de Tanzanía
también puede estar replanteándose sus planes de
aumentar los impuestos sobre la explotación minera.
En Ghana, la mayoría de las empresas han señalado
que están protegidas por acuerdos de estabilidad y
que no prevén pagar la nueva tasa de regalía del 6%
(Financial Times, "Mining fails to produce golden
era for Ghana", 22 de marzo de 2010).
Bibliografía
Amsden A (2001). The Rise of "the Rest": Challenges to
the West from the Late-Industrializing Economies.
Oxford, Oxford University Press.
Amsden A (2007). Escape from Empire: The developing
World's Journey Through Heaven and Hell.
Cambridge, MA, Massachussets Institute of Technology.
Amsden A y van der Hoeven R (1996). Manufacturing
output, employment and real wages in the 1980's:
Labour's loss until century's end. Journal of
Development Studies, 32(4): 506-530.
Auty RM (2007). Natural resources, capital accumulation
and the resource curse. Ecological Economics, 61(4):
627-634, March.
Banco Mundial (1994). Adjustment in Africa: Reforms,
Results and the Road Ahead. New York, Oxford
University Press.
Banco Mundial (2005). Economic Growth in the 1990s:
Learning from a Decade of Reform. Washington,
DC.
Baunsgaard T. (2001). A primer on mineral taxation.
International Monetary Fund Working Paper
WP/01/139, Washington, DC.
BGS (2010). World Mineral Production 2004-2008. British
Geological Survey. Keyworth, Nottingham.
Bradford C. (2005). Prioritizing economic growth:
Enhancing macroeconomic policy choice. G-24
Discussion Paper No. 56. New York and Geneva,
UNCTAD, June.
CEPA (2009). Africa Review Report on Mining. United
Nations Economic Commission for Africa, E/ECA/
CFSSD/6/7. Addis Ababa.
CEPA (2010). Economic Report on Africa 2010: Promoting
high-level sustainable growth to reduce unemployment in Africa. Jointly published by the United
Nations Economic Commission for Africa and the
African Union. Addis Ababa.
CEPA-BAfD (2007). The 2007 Big Table. Managing
Africa's Natural Resources for Growth and Poverty
174
Informe sobre comercio y desarrollo
Reduction. Summary Report. United Nations
Economic Commission for Africa and African
Development Bank, 1 February. Available at: http://
www.uneca.org/thebigtable/.
Chandrasekhar C. P. y Ghosh J. (2010). Aspects of growth
and employment in India. UNCTAD Discussion
paper. Forthcoming.
Chang HJ (2002). Kicking Away the Ladder – Development Strategy in Historical Perspective. London,
Anthem Press.
Christian Aid (2009). Undermining the poor: Mineral taxation reforms in Latin America, September.
Commonwealth de Australia (2010). The resources super
profits tax: a fair return to the nation. Available at:
http://www.deewr.gov.au/Department/Documents/
Files/Announcement%20document.pdf.
Curtis M. y Lissu T. (2008). A golden opportunity? How
Tanzania is failing to benefit from gold mining.
Christian Council of Tanzania, National Council
of Muslims in Tanzania and Tanzania Episcopal
Conference. Dar es Salaam, October.
Custers R. (2008). L'Afrique révise les contrats miniers,
in Le Monde diplomatique, July.
Custers R. y Matthysen T. (2009). Africa's natural resources in a global context. International Peace
Information Service. Antwerp, August.
Davis JR y Bezemer D (2003). Key emerging and conceptual issues in the development of the RNFE in
developing countries and transition economies.
Natural Resource Institute Report 2755. University
of Greenwich, Chatham Maritime, United Kingdom,
July.
De Gregorio J., Edwards S. y Valdés R. (2000). Controls
on capital inflows: Do they work? Journal of Development Economics, 63 (1): 59-83.
Easterly W. (2002). The lost decades: Developing countries
stagnation in spite of policy reforms 1980-1998.
Washington, DC, World Bank.
Edison H. y Reinhart C. (2001). Stopping hot money.
Journal of Development Economics, 66(2): 533-553,
December.
Epstein G. (2005). Central banks as agents of economic
development. Working Paper No. 104. Political Economy Research Institute, University of
Massachusetts, Amherst, MA.
Epstein G. (2007). Central banks as agents of employment
creation. In: Ocampo JA and Jomo KS, Towards
Full and Decent Employment. New York, London,
Penang and Hyderabad, Orient Longman Private
Ltd, Zed Books, Third World Network and United
Nations: 92-122.
Epstein G. (2009). Rethinking monetary and financial
policy: Practical suggestions for monitoring
financial stability while generating employment and
poverty reduction. Employment Working Paper 37,
International Labour Office, Geneva.
Epstein G. y Schor J. (1988). Macropolicy in the rise
and fall of the Golden Age. Working Papers, World
Institute for Development Economics Research of
the United Nations University (UNU-WIDER),
Helsinki.
Ernst y Young (2009). 2009: The year of survival and
revival – Mergers and acquisitions in the mining
and metals sector.
FMI (2006). Inflation targeting and the IMF. IMF Working
Papers 01/31. Washington, DC.
Frenkel R. y Taylor L. (2006). Real exchange rate, monetary policy, and employment. DESA Working
Paper 19. New York, United Nations Department of
Economic and Social Affairs, February.
Friedman M. (1968). The role of monetary policy. American Economic Review, 58(1): 1-17.
Galbraith J. K. (1997). Time to ditch the NAIRU. Journal
of Economic Perspectives, 11(1): 93-108.
Gallego F., Hernández L. y Schmidt-Hebbel K. (1999).
Capital controls in Chile: Effective, efficient? Central
Bank of Chile Working Paper 59.
Glyn A. y otros (1990). The rise and fall of the Golden
Age. In: Marglin S and Schor J., eds., The Golden
Age of Capitalism. Oxford, Clarendon Press: 39-125.
Gordon D. (1995). Putting the horse (back) before the
cart: disentangling the macro relationship between
investment and saving. In: Epstein G. and Gintis
H., eds., Macroeconomic policy after the conservative era. Cambridge, United Kingdom, Cambridge
University Press.
Harrison A. (2002). Has globalisation eroded labor's shares?
Some cross country evidence. National Bureau of
Economic Research, Cambridge, MA. Mimeo.
Jespersen E. (1992). External shocks, adjustment policies
and economic and social performance. In: Cornia
GA, van der Hoeven R.. and Mkandawire T., eds.,
Africa's Recovery in the 1990s: From Stagnation and
Adjustment to Human Development. Basingstoke,
United Kingdom, Macmillan: 9-90.
Johnston D. (2008). Changing fiscal landscape. Journal of
world energy law & business, 1(1): 31-58.
Kaplan E. and Rodrik D. (2001). Did the Malaysian
capital controls work? NBER Working Paper 8142,
National Bureau of Economic Research, Cambridge,
MA.
Khan A. R. (2006). Integrating employment growth
into the PRSP process: An analysis of issues and
a suggested methodology (unpublished). Geneva,
International Labour Office.
Khan M. S. y Senhadji A. S. (2001). Threshold effects in
the relation between inflation and growth. IMF Staff
Papers, 48(1): 1-21.
Kuczynski P. P. y Williamson J., eds. (2003). After the
Washington Consensus: Restarting Growth and
Reform in Latin America. Washington, DC, Institute
for International Economics.
Revisión del marco de políticas para el crecimiento sostenido,
la creación de empleo y la reducción de la pobreza
Ley E. (2010). Exhaustible resources and fiscal policy:
Copper mining in Zambia. Background paper
for the Public Expenditure Review, World Bank,
Washington, DC.
Lim J. (2006). Philippine monetary policy: A critical assessment and search for alternatives. PERI
Working Paper, Political Economy Research Institute, University of Massachussetts, Amherst, MA.
Lindenboim J., Kennedy D. y Graña J. M. (2010). La
relevancia del debate sobre la distribución funcional del ingreso. UNCTAD Discussion Paper.
Forthcoming.
Lipumba N. (1995). Structural adjustment policies and
economic performance of African countries. In:
International Monetary and Financial Issues for the
1990s, V. United Nations publication, sales no. E.95.
II.D.3, New York and Geneva: 35-64.
Lungu J. (2009). The politics of reforming Zambia´s
mining tax regime. Southern Africa Resource Watch.
Resource Insight. Issue no. 8, August.
Marglin S. y Schor J. (1990). The Golden Age of
Capitalism. Oxford, Clarendon Press.
McKinley T. (ed.) (2009). Economic Alternatives for
Growth, Employment and Poverty Reduction.
London and Basingstoke, United Kingdom, Palgrave
Macmillan.
Mining journal (2010). A supplement to Mining Journal,
Mining Indaba 2010, February.
Mining weekly (2010). Investors reject Tanzania's
distorted mining law, 28 April.
Mittal A. (2009). The 2008 Food Price Crisis: Rethinking
Food Security Policies. G-24 Discussion Paper No.
56. New York and Geneva, UNCTAD, June.
Mpande M. M. (2009). Management of mineral economies.
Background paper on problems of the Zambian
mining industry. EAZ Public Discussion Forum on
"Mining Taxation", December.
Muqtada M. (2003). Macroeconomic stability, growth
and employment: Issues and considerations beyond
the Washington Consensus. Employment Paper
2004/48. International Labour Office, Geneva.
Muqtada M. (2010). The crisis of orthodox macroeconomic
policy: the case for a renewed commitment to full
employment. Employment Working Paper 53,
International Labour Office, Geneva.
Nkurunziza J. (2007). Generating rural employment in
Africa to fight poverty. In: Ocampo J. A. and Jomo
K. S., eds. Towards Full and Decent Employment.
New York, London, Penang and Hyderabad, Orient
Longman Private Ltd., Zed Books, Third World
Network and United Nations: 158-190.
ODI (2010). The global financial crisis and developing
countries. Phase 2 Synthesis. Overseas Development
Institute Working paper 316.
OIT (2008). Global Wage Report 2008/09. Geneva,
International Labour Organisation.
175
OIT (2009). Protecting people, promoting jobs. A survey
of country employment and social protection policy
responses to the global economic crisis. Geneva,
International Labour Office.
Onaran Ö. y Stockhammer E. (2005). Two Different
Export��������������������������������������
-Oriented Growth Strategies. Accumulation and Distribution in Turkey and South Korea.
Emerging Markets Finance and Trade, 41(1): 65-89.
OSISA y otros (2009). Breaking the curse. How transparent
taxation and fair taxes can turn Africa´s mineral
wealth into development. Open Society Institute
of Southern Africa, Johannesburg; Third World
Network Africa, Accra; Tax Justice Network Africa,
Nairobi; Action Aid International, Johannesburg; and
Christian Aid. London, March.
Palley T. (2007). Reviving full employment policy.
Challenging the Wall Street paradigm. Briefing
Paper 191, Economic Policy Institute, Washington,
DC.
Phelps E. S. (1967). Phillips curves, expectations of inflation and optimal employment over time. Economica,
34(3): 254-281.
Phillips A. W. (1958). The relationship between unemployment and the rate of change of money wages
in the United Kingdom, 1861-1957. Economica,
25(2): 283-299.
Pineda J. y Rodríguez F. (2010). Curse or blessing? Natural
resources and human development. United Nations
Development Programme. Human Development
Research Paper 2010/04, New York.
Pollin R. (2002). Saving. In: King J. E. ed. The Elgar Companion to post Keynesian Economics. Cheltenham,
United Kingdom, Edward Elgar Publishing.
Pollin R. y otros (2006). An employment-targeted
economic programme for South Africa. Amherst,
MA, UNDP and Political Economy Research
Institute.
Pollin R., Heintz J. y Githinji M. (2007). An employmenttargeted economic programme for Kenya. Amherst,
MA, UNDP and Political Economy Research
Institute.
Sachs J. (2007). How to handle the macroeconomics of oil
wealth. In: Humphreys M, Sachs J and Stiglitz J, eds.
Escaping the resource curse. Columbia University
Press, New York.
Saget C. (2008). Fixing minimum wage levels in developing countries: Common failures and remedies.
International Labour Review, 147(1): 25-42.
Samuelson P. A. y Solow R. M. (1960). Analytical aspects
of anti-inflation policy. American Economic Review,
50(2). Papers and Proceedings of the Seventysecond Annual Meeting of the American Economic
Association, May: 177-194.
SARW (2009). Impact of the global financial crisis on
mining in Southern Africa. Southern Africa Resource
Watch, Johannesburg.
176
Informe sobre comercio y desarrollo
Schadler S y otros (1993). Economic adjustment in lowincome countries: experience under the Enhanced
Structure Adjustment Facility. IMF Occasional
Paper, no. 106. Washington, DC, June.
Singh A. (2009). Historical examination of the golden
age of full employment in Western Europe. In:
Arestis P. and McCombie J., eds., Missing Links
in the Unemployment Relationships. Basingstoke,
Palgrave Macmillan.
Stiglitz J. (1997). Reflections on the natural rate
hypothesis. Journal of Economic Perspectives,
11(1): 3-10.
Tcherneva P. and Wray L. R. (2005). Employer of last
resort program: a case study of Argentina's Jefes
de Hogar Program. CFEPS Working Paper No. 41.
Center for Full Employment and Price Stability.
Kansas City, April.
Thomas S. (2010). Mining taxation: An application to
Mali. IMF Working Paper WP/10/126, International
Monetary Fund.
UNCTAD (2002). Economic Development in Africa: From
Adjustment to Poverty Reduction: What's New?
United Nations Publications, Sales no. E.02.II.D.18,
New York and Geneva.
UNCTAD (2007). World Investment Report 2007:
Transnational Corporations. Extractive Industries
and Development. United Nations Publications,
Sales no. E.07.II.D.9, New York and Geneva.
UNCTAD (various issues). Trade and Development
Report. United Nations publications, New York
and Geneva.
van der Hoeven R. (2010). Income inequality and
unemployment revisited: Can one make sense of
economic policy? Journal of Human Development
and Capabilities, 11(1): 67-84.
van der Hoeven R. y Saget C. (2004). Labour market institutions and income inequality: What are the new
insights after the Washington Consensus? In: Cornia
A., ed. Inequality, Growth and Poverty in an Era of
Liberalization and Globalization. Oxford, Oxford
University Press: 197-220.
Weeks J. (2009). The Impact of the Global Financial Crisis
on the Economy of Sierra Leone. Country Study 18.
UNDP and International Policy Centre for Inclusive
Growth. Brasilia, September.
Weeks J. (2010). Active Macro Policy for Accelerating
Achievment of the MDG Targets. New York, UNDP.
Forthcoming.
Algunas publicaciones de la UNCTAD
177
CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS
SOBRE COMERCIO Y DESARROLLO
Palais des Nations
CH-1211 GINEBRA 10
Suiza
(www.unctad.org)
Algunas publicaciones de la UNCTAD
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2009 Respuesta a la crisis mundial Mitigación del cambio climático y desarrollo
Capítulo I
Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.09.II.D.16
ISBN 978-92-1-312359-1
Los efectos de la crisis mundial y las políticas de respuesta a corto plazo
Anexo: La recesión mundial agrava la crisis alimentaria
Capítulo II
La financiarización de los mercados de productos primarios
Capítulo III
Aprender de la crisis: Políticas de mayor seguridad y solidez de los sistemas financieros
Capítulo IV
Reforma del sistema monetario y financiero internacional
Capítulo V
Mitigación del cambio climático y desarrollo
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2008 Precios de los productos básicos, flujos de capital y financiación de la inversión
Capítulo I
Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.08.II.D.21
ISBN 978-92-1-312350-8
Tendencias y cuestiones actuales de la economía mundial
Cuadro anexo al capítulo I
Capítulo II
Aumento de los precios de los productos básicos e inestabilidad
Capítulo III
Corrientes internacionales de capital, balanza por cuenta corriente y financiación del desarrollo
Anexo: Análisis econométrico de los determinantes de la inversión expansiva y contractiva
de la cuenta corriente
Capítulo IV
Fuentes internas de financiación e inversión destinada a mejorar la capacidad productiva
Capítulo V
Asistencia oficial para el desarrollo en la perspectiva de los ODM y del crecimiento económico
Anexo: Detalles sobre estudios econométricos
Capítulo VI
Cuestiones actuales relacionadas con la deuda externa de los países en desarrollo
178
Informe sobre comercio y desarrollo
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2007
Cooperación regional para el desarrollo Capítulo I
Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.07.II.D.11
ISBN 978-92-1-312336-2
Cuestiones actuales de la economía mundial
Anexo estadístico del capítulo I
Capítulo II
La globalización, la regionalización y el desafío del desarrollo
Capítulo III
El "Nuevo regionalismo" y los acuerdos comerciales Norte-Sur
Capítulo IV
La cooperación regional y la integración comercial entre países en desarrollo
Capítulo V
La cooperación financiera y monetaria en el ámbito regional
Anexo 1: Comunidad del África Meridional para el Desarrollo
Anexo 2: Consejo de Cooperación del Golfo
Capítulo VI
Cooperación regional en materia de logística comercial, energía y política industrial
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2006
Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.06.II.D.6
ISBN 92-1-312328-0
Alianza mundial y políticas nacionales para el desarrollo Capítulo I
El problema sistémico de los desequilibrios mundiales
Anexo 1:Los precios de los productos básicos y la relación de intercambio
Anexo 2:Fundamentos teóricos del debate sobre el ahorro y la inversión
Capítulo II
Evolución de las estrategias de desarrollo: más allá del consenso de Monterrey
Capítulo III
Cambios y tendencias de los factores externos del desarrollo
Cuadros anexos al capítulo III
Capítulo IV
La política macroeconómica en la globalización
Capítulo V
Políticas nacionales en apoyo del dinamismo productivo
Capítulo VI
Mecanismos institucionales y de gobernanza en apoyo del desarrollo económico
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2005
Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.05.II.D.13
Las nuevas características de la interdependencia económica mundial
ISBN 92-1-312320-5
Capítulo I
Cuestiones actuales de la economía mundial
Capítulo II
Crecimiento del ingreso y los cambios en la estructura del comercio exterior en Asia
Capítulo III
Evolución de la relación de intercambio y sus repercusiones en los países en desarrollo
Anexo: Distribución de la renta del petróleo y la minería: algunos datos de América Latina, 1999-2004
Capítulo IV
Hacia una nueva forma de interdependencia mundial
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2004
La coherencia de las políticas, las estrategias de desarrollo y la integración en la economía mundial
Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.04.II.D.29
ISBN 92-1-112635-5
Primera parte Tendencias y perspectivas mundiales
I
La economía mundial: resultados y perspectivas
II El comercio y las finanzas internacionales
Segunda parte Coherencia de las políticas económicas, estrategias de desarrollo e integración en la economía mundial
III Apertura, integración y espacio de políticas nacional
IV Fomentar la coherencia entre los sistemas comercial, financiero y monetario internacionales
Anexo 1:El concepto de competitividad
Anexo 2:Estimaciones econométricas de la repercusión de las variaciones del tipo de cambio en los
resultados comerciales
Conclusiones y retos en el ámbito de las políticas
Algunas publicaciones de la UNCTAD
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2003 La acumulación de capital, el crecimiento económico
y el cambio estructural
179
Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.03.II.D.7
ISBN 92-1-312302-7
Primera parte Tendencias y perspectivas mundiales
I
La economía mundial: resultados y perspectivas
II Las corrientes financieras hacia los países en desarrollo y las economías en transición
III Los intercambios y las balanzas comerciales
Anexo: Los precios de los productos básicos
Segunda parte La acumulación de capital, el crecimiento económico y el cambio estructural
IV El crecimiento económico y la acumulación de capital
V La industrialización, el comercio exterior y el cambio estructural
VI Las reformas de las políticas económicas y el comportamiento de las economías: la experiencia latinoamericana
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2002 Los países en desarrollo y su inserción ISBN 92-1-312294-2
en el comercio mundial
Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.02.II.D.2
Primera parte Tendencias y perspectivas mundiales
I
La economía mundial: resultados y perspectivas
II El sistema multilateral del comercio después de Doha
Segunda parte Los países en desarrollo y su inversión en el comercio mundial
III El dinamismo de las exportaciones y la industrialización en los países en desarrollo
Anexo 1:Crecimiento y clasificación de las exportaciones mundiales de mercancías
Anexo 2:Precios y productos dinámicos en el comercio de los Estados Unidos
Anexo 3:Las redes internacionales de la producción y la industrialización de los países en desarrollo
IV La competencia y el error de generalización
V La adhesión de China a la OMC: cómo gestionar la integración y la industrialización
******
The Global Economic Crisis: Systemic Failures and Multilateral Remedies
Report by the UNCTAD Secretariat Task Force
on Systemic Issues and Economic Cooperation
United Nations publication, sales Nº E.09.II.D.4
ISBN 978-92-1-112765-2
Chapter I
A crisis foretold
Chapter II
Financial regulation: fighting today's crisis today
Chapter III
Managing the financialization of commodity futures trading
Chapter IV
Exchange rate regimes and monetary cooperation
Chapter V
Towards a coherent effort to overcome the systemic crisis
******
Estas publicaciones pueden obtenerse en librerías y distribuidores de todo el mundo. Consulte a su librero o escriba
a la Sección de Publicaciones y Ventas de las Naciones Unidas, Palais des Nations, CH-1211 Ginebra 10, Suiza (fax:
+41-22-917.0027, correo electrónico: unpubli@un.org); o a Publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza,
Room DC2-853, Nueva York, NY 10017, USA (tel.: +1-212-963.8302 o +1-800-253.9646, fax: +1-212-963.3489,
correo electrónico: publications@un.org, Internet: http://www.un.org/publications).
180
Informe sobre comercio y desarrollo
G-24 Discussion Paper Series
Trabajos de investigación destinados al Grupo Intergubernamental
de los Veinticuatro sobre Asuntos Monetarios Internacionales y Desarrollo
Nº 59 June 2010
Andrew CORNFORD
Revising Basel 2: The Impact of the Financial Crisis and Implications for Developing Countries
Nº 58 May 2010
Kevin P. GALLAGHER
Policy Space to Prevent and Mitigate Financial Crises in Trade
and Investment Agreements
Nº 57 December 2009
Frank ACKERMAN
Financing the Climate Mitigation and Adaptation Measures in
Developing Countries
Nº 56 June 2009
Anuradha MITTAL
The 2008 Food Price Crisis: Rethinking Food Security Policies
Nº 55 April 2009
Eric HELLEINER
The Contemporary Reform of Global Financial Governance:
Implications of and Lessons from the Past
Nº 54 February 2009
Gerald EPSTEIN
Post-war Experiences with Developmental Central Banks: The
Good, the Bad and the Hopeful
Nº 53 December 2008
Frank ACKERMAN
Carbon Markets and Beyond: The Limited Role of Prices and
Taxes in Climate and Development Policy
Nº 52 November 2008
C.P. CHANDRASEKHAR
Global Liquidity and Financial Flows to Developing Countries:
New Trends in Emerging Markets and their Implications
Nº 51 September 2008
Ugo PANIZZA
The External Debt Contentious Six Years after the Monterrey
Consensus
Nº 50 July 2008
Stephany GRIFFITH-JONES Enhancing the Role of Regional Development Banks
with David GRIFFITH-JONES
and Dagmar HERTOVA
Nº 49 December 2007
David WOODWARD
IMF Voting Reform: Need, Opportunity and Options
Nº 48 November 2007
Sam LAIRD
Aid for Trade: Cool Aid or Kool-Aid
Nº 47 October 2007
Jan KREGEL
IMF Contingency Financing for Middle-Income Countries with
Access to Private Capital Markets: An Assessment of the Proposal to Create a Reserve Augmentation Line
Nº 46 September 2007
José María FANELLI
Regional Arrangements to Support Growth and Macro-Policy
Coordination in MERCOSUR
Nº 45 April 2007
Sheila PAGE
The Potential Impact of the Aid for Trade Initiative
Nº 44 March 2007
Injoo SOHN
East Asia's Counterweight Strategy: Asian Financial Cooperation and Evolving International Monetary Order
Nº 43 February 2007
Devesh KAPUR and
Richard WEBB
Beyond the IMF
Nº 42 November 2006
Mushtaq H. KHAN Governance and Anti-Corruption Reforms in Developing Countries: Policies, Evidence and Ways Forward
Nº 41 October 2006
Fernando LORENZO and Nelson NOYA IMF Policies for Financial Crises Prevention in
Emerging Markets
Nº 40 May 2006
Lucio SIMPSON
The Role of the IMF in Debt Restructurings: Lending Into Arrears, Moral Hazard and Sustainability Concerns
Nº 39 February 2006
Ricardo GOTTSCHALK and Daniela PRATES
East Asia's Growing Demand for Primary
Commodities – Macroeconomic Challenges for Latin America
Nº 38 November 2005
Yilmaz AKYÜZ
Reforming the IMF: Back to the Drawing Board
Algunas publicaciones de la UNCTAD
181
Nº 37 April 2005
Colin I. BRADFORD, Jr.
Prioritizing Economic Growth: Enhancing Macroeconomic
Policy Choice
Nº 36 March 2005
JOMO K.S.
Malaysia's September 1998 Controls: Background, Context,
Impacts, Comparisons, Implications, Lessons
Nº 35 January 2005
Omotunde E.G. JOHNSON
Country Ownership of Reform Programmes and the
Implications for Conditionality
Nº 34 January 2005
Randall DODD and Shari SPIEGEL
Up From Sin: A Portfolio Approach to Financial
Salvation
Nº 33 November 2004
Ilene GRABEL
Trip Wires and Speed Bumps: Managing Financial Risks and
Reducing the Potential for Financial Crises in Developing
Economies
Nº 32 October 2004
Jan KREGEL
External Financing for Development and International Financial
Instability
Nº 31 October 2004
Tim KESSLER and
Nancy ALEXANDER
Assessing the Risks in the Private Provision of
Essential Services
Nº 30 June 2004
Andrew CORNFORD
Enron and Internationally Agreed Principles for Corporate Governance and the Financial Sector
Nº 29 April 2004
Devesh KAPUR
Remittances: The New Development Mantra?
Nº 28 April 2004
Sanjaya LALL
Reinventing Industrial Strategy: The Role of Government Policy
in Building Industrial Competitiveness
Nº 27 March 2004
Gerald EPSTEIN, Ilene GRABEL and JOMO, K.S.
Capital Management Techniques in Developing
Countries: An Assessment of Experiences from the
1990s and Lessons for the Future
Nº 26 March 2004
Claudio M. LOSER
External Debt Sustainability: Guidelines for Low- and Middleincome Countries
Nº 25 January 2004
Irfan ul HAQUE
Commodities under Neoliberalism: The Case of Cocoa
Nº 24 December 2003
Aziz Ali MOHAMMED
Burden Sharing at the IMF
Nº 23 November 2003
Mari PANGESTU The Indonesian Bank Crisis and Restructuring: Lessons and Implications for other Developing Countries
Nº 22 August 2003
Ariel BUIRA
An Analysis of IMF Conditionality
Nº 21 April 2003
Jim LEVINSOHN
The World Bank's Poverty Reduction Strategy Paper Approach:
Good Marketing or Good Policy?
Nº 20 February 2003
Devesh KAPUR
Do As I Say Not As I Do: A Critique of G-7 Proposals on Reforming the Multilateral Development Banks
******
Los trabajos de la G-24 Discussion Paper Series pueden consultarse en el sitio www.unctad.org. Pueden solicitarse ejemplares de
los trabajos al Auxiliar de Publicaciones, Subdivisión de Políticas Macroeconómicas y de Desarrollo, División de Globalización
y Estrategias de Desarrollo, Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), Palais des Nations,
CH-1211 Ginebra 10, Suiza (fax: +41-22-917.0274).
182
Informe sobre comercio y desarrollo
UNCTAD Discussion Papers
Nº 199
June 2010
Ugo PANIZZA, Federico STURZENEGGER
and Jeromin ZETTELMEYER
Nº 198
April 2010
Lee C. BUCHHEIT
International government debt
Responsible sovereign lending and borrowing
G. MITU GULATI
Nº 197
March 2010
Christopher L. GILBERT
Speculative influences on commodity futures prices
2006–2008
Nº 196
November 2009
Michael HERRMANN
Food security and agricultural development in times of high
commodity prices
Nº 195
October 2009
Jörg MAYER
The growing interdependence between financial and
commodity markets
Nº 194
June 2009
Andrew CORNFORD
Statistics for international trade in banking services:
requirements, availability and prospects
Nº 193
January 2009
Sebastian DULLIEN
Central banking, financial institutions and credit creation in
developing countries
Nº 192
November 2008
Enrique COSIO-PASCAL
The emerging of a multilateral forum for debt restructuring:
The Paris Club
Nº 191
October 2008
Jörg MAYER
Policy space: What, for what, and where?
Nº 190
October 2008
Martin KNOLL
Budget support: A reformed approach or old wine in new
skins?
Nº 189
September 2008
Martina METZGER
Regional cooperation and integration in sub-Saharan Africa
Nº 188
March 2008
Ugo PANIZZA
Domestic and external public debt in developing countries
Nº 187
February 2008
Michael GEIGER
Instruments of monetary policy in China and their
effectiveness: 1994–2006
Nº 186
January 2008
Marwan ELKHOURY
Credit rating agencies and their potential impact on
developing countries
Nº 185
July 2007
Robert HOWSE
The concept of odious debt in public international law
Nº 184
May 2007
André NASSIF
National innovation system and macroeconomic policies:
Brazil and India in comparative perspective
Nº 183
April 2007
Irfan ul HAQUE
Rethinking industrial policy
Nº 182
October 2006
Robert ROWTHORN The renaissance of China and India: implications for the
advanced economies
Nº 181
October 2005
Michael SAKBANI
A re-examination of the architecture of the international
economic system in a global setting: issues and proposals
Nº 180
October 2005
Jörg MAYER and
Tripling Africa's primary exports: What? How?
Pilar FAJARNES
Where?
Nº 179
April 2005
S.M. SHAFAEDDIN
Trade liberalization and economic reform in developing
countries: structural change or de-industrialization
Nº 178
April 2005
Andrew CORNFORD
Basel II: the revised framework of June 2004
Algunas publicaciones de la UNCTAD
183
Nº 177 April 2005 Benu SCHNEIDER Do global standards and codes prevent financial crises? Some
proposals on modifying the standards-based approach
Nº 176 December 2004 Jörg MAYER Not totally naked: textiles and clothing trade in a quota free
environment
Nº 175 August 2004 S.M. SHAFAEDDIN Who is the master? Who is the servant? Market or
Government?
Nº 174 August 2004 Jörg MAYER Industrialization in developing countries: some evidence
from a new economic geography perspective
Nº 173 June 2004 Irfan ul HAQUE Globalization, neoliberalism and labour
Nº 172 June 2004 Andrew CORNFORD The WTO negotiations on financial services: current issues
and future directions
Nº 171 May 2004
Nº 170 May 2004
Andrew CORNFORD
Robert ROWTHORN and
Ken COUTTS
Variable geometry for the WTO: concepts and precedents
De-industrialization and the balance of payments in
advanced economies
Nº 169
April 2004
Shigehisa KASAHARA
The flying geese paradigm: a critical study of its application
to East Asian regional development
Nº 168
February 2004
Alberto GABRIELE
Policy alternatives in reforming power utilities in developing
countries: a critical survey
Nº 167 January 2004
R. KOZUL-WRIGHT and
P. RAYMENT
Globalization reloaded: an UNCTAD perspective
Nº 166
February 2003
Jörg MAYER
The fallacy of composition: a review of the literature
Nº 165
November 2002
Yuefen LI
China's accession to WTO: exaggerated fears?
Nº 164
November 2002
Lucas ASSUNCAO and ZhongXiang ZHANG
Domestic climate change policies and the WTO
Nº 163
November 2002
A.S. BHALLA and S. QIU
China's WTO accession. Its impact on Chinese employment
Nº 162
July 2002
P. NOLAN and J. ZHANG
The challenge of globalization for large Chinese firms
Nº 161
June 2002
Zheng ZHIHAI and
Zhao YUMIN
China's terms of trade in manufactures, 1993–2000
Nº 160
June 2002
S.M. SHAFAEDDIN
The impact of China's accession to WTO on exports of
developing countries
Nº 159 May 2002
J. MAYER, A. BUTKEVICIUS
and A. KADRI
Dynamic products in world exports
Nº 158 April 2002
Yilmaz AKYÜZ and
Korkut BORATAV
The making of the Turkish financial crisis
******
Los trabajos de la G-24 Discussion Paper Series pueden consultarse en el sitio www.unctad.org. Pueden solicitarse ejemplares de
los trabajos al Auxiliar de Publicaciones, Subdivisión de Políticas Macroeconómicas y de Desarrollo, División de Globalización
y Estrategias de Desarrollo, Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), Palais des Nations,
CH-1211 Ginebra 10, Suiza (fax: +41-22-917.0274).
CUESTIONARIO
Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2010
Para poder aumentar la calidad y la utilidad del Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, la
secretaría de la UNCTAD desearía recibir sus opiniones sobre esta publicación. Sírvase rellenar este
formulario y devolverlo a la dirección que figura a continuación:
Encuesta a los lectores
División de Globalización y Estrategias de Desarrollo
UNCTAD
Palais des Nations, oficina E.10009
CH-1211 Ginebra 10, Suiza
Fax: (+41) (0)22 917 0274
Correo electrónico: tdr@unctad.org
Le agradecemos muchísimo su amable cooperación.
Excelente
Buena
Regular
Mala
1.
¿Cómo calificaría usted esta publicación?
En general
Utilidad de los temas tratados
Calidad analítica
Conclusiones sobre políticas
Presentación
2.
¿Cuáles considera que son los puntos fuertes de esta publicación?
3.
¿Cuáles considera que son los puntos débiles de esta publicación?
4.
¿Con qué fines principales utiliza usted esta publicación?
Análisis e investigación
Educación y formación
Formulación de políticas y gestión
Otros (especifique) __________________________
5.
Indique lo que mejor describa su esfera de trabajo:
Gobierno
Empresa pública
Organización no gubernamental
Institución académica o de investigación
Organización internacional
Medios de información
Institución empresarial privada
Otro tipo (especifique) _______________________
6.
Nombre y dirección de la persona que contesta al formulario (optativo):
7.
¿Desea agregar alguna observación?
Документ
Категория
Без категории
Просмотров
130
Размер файла
4 303 Кб
Теги
sobr, desarrollo, 2010, comercio, inform, 478
1/--страниц
Пожаловаться на содержимое документа